La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

CUERPOS SUPERIORES 3

LA ESENCIA Y LOS CUERPOS SUPERIORES

J.H. REYNER,  Alumno de Maurice Nicoll (con quien estudió durante quince años).

Todos tenemos la sensación intuitiva de que el cuerpo físico no lo es todo en nosotros, sino que es meramente la parte externa y visible de una entidad espiritual mucho mayor que no se

manifiesta a los sentidos. Sin embargo, a causa de ser inmanifestada esta parte espiritual tiene

una calidad algo abstracta. De hecho es bien real, aunque no esté plenamente organizada, y

deberíamos sentir su presencia mucho más de lo que lo hacemos.

Se nos dice que en adición al cuerpo físico, que recibimos al nacer, el hombre tiene la posibilidad de desarrollar tres cuerpos más, de material más fino cada vez, que se interpenetrarán con la burda textura del cuerpo ordinario. No es difícil de entender esto cuando se cae en la cuenta de que la carne, aparentemente sólida, es realmente una estructura formada por átomos microscópicamente pequeños separados por distancias relativamente enormes. Este difuso patrón puede, obviamente, ser penetrado por substancias más finas de modo que podemos considerar al cuerpo físico como impregnado por materiales de una calidad más ligera, algo semejante a una esponja que puede contener dentro de sus poros líquidos y gases, todos dentro de su forma continente.

Obviamente, este material más fino pertenece al mundo inmanifestado, esa parte mucho mayor del Universo no percibida por los sentidos; y hemos visto que este reino es él mismo una estructura de niveles, una jerarquía de órdenes mundiales representada por el Rayo de  Creación anteriormente discutido. Cada uno de estos órdenes mundiales tiene su propia inteligencia y su propia materialidad, en la escala descendente, pero no deberían considerarse como separados, pues todos son parte de un conjunto vivo en el que cada nivel es permeado por los materiales de todos los niveles superiores. Veremos pues que el cuerpo, que pertenece al mundo físico, contiene no obstante dentro de su estructura materiales de calidad espiritual.

Es en este sentido que puede considerarse al cuerpo como un habitáculo para la entidad

espiritual convencionalmente llamada alma. Esta, nos dicen, desciende de un nivel muy elevado del Universo. Sin embargo, y por razones cósmicas, no es creada en plenitud, sino que tiene que desarrollarse por sus propios esfuerzos, para cuyo fin ha de descender hasta el nivel de la Tierra a fin de hallar un alimento conveniente. Es como un bebé que primero ha de alimentarse con papilla, pero que conforme crece es capaz de comer un alimento de superior calidad. Tenemos pues que considerar la parte real de nosotros, a la que hemos llamado Esencia, como originada en el nivel de la Galaxia que en la terminología cristiana se llama el nivel Divino (Mundo 6 en el Rayo de Creación). Pasa entonces a través del nivel Solar, el Mundo 12, al nivel Astral, el Mundo 24. Este es el reino atemporal que contiene los patrones subyacentes del mundo fenoménico, y es de este material que la Esencia está compuesta.

Sin embargo, a la Esencia se le exige entonces que ascienda de vuelta a su país de origen, para

hacer lo cual requiere alimento. Se le provee por tanto de un cuerpo físico a través del cual pueda explorar el territorio del mundo fenoménico y extraer de él ciertas energías que le puedan proporcionar el alimento que necesita.

Está claro que la primera tarea de la Esencia es la de usar de las facultades de su cuerpo físico

para establecer una relación operativa con las condiciones de la Tierra, que le son extrañas. Por consiguiente organiza una inteligencia o mente para dirigir la formación de los apropiados

patrones de asociación. Estos permiten a la mente interpretar la información suministrada por los sentidos, de modo que el cuerpo sea capaz de conducirse competentemente en el mundo. Esta es la formación de la Personalidad, que ha de ser bien desarrollada si es que ha de convertirse en una fuente adecuada de alimento. No obstante, estas actividades son excitantes, de modo que esta primera aventura viene a ser considerada como el único y total requerimiento. La Esencia no hace ya ningún esfuerzo posterior y, de hecho, se echa a dormir. Este es el estado de sueño psicológico del que tan a menudo se habla en los Evangelios, y es para re despertar a la Esencia que existe la enseñanza esotérica.

En este estado de sueño no hay ningún control consciente del comportamiento. Hay dos aspectos en el cuerpo, a saber: sus mecanismos físicos y sus actividades psicológicas, pero mientras que la parte física está muy bien organizada, la parte psicológica es virtualmente incontrolada. Las funciones de sentimiento, pensamiento y acción son enteramente determinadas por el impacto al azar de los sucesos de la vida. La situación puede ser diagramáticamente ilustrada con la Fig. 2.

Gurdjieff en acción

Las impresiones del entorno son recibidas por los sentidos e interpretadas por el uso automático de las asociaciones habituales, es decir por algo que, de hecho, es un autómata.

