La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

CLAUDIO NARANJO

Los Nueve Eneatipos Claudio Naranjo

 De Claudio Naranjo

Actualmente, el Eneagrama está considerado como el sistema de identificación de personalidad más completo, sofisticado, práctico y útil, jamás descrito.
Estructura y funcionamiento de éstae Eneagrama
La palabra Eneagrama deriva del griego ennea gramma, que significa figura de nueve lados. De ahí que, tal y como  la ilustra la figura, el eneagrama esté representado por una estrella de nueve puntas inscrita en un círculo.
(Figura 1)

El círculo representa el mundo y, las puntas, las diferentes maneras de percibirlo. Para identificar mejor cada variante, se le asignó una cifra y un nombre a cada una, constituyendo así los nueve tipos distintos de personalidad:
1. El perfeccionista 2. El altruista 3. El ejecutor 4. El romántico 5. El observador 6. El leal 7. El epicúreo 8. El jefe 9. El mediador

LOS NUEVE TIPOS DE PERSONALIDAD:
La pertenencia a un eneatipo determinado es innata, es decir, la elección no es voluntaria. Esto se debe a que, cada eneatipo, en función del ambiente familiar que haya tenido, adopta inconscientemente un mecanismo de defensa que desarrolla en su edad adulta. Dicho mecanismo cumple la función de encubrir los motivos ocultos por los que se comporta de un modo en concreto.
Pese a que nos podamos ver influenciados por otros eneatipos o incluso apropiarnos de algunas de sus características, mayoritariamente nos comportamos según el esquema de nuestro tipo.
Los nueve tipos de eneatipos

ENEATIPO 1: EL PERFECCIONISTA
El eneatipo 1, integrado en el grupo visceral, suele calificar de muy dura su infancia. Esta afirmación es cierta en cuanto a que, durante su niñez, fue severamente criticado o castigado. Para escapar de los problemas, se obsesionó intentando ser bueno y correcto en todo momento. No es de extrañar, entonces, que el uno sea perfeccionista, meticuloso, auto disciplinado, cumplidor e hipercrítico con los demás, con el enorme sacrificio y el gran control interno que ello conlleva.

Al perfeccionista le aterra tanto cometer errores, que con frecuencia antepone el deber al placer. Para él, sólo hay una forma correcta de hacer las cosas: la imperfección le irrita. Además, tiende a la corrección en las formas, al control de sus reacciones, a la rigidez y a la falta de espontaneidad. Cree estar dotado de un alto sentido ético y moral y es respetuoso hacia las reglas y normas sociales. Su elevado nivel de exigencia le lleva a una fuerte ira interna, que reprime y sólo manifiesta de forma racionalizada, corrigiéndose y corrigiendo a los demás, defendiendo con ahínco lo que cree justo.
En contraposición a esta rigidez tan característica de su eneatipo, el uno se distingue positivamente del resto, por su capacidad de concentración en el trabajo bien hecho.

ENEATIPO 2: EL ALTRUISTA
Este eneatipo, incluido en el grupo de los cordiales, también es conocido como el ayudador del eneagrama.
De muy niño aprendió que, para ser querido y aceptado, debía ser siempre agradable y afectuoso. Asimismo, se acostumbró a actuar satisfaciendo las necesidades ajenas. En consecuencia, ya de adulto, siguió basando su comportamiento en la búsqueda de aprobación. De hecho, el núcleo más importante de su vida son las relaciones. Tiene la imperante necesidad de sentirse amado, protegido e importante en la vida de los demás, para satisfacer su necesidad encubierta de amor.
Al dos le gusta ayudar a los demás y sentirse imprescindible, pues necesita sentirse necesitado, tendiendo incluso a descuidar sus propias necesidades, para complacer a los otros, con la secreta esperanza de que, de esta manera, será correspondido sin tener que pedir.

Su mensaje oculto es: “te doy para que me quieras”. No obstante, cuando el balance entre lo que da y lo que recibe no está equilibrado, el altruista se siente explotado y decepcionado. Es en estos momentos cuando exterioriza su mayor defecto, el orgullo. Sin embargo, también se sirve de la manipulación para obtener los resultados deseados.
Otro rasgo destacado de su personalidad es su imagen amable y seductora.

