La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

El pensamiento Interior

EL PENSAR MAS INTERIOR

Nicoll

Cuanto mas interior se vuelva el Trabajo, tanto más vemos en él. Donde veiamos una sola cosa, ahora vemos varias. Este desarrollo de la comprensión se debe a que obran mas partes interiores de los centros. Las partes externas de los centros —esto es, las partes denominadas motoras o mecánicas— reciben las ideas del Trabajo de un modo general y superficial. No ven que cada idea contiene muchas cosas que, vistas a la distancia, parecen ser una sola cosa.

La  gente suele decir: “tal persona habló y al escucharlo vi una o dos cosas de manera completamente nueva, diferentes, me aporto algo que yo no tenía”. Esto es lo que tiene que suceder en el Trabajo de C C  si fue captado por el consentimiento interior, que depende de la valoración.

Pero no puede llegar a ser una experiencia si falta el consentimiento interior, porque el movimiento hacia lo interior es bloqueado por la falta de consentimiento. Cuando una cosa se abre en más cosas, a más significados y sigue acrecentándose así, la INTELIGENCIA DEL TRABAJO crece en una persona. Tal vez piense que se debe a su inteligencia. En todo caso, cuando ve en la práctica la significación que tienen las ideas capaces de desarrollar al hombre interior —esto ES la enseñanza esotérica— cabe compararlas con una pequeña semilla que crece hasta transformarse en un gran arbol, o con el surgimiento de una fuente de agua viviente. Pero suele suceder que una persona que oye otra manera de contemplar una misma idea cree que es una contradiccion o se ofende. No, no hay, desde luego, contradiccion en abrir una cosa y descubrir cada vez mas partes componentes que están dispuestas en un todo. Es necesario que al principio se vea el Trabajo de cierto modo. Más tarde, si lo valoramos por ser distinto de los valores de vida, lo vemos de otro modo. Luego otra vez, de otro modo, y así sucesivamente sin llegar al fin. Por esto nunca se puede conocer el Trabajo tal como a veces se lo imagina, del mismo modo que no se puede conocer el arte. Y con cada nueva introspección, lo interior en nosotros, lo esencial se desarrolla hacia los inagotables significados de los Centros Superiores; y lo que éramos, y tomábamos como nosotros

mismos, se vuelve cada vez menos valioso, y cada vez más remoto para nuestra conciencia.

Todo ello es difícil o imposible para una mente rígida, literal, formatoria.

Si pudiéramos pensar desde las causas correctas nos moveríamos en la dirección de un pensamiento más interior, el cual ve más. En un efecto hay muchas causas. Cuando nos tomamos como un solo ser o ego, pensamos desde el efecto, desde la apariencia. Cuando nos damos cuenta que somos diferentes seres, centros empezamos a pensar desde el nivel de las causas. Pero si pensamos en funcion del fin, digamos, en el Hombre creado como un organismo auto-desarrollante es como fin y vemos de

qué modo tal idea reordena nuestro pensar y lo hace mas interno.

El Trabajo nos encamina por esa dirección. Hemos de seguir conectando las partes mas interiores de los centros con acrecentamiento de significado. La mente puramente formatoria usa las partes externas en las partes superficiales de los centros. Por esta razón las ideas del Trabajo siguen siendo estériles. Si crecen se EXPANDEN en su SIGNIFICADO de la complejidad de la existencia del ser humano y todas las cosas.

 

Y aqui tienen cabida la valoración del Trabajo. Las partes emocionales de los centros ven mucho más que las partes motoras. Las partes intelectuales ven aun más y se conectan eventualmente con los Centros Superiores que ven miríadas de cosas en lo que las partes externas ven una sola cosa.

Se dice que LOS ANGELES son capaces de comprender al hombre entero partiendo de un pelo de su cabeza: y no cabe duda que podemos hacer algo similar partiendo de una huella dactilar. Ver el universo en un solo cenicero es ser consciente de los fines. Una cosa se convierte en miríadas. Las partes emocionales de los centros ven mucho más que las partes motoras, tampoco hay que confundir las partes emocionales de la valoración consciente con las sentimentales, las sentimentales están apegadas a la mirada subjetiva, emotiva de la vida mecánica. Las partes intelectuales ven aun más y se conectan eventualmente con los Centros Superiores que ven  miríadas y muchísimas más conexiones de cosas cuando las partes externas solo ven una sola cosa. Miríada  se emplea en español como adjetivo que denota un número grande o incalculable y del griego clásico para el número 104 = 10.000 = 1002, esto es, cien veces cien, lo cual nos está hablando de la velocidad de los centros, las partes más internas de los centros son más veloces.

 

Nicoll; Ouspensky.

2 comentarios

  1. patitofeo

    gracias, es algo asi como las ondas que deja la piedra en el rio una vez lanzada…

    17 octubre, 2012 en 8:20

    • Si es eso! que fácil que lo pusiste en palabras! Gracias, me hacia falta que alguien lo mencione o diga si le gustó, gracias nuevamente.

      21 octubre, 2012 en 4:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s