Esto conduce a la casi instantánea expresión de sentimientos y deseos, a partir de los cuales se

desarrollan pensamientos que culminan en una diversidad de voluntades e intenciones, pocas de las cuales son consistentes. La maquinaria entera, de hecho, es conducida desde el extremo

erróneo, y los pensamientos y sentimientos que creemos que son conscientes no son sino

simples respuestas a las azarosas impresiones de la vida.

Comparad esto con la situación que se daría si la psicología estuviese organizada. Habría una

dirección coherente llevada a cabo por una conciencia objetiva, la cual se percataría del cuerpo

como de una herramienta para usar. Crearía pensamientos y emociones genuinos e instruiría al autómata para producir acciones con significado. Se usaría el mismo mecanismo, pero ahora

estaría sujeto a una dirección consciente.

Estamos inclinados a considerar la actividad psicológica como algo vagamente abstracto, pero en realidad es básicamente física. Los sentimientos y los pensamientos son creados por el cerebro en respuesta a los patrones asociativos establecidos, y son por consiguiente meras operaciones del mecanismo físico. En el acostumbrado estado de sueño el cerebro no recibe ya dirección consciente alguna, de modo que sus reacciones son enteramente automáticas.

Sin embargo, si la mente despierta, puede proporcionar al cerebro nuevos programas, y este

creará entonces gamas diferentes de pensamientos y emociones relacionadas con niveles más

reales del Universo. y éstos, nuevamente, pueden ser de diferente calidad, pues la mente puede operar a niveles diferentes. De aquí que, aunque las reacciones psicológicas sean todavía producidas por el cuerpo físico, serán dirigidas por una inteligencia coherente.

¿Qué es. pues, lo que despierta a la mente apropiada e inspira su dirección? Es la parte

espiritual del hombre, que opera al nivel de lo que se llama el Yo Real, una inteligencia de la

calidad del Mundo 12 en el Rayo de Creación. Pero esto no es permanente en nosotros. Puede

hacerse brevemente con el control, pero eso sólo puede ocurrir durante un periodo de tiempo

cualquiera como resultado de un largo y persistente esfuerzo. Tenemos en nosotros materiales de los Mundos 24, 12 y 6, aunque sólo en forma vestigial; pero con un esfuerzo apropiado es posible organizar una concentración del material de cada uno de estos niveles que adquiera una cierta permanencia, y esto constituirá entonces los cuerpos superiores que pueden crearse en nosotros.

Ahora bien, aunque podamos darnos cuenta de que si se formasen estos cuerpos superiores y

estuviesen al control de nuestro comportamiento, experimentaríamos un incremento casi

inimaginable de comprensión, la cuestión importante es cómo crearlos en la práctica; pues a

diferencia del primer cuerpo, que nos es dado al nacer, no existen por derecho propio, sino que han de ser reunidos por un largo y arduo esfuerzo individual. Los materiales están ahí. Sólo tenemos que hallar el modo de organizarlos.

El primer paso es reconocer que la Esencia necesita alimento. Esta es la razón para su presencia en el cuerpo, que se le ha suministrado con el propósito específico de explorar el mundo fenoménico en busca del alimento adecuado. Sin embargo, este material es como un mineral: puede ser extraído de la tierra, pero ha de ser refinado antes de que pueda ser de utilidad práctica. Similarmente, las experiencias de la vida han de ser refinadas en algún modo antes de que puedan servir a las exigencias de la Esencia.

Con este refinamiento es con lo que tiene que ver la enseñanza esotérica, y básicamente es algo muy simple, implica la participación consciente en los acontecimientos del día. Tenemos por necesidad que manipular las situaciones de la vida para sacar de ellas un beneficio practico; sin embargo, esto empezara por ser acompañado de una percepción expandida que no tiene que ver exclusivamente con los deseos personales. Nos volveremos conscientes de los objetos que nos rodean -incluyendo a otra gente como seres vivos que contribuyen al drama de la existencia. E inesperadamente hallaremos que podemos dar entrada a un vasto numero de impresiones que normalmente pasan desapercibidas.

Esto, por supuesto, no ocurre porque sí. Se requiere un esfuerzo consciente para hacer sitio a las interpretaciones de los niveles profundos de la mente, en vez de permitir que toda nuestra

atención resida en los azares de la vida, que son manejados suficientemente bien por la

Personalidad establecida. Si se hace esto, está claro que la calidad de la experiencia se

transformará. El material crudo de los acontecimientos ha de ser refinado hasta una condición en la que pueda suministrar el alimento que la Esencia busca.

Así que esta es la tarea. Implica la creación gradual de nuevas calidades de asociaciones,

nuevos programas por medio de los cuales el cerebro traduzca las mismas experiencias mucho

más vívidamente, y si el esfuerzo se mantiene, estos programas más significativos quedan

establecidos, y comienzan a operar automáticamente. Esta es la formación de un segundo

cuerpo, o cuerpo Astral, que ahora ejerce algún control sobre nuestro comportamiento y mantiene un suministro creciente de material refinado para el crecimiento y desarrollo de la Esencia.

