La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

ENEAGRAMA DE GURDJIEFF

Imagen

TALLER DE ENEAGRAMA CUARTO CAMINO

TALLER PRÁCTICO DE ENEAGRAMA


Símbolo de la Eternidad

El Círculo Símbolo de la Eternidad

El Conocimiento Tradicional -con sus diferentes matices- reconoce al Círculo como Símbolo de la Eternidad. Es importante comprender por qué. En la filosofía tradicional que es cíclica y no lineal, la Eternidad no es concebida como el Infinito, noción que sobrepasa la manifestación porque lo que no tiene fin no tiene, evidentemente, comienzo. Por esta razón, no podemos, en nuestras especulaciones, aplicar el término Infinito más allá del Macrocosmos en su conjunto. La Gran Eternidad aparece entonces como el Gran Ciclo de la Manifestación, abarcando toda la escala de los Ciclos subordinados y, en consecuencia, de las Eternidades relativas; con todos los Tiempos, igualmente relativos. De ésta forma ella comprende el Comienzo -primer impulso creador surgido del Absoluto O y yendo hasta el Fin, es decir, la Consumación general y absoluta, a lo largo de la escala del Macrocosmos y englobando todas las condiciones relativas. El Amor surgido del Absoluto 0, después de haber completado bajo la égida del Absoluto 1 y por medio de la persona del Absoluto 11, toda la manifestación hasta sus últimos límites, en todos sus sentidos y en todas sus especificidades, vuelve a su fuente -enriquecido por la experiencia adquirida de un extremo a otro de la escala, comprendido en ello el reino del Absoluto III- al estado primitivo no manifestado en el seno de lo Inexpresable. Ciertas enseñanzas consideran este fin como un Aniquilamiento General. He aquí una aberración debida a la estructura psíquica de nuestro intelecto, incapaz de concebir nociones fuera del tiempo y del espacio, aunque en las especulaciones científicas y con la ayuda de las nociones matemáticas se alcanza la conclusión generalmente admitida, de la relatividad de uno y del otro. Se trata allí de una abstracción que llevada hasta el límite supera la imaginación que pueden pretender los humanos con el único medio de acceso que representa su personalidad en el estado llamado “normal” que está, ya se sabe, en un estado de subdesarrollo. Lo que antecede trata de la Fuente misma de la Manifestación. Así mismo, en el grado siguiente, es decir, en el primer grado de la Manifestación comprendiendo el Gran Ciclo, dicho de otra forma, el Ciclo de la Gran Eternidad; el espíritu humano se detiene, falto de la amplitud requerida para abarcarlo en su conjunto y tener de él una imagen que le permita adquirir la comprensión.

Se produce el mismo fenómeno cuando se intenta imaginar la Vida, es decir, la Manifestación en sus diversas formas que van de lo sutil a lo grosero, de lo dinámico hacia lo inerte y viceversa. En efecto, no vivimos entre las cosas y los fenómenos tal como ellos son en sí mismos, sino entre las representaciones que nosotros mismos nos hacemos de ellos con nuestros restringidos medios psíquicos. Es así que el mundo fenomenal que nos es accesible, sólo constituye una parte del conjunto, cuyo resto se nos oculta debido a nuestra incapacidad total para imaginarlo. Sin embargo, la solución de las grandes cuestiones que tocan lo más profundo de cada uno de nosotros, tales como: ¿Existen valores permanentes en esta vida, y si existen, cómo discernirlos? ¿La fidelidad a un ideal que llega hasta el sacrificio supremo, es una marca de heroísmo o de lo absurdo? ¿Cuál es el verdadero sentido de la muerte?, etc., sólo puede hallarse a partir de las nociones y circunstancias del mundo invisible, que no es percibido por la conciencia de vigilia del hombre exterior, incluso del más dotado y más culto. “Allí, dice el obispo Teofano el Eremita, ni la erudición, ni la dignidad eclesiástica sirven de nada”. Sólo después del Segundo Umbral es que este mundo comienza a descubrirse progresivamente ante los ojos maravillados del Fiel, por medio del canal de sus centros superiores. A propósito de las funciones de estos centros ya hemos citado estas palabras de San Isaac de Siria:

El alma, tal

como el cuerpo, tiene dos ojos; pero mientras que los ojos del cuerpo

ven, el uno y el otro, las cosas de la misma forma, los del alma las ven

cada caso en forma distinta: uno contempla la Verdad en imagen y

símbolo, el otro la contempla cara n cara.

