La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

 

INICIACIÓN

DE

JESUS

EN EL

TEMPLO DE

HELIOPOLIS –

MISTIFICACION VOLUNTARIA

Ouspensky recalcaba la importancia de no deformar el sistema y mantenerlo en su forma original.

En el Capítulo VII y XV del libro el Cuarto Camino, en una de sus charlas podemos leer:

…El sistema significa todo lo que se dice, en el sentido en que se dice. Si uno lo corrige, consciente o inconscientemente, entonces no puede llamarse el sistema: será un pseudo-sistema, una falsificación del sistema. En el momento en que se vuelve incorrecto o se olvida o desecha algo, dará resultados erróneos…

…Añade aquí una palabra y otra allá, y usted no puede imaginar de qué forma extraordinaria algunas de las ideas retornan a mí. Una palabra omitida de alguna formulación puede tornar a una idea en absolutamente diferente…

…Cuando piensa sobre este sistema y lee algo que le hace acordar de él, sólo toma una u otra idea: no compara todas las ideas. Las partes pueden ser siempre análogas, pero tal comparación podrá ser útil solamente cuando usted vea el todo detrás de las partes: y entonces puede hallar que las dos nada tienen en común, porque a fin de ser semejantes, todo deberá ser semejante. Suponga que un punto de un sistema es semejante a un punto de otro, pero que estos puntos están rodeados por otros quince puntos que no tienen semejanza: esto los hace esencialmente diferentes. Aún no podemos hacerlo; no estamos acostumbrados a encontrar la relación de una parte con el todo en el pensamiento corriente. Pensamos que las partes pueden ser comparadas y que las partes pueden estar correctas o equivocadas sin relación con el todo.

P. Pero, ¿y si se encuentra dos sistemas filosóficos que tienen puntos o cimas que se parecen entre sí?

R. ¿Cómo sabe que se parecen entre sí? Usted sólo conoce palabras: no conoce qué hay detrás de estas palabras. Las palabras no garantizan el significado. He aquí por qué se recomienda, durante largo tiempo, no tratar de encontrar paralelismos y estudiar este sistema separadamente de todo lo demás. Después cuando conozca más, puede tratar de encontrar paralelismos.

P. ¿Qué garantía hay de que no haya nuevas ideas en este sistema, introducidas desde su origen?

R. Esto es clarísimo. Si se mantienen los principios, éstos eliminan las ideas erróneas. Las ideas formativas no pueden existir junto con las ideas esotéricas.

Las ideas se deforman cuando las personas empiezan a inventar sus propias explicaciones y teorizan; pero mientras trabajen sinceramente y traten de verificar todo lo que entra en sus mentes y trabajen según los principios y reglas, la deformación no es necesaria en absoluto.
En la organización del trabajo de la escuela, se toman todas las medidas contra la deformación, y si ésta ocurre, es sólo porque las personas olvidan estas medidas precautorias. La deformación es generalmente la influencia del centro formativo, pues cuando las personas empiezan a trabajar con el centro formativo y nadie las corrige, no hay idea en el mundo que no puede deformarse en veinticuatro horas.

Ouspensky daba un alerta a la deformación de las ideas y sus consecuencias, este alerta es hoy una realidad con la gran Torre de Babel (“confusión de lenguas”) que se está realizando. Muchos grupos, asociaciones o individuos a través de páginas Web realizan una interpretación particular (formativa) de los principios e ideas a los que Ouspensky llamó “El Sistema”, y confunden aun más al neófito buscador al asociar las ideas del sistema en forma superficial con cualquier corriente de pensamiento espiritual. El resultado es una especie de “ensalada colorida” que se come fácilmente, pero que en su inconsciente digestión intoxica y produce resultados nefastos para el ser psicológico.

Ouspensky estaba muy lejos de imaginar que aun podría ocurrir algo peor: Colocar palabras, en este caso un libro, que nunca escribió, en su nombre.

Circula por la Web un libro titulado Iniciación de Jesús en el Templo de Heliopolis figurando como autor P. D. Ouspenky. Cuando lo comencé a leer encontré a un Ouspensky totalmente desconocido, reflexionaba en qué proceso de su desarrollo espiritual se encontraría para escribir un libro con un tiñe totalmente distinto a todos sus escritos. La mezcla de veracidad con excesiva imaginación y el aporte de datos reales para luego justificar supuestos, demostraban que la claridad e imparcialidad de Ouspensky no estaban presentes en está lectura. No pude terminar de leer el libro.

Busqué referencia de esta obra en la bibliografía de P. D. Ouspenky, una de las más completas en ingles es la realizada por Walter Driscoll, y este libro no figuraba. Sí encontré que existe un libro de edición mexicana y también un video en donde un tal Martín Aparicio comenta, interpreta y lee partes de este libro mientras se pasan partes de la película “Jesús de Nazaret” que protagonizó Robert Powell. Ante estos hechos dudé de mi pobre percepción. El libro quedo guardado en un archivo de la computadora y olvidé el asunto.

Algún tiempo después llega a mis manos el libro “El evangelio de la era de Acuario de Jesús el Cristo de la era de Piscis” escrito por Levi H. Dowling editado en el año 1908, cuyo título original en ingles es “The Aquarian Gospel of Jesus the Christ”. Dowling afirma haberlo transcrito de los registros akásicos, materia sutil que habría conseguido percibir tras practicar meditación durante 40 años. Afirma que es la historia verdadera de la vida de Jesús, incluyendo los dieciocho años «perdidos», es decir, de los 12 a los 30 años, los años no relatados en el Nuevo Testamento. Este libro es confundido muchas veces como uno de los evangelios apócrifos a pesar de que fue escrito en época reciente.

La gran sorpresa es que en la sección XI “Vida y Trabajo de Jesús en Egipto”, que abarca del capitulo 47 al 55 inclusive y los capítulos 100 y 101, se puede encontrar el libro que le atribuyen a Ouspensky. Es exactamente igual salvo alguna que otra connotación por ser distintas traducciones.

Debe quedar bien claro que el libro “Iniciación de Jesús en el templo de Heliopolis” no fue escrito por P. D. Ouspensky.

¿Con qué finalidad se realizó este engaño?

Alfredo Marinelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s