El segundo cuerpo tiene que ver con la percepción emocional y con los programas del Centro

Emocional. Puesto que opera dentro del nivel Astral se percata de los patrones que subyacen a

los acontecimientos de la vida, a la que ve como un todo, y de aquí que comprenda las relaciones existentes entre las situaciones de la experiencia terrestre, aparentemente aisladas. Los programas que proporciona al Centro Emocional contienen una comprensión similar, de modo que cuando este Centro funciona adecuadamente es capaz de ver de un golpe conexiones a las que el razonamiento lógico sólo puede llegar muy, laboriosamente,

si es que llega.

Este segundo cuerpo o cuerpo Astral, no es una entidad abstracta. Tiene una existencia bien real si se forma, estando compuesto por materiales psicológicos que ya existen en nosotros, pero normalmente sin organizar; y como tal puede ser visto si las facultades emocionales son desarrolladas adecuadamente. De modo que es posible ver a las personas tal como realmente son, ¡si es que hay algo real que se pueda ver! Escribí una vez un cuento sobre un ángel aprendiz al que se le encomendó cuidar de un grupo de personas, pero regresó para informar, con cierta decepción, que no pudo verlas. ¿Tenemos en nosotros algo real que pudiera ser visto por los  ángeles?

Se dice a veces que la presencia del cuerpo Astral puede ser detectada como un aura alrededor del cuerpo ordinario, pero creo que esto es incorrecto. Las auras ciertamente existen, pero son manifestaciones de energía vital, la cual es una concomitante del cuerpo físico, y ésta puede ser bastante fuerte en una persona u organismo, en quienes no se hayan desarrollado cuerpos superiores. El segundo cuerpo ha de ser creado por un esfuerzo individual. No existe automáticamente.

Sin embargo, si se mantiene este esfuerzo, el establecimiento de un segundo cuerpo permitirá a la Esencia explorar el territorio Astral y comenzar a reunir asociaciones de un orden incluso

superior, de la calidad del nivel Solar, el Mundo 12 en el Rayo de Creación (ver Fig. 3). Esto

conducirá  a una transformación de la Esencia, la cual crecerá en estatura hasta el nivel del Yo

Real. Este normalmente sólo existe en forma vestigial, pero si se le puede alimentar comenzará a ejercer un control significativo de nuestras acciones y de nuestro entendimiento.

La cristalización de estas asociaciones superiores comienza a crear un tercer cuerpo, compuesto de material del nivel Solar, en el que el Yo Real puede ahora crecer y desarrollarse. Este es el nivel de las ideas, usando la palabra idea en su verdadero sentido de arquetipo, la expresión primaria de las exigencias del nivel Divino, a partir de las cuales se crea la amplia gama de patrones interrelacionados del mundo Astral. De aquí que el tercer cuerpo tenga que ver con el pensamiento objetivo y creativo, y con el uso apropiado de la mente intelectual; razón por la cual se le llama a veces Cuerpo Mental.

Por un proceso similar el refinamiento del material Solar puede producir un cuarto cuerpo,

relacionado con el ejercicio de la conciencia y de la voluntad. Este operará dentro del nivel Divino del Mundo 6, que es la patria de nacimiento del alma, de modo que la consecución de este estado es la perfección de la vida. Pero esto no ha de ser examinado bajo la lógica de los sentidos, condicionada por el tiempo. El esfuerzo para organizar los cuerpos superiores puede hacerse a varios niveles en momentos diferentes, y a veces simultáneamente. De aquí que se les pueda considerar como coexistentes en los niveles atemporales de la eternidad, y que puedan ser habitados brevemente por el alma en cualquier momento.

Que el hombre pueda tener varios cuerpos, dijo, debe comprenderse como una idea, como

un principio. Pero esto no se aplica a nosotros. Nosotros sabemos que tenemos un cuerpo

físico y no sabemos nada más. Es el cuerpo físico el que debemos estudiar. Sólo debemos

recordar que el asunto no se limita al cuerpo físico y que ciertos hombres pueden tener dos,

tres, o más cuerpos. Pero para nosotros, personalmente, ¿qué cambia con esto? En América,

Rockefeller puede tener muchos millones. Pero ¿me ayudarán estos millones, si no tengo con

qué comer? Es exactamente lo mismo. Piense entonces cada uno en sí mismo; es ridículo e

insensato apoyarse en los demás o consolarse con pensar en riquezas que no poseemos.

—¿Cómo puede uno saber si un hombre posee un cuerpo astral? pregunté.

—Hay maneras muy precisas de reconocerlo. En algunos casos el cuerpo astral puede ser

visto; puede ser separado y hasta fotografiado al lado del cuerpo físico. Pero es más fácil

establecer la existencia del cuerpo astral considerando simplemente sus funciones. El cuerpo

astral tiene funciones bien definidas que el cuerpo físico no puede tener. La presencia de estas

funciones indica la presencia del cuerpo astral. La ausencia de estas funciones prueba la

ausencia del cuerpo astral.

Una respuesta

  1. En esencia, lo que diferencia a uno de otro es la actitud que mantiene el compositor frente a la obra.

    9 enero, 2012 en 19:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s