Los que conocen Cuarto Camino comprenderán que allí se trata, respectivamente, del Centro emotivo superior y del Centro intelectual superior. Hemos dicho antes que el Círculo está considerado desde tiempos inmemoriales como el Símbolo de la Eternidad y hemos demostrado en qué sentido es necesario comprender el término Eternidad. Ahora nos falta determinar, a fin de poder abordar en forma útil el estudio de esta noción en su conjunto, el sentido esotérico de la noción de Símbolo, y por extensión el de Simbolismo. Remontándose al origen del término se ve que por símbolo, ou ppo Lo y, los griegos entendían las palabras y los signos con los cuales se reconocía los iniciados en los misterios de Ceres, de Cibeles y de Mitra1. Es dentro de este espíritu que el cristianismo ha aplicado el término de Símbolo al Credo de los fieles en el cual se distinguen tres versiones: la del Símbolo de los Apóstoles (siglo II), la del Símbolo de Nicea (325), que establece la naturaleza consustancial del Padre y del Hijo, y aquél que en el 380, viene a completar este último por la definición de la naturaleza del Espíritu Santo.

A partir del siglo pasado la palabra símbolo tiende a tomar una significación cada vez más amplia y a perder en creciente medida su sentido primitivo, helénico o cristiano. En la literatura moderna, por ejemplo, el Simbolismo aparece como una reacción al arte totalmente representativo de los Parnasianos. El símbolo es concebido allí como la expresión de la relación íntima existente entre dos objetos, donde aquel que pertenece al mundo físico se considera que evoca al que pertenece al mundo moral y alcanza las zonas más profundas del alma humana. Es así que la poesía de los simbolistas se compara a la música, donde el ritmo y los sonidos sustentan sentimientos y emociones que escapan al análisis.

Sin embargo, está claro que en este concepto el símbolo es admitido como un signo creado por el hombre con el propósito de facilitar la comunicación de sus ideas, sus nociones, sus impresiones y sus mensajes, cosas todas, que sean cuales fueran su refinamiento, se sitúan en el plano humano. Esta concepción deja una libertad ilimitada en cuanto a la creación e interpretación de los símbolos individuales. Sobre todo, tal creación, es sólo el fruto de la Personalidad humana subdesarrollada y desequilibrada, y esta clase de símbolos, así como el simbolismo al que dan nacimiento, sólo tienen como consecuencia un simbolismo totalmente relativo. Su aceptación por círculos más o menos grandes de seres humanos pertenecientes todos a la misma civilización se debe a una cierta uniformidad en la deformación de sus Personalidades, uniformidad que es el reflejo de aquella que corresponde a la instrucción y la educación. De esta forma se llega a menudo al hecho, bajo el efecto hipnótico de la Moda, que esta deformación sea deseada -entre las naturalezas débiles que quieren pasar por fuertes- y que tienen su origen en el terror de ser “superados”, terror que toma el carácter de una obsesión y engendra una “vanguardismo” de todas las naturalezas, tanto en el arte como en otras zonas. Pero en el sentido esotérico, los Símbolos siempre son revelados y siendo preciso su sentido profundo, no pueden sufrir una interpretación libre ya que expresan en palabras humanas, en esquemas u obras de arte, verdades objetivas alcanzadas en un estado superior de conciencia. Un símbolo esotéricamente válido podrá ser entonces parcial o totalmente comprendido, según el nivel de conciencia de aquél que se esfuerza por penetrar su sentido. De todas formas, la medida más o menos grande en la que sea aprehendido no cambiará el sentido general que quedará del mismo, sea cual fuere el grado de comprensión y no se prestará a una interpretación libre. No podría ser de otra forma ya que, como acabamos de decir, los símbolos revelados dan acceso a un mundo situado más allá del simple subjetivismo pero que rige las ideas y las nociones objetivamente válidas de las cuales ellos son la expresión. En otros términos, estos símbolos son mensajes, cuya transmisión no se hace del hombre hacia el hombre como en el caso de las escuelas simbolistas de los siglos XIX y XX, sino del mundo superior al mundo de aquí abajo con la intención de contactar a aquellos que están en busca de la Verdad. Cada símbolo esotéricamente válido encierra entonces en sí mismo una suma desconocimientos reales -de Gnose- que toca ciertos aspectos, hechos o leyes del mundo noumenal que escapa a nuestros sentidos; que al mismo tiempo ofrece una llave que permite acceder a su sentido profundo, integral.

