La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Cuentos Orientales

LA ÚLTIMA CENA

La última Cena Dalí
LA ÚLTIMA CENA
—Es posible un lenguaje universal, dijo Gurdjieff, pero la gente no lo inventará jamás.
—¿Por qué? se le preguntó. —Primero, porque ya ha sido inventado desde hace mucho tiempo, respondió G. Luego, porque la capacidad de comprender y de expresar ideas en este lenguaje depende no sólo del conocimiento de este lenguaje, sino también del ser. Diré aún más. No hay uno, sino tres lenguajes universales. El primero, lo podemos hablar y escribir permaneciendo a la vez dentro de los limites de nuestro propio lenguaje. La única diferencia está en que los hombres, cuando hablan su lenguaje ordinario, no se comprenden entre ellos, pero en este otro lenguaje sí se comprenden. En el segundo lenguaje, el lenguaje escrito es el mismo para todos los pueblos; observen, por ejemplo, las cifras y las fórmulas matemáticas; los hombres siguen hablando su propio lenguaje, no obstante cada uno comprende al otro, aunque el otro hable un lenguaje desconocido. El tercer lenguaje, escrito o hablado, es el mismo para todos. En este nivel, la diferencia de lenguajes desaparece enteramente.
—¿No es esto lo mismo que ha sido descrito en los Hechos como el descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, cuando comenzaron a comprender todos los lenguajes? Preguntó alguien.
Ya había notado que tales preguntas siempre irritaban a G.
—Yo no sé, no estuve allí, dijo.
Pero en otras ocasiones, alguna pregunta oportuna conducía a explicaciones nuevas e
inesperadas. Durante una conversación, se le preguntó si había cualquier cosa que fuese real, o que permitiese alcanzar algo real en las enseñanzas y ritos de las religiones existentes.
—Sí y no, dijo G. Imaginen que estemos aquí un día hablando de religiones y que la sirvienta
Masha oiga nuestra conversación. Naturalmente la comprenderá a su manera, y repetirá a Iván el conserje lo que recuerde; Iván lo comprenderá también a su manera, y repetirá lo que recuerde a Pedro, el cochero de la casa contigua. Pedro se va al campo, y cuenta en el pueblo lo que hablan estos señores de la ciudad. ¿Piensan ustedes que lo que cuente conservará alguna semejanza con lo que hemos dicho? Tal es precisamente la relación entre las religiones existentes y lo que fue en su origen. Tenemos las enseñanzas, las tradiciones, las oraciones y los ritos, no de quinta mano, sino de vigésimo quinta, y naturalmente casi todo ha sido desfigurado hasta el punto de llegar a ser irreconocible; lo esencial se ha perdido hace mucho tiempo.
“Por ejemplo, en todas las confesiones cristianas, la tradición de la Última Cena, la última comida de Cristo con sus discípulos, desempeña un papel importante. Las liturgias y toda una serie de dogmas, de ritos y de sacramentos tienen aquí su origen. Esta tradición ha dado lugar a cismas, a separaciones de Iglesias, a la formación de sectas. Cuántos han perecido por haber rehusado aceptar tal o cual interpretación. Pero es un hecho que nadie comprende verdaderamente lo que Cristo hizo con sus discípulos en aquella velada. No hay explicación que se parezca, aun aproximadamente, a la verdad; primero porque el texto mismo de los Evangelios ha sido muy desfigurado por los copistas y los traductores; luego porque habían sido escritos para los que saben.

El Nuevo Testamento: Anuncio de la traición de Judas (Mateo,20-25) A la tarde estaba a la mesa con los Doce, y mientras comían, Jesús les dijo: Les  aseguro que uno de ustedes me entregará. Profundamente apenados, ellos empezaron uno por uno ¿Seré Yo Señor? El respondió El que acaba de servirse de la misma fuente que yo, ese me entregará. El hijo del Hombre se va, como está escritode él, pero ay! de aquel por quien el hijo será entregado, Seré YoMaestro? Preguntó Judas, Tu lo dijiste, le respondió Jesús. La institución de la Eucaristía (Mateo, 26-29)Mientras comían Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: tomad y comed este es mi Cuerpo. Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó diciendo: Beban todos de ella, porque  ésta es mi Sangre, la sangre de la Alianza que será derramada por muchos, para la remisión de los pecados. Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el Reino de los Cielos. 

