La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Significado de la enseñanza de Gurdjieff de la vida y El Guerrero Espiritual

olivier

Texto de Olivier Laignel Salzmann que dio en una conferencia:

Jeanne de Salzmann discípula directa de Gurdjieff, tuvo dos hijos Michel de Salzmann y Nathalie De Salzmann. Michel se quedó en Francia y Nathalie vivió en Venezuela. Olivier Laignel Salzmann es hijo de Nathalie De Salzmann, quien dio varias charlas acerca de la enseñanza de Gurdjieff en Buenos Aires.

Olivier: Voy a empezar a hablarles del significado que le de da el Sr. Gurdjieff a la enseñanza de la vida. Yo creo que vivimos en una época donde estamos  muy ocupados, hasta agitados con la necesidad de ganarnos la vida. La situación económica es mala, cuesta ganarse la vida bien. Uno sale de su casa y entra en lo que los norteamericanos llaman the rat race, que es la carrera de ratas, en cierta forma, da a un ambiente más o menos hostil.

Toda esa energía se gasta en la persecución de una cierta seguridad. De vez en cuando uno está cansado o aparece una crisis en la vida de uno o con un familiar. Uno se pregunta de repente: ¿eso es todo?, ¿cual es el sentido de la vida?, ¿qué más hay? Es una pregunta que, por supuesto siempre ha existido. Las religiones proveen una contestación. En la época actual  las religiones piden que haya un mínimo de fe. Pero es difícil tener fe porque estamos en una  época muy racional, donde lo que manda es la ciencia, los conocimientos científicos. La ciencia explica y describe el universo. Y la posición del hombre en el universo no le da un significado especial. Es el universo creado por el Big Ban. Una vez empezado todo continúa, se forman las galaxias, se forman los sistemas solares, se forma la tierra. Aparece la vida debido a las condiciones existentes, por azar por accidente o una forma inevitable, ya las condiciones estaban dadas. La vida evoluciona a través de la selección natural, del darwinismo. Y aparece un ser pensante, un ser con conciencia que tiene la capacidad de preguntarse cuál es el significado de la vida. Pero la ciencia no le contesta, es como si todo ocurre, no hay una razón de ser.

Si yo vivo en un universo que no tiene una razón de ser, si yo vivo en un universo accidental, ¿qué importancia puede tener  tampoco mi vida?, es difícil  concebirlo.

El universo que describe el Sr. Gurdjieff un universo muy complejo, muy difícil de resumir y de explicar, pero es un universo viviente. Y es un universo en el cual existen niveles, donde existen desde el absoluto, que es el nivel más alto, hasta la luna, que en su esquema es el nivel más bajo. Existen niveles que tiene que ver con la calidad de la energía presente. Dice, como Einstein, que todo es energía. Energía y materia son transferibles una a otra. Hay energías más materializadas y energías menos materializadas. En eso, él describe como niveles. A cada nivel  el ruedo de energías, crea formas, crea lo que se puede ver. Pero las energías en sí no se pueden medir, ver. Los seres humanos podemos sentir algunas, a veces, y no necesariamente podemos diferenciar entre diferentes cualidades sin  un entrenamiento. En ese universo que describe hay dos corrientes de energía básicas. Una es la energía que baja desde lo más alto, desde el absoluto, desde dios. Es una energía creativa en su origen. Va materializándose, pasando por cada nivel, va haciéndose más material, de menor calidad. La otra es una energía que tiene que ir en dirección contraria. Empieza con una energía muy material, muy densa. Se va afinando y va en la dirección contraria. Eso es muy importante porque no sólo la vida orgánica, sino el papel del hombre, específicamente, como un transformador de energía.

Como todos los animales, como toda la vida orgánica, uno transforma energía en el sentido descendente sin hacer ningún esfuerzo. Uno es utilizado por la naturaleza para producir lo que el Sr. Gurdjieff llamaba alimento para la luna, energía material. Para producir la energía opuesta, que va en sentido ascendente se requieren esfuerzos. No ocurre por sí mismo, no es automático. Para darles un ejemplo, cuando hablamos de energías emocionales, podemos darnos cuenta que emociones relacionadas con la rabia, con el egoísmo, con la tristeza o la depresión o la ira son energías densas. Y otras energías como la compasión, la paciencia o el amor pueden ser energías más vibrantes, mas finas. Uno siente la diferencia. Y uno sabe que es difícil que si alguien se me acerca con rabia, contestarle y darle bondad. Uno sabe que requiere un esfuerzo. Esa transformación es un poco de lo que habla el Sr. Gurdjieff. No sólo emocional, sino a muchos niveles. Él dice que el ser humano está a representación de dios o si uno quiere a representación del universo. También tiene muchos niveles. La tristeza es que esos niveles, para la mayoría de los seres humanos, permanecen a niveles potenciales. Porque uno está viviendo a nivel automático. Ahí describe al hombre como una máquina. Una máquina que es como un computador muy sofisticado. Que tiene su condicionamiento genético. El tipo del computador depende de la genética, de la influencia planetaria cuando uno nació. Después hay una programación, que la educación instala en esa máquina. Y lo difícil es darse cuenta hasta qué punto estamos programados, darse cuenta hasta qué punto todas nuestras acciones, creencias son reacciones programadas a lo que ocurre dentro de nosotros o  fuera de nosotros. No es siempre evidente, porque la programación puede ser desde la pequeña infancia, y respondo siempre de una manera y me doy cuenta que no puedo responder de otra manera. Darse cuenta de eso es necesario para buscar cambiar. Porque uno no necesariamente tiene que quedarse siendo una máquina. Además del condicionamiento vivimos, de acuerdo al Sr. Gurdjieff, dormidos. Lo que llamamos estar despiertos, conscientes es, en realidad, un estado de sueño.