En la enseñanza esotérica el sentido práctico de los símbolos va aún más lejos porque permite al buscador, que por medio de esfuerzos conscientes desarrolla en él nuevas facultades, controlar el progreso que ha consumado en la comprensión cada vez más amplia de los hechos que incumben al mundo noumenal y del cual cada símbolo es el intérprete. Tal es el caso del Apocalipsis, revelado a San Juan en la isla de Patinos mientras estaba “extasiado en espíritu”. Este símbolo aunque el Apóstol lo ha traducido en un lenguaje humano, sólo puede ser completamente captado por aquellos que han accedido al nivel de conciencia del centro emotivo superior, donde el mismo San Juan tuvo la revelación. La inteligencia humana, es decir, la de la Personalidad -incluso la más refinada- en su estado ordinario, no podría comprender el Apocalipsis; porque la inteligencia humana, abandonada a sus propios recursos y sin el socorro de una formación esotérica metódica, es detenida por el muro infranqueable de lo Desconocido: el lgnorabimus de Virchow.

II

Ya hemos destacado la capital importancia desde el punto de vista de la filosofía esotérica, sin hablar de las matemáticas, del descubrimiento del Cero. El sistema decimal moderno y todo lo que se deduce de él, habría sido impensable sin la revelación de este símbolo. Los sistemas numéricos de los Antiguos utilizaban, en el lugar y colocación de las cifras, las letras de su alfabeto. En relación a lo anterior, el sistema romano representaba un progreso enorme, tanto por su simplicidad como por su universalidad. Sin embargo, en todos estos sistemas se encuentra en lugar del Cero, un hueco, un vacío: la nada. Aunque ya hemos llamado la atención de nuestros lectores sobre el hecho contrario, es una Integral de los Números, un núcleo del que surgen dos series: una positiva y otra negativa, perfectamente equilibradas, ya que por una parte van hasta + y por la otra hasta – m. Así, la fórmula ya indicada (Ver imagen) representa de hecho desde el punto de vista esotérico, el símbolo y la Manifestación. En su forma cíclica, esta serie se presenta así:

Conviene recordar que los árabes, quienes han descubierto -o sobre

todo redescubierto- el Cero, han extraído de él todo su sistema de cifras, y

que la palabra cifra, que se encuentra en las lenguas europeas, no es más

que una deformación de la palabra árabe Sifr, que precisamente significa

Cero, porque es a partir del Cero que fue creado el sistema decimal árabe.

Reproducimos aquí el diseño geométrico del cual ha sido extraído el sistema de cifras árabes:

Fig2

Ahora se comprenderá mejor por qué en el conocimiento tradicional de

todos los tiempos y de todo matiz, el Círculo simboliza la Eternidad.

Revelada como tal, evoca entonces toda la Manifestación, del Alfa al

Omega, desde el Comienzo al Fin, es decir a la Consumación.

Pero lo simbólico del Círculo desnudo no se detiene allí. Indica el hecho

pero no explica cómo la Manifestación, con todos los sistemas de los

Cosmos, ha sido concebida y realizada. Este será el tema de los capítulos

siguientes. Sin embargo, llamamos ahora la atención del lector sobre el

hecho de que el sistema de las cifras ha dado acceso al álgebra (AL Djebr),

ciencia del cálculo de las magnitudes representadas por nociones abstractas.

Esto permitió al espíritu humano hacer un progreso decisivo, de innumerables consecuencias, gracias al cual pudo pasar armoniosamente de las nociones geométricas, fijas y estables por naturaleza, al dinamismo de los cálculos superiores.

III

La revelación del Círculo como símbolo de la Eternidad se remonta, decimos, a tiempos inmemoriales. Sin embargo, han hecho falta milenios para que el espíritu humano, abandonado a su inmovilismo, se haya vuelto capaz de captar una nueva revelación que le hizo reconocer en el Círculo el símbolo del Cero, del cual extrae a continuación un sistema de números que abarca el Todo.

Es verdad que antes de que los árabes descubriesen el Cero, los antiguos iniciados sabían que el Círculo comprendía en él todo un sistema de símbolos secundarios de donde habían surgido, por otra parte, los alfabetos sagrados. De todas formas, sin aplicar a este sistema aquel de las cifras decimales, el Círculo permanecía como una figura fija que daría la imagen estática del Cosmos pero no reflejaría la pulsación de la vida, la cual es un movimiento perpetuo. Para hacer aparecer esta pulsación es necesario pasar de las concepciones “geométrica” estáticas a las concepciones “algebraicas” dinámicas.

