LA ESCALERA

 

EL SIGNIFICADO LA ESCALERA significado:

 

Las escaleras simbolizan el paso de un nivel a otro, de un plano a otro plano, de un modo de ser a otro, llegar a un nuevo nivel ontológico (onto- ser-lógico – conocimiento). Comunicación entre el cielo y la tierra, mediante una doble vía de ascenso y descenso, el ascenso del hombre y el descenso de la divinidad, por lo que la escalera (scala) es un símbolo  eje del mundo. Paso al más allá, escalera al cielo. Representa el acceso a otra realidad, a lo absoluto y lo trascendente, el desplazamiento desde lo irreal a lo real, de lo imaginario a lo inimaginado se refiere más bien a algo inesperado, algo con lo que no se contaba. De la muerte a la inmortalidad. En cuanto al Paraíso en e había comunicación entre Dios y el hombre, luego de la caída se interrumpió. En el sueño de Jacob, judaísmo,  vemos  como ascienden y descienden ángeles por una escala, la comunicación se establece mediante los ángeles. En Cuarto Camino es la escalera se encuentra  entre la vida y el camino. Los peldaños de la escalera, es el poder ascendente de la consciencia del hombre dormido, pasando a los grados de la existencia; representa también los niveles de iniciación a través del conocimiento de sí y la comprensión. En Fragmentos:

El momento en que un hombre que busca el camino encuentra a un hombre que lo conoce, se llama el primer umbral o el primer peldaño. A partir de este primer umbral, la escalera comienza. Entre la vida y el camino se encuentra la «escalera». Sólo por medio de la escalera puede un hombre entrar en el camino. Más aún, el hombre asciende esta escalera con la ayuda de su guía; no puede subirla por sí solo. El camino comienza solamente al final de la escalera, esto es, después del último peldaño o del último umbral en un nivel muy por encima de la vida ordinaria.” PO/267.

Una de las  frases del trabajo que tiene que ver con esto dice: nadie puede elevarse aun grado superior de la escalera antes de haber colocado a alguien en su propio lugar.

 La escalera también  se asocia con el simbolismo del puente en los ritos de pasaje, como en la película de Gurdjieff cruza un puente con los ojos vendados, hacia el monasterio. En el chamanismo y en los ritos cristianos tanto el chamán como el cura hacen de pontífice, que significa  puente entre Dios y los hombres, apertura a otras dimensiones. También en el Libro de los muertos, egipcio,  donde se describe el rito al más allá después de la muerte,  se lee que Horus hizo una escalera entre los dioses. Hathor, diosa egipcia, erige una escalera  larga  por la cual los justificados podían subir al Cielo.

Las escaleras en espiral representan el movimiento de los astros, del sol. La escalera caracol simbolizan lo misterioso.

La escala es también una relación matemática que existe entre las dimensiones reales un mapa. Es la relación de proporción que existe entre las medidas de un mapa con el territorio original. En este sentido su significado alegórico tiene que ver con que el mapa no es el territorio. Entonces los simbolismos se lo puede tomar como que son la escalas proporcionales de un territorio interior que operan como indicadores. Los símbolos despiertan en dos sentidos, uno es aquel de la psicología y otro el espiritual. Como todos sabemos las imágenes brotan del inconsciente para la psicología por lo tanto tienen un origen regresivo, es decir se busca el ser regresando al origen, a la fuente del ser, es decir de lo humano, este es el contacto co las fuerzas de la naturaleza. En cambio desde lo espiritual aluden al trabajo sobre sí hecho intencionalmente que produce un crecimiento del alma dormida o aletargada. En este sentido son alegorías de un proceso, por encima de las predisposiciones psicológicas, que apuntan a una conexión con el plano divino, del Espíritu, con lo Cósmico. Ambas formas no son excluyente.

Instrucciones para subir una escalera

de Julio Cortazar

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

   Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

   Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

 

 

 

 

de “Historias de Cronopios y de Famas”, Julio Cortázar, 1962. © 1996 Alfaguara

 

2 respuestas

  1. marìa francisca càrdenas mèndez

    Yo hace tiempo soñaba mucho con escaleras, y en 2 o 3 ocasiones soñe que estaba en donde estan los Señores del Karma y para llegar hay que subir grandes escaleras y son para mi o al menos asi lo percibi, unos Templos o castillos inmensos y hermosos donde llega mucha gente con maletas de ropa y tienen unos libros grandes, muy grandes y ahi en una ocasiòn me dijeron que no estaba mi nombre, en otra me dieron unas monedas doradas.

    29 julio, 2012 en 18:12

  2. No soy de soñar, generalmente duermo profundamente, pero he visto en estado alfa, una escalera, que realmente me impresionó. Era de oro líquido. Y los que subían allí eran ayudándose. Vi al maestro, Jesús en la escalera ayudándome. Muy muy de vibración alta.!

    29 julio, 2012 en 22:54

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 802 seguidores