La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

LOS CENTROS

LOS CENTROS

 1era. Parte

 

El diagrama representa a un hombre de pie, de perfil, mirando hacia la izquierda, e indica la posición relativade los centros, de manera muy esquemática.En realidad cada centro ocupa todo el cuerpo, y por así decirlo penetra todo el organismo. Al mismo tiempo, cada centro tiene lo que se llama su “centro de gravedad”. El centro de gravedad del centro intelectual está enel cerebro; el centro de gravedad del centro emocional está en el plexo solar; los centros de gravedad de loscentros motor e instintivo están en la médula espinal.Así que el estudio de los centros, que están escondidos de nosotros, debe comenzar por la observación desus funciones, que están muy abiertas a nuestra investigación.Todos los centros tienen mucho en común y, al mismo tiempo, cada centro tiene sus propias características peculiares que siempre se deben tener presentes. Uno de los principios más importantes que se debe comprender en relación con los centros es la gran diferencia en sus velocidades, es decir, una diferencia en las velocidades de sus funciones.El más lento es el centro intelectual. Luego -aunque mucho más rápidos- vienen los centros motor e instintivo, que tienen más o menos la misma velocidad. El más rápido de todos es el centro emocional, aun cuando en el estado de “sueño despierto” muy raramente trabaje con nada que se aproxime a su verdadera velocidad, y porlo general trabaja a la velocidad de los centros instintivo y motor.Por ejemplo, traten de comparar la velocidad de los procesos mentales con la de las funciones motrices.Traten de observarse cuando tienen que realizar simultáneamente muchos movimientos rápidos, como cuando manejan un auto en una calle congestionada, o cuando cabalgan rápido en un camino malo, o cuando hacen cualquier trabajo que requiera juicio y movimientos rápidos. Verán en seguida que no pueden observar todos sus movimientos. Tendrán que hacerlos más lentos o perder la mayor parte de sus observaciones; de otra manera corren el riesgo de un accidente y probablemente tengan uno si persisten en observar. Se pueden hacer muchas observaciones similares, especialmente en el centro emocional, que es aún más rápido. En realidadcada uno de nosotros tiene muchas observaciones sobre las diferentes velocidades de nuestras funciones,pero muy rara vez reconocemos el valor de nuestras observaciones y de nuestras experiencias. Sólo cuandoconocemos el principio es cuando comenzamos a comprender nuestras propias observaciones previas.

Del libro La posible evolución del hombre.

P. Ouspensky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s