La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

QUE ES LA CONCIENCIA? 2da parte

¿Qué es la Conciencia? 2da Parte
En el hombre existen dispositivo exactamente análogo a los amortiguadores de las máquinas,a los que llamaremos topes. No son creados por la naturaleza sino por el hombre mismo, aunque involuntariamente. En su origen se encuentran las múltiples contradicciones de sus opiniones, de sus sentimientos, de sus simpatías, de lo que dice, de lo que hace. Si un hombre tuviese que sentir durante su vida entera todas las contradicciones que están en él, no podría vivir ni actúar tan tranquilamente como ahora. Sin cesar se producirían en fricciones, sus inquietudes no lo dejarían reposar nunca. No podemos ver cuan contradicctorios y hostiles entre sí son los diferente yoes que forman nuestra personalidad. Si un hombre pudiera sentir todas esas contradicciones sentiría lo él realmente es. Sentiría que está loco. Para nadie es agradable sentirse loco. Además tal pensamiento priva al hombre de su confienza en sí mismo, debilita su energía, frustra su “respeto de sí mismo”. De una o de otra manera tiene que desterrar este pensamiento o desterrarlo. O bien tiene que destruir sus contradicciones o dejar de verlas y de sufrirlas. Un hombre no puede destruir sus contradicciones, pero deja de sentirlas cuando los topes aparecen en él. A partir de allí ya no siente los impactos que resultan del choque entre perspectivas, emociones y palabras contradictorias.
Los topes se forman lenta y gradualmente. Muchísimos, se crean artificialemente por la educación. Otros deben su existencia a la influencia hipnótica de toda la vida circundante. El hombre está rodeado de gente que que habla, piensa siente, vive por medio de sus topes. (Matrix). Al imitarlo en sus opiniones, acciones y palabras cewa involuntáriamente en sí mismo “topes” análogos que le hacen la vida más fácil, ya que es muy duro vivir sin topes. Pero éstos impiden toda posibilidad de desarrollo interior hechos por que están hechos para amortiguar los choques, empero los choques y sólo ellos, pueden sacar al hombre de estado en que vivr, es decir, despertarlo. Los topes arrullan el sueño del hombre y le dan la agradable y apacible sensación de que todo irá bien, que no existen la contradicciones y que puede dormir en paz. Los topes son dispositivos que permiten al hombre tener siempre la razón, le impiden sentir su conciencia moral.
La Conciencia es otro término que necesita explicación. En la vida ordinaria, se toma el concepto “conciencia” de una manera demasiado simple. ¡Cómo si nosotros tuviéramos conciencia!. De hecho, el concepto de “conciencia moral” dentro del dominio emocional, equivale al concepto de “intuición intelectual”, dentro del dominio intelectual. Y así como no tenemos conciencia intelectual no tenemos conciencia moral.
La intuición intelectual es un estado en el cual el hombre conoce de una manera inmediata y total todo lo que sabe en general; un estado en el cual es capaz de ver cuan poco sabe y cuanta contradicciones hay en lo que sabe.
La conciencia moral es un estado en el cual el hombre es capaz de sentir de una manera inmediata y total todo lo que siente o puede sentir. Y como cada uno tiene en sí millones de sentimientos contradictorios, que van desde una constatación, profundamente escondida de su nulidad, hasta las formas más estúpidas de la infatuación — de toda clase de terrores hasta la presunción, la suficiencia y la autoidolatría– sentir todo esto simultáneamente no sólo sería doloroso, sería insoportable.
Si un hombre cuyo mundo interior consiste por entero de contradicciones, sintiese a la vez que ama todo lo que odia y odia todo lo que ama, que miente cuando dice la verdad y que dice la verdad cuando miente; y si pudiese sentir la verguenza y el horror de tal mezcolanza, conocería entonces el estado que se le llama consciencia moral. Un hombre no puede vivir en tal estado ; tiene que destruir las contradicciones o destruir la conciencia. No puede destruir la conciencia, pero si hacerla dormir, lo que significa que puede separar en sí mismo mediante barreras impenetrables un sentimiento de otro, nunca verlos juntos, no sentir nunca su incompatibilidad ni lo absurdo de su coexistencia.
“Pero felizmente para el hombre, es decir para su paz y su sueño, éste estado de conciencia es muy raro”.
Desde su más tierna infancia los topes han comenzado a desarrollarse y a fortalecerse en él, quitándole progresivamente toda posibilidad de ver sus contradicciones interiores; por consiguiente, para él no hay el menor peligro de un súbito despertar.
Fragmentos de una enseñanza desconocida. P.Ouspensky (cap.8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s