El esquema anterior (Figura 2ª circulo con rombo) no podría representar mejor ese gran progreso del espíritu humano: es precisamente al hacer recorrer allí su pluma -y comunicándole al cero un movimiento- que el árabe alcanzó a edificar su sistema de números y cifras a partir del Cero. Desde entonces le fue posible, sin abandonar el pensamiento por representaciones que igualmente es propio a los animales, cultivar mucho más aquél que se apoya sobre las nociones y que es patrimonio exclusivo de los hombres. Y es así que éste pudo con el tiempo, perfeccionar cada vez más sus medios de investigación y pasar progresivamente en sus especulaciones de lo concreto a lo abstracto; dicho de otra manera, esforzarse por alcanzar las fuentes del mundo fenomenal remontando de grado en grado, la escala de las asociaciones de los efectos a las causas.

Desde entonces, el progreso potencial del pensamiento humano no cesa de manifestarse. Se sabe cuánto fue enriquecida la geometría euclidiana por la aplicación del álgebra. Se abrieron nuevos horizontes: se llega a la trigonometría plana y esférica, después a la geometría analítica con Descartes, al análisis de los infinitesimales con Leibnitz, a la geometría no euclidiana con Lobatchevsky, finalmente a todas las ciencias matemáticas puras y aplicadas que, en conjunto, componen hoy el prodigioso arsenal científico moderno.

La división tradicional de la circunferencia en 360 permanece irrefutada hasta el siglo XX, en el curso del cual bajo la influencia del sistema métrico se avanza en la idea de no dividir más el ángulo recto en 90 sino en 100 grados. Esta idea fue seriamente debatida pero casi abandonada en razón de la imposibilidad material de reemplazar de un solo golpe en el mundo entero los limbos de los instrumentos de precisión de la graduación entonces en uso, imposibilidad que inevitablemente hubiese tenido como consecuencia una coexistencia de los dos sistemas y a partir de este argumento, los defensores de la graduación clásica no aportaron en los debates, que en cierto momento fueron muy animados, ninguna razón de peso y a fondo en favor de los 360 grados. Una de ellas y que fue muy tenida en cuenta era que el número 400 para la circunferencia entera era menos cómodo que el de 360 porque sólo se divide por 2,4 y 5, mientras que 360 es igualmente divisible por 3. En efecto, si se toma la serie de divisiones que van del 1 al 10, se obtiene:

para 400: 1,2,4,5,8, 10.

ypara360: 1,2,3,4,5,6,8,9, 10.

En el primer caso faltan entonces cuatro divisores: 3,6,7 y 9; mientras que en el segundo caso sólo falta uno: 7. Es así que la idea de 400 grados fue dejada de lado, y pareciera que de mala gana porque, actualmente, todavía se evalúa, por ejemplo, a las pendientes en porcentajes más que en grados. Sin embargo, la razón y el sentido de la división de la circunferencia en 360 grados van más lejos que los argumentos anteriores que son, por así decir, modernos. De esta manera sólo se retiene el aspecto práctico de los números puestos en competencia sin tener en cuenta el sentido filosófico y menos aún el esotérico, de la división de la circunferencia en 360 grados. Ahora bien, esta división, le hemos dicho, fue realizada mucho antes del descubrimiento del cero, mucho antes de Euclides, probablemente -más adelante se verá por qué- por los sacerdotes del antiguo Egipto. Se sabe que la conciencia geométrica es innata en el hombre. Formando parte de la subconsciencia, ella es crepuscular, dicho de otra forma, instintiva. Así mismo, existe también en los animales e incluso, guardando toda proporción, en las plantas. Entre los numerosos ejemplos que podrían citarse desde este punto de vista, mencionaremos especialmente el de los castores que talan los árboles jóvenes a fin de consolidar los embalses que establecen en los cursos de agua donde edifican verdaderos poblados construidos de chozas de mampostería con tierra apisonada, desviando las aguas por medio de una serie de canales; el de las abejas, cuyas colmenas tienen una construcción geométrica en hexágonos, y el de las hormigas, cuyas viviendas en forma de conos regulares alcanzas a veces más de dos metros de altura. Y estos no son más que algunos ejemplos entre miles de otros que testimonian la existencia de la conciencia geométrica en animales de toda especie. En lo que concierne a las plantas, su instinto de equilibrio geométrico se hace evidente cuando se reflexiona en ello; y no olvidemos que el hombre primitivo sabía construir chozas mejor que los castores: ignorante y analfabeto, aprendió sin embargo a construir casas que no se derrumbaban. La residencia de esta conciencia geométrica es común -en diverso grados- a todas las especies que comprende la vida orgánica sobre la Tierra. No se encuentra en el centro intelectual inferior ya que éste no existe entre los animales, con mucha más razón en las plantas, sino en los sectores intelectuales del centro motor, lo que es propio a todos los seres vivientes a partir de las células. En la medida del desarrollo progresivo del intelecto en el homo sapiens recens, la conciencia geométrica instintiva y crepuscular ha ascendido parcialmente hacia los sectores motores del centro intelectual donde participa -únicamente por medio de una parte de su esencia, repitámoslo en la conciencia de vigilia. Es así que el hombre Se sabe que la conciencia geométrica es innata en el hombre. Formando