Estamos constantemente con nuestra atención tomada por algo, identificada con algo. Constantemente nos olvidamos de nosotros mismos. Es muy difícil, requiere un aprendizaje el desarrollar una atención con la cual yo puedo a la vez estar atento a lo de afuera y a la vez permanecer atento a lo que pasa dentro de mí.

Si no me doy cuenta, no estoy plenamente vivo, no estoy despierto. Yo creo que todo el mundo en su vida ha tenido momentos de despertar. En momentos de crisis en los que realmente uno está alerta. En los que uno se da cuenta de los colores, de los olores, de los sonidos de una forma totalmente diferente. Y queda en la memoria de ese momento como un hito que uno vivió realmente. Eso es estar despierto.

Ahora, ¿cómo despertar voluntariamente? Primero, darse cuenta de que estoy dormido. Es necesario observarse, un entrenamiento de mi atención de diferentes maneras. Y para eso está diferentes caminos, diferentes escuelas, entre las  cuales está la del Sr. Gurdjieff. Él aporta un mensaje de optimismo en el sentido  de que es posible cambiar, crecer. Es posible no solamente desarrollar mi saber, sino desarrollar mi ser. Uno de los obstáculos principales es que todo el mundo quiere, desea adquirir saber, crecimiento. Pero lo que casi nadie  quiere hacer es primero darse cuenta de que uno no sabe mucho, de que uno no puede mucho. El arriesgar las ilusiones que yo tengo sobre mí –y que me proporcionan una cierta seguridad-. Mientras yo me pregunte demasiado ¿quien soy yo? y ¿por qué vivo?, vivo como si lo supiera. El empezar a preguntarse de esa manera desequilibra, hace caer ilusiones. Son pocas las personas que están dispuestas a arriesgarse de esa manera. Es la razón principal por la cual una búsqueda espiritual nunca será una búsqueda para todo el mundo.

El Guerrero Espiritual:

Conversación con Ojo de Agua:  Al Dr. Michel De Salzmann. Olivier Laignel

Ojodeagua ha pedido a personas significativas del trabajo en la Escuela traída a occidente por G.I. Gurdjieff, quienes son actualmente la continuidad viva de esta Tradición a nivel regional y mundial, que nos colaboraran con su participación en esta sección en homenaje a un guerrero espiritual contemporáneo: Michel De Salzmann

Olivier Laignel:

Pregunta: ¿Cuál es para ti la principal cualidad como buscador, como guerrero espiritual, que Michel de Salzmann nos aportó en su trabajo espiritual?

Olivier Laignel: Un buscador tendrá diversas metas en diferentes etapas de su búsqueda. Al comienzo sus metas estarán relacionadas con aprender y con el crecimiento de su ser. Eventualmente sin abandonar estas metas se agregará la meta de servir. Para el señor Gurdjieff seguramente habían unas metas relacionadas con el traer al mundo todo un sistema de ideas y todo un método práctico de búsqueda. Para los que lo siguieron es lógico pensar que sus metas fueron eventualmente las de servir a que la enseñanza traída por él, pueda dar sus frutos, es decir, simplemente servir al trabajo. En este sentido lo que Michel De Salzmann nos aportó fue un llamado. Al estar con él se sentía el deseo de ser, pero no un deseo egoísta sino el deseo de ser útil, el deseo de que mi vida adquiera una finalidad, una causa que uno podía sentir que él tenía. En este sentido podría decirse que la principal cualidad que aportó fue la de servir de ejemplo, y servía de ejemplo por la exigencia que tenía para con él mismo. Con los demás era muy tolerante y aunque pedía esfuerzos, su pedido era siempre menor que lo que se pedía a sí mismo.

Pregunta: ¿Cuál es la meta de un guerrero espiritual?

Olivier Laignel: Estoy seguro que rara vez será una meta concreta, en una búsqueda verdadera no se desean factores limitantes, una meta concreta sería una limitación.

El verdadero guerrero espiritual, quien ya pasó por su aprendizaje, estará viviendo de una cierta manera. Estará buscando de una cierta forma. Pero en esto estará respondiendo a ciertas necesidades interiores mucho más que a metas o ideas exteriores. Sus formas de vivir y de buscar tendrán ciertos efectos o resultados, pero en gran parte cuáles sean estos efectos o estos resultados dependerán de las circunstancias en las cuales se efectúe su búsqueda. Las metas pueden estar a su vez relacionadas con las circunstancias. ¿Pero cuáles son las necesidades interiores? Es difícil de definir y limitar algo que en la práctica se percibe simplemente como un llamado imperioso, sin más complicación que la necesidad de respirar. Es un llamado o una necesidad de estar, de estar allí, de vivir plenamente ese momento, de quedarse despierto. Y al estar despierto y permanecer atento, el guerrero estará disponible para servir a lo que desee.

Hay que reconocer que lo que distingue a personas como Michel De Salzmann o como a la señora Jeanne De Salzmann (su madre) de otros buscadores, tiene que ver con una cierta energía que pasa por ellos. Es una energía que uno siente emanando de ellos, aunque ellos niegan ser su fuente y dicen solo transmitirla. Eso es lo que llama a otros: el deseo de un contacto con esa energía muy especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s