La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

MI POSESIÓN, MI YO, YO!

 COMENTARIOS
PSICOLOGICOS
SOBRE LAS ENSEÑANZAS
DE GURDJIEFF Y
OUSPENSKY
 
 
PENSAR DESDE LA VIDA Y PENSAR DESDE EL TRABAJO
 TOMO 1

 

El siguiente documento fue escrito despues de una conversacion que verso sobre el pensamiento desde el nivel de vida y el pensamiento desde el nivel del Trabajo. La conversacion se inicio con una referencia a las personas posesivas —es decir, a aquellas que se identifican con sus posesiones— aquellas que dicen, por ejemplo: “.Donde esta

mi libro?” “No tome mi almuerzo”, o “Mi sueno”, o “Mi justa parte”. No se discutio la mera cuestion de poseer cosas sino el sentimiento de tener derecho a poseer cosas. Todos ustedes conocen la clase de trabajador que antepone sus sagrados derechos a cualquier cosa —y que dice: “Tengo que tomar mi cena” en medio de alguna tarea de la mayor importancia, y se siente contrariado y profundamente ofendido durante el resto del dia si le dicen que esa vez puede muy bien perder su cena. Y el mismo hombre, si alguien le pide prestada una de las herramientas que no esta usando, no dejara de quejarse y de reclamar “mi escoplo, mi martillo”, etc. Este ejemplo es muy claro. Pero todo radica en encontrar en si mismo a ese “obrero” —ese “Yo” que insiste en que le respeten sus sagrados derechos y dice mi a todo y es tan inflexible y rigido y falto deinteligencia. Recuerdan que” la inteligencia se distingue por su poder de adaptacion y que toda la fuerza en el Trabajo significa flexibilidad, no rigidez. El “hombre fuerte” en la vida es, por lo general, considerado desde el angulo del Trabajo, simplemente un hombre cristalizado en la Personalidad —un hombre que comprende una sola cosa a la vez, como se suele decir. En esta charla examinaremos la diferencia que existe entre el pensar desde la vida y hacerlo desde el Trabajo. Pensar desde el Trabajo es pensar segun las ideas ensenadas por el Trabajo. Si se intenta hacer este Trabajo sin haber entendido las ideas, y sin pensar de acuerdo con ellas es lo mismo que aprender a nadar estando en el suelo. Estos esfuerzos se apoyan en una base por completo equivocada. Las ideas del Trabajo nos dan una nueva manera de pensar. Seguir pensando desde las ideas de vida y tratar de hacer el Trabajo al mismo tiempo es mezclar las cosas. Es preciso aprender a mirar la vida y sus eventos a través de las ideas del Trabajo —a reinterpretar la vida. A menos que no se hayan meditado y asimilado las ideas del Trabajo, se carecera de las fuerzas necesarias para resistir la accion que la vida ejerce sobre uno. Por eso el trabajo personal seguira perdiendo fuerzas. Todos piensan segun sus ideas u opiniones ordinarias. Pero el Trabajo nos da nuevas ideas, nuevos conceptos. Si pensamos desde las ideas del Trabajo veremos la vida segun una perspectiva diferente y nuestro trabajo personal recibira la ayuda de las ideas del Trabajo. Entonces el trabajo sobre si recibira su fuerza de las ideas del Trabajo. Las ideas tienen fuerza. Las ideas son lo mas poderoso que existe. Pero trabajar sobre si con ideas de vida comunes es eventualmente imposible. Las parabolas que en los Evangelios se refieren a este particular ya fueron mencionadas en disertaciones anteriores — por ejemplo, remendar un viejo vestido con un trozo de tela nuevo y poner vino nuevo en viejos odres. Nos ocuparemos esta ‘noche de una de las ideas del Trabajo que nos inducira a pensar de una nueva manera respecto a la vida. Permitanme recordarles primero que en los Evangelios se dice constantemente que un hombre debe pensar de una nueva manera —la palabra  traducida equivocadamente por arrepentirse. Para cambiar el ser, para elevar su nivel, es preciso pensar de una nueva manera. Y todas las ideas que se imparten una y otra vez en el Trabajo tienden a procurar los medios de pensar de una nueva manera. La idea de que el Hombre está dormido es una nueva idea, tal como su aplicacion personal — que significa que uno esta dormido. La idea general de que el hombre puede evolucionar en esta vida, y de que fue creado para que lo haga asi, es asimismo una nueva idea. Han entendido la idea de evolución tal como la ensena el Trabajo? .Ha llegado ya a formarparte de su pensamiento? En suma, .lo han pensado seriamente? .O es simplemente un vago concepto en su memoria? Recuerden que el Trabajo solo se ensena durante cierto tiempo. Estetiempo tiene un limite. Hay evolucion y no hay evolucion. Para nosotros como individuos, no hay evolucionmecánica. Pero hay una evolucion consciente, y la ensenanza esoterica en todos los tiempos se ha referido a la posibilidad de una evolución individual consciente. La evolucion  consciente solo tiene lugar