 Y estas cosas fueron encontradas en Codex Askew yBerlín, manuscritos coptos:

(23) Y Jesús contestó, diciendo a Felipe y a todos  sus discípulos:

 

Yo he alteradosus sendas por la salvación de todas las almas, si yo no hubiera alterado sus sendas, una miríada de almas hubiera sido destruidas y habrían languidecido por mucho tiempo…
Pistis Sophía

 

 LibroUno Introducción
Para los que no saben, los Evangelios no pueden explicar nada. Mientras más se esfuerzan por comprenderlos, tanto más se hunden en el error.
“Para comprender lo que sucedió durante la Cena, es indispensable conocer primero ciertas leyes. “¿Se acuerdan ustedes de lo que dije sobre el cuerpo astral?  Resumámoslo brevemente. Los hombres que tienen un «cuerpo astral» pueden comunicarse entre sí, a distancia, sin recurrir a medios físicos. Pero para que tales comunicaciones lleguen a ser posibles, aquéllos deben establecer algún «lazo» entre sí. Con este propósito, si se separan, los que se alejan llevan consigo a veces un objeto perteneciente a la persona con la cual desean permanecer en relación, preferiblemente un objeto que haya estado en contacto con su cuerpo de modo que haya podido ser penetrado por sus emanaciones. De la misma manera, para mantener una relación con una persona muerta, sus amigos tienen la costumbre de conservar objetos que le han pertenecido. Estos dejan en cierta forma, un rastro detrás de ellos, algo como hilos o filamentos invisibles, que permanecen tendidos en el espacio. Estos hilos ligan el objeto dado a la persona — viva o muerta — a la que pertenecía este objeto. Los hombres tienen este conocimiento desde los tiempos más remotos, y se han servido de él en las formas más variadas.
“Pueden reconocerse sus rastros en las costumbres de muchos pueblos. Ustedes saben por ejemplo que muchos de ellos practican el rito de la hermandad de sangre. Dos o más hombres mezclan su sangre en la misma copa y beben de esta copa. Luego son considerados como hermanos de sangre. Pero el origen de esta costumbre debe buscarse en un plano más profundo. Primitivamente, se trataba de una ceremonia mágica para establecer un lazo entre «cuerpos astrales». La sangre tiene cualidades especiales. Algunos pueblos, por ejemplo los Judíos, atribuyen a la sangre un significado particular y propiedades mágicas. Ustedes comprenden ahora, que según las creencias de ciertos pueblos, si se establece un lazo entre «cuerpos astrales» la muerte no lo quebranta.
“Cristo sabía que tenía que morir. Esto había sido decidido de antemano. Él lo sabía y sus discípulos lo sabían también. Y cada uno de ellos conocía el papel que tenía que desempeñar.
Pero al mismo tiempo, querían establecer un lazo permanente con su Maestro. Con este fin, Cristo les dio su sangre a beber, y su carne a comer. De ninguna manera era pan ni vino, sino su verdadera carne y su verdadera sangre.
“La Última Cena fue un rito mágico, análogo a una «hermandad de sangre» para establecer un lazo entre «cuerpos astrales». Pero ¿dónde está quien aún pueda encontrar en las religiones actuales, el rastro de esto y comprender su sentido? Hace mucho tiempo que todo ha sido olvidado y que se ha substituido el sentido original con interpretaciones enteramente diferentes. Las palabras permanecen, pero su significación se ha perdido desde hace siglos.”
Esta conversación, y sobre todo su final, provocaron muchas conversaciones en nuestros
grupos. Muchos se sentían repelidos por lo que G. había dicho sobre Cristo y sobre la Cena; otros por el contrario, sentían en esto una verdad que nunca hubiesen podido alcanzar por sí.

