La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

ejercicios

SITTING PARA EL RECUERDO

 

matsumoto01RECUERDO DEL SELF – RECUERDO DE SI – SITTING.

Uno de los ejercicios que enseñaba Gurdjieff para recordar el self consistía en
la re-unión de nuestros Yoes mediante el ejercicio denominado sintiendo,
mirando y escuchando.
Esta forma de recordar resulta eficaz si previamente, por la
mañana, se practica un ejercicio especial. Esta práctica, el ejercicio matinal,
tiene muchos beneficios y conduce directamente a sentir, mirar y escuchar. El
ejercicio matinal se debe realizar antes de que la mente comience a ocuparse
de otros asuntos. Hay que sentarse erguido en una silla cómoda. Cerramos los
ojos. Durante los primeros segundos prestamos atención al hecho de que uno
se encuentra allí y relajarse. Ahora dirijamos nuestra atención al pie derecho,
prestando plena atención a cualquier sensación que en este momento se
manifieste en dicho pie. No hay que rechazar ni tratar de mantener ninguna
sensación. Pasado alrededor de medio minuto modificamos el foco atencional
pasando a la mitad inferior de la pierna derecha. Después pasamos a la mitad
superior de la pierna derecha, luego a la mano derecha y así seguimos con el
antebrazo derecho, la mitad superior del brazo derecho, luego a través del
cuerpo pasamos a la parte superior del brazo izquierdo y seguimos hacia abajo
hasta llegar al pie izquierdo. No hay que pasar a otra parte del cuerpo mientras
uno no haya tenido algún contacto con cada una de las partes precedentes. A
esta altura del ejercicio matinal, uno empieza a experimentar el
ensanchamiento de la estrechez atencional que conduce directamente a la
forma de recuerdo del self que llamamos sentir, mirar y escuchar. Para eso,
una vez que uno ha percibido el pie izquierdo hay que ampliar el foco
atencional sintiendo simultáneamente los dos pies, ambas piernas, las dos
manos, los dos antebrazos y las dos partes superiores de los brazos. Después,
mientras se siguen percibiendo los brazos y las piernas, se escucha
activamente cualquier sonido que se produzca en el entorno, manteniendo una
actitud mental de escucha plena y con curiosidad, de cualquier sonido mientras
uno percibe, con el mismo tipo de curiosidad, los brazos y las piernas. Después
abrimos suavemente los ojos para mirar activamente alrededor, de modo que
uno esté sintiendo, escuchando y mirando simultáneamente. Ahora uno está
practicando una forma de recordar el self. En la práctica sistemática de la
observación del self, se debe mirar y escuchar con todas las facultades, ya
sean las facultades emocionales, corporal / instintivas e intelectuales.
Uno está recordando su self. Hay que continuar sintiendo, mirando y
escuchando el resto del día. El objetivo consiste en llegar a desarrollar tal
habilidad que uno pueda recordar su self el resto de su vida.

EL DESPERTAR DEL SELF CHARLES TART


Three Simple Qigong Exercises

TO ARMONY ASTRALBODY


EL RECUERDO DE SI Ejercicio

 