parte de la subconsciencia, ella es crepuscular, dicho de otra forma, instintiva. Así mismo, existe también en los animales e incluso, guardando toda proporción, en las plantas. Entre los numerosos ejemplos que podrían citarse desde este punto de vista, mencionaremos especialmente el de los castores que talan los árboles jóvenes a fin de consolidar los embalses que establecen en los cursos de agua donde edifican verdaderos poblados construidos de chozas de mampostería con tierra apisonada, desviando las aguas por medio de una serie de canales; el de las abejas, cuyas colmenas tienen una construcción geométrica en hexágonos, y el de las hormigas, cuyas viviendas en forma de conos regulares alcanzas a veces más de dos metros de altura. Y estos no son más que algunos ejemplos entre miles de otros que testimonian la existencia de la conciencia geométrica en animales de toda especie. En lo que concierne a las plantas, su instinto de equilibrio geométrico se hace evidente cuando se reflexiona en ello; y no olvidemos que el hombre primitivo sabía construir chozas mejor que los castores: ignorante y analfabeto, aprendió sin embargo a construir casas que no se derrumbaban. La residencia de esta conciencia geométrica es común -en diversos grados- a todas las especies que comprende la vida orgánica sobre la Tierra. No se encuentra en el centro intelectual inferior ya que éste no existe entre los animales, con mucha más razón en las plantas, sino en los sectores intelectuales del centro motor, lo que es propio a todos los seres vivientes a partir de las células. En la medida del desarrollo progresivo del intelecto en el horno sapiens recens, la conciencia geométrica instintiva y crepuscular ha ascendido parcialmente hacia los sectores motores del centro intelectual donde participa, únicamente por medio de una parte de su esencia, repitámoslo en la conciencia de vigilia. Es así que el hombre ha podido servirse de ella progresivamente según su buen grado y que esta facultad geométrica intelectualizada preside sus actividades desde la edad de piedra. Cultivada, permite más tarde el extraordinario desarrollo de la arquitectura y las artes plásticas y representativas, manifestándose en el arte de la guerra por medio de la táctica del frente oblicuo inaugurada por Epaminondas, retomada por Filipo y después perfeccionada y desarrollada por Alejandro el Grande. Se sabe que además del Círculo, la primera de las figuras geométricas de base es el triángulo, especialmente el triángulo equilátero. En el simbolismo esotérico esta figura juega un rol de primer plano: en efecto, es el símbolo del principio del Ser (verbo) y del Ser (estado, existencia, cualidad de lo que es, el verbo Etre en francés, en forma sucinta, significa ser estar en castellano; por ello la aclaración del autor. Respecto al significado de Etre como estar, el diccionario Larousse ofrece la siguiente definición: … “Estar para indicar una situación en el espacio y en el tiempo o un estado no constante) y marca los límites -alto y bajo- del esoterismo. Signo atribuido a los discípulos de las Didescalías esotéricas, aparece en la cima de la escala de los valores esotéricos bajo la forma del Delta, y todavía es completado en su medio con un ojo radiante “que ve todo”, el símbolo de la Santísima Trinidad surgida de lo no-manifestado, limitado por Su Manifestación.