LA CASA SIN AMO, GURDJIEFF

La parábola de la casa sin Amo

Alegoría oriental de la casa y de sus servidores

“Las enseñanzas orientales están llenas de alegorías que intentan describir,
“Según una de ellas, el hombre es comparado a una casa sin Amo, ni mayordomo, ocupada 

por una multitud de sirvientes. Éstos han olvidado completamente sus deberes; nadie quiere 
cumplir su tarea; cada uno se esfuerza en ser el amo, aunque fuere un momento, y en esta 
especie de anarquía la casa está amenazada por los más graves peligros.
La única posibilidad 

de salvación está en que un grupo de sirvientes más sensatos se reúna y elija un mayordomo 
temporal, es decir, un mayordomo suplente. Este mayordomo suplente puede entonces poner 
en su sitio a los otros sirvientes, y obligar a cada uno de ellos a realizar su trabajo: la cocinera 
a la cocina, el cochero al establo, el jardinero al jardín, y así sucesivamente. De esta manera, 
la «casa» puede estar lista para la llegada del verdadero mayordomo, el cual a su vez
preparará la llegada del verdadero Amo.
“La comparación del hombre con una casa en espera de su amo es frecuente en las enseñanzas  

del Oriente que han conservado las huellas del conocimiento antiguo, y como ustedes lo 
saben, esta idea aparece también bajo formas variadas en numerosas parábolas de los 
Evangelios.
“Pero aunque el hombre comprendiera sus posibilidades de la manera más clara, esto no lo 

acercaría ni un paso hacia su realización. Para estar en condición de realizar estas 
posibilidades, debe tener un ardiente de liberación.
Buscando información sobre éste tema, encontré este texto de Maurice Nicoll:

 Tras haber pasado largo tiempo en el trabajo el sistema interior, que se inicia en una 

Observación de Si voluntaria, el “Yo” observante empieza a actuar y a controlar al hombre 
mecánico. Lo hace por medio de la reunión de todos los “Yoes” en la personalidad que desean 
trabajar y pueden hacerlo. Esta etapa es la del Mayordomo Delegado (al que Gurdjieff llamó 
mayordomo temporal, es decir, un mayordomo suplente). Si esto prosigue a 
despecho de las tentaciones, algo muy extraño empieza a tener lugar. Las tentaciones (la acción del trabajo) en esta primera etapa del trabajo consisten solo en luchar contra las dudas, las malas interpretaciones, la calumnia, los escrúpulos, las críticas infundadas, las exigencias, etc., pues para nosotros no existen otras tentaciones en esta etapa. Es preciso que el hombre sea tentado de esta manera al 
comienzo para que este pronto para un nuevo despertar. El “Yo” observante reúne a su 

alrededor a los “Yoes” que pueden trabajar y comprender el trabajo. Forman un pequeño 
grupo de “Yoes” llamado Mayordomo Delegado, que tiene que luchar y combatir no solo 
contra la falsa personalidad sino contra la subdesarrollada esencia. Si el Mayordomo 

Delegado, a despecho de sus continuos fracasos, llega a fortalecerse, el Mayordomo se acerca.
El Mayordomo pertenece a algo que está por encima del hombre. Aparece al principio por 

breves instantes y muchas veces cuando se acerca, la gente tiene grandes dificultades ya sea 
externamente, ya sea en sus luchas contra los estados negativos en la forma de enfermedades, 
etc. El Mayordomo proviene de un nivel diferente. Para recibir al Mayordomo, un hombre 
debe sufrir un nuevo fraguado de si, un nuevo reordenamiento de su mente, o hasta de las 
células de su cerebro. Pero esto siempre tiene lugar en la mejor forma posible para el 
individuo y puede ser soportado. El trabajo radica en ponerse en contacto con los centros 
superiores. Un hombre no puede producir esos cambios por si mismo porque desconoce en 
absoluto las nuevas conexiones necesarias. Estos cambios se llevan a cabo a través de su 
trabajo personal y de la lucha del Mayordomo Delegado en el, es decir, que lo que trata de 
penetrar desde arriba en el hombre lo realiza cuando las condiciones son apropiadas. Una vez
que esto se produjo, el hombre es un hombre diferente. Su sentimiento del “Yo” es diferente. 

