La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

LA PARTE FORMATORIA

Al observarse, de alguna manera proyecta un rayo de luz sobre sus procesos

interiores que hasta ahora se habían efectuado en total oscuridad. P. Ouspensky

Continuación del estudio de los centros

PARTE FORMATORIA:

 centro formatorio

En ella están incluidos todos los procesos mentales: la percepción de impresiones, la formación de representaciones y de conceptos, etiquetar,  el raciocinio, la comparación, la afirmación, la negación, la formación de palabras, la facultad de hablar, la imaginación de la loca de la casa, y así sucesivamente.

 

La parte mecánica del centro intelectual tiene un nombre especial. Esta parte tiene nombre propio. A veces se la menciona como centro separado, y en ese caso se lo llama centro formativo o aparato formativo o se llama “aparato formatorio” o algunas veces “centro formatorio”, según la traducción. También se le llama secretaria.

La mayoría de las personas usa sólo esta parte; nunca usa las partes mejores del centro intelectual. Pero las ideas del Cuarto Camino o las ideas similares no pueden entenderse mediante el aparato formativo.

Polaridad:

El aparato formatorio tiene limitaciones muy claras.

Una de sus peculiaridades es que compara sólo dos cosas, como si en cualquier línea particular existiesen sólo dos cosas. Por tanto, el centro formativo gusta pensar en los extremos; por ejemplo, lo sabe todo o no sabe nada. Otra de sus peculiaridades es buscar inmediatamente lo opuesto.

Usted puede descubrir muchos ejemplos de pensamiento formativo.

 La división de un centro en tres partes es muy simple. Una parte mecánica trabaja casi automáticamente; no requiere ninguna atención. Pero debido a esto no se puede adaptar a un cambio de circunstancias, no puede “pensar”, y continúa trabajando de la manera en que comenzó, aun cuando las circunstancias hayan cambiado completamente.

Registro de datos:

En el centro intelectual, la parte mecánica incluye en sí misma todo el registro de impresiones, recuerdos y asociaciones. Esto es todo lo que debería hacer normalmente, es decir, cuando otras partes hacen su trabajo. Si el centro intelectual trabaja normalmente, es decir, si las otras partes realizan su trabajo, el centro formativo trabaja absolutamente muy bien. Es un aparato registrador. Pero nunca debería contestar a las preguntas dirigidas a todo el centro, nunca debería tratar de resolver sus problemas, y nunca debería decidir nada.

Sólo el trabajo  equivocado

Sólo nos concierne su trabajo equivocado. Esto no se refiere solamente al aparato formativo sino también a todas las partes mecánicas de los centros. Sólo cuando empezamos a trabajar equivocadamente, ellos se vuelven peligrosos. De modo que no hay necesidad de preocuparse por su trabajo correcto; lo que usted debe tratar deshacer es eliminar su trabajo equivocado.

Desgraciadamente, de hecho, siempre está lista para decidir y siempre contesta a las preguntas de toda clase, de manera muy estrecha y limitada, con frases hechas, en jerga, con lemas políticos.

Todos estos y muchos otros elementos de nuestras reacciones habituales forman el trabajo de la parte mecánica del centro intelectual.

La parte mecánica del centro emocional quiere realizar el trabajo de la parte superior, y lo mismo ocurre con el centro formativo: quiere realizar el trabajo del centro intelectual, y como resultado, la parte motora del centro incluye toda la vida intelectual de una persona corriente.

La mitad negativa del centro instintivo es un guardián que nos previene del peligro.

En el centro emocional, las emociones negativas son muy dañinas.

Luego, cada mitad de un centro se divide en tres partes: la parte intelectual, la parte

emocional, y la parte motora o mecánica. La parte motora de cada centro es la más mecánica

y la que más a menudo se usa. Por lo general, usamos sólo las partes mecánicas de los centros.

Incluso las partes emocionales se usan sólo ocasionalmente; en cuanto a las partes intelectuales,

en condiciones corrientes, se las usa muy raras veces. Esto demuestra cómo nos

limitamos, cómo usamos sólo una parte, la parte más débil, de nuestro organismo.

Es facilísimo distinguir estas tres partes cuando empezamos a observarnos. Las partes

mecánicas no necesitan atención. Las partes emocionales necesitan fuerte interés o

identificación, atención sin esfuerzo o intención, pues la atención es atraída y mantenida por

la atracción del objeto mismo. Y, en las partes intelectuales, usted tiene que controlar su

atención.

Cuando se acostumbre a controlar la atención, usted verá de inmediato lo que quiero decir.

Primero, el carácter de la acción le mostrará en qué centro está usted, y, luego, la observación

de la atención le mostrará la parte del centro.

Ejercicios: Tener en cuenta que el trabajo interno es ver el funcionamiento de los centros en uno mismo observándose, no acumular saber intelectual.

Anotar en un cuaderno, un poquito todos los días.

Una respuesta

  1. Pingback: LOS CENTROS SUPERIORES: « EL CUARTO CAMINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s