ENEATIPO 3: EL EJECUTOREl eneatipo tres, perteneciente al grupo cordial, vivió una infancia basada en las recompensas que recibía por cada uno de sus logros. Tanto su imagen como su actuación primaban sobre los aspectos emocionales. A raíz de esto, aprendió a reprimir sus propias emociones y a centrar su atención en adquirir estatus que le garantizara el amor.

En la edad adulta elude el fracaso porque está convencido de que sólo los ganadores son dignos de amor. De hecho, suele aparcar sus sentimientos, especialmente los que podrían hacerle parecer débil o descubrir su vulnerabilidad, para centrarse en conseguir objetivos profesionales, triunfar y adquirir estatus social.
El ejecutor es básicamente luchador, competitivo, dinámico, pragmático y socialmente brillante. La imagen que da es muy importante para él y sabe ajustarla a las expectativas del otro. Camaleónico y buen vendedor de sí mismo, a menudo confunde la imagen que da, con su propio ser. Se podría decir que, por su forma de ser en conjunto, representa aquello que más valora la cultura norteamericana.

En general, le conviene trabajar la sinceridad, la honestidad y la propia transparencia, prestando más atención a sus sentimientos y necesidades. También debería dedicar más tiempo al ocio y al descanso. 3
Los 9 tipos de personalidad del eneagrama

ENEATIPO 4: EL ROMANTICO
Este eneatipo, englobado dentro del grupo de los cordiales, experimentó el abandono, en forma de divorcio o separación de los padres, en su más tierna infancia. De modo inconsciente, sufre por la carencia que conllevó esa vivencia y, asimismo, envidia lo que tienen los demás, percibiéndolo como algo que a él le ha sido negado. Por eso, en la edad adulta, busca la intensidad emocional y el dramatismo, para sentirse vivo.

El romántico está secretamente convencido de que la gente le abandona porque posee una tara personal que provoca rechazo. Tanto es así, que reproduce constantemente su traumática experiencia abandonando a sus parejas o siendo abandonado por ellas. Por otra parte, al verse muy diferente a los demás, potencia este rasgo de distinción sintiéndose especial. Así pues, no es de extrañar que se le califique de bohemio, raro, original, distinto, e incluso excéntrico.

El cuatro necesita calor afectivo, compartir su estado de ánimo, sentirse escuchado y querido, vivir momentos únicos, intensos y excepcionales. Fundamentalmente es romántico, sensible, creativo, preocupado por la belleza y la estética, con tendencias artísticas. Rechaza la rutina y la vulgaridad.

Su máximo defecto es la envidia, pero también le definen rasgos negativos, tales como su propensión a los altibajos emocionales y a la depresión, su visión fatalista de la vida y su tendencia a vivir en el pasado o en el futuro, pero difícilmente en el presente.

ENEATIPO 5: EL OBSERVADOR
Este eneatipo, integrante del grupo cerebral, se sintió muy invadido en su infancia: careció de intimidad y su privacidad fue violada. Este es, a menudo, el caso de los hijos de familia muy numerosa. A consecuencia de esto, el cinco elaboró una estrategia consistente en retirarse y aislarse para proteger su espacio privado. Para él, el mundo exterior es amenazante y peligroso.

Así pues, el cinco es muy celoso de su intimidad y le gusta observar más que participar. Como le cuesta expresar sus emociones, suele mantener una actitud fría y distante, protegiéndose excesivamente del contacto con los demás. Estar demasiado tiempo con los demás le fatiga porque sus demandas afectivas le hacen sentir inseguro. Y, ciertamente, le resulta más fácil sentir y ordenar sus emociones cuando está solo.

Lo que más le apasiona es analizar, comprender y acumular conocimientos. Tiende a ser independiente y autosuficiente.

En general, le convendría aprender a tolerar sus sentimientos, sin desconectarse, y a no esconderse cuando los demás buscan una respuesta de ellos. También les beneficiaría compartir sus conocimientos y sus emociones, para salir de su aislamiento.

ENEATIPO 6: EL LEAL

El eneatipo seis, también integrante del grupo cordial, creció en un ambiente familiar hostil, generalmente marcado por unos padres dominantes y autoritarios que, además de castigarlo y humillarlo, no le inspiraban ninguna confianza. Estos castigos respondían a la inestabilidad paternal, más que a un mal comportamiento del seis. En consecuencia, éste perdió la fe en la autoridad y empezó a sospechar de las intenciones de los demás.