Sus ideas y pensamientos, su razonamiento y sus acciones son diferentes. Ha experimentado 

la evolución de si latente en el. Ha “nacido otra vez” como dice la frase de los Evangelios.
Pero todo esto es imposible a menos que un hombre empiece por establecer un “Yo” 

observante y posea la ayuda del trabajo, mediante la comprensión del trabajo para el mismo, 
lo cual significa el amontonamiento de los otros “Yoes” en torno del “Yo” observante, de 

modo que un pequeño grupo de “Yoes” llamado Mayordomo Delegado se forma en el caos de 
su vida interior.
Pero, claro está, si un hombre permanece en la presunción de que es uno y de que solo puede 

ser uno, y que siempre hay una cosa que actúa, siente, piensa, habla, etc., en el, todo lo dicho 
anteriormente sigue siendo imposible de realizar.
 MI CASA MI VIDA
Aquí les dejo un ejercicio
 PARA EMPEZAR A RECONOCER LA CASA INTERIOR
Tarea ideal para el mayordomo interino. Es interesante tomar nota de lo primero que viene a la cabeza y Contrastarlo con lo que realmente se quiere decir.
Toda casa tiene una Puerta Principal: conoce usted que es lo que más le interesa en la vida? Cuál es su canción favorita? Se puso a pensar si esta canción tiene que ver con sus sueños o con el trabajo interno?
El Piso sobre el que se para? se para sobre la personalidad o la esencia… o no lo tiene claro?
En la Sala de estar y comedor: de que se alimenta, come consideración internas? prueba alimento consciente? Hace ejercicios sobre sí?
Conoce su Cocina: se dá choques conscientes,
En el Comedor familiar: cómo lo ven los otros, ven su personalidad, su forma de ser? ¿cuál es su forma ser? Ese  ser es 1, 2 ó 3 .
Ventanas: que suele mirar? A qué presta atención? Con que yo se identifica más? Se ve a sí mismo?  Ve lo que nos rodea, alguna vez, como por primera vez o a la luz de las ideas del  trabajo?
 Puertas interiores:
Puerta que dá al Centro Intelectual: está ordenado o agitado? está abierto o rígido en sus ideas? Usa  la cabeza? Se considera Intelectual? Desarrolló este centro como los grandes pensadores o cree que  piensa.
Puerta que dá al Centro Emocional: tiene emociones negativas, primero reacciona, siente o huye?  y qué le hace sufrir? Como le sangra la herida o que lo saca de sí,  es afectivo? Sabe qué es el Amor? Que imagina que és?
Puerta del Centro Motor o Instinto: cumple con sus necesidades de sobrevivencia y ya está, marca su territorio? Hace fuerza para todo?
Su  habitación: con cual yo entra a  ella?  Relaciona éste yo con el intelecto, la emoción o el cuerpo? Es el mismo yo el que sale de la habitación?
En el Sótano o baulera: de forma alegórica, conoce su pasado, lleva un detalle del pasado,  ha sido motivo de estudio alguna vez su pasado,  repite su vida? se casó varias veces? Después de todo lo que contestó está seguro de sí.
Si tuviera lugar para construir ¿qué parte haría primero? Sea sincero.
Construiría un doyo? Un salón para ejercicio o un home teatre o internet. Destinaría unos minutos al día para hacer ejercicios de Recuerdo de Si,  Meditación, auto stops, observación de si. 
Además  encontré esto otro sobre TRABAJO SOBRE SI del mismo autor:

