La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

individuums

Los seres”, decia Orage, “solo se convierten en individuos o individuums, indivisibles, tres en uno y uno en tres -con tres centros ya desarrollados- cuando lo activo, lo pasivo y lo neutralizante estan en su orden normal: una repetición  del estado original de la creacion. Cada ‘querer’ del que somos conscientes deriva de uno de nuestros tres centros, y para los otros dos centros este es una aparicion, una interrupción. Cuando los tres centros tienen el mismo ‘querer’, a eso lo llamamos Voluntad. Entonces un hombre puede decir ‘Yo quiero’, con todo su ser. Este es el estado de ‘yo soy”. Cuando los tres centros están  ocupados en un ‘querer’ uno no esta consciente de un ‘querer’; todo el ser lo consiente. El sufrimiento psicológico  cesa, pero el esfuerzo continua, a menudo con un sentimiento de decepción debido a la frustración  de la Voluntad. Con el crecimiento del ser viene un aumento de las dificultades; al mismo tiempo viene un aumento de fuerza”.

“Una de las metas del Metodo de Gurdjieff es la obtención  de un estado de conciencia de si que ahora asumimos poseer, sin evidencia. Gurdjieff no asume, como lo hacen los métodos  místicos  y ocultos, que somos conscientes de nosotros mismos. El hombre ha perdido el camino, ha caído  en el presente estado de conciencia de vigilia patológica, y a menos que pueda recuperar el camino, esta condenado. Este Metodo  esta concebido para ayudarlo”,

Todas nuestras manifestaciones físicas  y psicológicas  son interrelaciones de nuestro organismo y su entorno, desprovisto de voluntad; es decir, del poder de actuar por iniciativa propia. Asi, tenemos la definición  gurdjieviana de hombre: ‘Un hombre es un ser que puede hacer’. De aquí  se desprende que en general no conocemos a ningún  hombre, sino solo a ‘hombres’ entre comillas.

Si la carencia de voluntad pertenece al orden natural, la pregunta es, ¿Qué tipo de actividad es necesaria para desarrollar la voluntad? Es difícil convencernos a nosotros mismos, darnos cuenta, del hecho de que todos los fenómenos  psíquicos  y psicológicos son del mismo orden que los fenómenos  fisiológicos. El proceso de pensar que se esta produciendo en mi ahora que estoy hablando y el de ustedes cuando no están  hablando, cuando están escuchando, esta tan desprovistos de voluntad como el sentido del tacto en el contacto físico. No hay mas voluntad involucrada que lo que habria en figuras oníricas  que se desplazaran a lo largo de estos movimientos. No suponemos que la figura onírica  ha iniciado su propia actividad; tampoco somos nosotros los iniciadores de las figuras oníricas. Ni siquiera son títeres, pues esto implicaria un titiritero. Nuestro estado es tal que nosotros somos mas o menos figuras oniricas -sobre ‘el telón  pintado que llamamos vida”. No sorprende que el hombre no tenga voluntad; sorprende que crea que la tiene. Esta convicción del hombre de que tiene voluntad, contra toda evidencia, contra el análisis  científico, es uno de los efectos del Kundabuffer. Uno de los primeros resultados del recuerdo de si y de la observación  de si seria desprenderse de esta ilusión  de voluntad. En cierta etapa de la practica del Metodo  aparece la convicción  de la carencia de voluntad, la convicción  de la propia nadidad y mecanicidad, de la desesperanza de la expectativa de algo verdadero en la vida ordinaria.

Esta experiencia psicologica era necesaria antes de que un ser pudiera alcanzar la voluntad . Asumiendo que la toma de conciencia de la carencia de voluntad haya sido experimentada, el problema, ahora, es si es posible nacer de nuevo y entrar en la vida verdadera, y por cual medio. Y aqui, en el umbral, se levanta la palabra voluntad. Se dice que el problema de la voluntad es el misterio de los misterios. La Voluntad verdadera, la fuerza que crea, preserva y destruye el Universo es ininteligible para el pensar ordinario. Dios, el Absoluto, creo el gran universo con un acto de voluntad consciente, superando la inercia, la materia inerte. A medida que nosotros, a nuestra pequeña escala, desarrollamos una voluntad verdadera, asi, de ese modo, llegaremos a ser como Dios, llegaremos a ser Hijos de Dios. .Como empezamos? Nuevamente, vuelvo a citar a Gurdjieff: ‘tomen algo pequeño que deseen hacer y que ahora no pueden hacer, y oblíguense a hacerlo”.

“El capricho es el comienzo de la voluntad. El capricho es una mosca, la voluntad un elefante. El esfuerzo de San Patricio para cambiar el curso de la historia humana, para civilizar Irlanda, es un ejemplo de voluntad de elefante”. Se asume, por supuesto, que uno ha estudiado el Método. Cada esfuerzo para recordarse de si mismo y para observarse a si mismo de manera imparcial es un acto, un pequeño acto hacia el estado de voluntad verdadera; de hecho, el primer paso.

Nott, S

Una respuesta

  1. josefina fernandez

    muy bueno este comentario sobre la voluntad y la formacion de la voluntad. lo entiendo y aceptoq no tengo una voluntad real. lo q me `parece muy dificil de lograr es el recuerdo de si. y tener el sentimiento del ser en mi misma de sentirlo de sentir amor por el. aprender a amarlo y creo q de eso depende el amor a Dios, la fe en el y lo mismo para mi misma. pueden ayudarme con todo estapeticion q les hago . les agradezco mucho la atencion q nos prestan pues los mensajes q nos envianson de mucho alimento para nuestra vida interior. graciass

    PINA COQUAZ FERNANDEZ

    Date: Sun, 21 Oct 2012 17:10:03 +0000 To: pina.fernandez@hotmail.com

    24 octubre, 2012 en 22:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s