La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Cuarto Camino

La multiplicidad

Ante todo, el hombre debe saber que él no es uno; él es muchos. No tiene un Yo permanente e inmutable. Él

es siempre diferente. En un momento es uno, en el siguiente momento es otro, en el tercer momento es un

tercero, y así sucesivamente, casi sin término.

La ilusión de unidad o unicidad se crea en el hombre, ante todo, por la sensación de un cuerpo físico, luego

por su nombre

, que en casos normales siempre sigue siendo el mismo, y tercero, por cierto número de hábitos

mecánicos que le son implantados por la educación o los adquiere por imitación. Al tener siempre las mismas

sensaciones físicas, al oír siempre el mismo nombre, y al notar en sí mismo los mismos hábitos e inclinaciones

que tenía antes, se cree ser siempre el mismo.

En realidad no hay unidad en el hombre y no hay un centro de control, ni un Yo permanente.

Este es el esquema general del hombre:

Cada pensamiento, cada sentimiento, cada sensación, cada deseo, cada gusto y cada aversión es un “yo”.

Estos “yoes” no están conectados entre sí, ni coordinados en forma alguna. Cada uno depende de los cambios

de las circunstancias exteriores, y de los cambios de las impresiones.

Algunos siguen mecánicamente a otro, y algunos aparecen siempre acompañados de otros. Pero en esto no

hay ni orden ni sistema.

Hay ciertos grupos de “yoes” que están ligados naturalmente. Hablaremos de estos grupos posteriormente.

Por ahora debemos tratar de comprender que hay grupos de “yoes” ligados tan solo por asociaciones

accidentales, recuerdos accidentales, o semejanzas totalmente imaginarias.

En todo momento, cada uno de estos “yoes” sólo representa a una muy pequeña parte de nuestro “cerebro”,

“mente”, o “inteligencia”; pero cada uno de ellos pretende representar

a la totalidad. Cuando el hombre dice

“yo”, cree que está expresando la totalidad de sí mismo, pero en realidad, aun cuando lo pretenda, es sólo un

pensamiento pasajero, un deseo pasajero. Una hora después lo puede haber olvidado completamente, y

expresar con la misma convicción una opinión, un punto de vista, o un interés opuesto. Lo peor de todo es que

el hombre no lo recuerda. En la mayoría de los casos cree en el último yo que se expresó, mientras éste dure:

esto es, hasta que otro “yo”, a veces totalmente desconectado del precedente, no exprese su opinión o deseo

en un tono más fuerte que el primero.

 LA POSIBLE EVOLUCIÓN DEL HOMBRE

P. Ouspensky

http://eneagramacuartocamino.blogspot.com/search/label/yoes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s