Es preciso trabajar sobre si hoy. Cada día es un epítome de nuestra vida. Nuestra vida es lo que permanece en la muerte —es decir, una persona es su vida, y este es el significado de lo que se dice en las Escrituras acerca del libro de nuestra vida o el libro de vida que se abre enla muerte—. Un hombre es su vida. Un dia en nuestra vida es una pequeña replica de nuestra vida. Si un hombre no trabaja un dia de su vida, no puede cambiar su vida, y si dice que quiere trabajar sobre su vida y cambiarla, y no trabaja un dia de su vida, el trabajo sobre sisigue siendo puramente imaginario. Se distrae imaginando que va a trabajar sobre su vida y en realidad no empieza a trabajar ni un solo dia de su vida. Nuestra vida se divide en días y años.Si un hombre no trabaja un dia de su vida observándose a si mismo mediante la aplicación de las ideas de este trabajo, no hay punto de partida. Tal vez diga que trabajara mañana.Recuerden el dicho de que no hay que dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Si un hombre dice: “Empezare a trabajar sobre mi mañana”, pues nunca trabajara sobre si, porque siempre es mañana y nunca trabajara hoy. Esto se llama a veces en el trabajo la enfermedadde mañana 1. Mientras un hombre diga siempre mañana —es decir, el próximo dia— nunca cambiará.Con el fin de trabajar sobre sí es preciso circunscribir el campo de trabajo, no soñar perezosamente en trabajar en el futuro o en una oportunidad extraordinaria, sino trabajar hoy, circunscribir el trabajo práctico al dia de hoy, a este dia mismo con todos sus sucesos, y nopensar en términos de mañana. Han empezado ustedes a observarse en lo tocante al dia, el ordinario día siempre recurrente, miniatura del año y de nuestra vida entera? Todos ustedes conocen este dicho: “A cada dia le basta su afán”. Pero han pensado alguna vez en lo que significa este dicho y han considerado el contexto en el cual Cristo hizo esta observación? Porejemplo, ¿qué sentido tiene cuando dice basta? ¿Basta para qué? Basta trabajar para el afán de hoy. Si un hombre empieza a trabajar aunque sea un poco cada dia sobre sus disgustos y penas, empieza entonces a trabajar prácticamente sobre si. Pero es preciso que conozca su diay que se conozca en relación con su dia. Hay cierto dia ordinario que cada persona experimenta, excepto los sucesos inusitados. Los sucesos del dia ordinario tienen, como admitirán ustedes, cierta similitud recurrente para cada persona. Ahora bien, supongamos que un hombre nunca se “da cuenta, de este particular y nunca se observa a sí mismo en conexióncon los sucesos característicos del dia común, ¿como se le puede ocurrir que está trabajando sobre si y como puede suponer que le es posible cambiar? El cambio de ser comienza con el cambio de las reacciones ante los verdaderos incidentes del día. Este es el comienzo de tomar 

la vida de una nueva manera en un sentido verdadero y práctico. Si ustedes se comportan de la 

misma forma todos, los días ante los mismos sucesos recurrentes, .como podrán creer que esm

posible cambiar? Para llegar al conocimiento de si, empiecen por observar su conducta ante