No obstante, pese a que, de adulto, le cuesta confiar en los demás, cuando lo hace, denota un elevado sentido de la lealtad.

En su edad adulta, el leal opta, o bien por encontrar una figura protectora sólida, o bien por desafiar a la autoridad.

Este eneatipo exagera los peligros y evita los riesgos, mostrándose excesivamente prudente y temeroso. Sin embargo, aunque esté siempre alerta, detesta sentirse observado.

Antes de actuar, da muchas vueltas a la situación y tiene muchas dudas. Aparte, posee un estricto sentido del deber y suele aferrarse a las normas y a las cosas previsibles, para obtener seguridad. Le agrada defender a los débiles, aunque vea la batalla perdida de antemano.

En general, le conviene aprender a correr riesgos, a actuar y a seguir adelante ,aún sintiendo miedo, y a tomar decisiones para ganar confianza en sí mismo. No debería eludir responsabilidades escudándose en la autoridad.

ENEATIPO 7: EL EPICUREO
El eneatipo siete es el tercer y último miembro del grupo cerebral.
Recuerda su infancia con cariño, ya que todos los recuerdos que tiene de ella son agradables. De todos los eneatipos, el siete, se caracteriza por haber tenido la infancia más idílica.

Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que el siete sea optimista por naturaleza, pues para él la vida es una fiesta continua.

El epicúreo, como su nombre indica, busca constantemente el placer, la aventura y el hedonismo. Por otra parte, posee una mente ágil, así como una imaginación privilegiada, y es un conversador brillante y persuasivo.

Como contrapartida, le cuesta afrontar las realidades dolorosas de la vida. Intenta evadirse del aburrimiento y del dolor manteniendo altos niveles de excitación, realizando muchas actividades y dejando múltiples opciones abiertas. Adora la novedad, tener muchos proyectos y estar continuamente en movimiento, pero le cuesta terminar lo que ha empezado. Indisciplinado y auto indulgente, no soporta los límites, ni sentirse atado por compromisos.

Le conviene aprender a llevar adelante los compromisos adquiridos, en lugar de buscar continuamente la novedad y el cambio; a saber establecer prioridades sin dejarse llevar por los impulsos del momento; a afrontar el dolor cuando es necesario, resistiendo su tendencia a evadirse en la búsqueda compulsiva de placer o a exagerar el lado positivo de las cosas, y a profundizar más dando preferencia a la calidad ,antes que a la cantidad.

ENEATIPO 8: EL JEFE
El eneatipo ocho, integrante del grupo visceral, se crió en un ambiente combativo ,donde los fuertes eran respetados y los débiles no. Su temor a encontrarse en desventaja hizo que se protegiera, llegando a desarrollar una exquisita sensibilidad para detectar las intenciones negativas de los demás.
Ya de adulto, el ocho se crece con el conflicto, no le asusta. Se identifica a sí mismo como un justiciero deseoso de defender a los débiles y de luchar contra causas injustas.

El jefe es una persona visceral, impulsiva, directa, dominante. Por lo general, ha desarrollado excesivamente su agresividad y su lado duro, en detrimento de su lado más tierno y sensible. Le gusta tener control de las situaciones e imponer sus propias reglas. Es combativo, pasional y capaz de tomar decisiones rápidas. Se abre camino por la fuerza y tiende a saltarse las prohibiciones y los límites. Siente una gran energía que se manifiesta, sobre todo, a través de la ira. A menudo, busca la confrontación para conocer las motivaciones del otro y saber dónde situarle, como amigo o como enemigo. El asunto central para él es: “¿quién tiene el poder?” Es muy fiel a sus amigos. Pese a tener un gran corazón, demuestra su afecto protegiendo.

ENEATIPO 9: EL MEDIADOR
Este eneatipo, también considerado el pacificador del eneagrama, pertenece al grupo visceral.