r de siCuando por primera vez un hombre escucha algo sobre recordarse a sí mismo, si lo toma en serio, toda clase de nuevas posibilidades parecen abrirse inmediatamente para él.
No puede comprender como es que jamás había pensado en ello. Siente que únicamente tiene que hacer esto y todas sus dudas, artificialidades y dificultades desaparecerán y toda clase decosas podrán convertirse en posibles y fáciles para él, Las mismas que antes consideraba completamente más allá de su alcance. Su vida toda podrá ser transformada.
Y esta sensación está tan en lo cierto como en el error. Está en lo cierto en su creencia que si pudiera recordar todo por sí mismo sería tan diferente como se Lo imagine. Sólo que en un principio no ve la enorme resistencia que hay en él mismo para dominar este nuevo estado.
No se da cuenta que conseguir recordarse a sí mismo como estado permanente o aun
conseguir frecuentes momentos de recurrencia, requiere el deber de reconstruir
completamente su vida, pues esta tarea exigirá ima gran parte de La materia fina que su máquina puede ahorrar o hacer, toda La voluntad y atención que puede desarrollar por el
ejercicio más constante. Tendrá que Luchar contra de y eventualmente abandonar todas Lasfarmas psicopáticas de quemar su materia fina, La cual forma ahora parte tan familiar y aparentemente necesaria de su vida – ansiedad, irritación, indignación, autocompasión ytoda clase de temores, toda clase de sueños, todas Las formas en Las cuales se hipnotiza a sí
mismo en La satisfacción con Las cosas como son. Sobre todo, debe necesitar recordarse élmismo, constante y permanentemente, no importa cuán doloroso e incómodo pueda ser hacer esto, ni cuán desagradables Las cosas que ve así en sí mismo y en otras gentes. Porque en el momento que cese de necesitar recordarse a sí mismo, pierde –en todo grado por algún tiempo– la posibilidad de hacerlo.
De este modo recordarse a sí mismo o la práctica de la atención dividida –aunque a la
primera mirada pueda parecer extraordinariamente sencilla, fácil y obvia–– requiere en realidad tina reconstrucción completa de toda la vida de uno y de puntos de vista tanto hacia
uno mismo tomo hacia otras personas. Mientras uno cree que se puede alterar a uno mismo o alterar a otra gente; mientras uno cree que tiene el poder de hacer, esto es, de hacer cosas distintas a como son, sea interna o externamente, el estado de recordarse a sí mismo parece
retirarse de uno cuanto más esfuerzos se hacen para alcanzarlo. Lo que en un principio
pareciera estar al alcance de la mano comienza a parecer infinitamente lejano, imposible ele
lograr.
Y, sin embargo, muchos años de lucha y, de fracasos pueden ser necesarios antes de arribar a
un curioso hecho psicológico, que en realidad se conecta con ley en verdad muy importante.
Este hecho es que, aunque es extraordinariamente difícil dividir la atención de uno en dos,
es mucho más posible dividirla en tres: aunque es extraordinariamente difícil recordarse uno
mismo y el medio ambiente de uno simultáneamente, es mucho más posible recordarse uno
mismo, el medio ambiente ele uno y alguna cosa más.
Como hemos visto, ningún fenómeno es producido por dos fuerzas: cada fenómeno y cada
resultado real requiere de tres fuerzas. La práctica de recordarse a sí mismo o La división de la atención se conecta con el intento de producir un determinado fenómeno, el nacimiento
de una nueva conciencia en uno mismo. Y para hacer esto con éxito, La atención debe ser dividida no en dos sino en tres – debe dedicársela simultáneamente al propio organismo de
uno, al sujeto del experimento, la situación a La cual este organismo está expuesto en el momento y, finalmente, a algo permanente que se mantiene en un nivel más alto que ambos y el cual sólo puede resolver La relación entre Los dos.
¿Qué es este tercer factor que debe ser recordado? Toda persona debe encontrarlo por sí
misma y su propia forma de aquel – su escuela, su maestro, los principios que ha aprendido,
el sol, algún poder superior en el universo, Dios. Debe recordar que é1 mismo y su situación
perma necen ambos en presencia de poderes superiores, ambos están bañados por La
influencia celestial. Fascinado, es absorbido totalmente por el árbol de que se da cuenta con
la atención dividida, ve tanto al árbol como a sí mismo que lo mira: recordando, se da
cuenta del árbol, de él mismo y del Sol que imparcialmente brilla sobre ambos.
Hemos hablado del mundo mineral, del mundo celular, del mundo molecular y del mundo
electrónico. La situación del hombre, sus preblemas, su medio ambiente, las dificultades
existentes en el mundo material, celular –esta es la fuerza pasiva; la energía fina de la
conciencia dirigida por su atención existe en el mundo molecular– esta es la fuerza activa;
y aquella que puede resolver la lucha eterna entre estos dos mundos puede derivar
solamente ele un modo todavía alto – el mundo del Sol, el mundo electrónico. A
semejanza de la luz del Sol que une e interpenetra a todo, creando y disolviendo ambas la
individualidad, este tercer factor debe ser (le tal manera que en el recuerdo de él, el que
recuerda está unido a su medio ambiente, él adquiere tanto como pierde la individualidadSi un hombre puede descubrir tal tercer factor, recordarse a sí mismo deviene posible para
él y puede llevarlo éste mucho más lejos de lo que prometiera en un principio.
Recordarse a sí mismo debe, así, contener tres principios, tres cosas para ser recordadas.
Y si una está sola y ocupada con alguna tarea interior, será entonces necesario recordar tres mundos en uno mismo, tres lugares en uno mismo.
Por esta división de la atención en tres, la materia fina que es la conductora de la fuerza creadora del hombre derechamente se divide en tres corrientes – una dirigida a la acción directa en el inundo exterior, otra dirigida hacia la creación de una conexión con poderes
superiores y otra que se retiene en uno mismo. Aquella que es retenida en uno mismo en el curso del tiempo se cristalizaría en un vehículo permanente de la auto-conciencia, esto es,
en un alma.


LA OBSERVACION DE SI

Biografía de George I. Gurdjieff   Jose Figueras Matute41
EL ESTUDIO DE SI:
El hombre en su estado actual está muy lejos de “Conócete a Tí Mismo” frase del templo de Delfos. Por eso estrictamente hablando, la meta del hombre no puede ser el conocimiento de sí. Su Gran Meta debe ser eel Estudio de Sí.El estudio de sí es el trabajo o la vìa que conduce al conocimiento de sí.
Pero para estudiarse a sí mismo es necesario ante todo aprender cómo estudiar, por dónde comenzar, que medios emplear. Un hombre tienne que aprender cómo estudiarse a sí mismo y tiene que estudiar los métodos del estudio de sí.
El método fundamental para el estudio de sí es la Observación de sí . Sin una observación correctamente conducida un hombre no comprenderá jamás las conexiones y las correspodencia de las diversas funciones de su máquina, no comprenderá jamás cómo ni por que en él todo sucede.
Pero el aprendisaje de los métodos correctos de observaciónde sí y de estudio de sí, requiere una comprensiòn precisa de las funciones y de las caracteristicas de la máquina humana, es necesario comprenderlas en sus divisiones y poder definirlas correctamente, además la definición no debe ser verbal, sino interior, por el sabor, por la sensación de la misma manera en que nos definimos a nosotros mismos lo que experimentamos interiormente.
Hay dos método de observación de sí : el análisis o la tentativa de análisis o tentativas de encontrar respuestas a preguntas ¿de qué depende tal cosa y por qué sucede? y el segundo método de las constataciones, que consiste solamente en registrar, en grabar en la mente, en el momento mismo, todo lo que uno observa.OUSPENSKY-PSICOLOGIA-DE-LA-POSIBLE-EVOLUCION-DEL-HOMBREpag. 148/149
La posible evolución del hombre. P.D.Ouspensky