los sucesos de un solo dia de su vida. Observen cuáles son sus reacciones, es decir, observen sus reacciones mecánicas ante todos los pequeños sucesos que tienen lugar y ante la demás gente y examinen lo que dicen, sienten y piensan. Entonces, traten de ver cómo puedencambiar esas reacciones. Claro está, si tienen la certidumbre de que siempre se comportan consciente y racionalmente y de que nunca están equivocados, nada cambiara en ustedes, porque nunca serán capaces de darse cuenta de que son maquinas, personas mecánicas, quesiempre dicen y sienten y piensan y hacen una y otra vez cosas características con arreglo a las circunstancias cambiantes. Pero quizá, de-debido a una creciente conciencia de sí, usted se da cuenta de que no es uno, debido a una creciente conciencia de sí, usted se da cuenta que noes uno que no es un individuo plenamente consciente, sino que en cierto momento es una persona mezquina, en el próximo una persona irritable, después una persona benevolente, mas tarde una persona escandalosa o calumniadora, después un santo, y luego un embustero. Hagael ejercicio de trabajo de comportarse conscientemente durante una pequeñísima parte de un día de su vida. Porque todo cuanto hacemos nos afecta para siempre. Un solo momento en que se está bastante consciente como para no comportarse mecánicamente, si se hizovoluntariamente, suele modificar muchos resultados futuros. Si usted aprende, digamos, un poco de francés hoy, conocerá más mañana, pero si hoy no hace nada, mañana no conocerá nada. Ocurre lo mismo con el trabajo sobre si. Pero es preciso trabajar voluntariamente sobresi y no porque alguien le dice que debe hacerlo. Trabajar de mala gana o para hacer méritos, es una cosa; trabajar sobre si porque hay algo en uno que no gusta y se anhela cambiarlo, es otra cosa.La manera en que tomamos un dia de nuestra vida es equivocada porque a causa del hábito ha regado a petrificarse y de este modo se ha vuelto mecánico. Luego, en verdad somos mecánicos y por eso carecemos de todo sentimiento verdadero de lo que estamos haciendo ynuestros días pasan de una extraña manera no sentida, por ejemplo, llevamos a cabo loshábitos mecánicos del dia y así no tenemos una verdadera vida y no recibimos nuevas impresiones (alimento) , “Ello” actúa, es decir, la máquina. Pero si un hombre inicia su diaconscientemente, el dia entero será diferente para él. Pero debe llegar a conocer lo quesignifica trabajar sobre si, tomando su vida como un día —ver, observar y comprender que espara él un día, y no creer que un dia carece de importancia porque es tan habitual y que eltrabajo tiene significación para el futuro— o que el trabajo es algo “que aun no tiene oportunidad de aplicar a sí, porque esta tan ocupado con el trabajo del dia”, tal como alguienme lo dijo una vez con toda seriedad. ¿Cómo se levanta usted, cual es su estado de ánimo en el desayuno, que es lo que siempre lo trastorna, etcétera? Le ruego no pensar que el cambio de si significa un mero fumar menos o comer menos. Recuerde que este trabajo es psicológico.Nuestra vida cotidiana, nuestra profesión, nuestro negocio, nuestra ocupación, etc., no son sino un sueño con el cual nos identificamos. Pero esta comprensión viene lentamente — cuando comprendemos mejor que significan el sueño y la mecanicidad y por qué se dice que la humanidad está dormida y la vida es mecánica (Ver el día a la luz de las ideas del trabajo).


EL MAGO Y SUS OVEJAS Cuento

EL MAGO Y SUS OVEJAS
Selección de cuentos orientales
 
“Mas para llegar un día a ser capaz de ver una cosa todo el tiempo, hay que verlo primero una
vez, aunque sea por un segundo. Todos los nuevos poderes, todas las capacidades de
realización, vienen de una sola y misma manera. Al comienzo se trata sólo de raras
vislumbres que no duran sino un instante;
luego éstas pueden reproducirse más a menudo y durar cada vez más tiempo, hasta que al fin,
después de un larguísimo trabajo, se vuelven permanentes. La misma ley se aplica al
despertar. Es imposible despertar completamente de un solo golpe. Hay que comenzar
primero por despertar durante muy breves instantes. Pero hay que morir de golpe y para
siempre, después de haber hecho un cierto esfuerzo, después de haber triunfado sobre un
cierto obstáculo, después de haber tomado una cierta decisión, de la cual no se puede
retroceder. Esto sería difícil y aun imposible, si no se hubiera hecho anteriormente un despertar
lento y gradual.
”Pero hay miles de cosas que impiden que el hombre despierte y que lo mantienen en poder de
sus sueños. Para actuar conscientemente con la intención de despertar, hay que conocer la
naturaleza de las fuerzas que retienen al hombre en el sueño.
“Ante todo, hay que comprender que el sueño en el cual existe el hombre no es un sueño
normal, sino hipnótico. El hombre está hipnotizado, y este estado hipnótico está mantenido y
reforzado continuamente en él. Todo pasa como si hubiera ciertas «fuerzas» para las cuales
sería útil y beneficioso el mantener al hombre en un estado hipnótico, con el fin de impedirle
que vea la verdad y que se dé cuenta de su situación.
 
