La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

CONSIDERACIÓN EXTERNA

Gi_gurdjieff“la forma original de la oración es mucho más significativa, Dice así: «cancela nuestras deudas, igual que nosotros cancelamos lo que (así creemos) se nos debe“. Gurdjieff en acción 

Tomad nota de que dijo trabajar sobre, no trabajar contra. Esta me parece una distinción vital. Trabajar en contra de cualquier manifestación de la máquina implica una culpabilidad que destruye la comprensión. Si puedo aprender a usar estas manifestaciones el caso es completamente diferente. Yo no soy mi maquina, sólo habito en ella. Este es un truco extremadamente astuto que me permite hacer uso de las situaciones y de los sucesos de la vida; y si puede hacerse esto, la energía que contienen puede transformarse en calidad, y ser de valor para los niveles superiores del Universo.

Evidentemente ésta es una visión enteramente diferente, un cambio de actitud que trasciende las exigencias del yo Imaginario, Comprende la llamada consideración externa. Esto es algo que nos cuesta entender durante mucho tiempo. Imaginamos que significa ponernos en el lugar de otro lo que podría ser útil si pudiéramos ver a otros tal como son realmente, y no a través de la distorsionada lente de la Falsa Personalidad. Podríamos entonces ser capaces de ayudarlos,

pero nuestros intentos por ayudar a otros son demasiado a menudo una mera consideración interior, basada en un sentimiento de superioridad. La consideración externa es un ejercicio impersonal. Se basa en la relación con el Universo, en la relación con algo que no es uno mismo. Implica comenzar a entender el lugar y propósito de todo lo que hay en el Universo, incluyendo a uno mismo, el ser real que empezamos a ver como un espíritu que habita en un cuerpo con un propósito definido. Obviamente que este propósito es enteramente distinto de la gratificación del deseo personal, así que tenemos que ir borrando gradualmente a éste de nuestro cuadro, y esperar a que lleguemos a una apreciación real, lo que no podrá ocurrir mientras nos identifiquemos completamente con el ser imaginario.

Pero si uno empieza a moverse en esta dirección varias inversiones tendrán lugar. Ya no me preocupará lo que se me debe. Empezaré a ver que sea posible que deba algo yo mismo.

Pedimos en una familiar oración, que tan inconscientemente repetimos, que nuestros «pecados» nos sean perdonados. Pero la forma original de la oración es mucho más significativa. Dice así: «cancela nuestras deudas, igual que nosotros cancelamos lo que (así creemos) se nos debe».

¿Qué debemos, y a quién? ¿Cuándo damos gracias por las situaciones que se nos ofrecen cada día? Me encuentro con amigos y conocidos de los que derivo placer. ¿No es acaso maravilloso que exista esta posibilidad de comunicación, que haya toda esta gente fuera de mí deseando hablar conmigo? Ordinariamente lo doy por supuesto. Cuando se anda por la vida, ¿qué hay de todas las maravillosas impresiones que nos llegan, las vistas y sonidos que nos rodean, las flores, los árboles, incluso la lluvia? Se ha dicho en algún sitio que esta Tierra es el planeta más bello del Universo. Nuestras actitudes lo consideran ordinariamente como un planeta enemigo, un planeta lleno de dificultades llamado a veces el planeta purgatorio. Esto lo interpretamos mal. Estas dificultades mismas hacen de la Tierra un planeta que contiene oportunidades magníficas y continuas para la transformación de las impresiones; y es por ello que estamos aquí.

La consideración, como dijimos, consiste en calibrar la información, la consideración interior calibra todo en relación a un ser imaginario. La consideración exterior tiene que ver con la relación con los niveles superiores; y es interesante que el término mismo de «consideración» se derive de una raíz latina que significa estrella. ¿Podéis vislumbrar la magnificencia del sentimiento de que somos parte de la galaxia estrellada, y que tenemos la gozosa tarea de comportamos en conformidad con el plan para el que hemos sido creados?

En las paredes del salón del Instituto

Gurdjieff en Fontainebleau había una serie de aforismos destinados a recordar a la gente su propósito real. Uno de ellos decía: «La principal herramienta para vivir felizmente la vida es la capacidad de considerar exteriormente siempre, interiormente nunca». Recuerdo un comentario que nos hizo en su estudio el Dr. Nicoll para algunos de nosotros, de que la única cosa que puede dar un sentido a la vida es vivir de acuerdo a las leyes de un organismo superior. Esta es la ley del altruismo, no vivir para el individuo sino para el todo Divino.

G1

J. H. REYNER, Gurdjieff en acción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s