La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

EL DESPERTAR DEL SUEÑO

HACER ESFUERZOS
La vida duerme y nosotros vamos contra la corriente. Como el
salmón, que tiene un fuerte instinto de volver a casa, tenemos que
nadar contra la corriente del sueño de la vida para recordarnos a
nosotros mismos y desarrollar nuestra alma. ¿Qué significa ser un
hombre sino luchar contra la corriente de las masas y mediante
grandes trabajos y pruebas desoladoras crear un alma? Empezamos
con el recuerdo de sí por la mañana y terminamos con él por la noche.
Nunca podemos permitirnos poner a un lado el recuerdo de sí;
dejaríamos de existir.
No puedes despertar a menos que hayas verificado que estás
dormido.
El sueño es tan poco interesante que nos impulsa a despertar. La
gente no hace más esfuerzos por despertar, porque no comprende
que tiene un tiempo limitado. Cuando en verdad comprendemos
profundamente que tenemos el tiempo limitado, sea cual sea nuestra
edad, nos esforzamos por despertar con todo nuestro ser. Con el paso
de los años, las fuerzas superiores se vuelven más serias con
nosotros.
Sería bueno decir que el material de este libro quedó atrás. Pero el
recuerdo de sí nunca se queda atrás. No tiene impulso propio y es
siempre una batalla cuesta arriba. Leonardo da (94) Vinci dijo: «Oh
Dios, nos vendes todo lo bueno al precio del trabajo». Estamos en una
situación extremadamente difícil. Casi nadie se da cuenta de la
magnitud de lo que puede ganar o perder en esta vida. Gana la
inmortalidad o cae en el olvido, o algo peor. Cada segundo que te
recuerdas a ti mismo, atraviesas la eternidad.
Nadie se pone la presión suficiente para despertar; por eso la
Influencia C nos da choques. Se requiere más de lo que sabemos para
despertar y más de lo que la máquina está dispuesta a admitir. El
Salmo 127 dice: «A menos que el Señor construya su morada, quien la
construye trabaja en vano». En el lenguaje esotérico, esto quiere decir
que quien construye sin el recuerdo de sí construye en vano, pues en la
Biblia el «Señor» representa los centros superiores, y «El Señor nuestro
Dios» representa al Absoluto. No podemos cosechar si no sembramos.
Sembramos con el recuerdo de sí y al final de nuestras vidas
cosecharemos lo sembrado.
Recuerda que estás presente por ti mismo, al igual que por la escuela.
Todo lo físico perece. Tú, con la atención dividida, seguirás existiendo.
Trabajamos para hacer comprensible lo incomprensible. El recuerdo
de sí es un reto que debemos aceptar; aunque a veces nos parezca
demasiado o que está más allá de nuestras capacidades o de nuestro
nivel de ser. Tenemos que hacerlo cada día. Las respuestas para
penetrar el presente son simples; sin embargo, los esfuerzos son
difíciles. Aun así, estamos ganando. El poeta Rainer Maria Rilke dijo: «Es
penoso ese recobrarse plenamente». Una y otra vez tratamos de
recuperar de la imaginación el recuerdo de sí, y eso cansa, pero no
podríamos tener batalla más valiosa en nuestras manos. Pasamos por
terribles períodos de imaginación y luego volvemos a la tensión.

3 comentarios

  1. LUIS EDUARDO MELEAN

    “Pasamos por
    terribles períodos de imaginación y luego volvemos a la tensión”
    ¿El artículo quedo incompleto?
    ¿No deberia al final decir asi?: a la atención
    Comentario: Como podré resolver ese problema tan grande que es LA IMAGINACIÓN

    6 diciembre, 2010 en 23:45

    • Si seguramente debería decir eso, pero el aparato aveces se equivoca.
      de todas manera aprovecho la oportunidad para saludarte. La imaginación
      comunmente se dice q es una facultad creativa, esto es cuando es intencional,
      pero cuando se suelta sola es un problema, está vincula a un monton de otras
      formas de ser interiores, por ejemplo cuando eres idealista le pones algo a las cosas
      que ellas mismas no tienen, otra forma es la que se vincula a las emociones negativas:
      generalmente alguna imaginación la dispara, como ser esta persona me lo hace apropósito.
      Se resuelve estando alerta a estas cosillas y yo siempre aconsejo observarse a sí mismo
      para conocerse, no importa cuanta imaginación veas, lo q importa es saber que eso es
      parte del conocimiento de uno mismo, y esto se hace remando en el río de la vida.
      Monica

      8 diciembre, 2010 en 1:37

  2. basilio

    Parando el trabajo de la mente, quítándole la atención -que es el combustible con el que se activa- pero, como no podemos dejar de usar la atención, debemos mandarla y mantrenerla en la sensaci´´on del cuerpo

    17 junio, 2011 en 7:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s