“Cierto cuento oriental habla de un mago muy rico que tenía numerosos rebaños de ovejas.
Este mago era muy avaro. No quería contratar pastores, y no quería cercar los prados donde
pacían sus ovejas. Las ovejas se extraviaban en el bosque, se caían de los barrancos, se
perdían, y sobre todo se fugaban cuando se aproximaba el mago, porque sabían que él quería
su carne y su piel. Y a las ovejas esto no les agradaba.
“Por fin, el mago encontró el remedio. Hipnotizó a las ovejas y les sugirió primeramente que
eran inmortales, y que no les haría ningún daño el ser despellejadas, que al contrario este
tratamiento era excelente para ellas, y aun agradable; luego el mago les sugirió que él era un
buen pastor que amaba mucho a su rebaño, que estaba dispuesto a hacer toda clase de
sacrificios por él; en fin, les sugirió que si les llegase a suceder la menor cosa, eso no ocurriría
en ningún caso ahora, ese mismo día, y que por consiguiente no tenían que preocuparse.
Después el mago les metió en la cabeza que de ninguna manera eran ovejas; sugirió a algunas
que eran leones, a otras que eran águilas, y a otras que eran hombres o que eran magos.
“Hecho esto sus ovejas no le causaron más molestias ni preocupación. No se escapaban más,
esperando por el contrario con serenidad el instante en que el mago las esquilara o las
degollara.
“Este cuento ilustra perfectamente la situación del hombre.
 
“En la literatura llamada «oculta», ustedes probablemente han encontrado las expresiones
«Kundalini», «el fuego de Kundalini» o «la serpiente de Kundalini». Estos términos se emplean
a menudo para señalar un poder extraño latente en el hombre que puede ser despertado.
Pero ninguna de las teorías conocidas da la verdadera explicación de la fuerza de Kundalini.
Esta fuerza se atribuye a veces al sexo, a la energía sexual, es decir se asocia a la idea de que
es posible emplear la energía del sexo para otros fines. Esta última interpretación es
completamente errónea, porque Kundalini puede estar en todas las cosas. Y sobre todo,
Kundalini no es en ningún caso algo deseable o útil para el desarrollo del hombre. Es muy
curioso notar cómo los ocultistas se han valido de una palabra cuya significación han alterado
completamente, logrando hacer de esta muy peligrosa fuerza un objeto de esperanza y una
promesa de bendición.
“En realidad, Kundalini es el poder de la imaginación, el poder de la fantasía, que usurpa el
lugar de una función real. Cuando un hombre sueña en vez de actuar, cuando sus sueños
toman el lugar de la realidad, cuando un hombre se toma a sí mismo por un león, un águila o
un mago, es la fuerza de Kundalini que actúa en él. Kundalini puede actuar en todos los
centros, y con su ayuda todos los centros pueden satisfacerse, ya no en lo real sino en lo
imaginario. Una oveja que se toma a sí misma por un león o por un mago, vive bajo el poder
de Kundalini.
“Kundalini es una fuerza que ha sido introducida en los hombres para mantenerlos en su
estado actual. Si los hombres pudieran darse cuenta realmente de su situación, si pudieran
darse cuenta de todo el horror de esto, serían incapaces de seguir siendo como son, ni siquiera
por un segundo. Comenzarían en seguida a buscar una salida, y la encontrarían muy
rápidamente porque hay una salida; pero los hombres no la ven, simplemente porque están
hipnotizados. Kundalini es la fuerza que los mantiene en un estado de hipnosis. Para el
hombre, despertar significa estar «deshipnotizado». Allí está la dificultad principal, pero es
igualmente allí donde encontramos la garantía de la posibilidad del despertar, porque no hay
legitimación orgánica para tal sueño — el hombre puede despertar.
“Teóricamente, lo puede hacer, pero prácticamente es casi imposible, porque tan pronto un
hombre abre los ojos, despertando por un momento, todas las fuerzas que lo retienen en el
sueño ejercitan de nuevo sobre él una fuerza diez veces más fuerte, e inmediatamente recae en
el sueño, muy a menudo soñando que está despierto o que está despertando.

