La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

CÓMO GANAR ATENCIÓN? GURDJIEFF

gi

¿COMO PODEMOS GANAR ATENCIÓN?

GURDJIEFF en Perspectivas desde un Mundo Real

Pregunta: ¿Cómo podemos ganar atención?

Respuesta: No hay atención en la gente. Adquirirla debe ser su meta. La observación de sí

sólo es posible después de adquirir atención. Empiecen por cosas pequeñas.

Pregunta: ¿Con qué cosas pequeñas podemos empezar? ¿Qué deberíamos hacer?

Respuesta: Sus movimientos nerviosos e inquietos hacen que todos sepan, consciente o

inconscientemente, que usted no tiene autoridad y que es un bobo. Con estos movimientos

inquietos usted no puede ser nada. La primera cosa que tiene que hacer es detener estos

movimientos. Haga de esto su meta, su Dios. Inclusive, haga que su familia lo ayude.

Solamente después de esto, puede usted quizás ganar atención.

Este es un ejemplo de hacer.

Otro ejemplo: un aspirante a pianista nunca puede aprender excepto poco a poco. Si usted

quiere tocar melodías sin practicar antes, nunca podrá tocar verdaderas melodías. Las

melodías que usted tocará serán cacofónicas y harán que la gente sufra y que lo odien. Lo

mismo pasa con las ideas psicológicas. Para ganar algo, se necesita una larga práctica.

Trate primero de lograr cosas muy pequeñas. Si al principio usted intenta grandes cosas,

nunca será nada. Y sus manifestaciones actuarán como melodías cacofónicas y harán que la

gente lo odie.

Pregunta: ¿Qué debo hacer?

Respuesta: Hay dos clases de hacer: hacer automático, y hacer de acuerdo con la meta. Tome

una pequeña cosa que usted es incapaz de hacer ahora, y haga de ésta una meta, su Dios.

No deje que nada interfiera. Solamente intente esto. Entonces, si logra hacerlo, podré darle una tarea más grande. Ahora tiene apetito para hacer cosas demasiado grandes para usted. Este es un apetito anormal. Usted nunca podrá hacer estas cosas, y este apetito le impide hacer las cosas pequeñas que sí podría hacer. Destruya este apetito, olvide las cosas grandes. Haga su meta el rompimiento de un pequeño hábito.

Pregunta: Creo que mi peor falta es hablar demasiado. ¿El tratar de no hablar tanto, sería una

buena tarea?

Respuesta: Para usted esta es una meta muy buena. Usted echa a perder todo con su hablar.

Este hablar obstaculiza hasta sus negocios. Cuando usted habla mucho, sus palabras no tienen

peso. Trate de superar esto. Muchas bendiciones le vendrán si tiene éxito. Verdaderamente,

esta es una muy buena tarea, pero es algo grande, no pequeño. Le prometo que si logra esto,

aun si no estoy aquí, sabré de su logro y mandaré ayuda para que sepa qué hacer después.

Pregunta: ¿Sería una buena tarea el tolerar las manifestaciones de los demás?

Respuesta: El soportar las manifestaciones de los demás es una gran cosa. La última cosa para

un hombre. Únicamente un hombre perfecto puede hacer esto. Empiece por hacer que su meta

o su Dios sea la capacidad para tolerar en una sola persona una sola manifestación que usted

no puede tolerar ahora sin nerviosismo.

Si usted “quiere” usted “puede”. Sin “querer” usted

nunca “puede”. El querer es la cosa más poderosa en el mundo. Con un querer consciente todo

llega.

Pregunta: Frecuentemente recuerdo mi meta, pero no tengo la energía para hacer lo que

siento que debería hacer.

Respuesta: El hombre no tiene la energía para llevar a cabo metas voluntarias, porque toda su

fuerza adquirida por la noche durante su estado pasivo, se gasta en manifestaciones negativas.

Estas son sus manifestaciones automáticas, lo opuesto a sus positivas y voluntarias

manifestaciones.

Para aquellos de ustedes que ya son capaces de recordar su meta automáticamente, pero que

no tienen fuerza para cumplirla: Siéntense en soledad por lo menos una hora. Relajen todos

sus músculos. Permitan que sus asociaciones prosigan, pero no sean absorbidos por ellas.

Díganles: “Si ustedes me permiten seguir lo que deseo ahora, más tarde yo les concederé sus

deseos.”

Vean sus asociaciones como si fueran de otra persona, para evitar que ustedes se identifiquen

con ellas.

Al término de una hora, tomen un pedazo de papel y escriban su meta. Hagan de ese papel su

Dios. Todo lo demás no es nada. Sáquenlo del bolsillo y léanlo constantemente, todos los

días. De este modo se transforma en parte de ustedes, al principio, teóricamente; después, de

hecho.

Para ganar energía practiquen este ejercicio de sentarse quietos, dejando muertos los

músculos. Solamente cuando todo en ustedes esté quieto después de una hora, tomen su

decisión sobre su meta. No dejen que las asociaciones los absorban. Emprender una meta

voluntaria y lograrla, da magnetismo y la capacidad para “hacer”.

PERSPECTIVAS DESDE UN MUNDO REAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s