Dado que el eneatipo 9 se sintió ignorado durante su infancia; bien porque sus opiniones no eran tenidas en cuenta, o porque sus hermanos le eclipsaban, aprendió a anestesiar sus necesidades e incluso a olvidarse de sí mismo. De ahí que a menudo se fusione con los deseos de los demás y los sienta como propios.

El mediador teme hasta tal punto la separación y anhela tanto la armonía en sus relaciones, que opta por reprimir su ira para evitar confrontaciones y conflictos. Por esta razón, le gustan la tranquilidad, la comodidad y una cierta rutina.
El nueve es conocido por su carácter bondadoso y conciliador. De todos los eneatipos, él es el que mejor sabe escuchar y comprender a los demás, poniéndose en su lugar. No obstante, detesta sentirse presionado y es incapaz de tomar decisiones con rapidez.

Su mayor defecto es la pereza, ya que le cuesta diferenciar lo importante de lo secundario y tiene tendencia a una cierta indolencia y a postergar. En ocasiones puede mitigar su ansiedad comiendo o bebiendo en exceso.

 


Eneagrama desde Modelo Psicológico

QUÉ ES EL ENEAGRAMA (Eneas=Nueve)

El modelo del Eneagrama se aplica para delinear los procesos

cosmológicos y el desarrollo de la conciencia humana. Se trata de un

diagrama, de una estrella de nueve puntas, que puede ser utilizado

para trazar el proceso de cualquier acontecimiento, desde su principio

y a través de todas las etapas de progreso de dicho evento en el

mundo material, pero nuestro enfoque es psicológico y está aplicado al

estudio del carácter humano.

Es un viaje de autoconocimiento.

La compulsión típica de una personalidad se experimenta como una

fuerza básica que nos conduce como una fijación a reaccionar de

manera irresistible especialmente cuando permanece escondida, sin

reconocer por nosotros mismos.

Todo ello debido a ciertas pautas o mandatos asimilados e

introyectados en nuestra infancia:

“Nunca confíes en nadie”.

“Si no tomas el poder, lo perdiste”.

“Lo mas importante es ocultar los sentimientos”.

“No estamos en un mundo perfecto”.

“Yo no valgo”,

“No soy digno de ser amado”,

“No merezco amor”.

Es como la imposibilidad de llegar a ser lo que somos auténtica y

verdaderamente.

El descubrimiento de esta compulsión supone una ruptura de la

estrategia defensiva cuidadosamente escondida que una persona ha

desarrollado para su propia seguridad y una existencia significativa.

Cuando esta fuerza o compulsión que nos dirige no ha sido

enfrentada directamente tiene gran influencia en las decisiones que

tomamos sobre los que tenemos o no que hacer y cómo pensar en

nosotros mismos en relación con los demás.