mediante un esfuerzo consciente. A esto se refiere el Trabajo. Un solo individuo puede evolucionar. La humanidad no puede evolucionar salvo en funcion de la evolucion de los planetas. Usted puede evolucionar ahora. Pero no todos pueden evolucionar. No hay evolucion colectiva: pero hay evolucion individual. De usted depende todo, comoindividuo y como organismo auto-evolutivo. .Entiende la ensenanza del Trabajo sobre este particular? Hay un ejemplo, y solo un ejemplo de pensamiento desde la idea del Trabajo. Si usted empieza a pensar desde esta idea recibira fuerza para trabajar sobre si mismo. Mientras que, si sus ideas no son claras, o son meras ideas de vida, pensara incorrectamente. En su mente las ideas seran incorrectas y por eso, cuando trate de trabajar sobre si, lo que esta haciendo estara en contradiccion con sus pensamientos ordinarios. Y de este modo sus pensamientos e ideas ordinarios contrarrestaran sus esfuerzos. Mientras que, si trabaja sobre si en presencia del Trabajo —es decir, en correspondencia con las ideas del Trabajo— sus esfuerzos recibiran la ayuda de las ideas del Trabajo en su mente. Las ideas del Trabajo son conductoras de una gran fuerza cuando se las entiende y llegan a formar parte de su pensamiento interior. Pero las ideas de vida le extraen su fuerza. Hacen que usted seidentifique con la vida y todos sus eventos. La vida agota a la gente. Las ideas del Trabajo lo protegen de la vida y le ayudan a crear mas fuerza, impidiendo que la vida, la Luna lo “coma”. Impiden que la vida lo transforme —en una maquina dirigida por los eventos exteriores. Lasideas de Trabajo reinterpretan la vida para usted. Le dicen a que se asemeja la vida. Ahora nos referiremos a la parte inicial de este Documento —al hombre que dice “Mi libro, mi almuerzo, mi cena”, y que tiene tantas ideas sobre sus derechos sagrados. Tal hombre esta en todo hombre y es el que piensa desde la vida. Pero en el Trabajo debemos aprender gradualmente a no pensar mas de este modo. Los asuntos personales pierden su importancia en vista de las ideas de la ensenanza. Si no podemos escapar de este nivel de pensamiento personal, de egoismo personal, de las ofensas personales y las ventajas personales, .como seremos capaces de pensar mas alla de nosotros mismos y de nuestras necesidades? Cuando fui con mi mujer al Instituto en Francia, G. nos dijo: “Recuerden, la Personalidad no tiene derecho a existir aqui”. !Piensen en lo que ello significa! Cuan dificil es hablar en el Trabajo a gente que se da mucha importancia, que tiene extraordinarias ideas sobre si misma. Son personas que tienen sentimientos de si o formas particulares de egoismo. Y es esta base de egoismo, de auto-engreimiento y de auto-admiracion la que debe ser desplazada —!y cuan dificil es! Y veran que el hombre o la mujer que tiene una alta opinion de si mismo no sera capaz de prestar atencion a las ideas de Trabajo. Una persona que tiene un fuerte sentido de su virtud tendra al mismo tiempo un fuerte sentido de lo mío y de mi. Por que? Porque tal persona piensa en todo momento en mi libro, en mi almuerzo, en mi cena, yo mismo, mi valor personal. Es un estado de sueño. Esta es una razon, una de muchas, por la cual las ideas del Trabajo, que estan concebidas para producir una revolución mental, un cambio de mente, en suma, una transformación, no pueden actuar sobre nosotros como deberian. Un hombre en el Trabajo debe llegar a darse cuenta de que no es nada. Contemplamos vagamente los diagramas o tomamos notas. O decimos: “Oh, si, ya lo he oido antes”, y seguimos pensando como lo haciamos antes, que estamos seguros de nuestro valor y de conocer realmente lo que es correcto y lo que es incorrecto. Pero este sueno, esta profunda infatuacion de nosotros mismos, este auto-engreimiento, deben cesar con el tiempo. Un hombre debe comenzar a sentir que para el no hay otra cosa que el Trabajo, y que debe pensar hondamente por sí mismo y comprender el significado de todo lo que se le ensena, dia tras dia en el Trabajo. Entonces, por fin, empieza a despertar. El Cochero que hay en el se trepa a la caja y se apodera de las riendas. El Cochero es el intelecto —no el intelecto ordinario sino el intelecto que comienza a pensar las ideas del Trabajo. Es la mente que se despierta. Es pensar de una nueva manera. Este es el hecho sobre el cual se insiste tanto en los Evangelios — μετάνοια— pensar de una nueva manera —el primer paso que lleva a un cambio de ser. Esto es lo que en los Evangelios se llama “oir”— “aquel que oiga...” Es oir las ideas con la mente, no con los oidos, no con la memoria. Y solo esta clase de oir despertara al Cochero. Es oir, no las palabras, sino el significado de las palabras. Esto es oír.