LA PARÁBOLA DEL CARRUAJE

LA PARÁBOLA DEL CARRUAJE
 
 Pero con respecto a los cuerpos del hombre, introdujo un detalle que no había dado antes. Recurrió otra vez a la comparación oriental del hombre con un carruaje, un caballo, un cochero y un amo, y volviendo al esquema, añadió:
—El hombre es una organización compleja. Está formado de cuatro partes que pueden estar conectadas, no conectadas, o mal conectadas. El carruaje está conectado al caballo por las varas, el caballo al cochero por las riendas, y el cochero a su amo por -la voz de su amo. Pero el cochero debe oír y comprender la voz del amo, debe saber cómo conducir; y el caballo debe estar adiestrado a obedecer a las riendas. En cuanto a la relación del caballo con el carruaje  debe estar correctamente enganchado. De esta manera, entre las cuatro partes de esta compleja organización existen tres relaciones, tres conexiones (ver Fig. 5 a pág. 134). Si una sola de ellas presenta algún defecto, el conjunto no puede funcionar como un todo. Las conexiones entonces no son menos importantes que »los cuerpos». Al trabajar sobre sí mismo, el hombre trabaja simultáneamente sobre los «cuerpos» y sobre las «conexiones». Pero se trata de dos clases de trabajo. “El trabajo sobre sí debe comenzar por el cochero. El cochero es el intelecto. A fin de poder oír la voz del amo, ante todo el cochero no debe estar dormido — se debe despertar. Luego, puede suceder que el amo hable un lenguaje que el cochero no comprenda. El cochero debe aprender este lenguaje. Cuando lo sepa, comprenderá a su amo. Pero esto no basta, debe también aprender a conducir el caballo, a engancharlo, a alimentarlo, a cuidarlo, y a mantener
bien el carruaje — porque no serviría de nada el que comprenda a su amo, si no está en
condiciones de hacer algo. El amo da la orden de partida. Pero el cochero es incapaz de
marchar porque no ha alimentado al caballo, no lo ha enganchado, y no sabe dónde están las riendas. El caballo representa las emociones. El carruaje es el cuerpo. El intelecto debe aprender a gobernar las emociones. Las emociones siempre arrastran al cuerpo. Este es el orden en que se debe llevar el trabajo sobre sí. Pero fíjense bien: el trabajo sobre los «cuerpos», es decir sobre el cochero, el caballo y el carruaje, es una cosa. Y el trabajo sobre las «conexiones», es decir, sobre la «comprensión del cochero» que lo une a su amo, sobre las «riendas» que lo conectan al caballo, sobre las «varas» y los «arneses» que conectan el carruaje con el caballo — es algo totalmente diferente. “Sucede a veces que los cuerpos están en excelente estado, pero que las «conexiones» no se establecen. Entonces, ¿de qué sirve toda la organización?
Como sucede con los cuerpos no desarrollados, la organización total es entonces
inevitablemente gobernada desde abajo. En otras palabras: no por la voluntad del amo, sino por accidente.