LOS NUEVE RASGOS

EL REFORMADOR

EL AYUDADOR

EL TRIUNFADOR

EL INDIVIDUALISTA

EL INVESTIGADOR

EL LEAL

EL ENTUSIASTA

EL DESAFIADOR

EL PACIFICADOR


ENEAPERSONALIDADES Y PASIONES

DE LA EMOCIONES Y PASIONES
CRISTIANISMO ANTIGUO

RECONOCIMIENTO:
Los razgos principales de las personalidades.La primera etapa en este proceso es detectar nuestro tipo de personalidad, el cual es el aspecto más común y habitual que nos mantiene dormidos y con las guardias bajas. Nuestro tipo de personalidad está cimentado en nuestras preferencias subconscientes de entramado socio-político-económico, por ejemplo tengo un conocido que disfruta de ser “gorila”(averiguar quienes son ellos en Argentina) , otro que discrimina a los negritos sin percatarse de tal pedantería, otros tan indolentes que les importa poco y nada el sufrimiento de los pares, pero otra persona que conoscohasta se siente superior por ésto y no se dá cuenta de su engreimiento, y sin tener en cuenta la cantidad de idiotas útiles del sistema, defendiendo y oponiéndose a cosas que ni conocen etc. Esto demuestra que no nos damos cuenta ni de lo más elemental de nosotros mismos. Primero hay que estudiarse y conocerse. Este entramado socio politico económico está dominado por una de las nueve pasiones en cada tipo, los siete pecados capitales Cristianos: la ira, envidia, orgullo, lujuria, avaricia, gula y pereza, además de otros tres: auto-engaño: vanidad y cobardía. Através de la detección y la auto-observación de nuestro tipo de personalidad logramos alguna separación de ella. La observación implica separación, Gurdjieff recomienda una observacion imparcial, la cual no es fácil, pero nos pondría delante nuestro objeto de estudio (S-O): la máscara, la forma de ser más externa. La siguiente etapa en este proceso es la no reacción y separarse de ese rasgo negativo, las cuales conforman el núcleo del ser inferior, para Cuarto Camino esto es los niveles mecánicos de los centros, una perfecta personalidad mecánica y anestesiada que se toma como “que es uno mismo” y es totalmente aprendida, sin que haya mediado alguna vez “si quiero ser así?”, por que la Personalidad sólo reconoce de sí lo que le parece aceptable y legitimado por el consenso general social, pero hay un montón de pequeñas cualidades que la tomamos como que están bien y la verdad que la más de las veces, nos aceptamos y aceptamos a los otros, para no confrontar con ellos y en el caso de uno mismo para no sentir conflicto, evitar el conflicto es saludable en tanto no encubra la mentira a sí mismo. Cuando las pasiones están acalladas corremos el riesgo de dormirnos aún más, por eso se recomienda hacerlo con dirección. Cuando empezamos a experimentar nuestra real naturaleza uno se empieza a sentir incómodo consigo mismo, por eso primero hay que lograr ver lo real en sí mismos, antes que nuestro ser superior, pero ésto no es ningún tipo de fingimiento de sí, ni contéo características.
 Pasiòn 1 : La Ira Pasiòn 2 : El Orgullo Pasiòn 3 : La Vanidad Pasiòn 4 : La Envidia Pasiòn 5 : La Avaricia Pasiòn 6 : La Cobardìa Pasiòn 7 : La Gula Pasiòn 8 : La Soberbia Pasiòn 9 : La Pereza
Cuando el espiritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, no lo halla. Entonces dice: volverè a mi casa de donde salì; y cuando llega la encuetra limpia y vacía. Entonces va , toma consigo otros siete espiritus peores que èl y moran allì y el postrer estado de aquel hombre es peor que el primero. Mateo 12. 46 (siete pasiones, el que Es y el del estado peor )
1- La Ira: la cólera, entendida en todas sus variantes y matices: irritación, frustración, insatisfacción, resentimiento, intolerancia, rencor. El elevado rigor ético con el que miden a las personas, exigen y creen que los demas estan en deuda con ellos y los critican.
2- El orgullo: Exciva sensibilidad y ansiedad frente a las criticas o los indicios de ser rechazado. La forma de demostrar que esta herido es quitando el saludo, y hacer sentir que està ofendido. Una forma de hacerse notar, con lo cual delata que es orgulloso, que se sobreestima y sino trate de enseñarle algo. Son personas que haciendose las humildes piden ayuda y al segundo dicen lo contrario que ellos estan bien y no la necesitan.
3- La Vanidad: es notable en aquellas personas que cuando uno les habla parecen que solo le importa lo de ellos, sus cosas, sus temas, lo que les pasò, su apariencia,si quedan bien, es muy dificil profundizar con ellos, solo les importa su dolor, su placer, su quedar bien parado.
4- La Envidia: Primero no parecen, son personas que degradan lo que el otro tiene, casi demuestran que no le importa, que no tienen tiempo por eso no hacen o no tienen lo que el otro hace o tiene, pero no bien se apartan de la situacion llegan a comprar lo mismo y hacer lo mismo. Los otros dias una persona dijo que ella no queria una compu como la mia, mas bien otra de primera marca, aunque ud. no lo crea a los dos dìas se compro la misma que yo tengo, un modelo menor, la ocultò y si yo no entro a su casa, no me lo hubiera dicho.
5- La Avaricia: fundamentalmente se quiere mantener y agrandar lo que se aprecia; plata, bienes, conocimiento, y teme perder lo tiene, por que para ellos es un peldaño, es status, es un lugar alcanzado. Llegan a competir intimamente con otros, quien puede mas, sabe mas, el adjetivo cuantitativo lo dice: soy màs y tengo màs y en esto son intransigentes.
6- La Cobardia: su problema son los càlculos, viven asegurando cada paso, incluso una invitaciòn, cuando es, cuantos van, que dìas, a que hora. Hasta se aseguran a medida que pasan los dìas, si siguen las mismas condiciones. Sufren como si dependiera de ellos y la verdad si se hubieran ocupado 5 minutos antes el plan es el mismo, y es como que todo es un problema que esta màs en su interior. Sensillamente, temen.
7- La Gula: es el gusto por el capricho y antojo.Inmadurez de sì. Se gratifican con una distracciòn. Con algo de lo que después se arrepienten, es en esos puntos donde opera la gula , al menos por unos momentos la responsabilidad sobre si, desaparece.
8- La Lujuria: es el desenfreno o goce por el placer corporal. Predomina el Centro Instintivo sexual, y en tanto se actua desde alli, todo nos seduce y nos encandila. Esto tiene una particular atracción de tipo sexual que magnetiza en tanto dura. Mas cuando se apaga cambia hasta la forma de pensar, en los mejores casos, Si queda algo de energía.
9- La Pereza: es la dejadez de la propia inciativa en manos de otros, el grupo o nada, el vacio existencial. Predomina el cuerpo. Como si esperaran algo o alguien que viniera de afuera a proponer una salida fàcil y esperara que las cosas algún día van a cambiar, en su favor.