continúa aquí 246
 “para cada cosa. Si, pasado cierto tiempo, lo que debía ser hecho no lo ha sido, la Tierra puede perecer sin haber alcanzado lo que podría haber alcanzado”.”Se conoce ese período” pregunté.”Se conoce”, dijo G. “Pero no sería en absoluto provechoso que la gente lo conociera. Sería hasta peor. Algunos lo creerían y otros no lo creerían, aquellosexigirían pruebas. Luego empezarían a romperse la cabeza los unos con los otros. Todo acaba de ese modo.”En otra oportunidad, en conexión con la idea de que la evolucióndel Hombre en general es demorada por la evolución de los planetas, G. habló de progreso. La charla se refería a las últimas invenciones de la ciencia y así al aparente progreso del Hombre. G. dijo: “Sí las máquinas están progresando, pero no el Hombre. En respuesta a la pregunta se si el Hombre no había progresado mucho más de lo que era antes, aun en los tiempos históricos, G. dijo: “Es extraño que ustedes crean tan fácilmente en la palabra progreso. Es como si esta palabra los hubiera hipnotizado, de modo que no pueden ver la verdad. El Hombre no progresa. No hay progreso alguno. Todo es exactamente lo mismo de lo que era hace miles, y decenas de miles de años. Es sólo la forma exterior la que cambia. La esencia no cambia. Esto significa que el Hombre permanece esencialmente el mismo. La gente civilizada y culta vive exactamente con los mismos intereses que los salvajes más ignorantes. La civilización moderna descansa en la violencia y la esclavitud, pero éstas adoptan diferentes formas exteriores. Todas las bellas palabras sobre el progreso y la civilización son meras palabras. Si el Hombre es el mismo, la vida es la misma”.Claro es que estas palabras nos produjeron una profunda impresión, por que fueron dichas en 1916, en la época en que las últimas manifestaciones de “progreso” y de “civilización”, en la forma de una guerra que el mundo aún no había visto, seguían creciendo y desarrollándose, arrastrando a millones y millones de hombres en su órbita. Recordé que pocos días antes de esa charla había visto dos enormes camiones cargados desde la altura del primer piso de las casas con nuevas muletas de madera aún no pintada. Por alguna razón esos camiones me impresionaron particularmente. En esas montañas de muletas para piernas que aún no habían sido arrancadas se veía una burla particularmente cínica de todas las cosas con las cuales la gente se sigue engañando. Imaginé involuntariamente que camiones similares debían recorrer las calles de Berlín, París, Londres, Viena, Roma y Constantinopla. Y, de resultas de ese horror, aquellas ciudades, a las que conocía casi todas y me gustaban porque se complementaban y se contrastaban, se habían vuelto hostiles tanto para mi cmo la una para con la otra y estaban separadas por murallas de odio y crimen.Hablé de los camiones cargados de muletas y pensamientos que habían suscitados en mí.”¿Qué esperaba usted? dijo G. “Los hombres son máquinas. Las máquinas tienen que ser ciegas e inconscientes; no puede ser de otra modo, y todas sus acciones deben corresponder a su naturaleza. Todo sucede. Nadie hace nada. ‘progreso’ y ‘civilización’, en el verdadero sentido de estas palabras, sólo pueden aparecer como resultado de esfuerzos conscientes. Y única- Página 247continúa 248

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s