LAS ENEAPERSONALIDADES:

 Destaco aquí la característica que los hace sufrir es decir el mecanismo de su rasgo más general. Sería aquel que más nos duele, o en su defecto, estarás seguro, pero se lo experimenta como ansiedad, inquietud, esquemas, temores, etc, pero quiero aclarar que la persona no se dá cuenta, es decir no siente ni vé, éste no es un enfoque psicologista , nuestro camino es despertar del sueño.En éste enfoque sólo abordamos aquello que te vincula a ti mismo desde un yo imaginario, y se reitera en la forma de tomar las cosas a lo largo de tu vida. Es simple, cuando sientes que tus seres queridos , compañeros de la facu, del trabajo, son de tal manera, y que ellos “no se dan cuenta” y “no pueden dejar de ser así”, bueno lo mismo se aplica a tí. En la forma de hablar, expresarte, de ver, de reaccionar.Generalmente encontrarás los nombres de las personalidades tales como, el perfeccionista, el ayudador,el triunfador, el individualista, el investigador, el leal, el entusiasta, el protector o lider, el pacificador, a los cuales definimos, pero debes saber que son sólo nombres de potencialidades no desarrolladas, en tanto son personalidad y no pertenecen a tu esencia. Yo prefiero usar números para que tu puedas descubrirlas por ti mismo y no tapar con el nombre tu posibilidad. Por otro lado hablando desde la perspectiva Cuarto Camino la personalidad no es más que aquello que han puesto ante tus ojos para no ver la realidad ni de ti , ni de los otros, se le dice la máscara, el velo. Así te quedarás con la cáscara del tema, siendo que hay mucho para indagar en tí y éste es el desafío.
Personalidad Nro. 1:
La mucama que se cree doctora y no se dá cuenta.Se caracteriza por escaparse de sus sentimientos, encontrándolos en la ayuda a los demás y servilismo; de ésta forma se ocupa de los demás,y no de sí misma, sobretodo compra a los demás con sus captura de la atención y simpatías, volviéndose dependiente, hasta que alguien no cumple con lo que ella espera, en éste caso sufre muchísimo, como a una madre que se le rechaza la comida, cumpliéndose así lo que más teme “ser rechazado”.Personalidad nro. 3:Se caracteriza por alimentar su imagen al tener que mostrar sus logros concretos y cumple sus roles con eficiencia. Desde chico fue valorado por cuanto rindió, por cómo le salió, no por como se sientió o cómo lo hizo él. De esta forma se acostumbra a vivir una vida que es sólo lo que le demanda la sociedad; se acostumbra a cumplir roles. Por definición rol es lo que se espera de nosotros, qué se espera de una madre, de un padre, de un hijo, de un gerente? que cumplan con su deber, es decir que sea un buen hijo, un buen padre, una buena persona con plata, tal vez; un buen profesional de prestigio etc. Su temor principal entonces es perder este lugar ante los demás y de ésta manera deja de ser él mismo y se genera su ansiedad.