Inscripto en el círculo, el triángulo equilátero divide la circunferencia en tres partes de 120 grados cada una. Siendo las únicas figuras, entre todos los polígonos equiláteros inscriptos, que no se prestan al trazado, en el interior de sus líneas, de otras figuras geométricas cerradas. Esto es para retener. El Círculo, con el Triángulo y el Cuadrado inscriptos, forman un símbolo de gran importancia esotérica y múltiples significados, siendo el primero el siguiente:

CIRCULO – EL ESPIRITU – (Pneuma)

TRIÁNGULO – EL ALMA – (Psyche)

CUADRADO – ELCUERPO – (HY le)

He aquí cómo este esquema se presenta en la enseñanza cristiana

esotérica:


EL ENEAGRAMA: Ley de Tres

La ley de las tres fuerzas, Ley de Tres: En la enseñanza de Gurdjieff, todo fenómeno, en cualquier escala, desde lo molecular hasta lo cósmico en cualquier mundo, es el resultado de la combinación de tres fuerzas diferentes: la fuerza positiva (afirmación) la fuerza negativa (negación) y la fuerza neutralizante (reconciliación). La posibilidad de unidad depende de una confrontación de el sí y el no, y de la aparición de una tercera fuerza reconciliadora que pueda relacionar las dos. La tercera fuerza es una propiedad del mundo real: lo que Es y lo que Yo Soy.

Desde estos puntos de vistas hay dos formas de ley de tres la de todos los fenómenos y la intencional, son para reflexionar.

No se trata de andar llenando eneagramas. Lo interesante de esta disposición de los círculos es que  no es arbitraria. En ella se pueda ver que los tres círculos se conectan en los puntos de conexión 3- 6. En el interior de los círculos los triángulos marcados en celeste sus cúspides tocan el extremo del  triángulo dentro del círculo superior. Estos extremos 3-6 son la base del triángulo, estos lugares dentro de las octavas son los ingresos de alimentos eserales (del ser).

Otra parte que le confiere armonía a la forma es que juntos forman un triángulo mayor en el que quedan inscriptos remarcado en rojo, es decir son  totalmentecongruentes, es esto lo que le dá coherencia y estabilidad a la figura y al significado.

Desde el punto de vista del significado sería un entrelazado de la ley de tres, o la interpenetración tanto en la parte como en el todo. A su vez un todo independiente y se conforma una unidad más grande a su vez triplicitaria. Esta interrelación se establece con la práctica de los ejercicios o choques  que a su vez son una forma de generar la fuerza neutralizante o tercera de la ley de

tres creada en uno mismo.

El eneagrama: Un hexágono irregular,  un triángulo dentro de un circulo con nueve partes iguales, expresa la ley de tres y la ley de octavas. Gurdjieff decía que es un símbolo universal que muestra las leyes internas de una octava y proporciona un método para conocer la naturaleza esencial de cualquier cosa examinada en sí misma. El círculo cerrado representa la existencia aislada del fenómeno y simboliza un proceso de eterno retorno y flujo ininterrumpido

“Este símbolo toma la forma siguiente:

“El circulo está dividido en nueve partes iguales. La figura construida sobre seis de los puntos

de división tiene por eje de simetría el diámetro que pasa por el punto superior. Este punto es

la cima de un triángulo equilátero construido sobre los tres puntos situados fuera de la primera

figura. Si tomamos una unidad como una nota que contiene en sí misma una octava entera, debemos dividir esta unidad en siete partes desiguales correspondientes a las siete notas de esta octava. Pero en la representación gráfica, la desigualdad de las partes no es tomada en consideración, y para la construcción del diagrama, se toma primero una séptima, después dos séptimas, después tres, cuatro, cinco, seis y siete séptimas. Si calculamos las partes en decimales, obtenemos:

1/7 0 , 1 4 2 8 5 7…

2/7 0 , 2 8 5 7 1 4…

3/7 0 , 4 2 8 5 7 1…

4/7 0 , 5 7 1 4 2 8…

5/7 0 , 7 1 4 2 8 5…

6/7 0 , 8 5 7 1 4 2…

7/7 0 , 9 9 9 9 9 9…

Si examinamos la serie de decimales periódicos así obtenidos, veremos inmediatamente que en todos, excepto el último, se repiten las mismas seis cifras, que cambian sus sitios según una secuencia definida; de modo que, cuando se conoce la primera cifra del período, es posible reconstruir el período entero.

Si colocamos ahora sobre la circunferencia los nueve números del 1 al 9 y conectamos sus puntos correspondientes por líneas rectas según el mismo orden de los números del período que está determinado por el número del cual partió, obtendremos la figura que se encuentra en el interior del circulo. Los números 3, 6 y 9, no están incluidos en el período. Ellos forman el

triángulo separado — la trinidad libre del símbolo.

El triángulo 9-3-6, que une en un todo los tres puntos de la circunferencia no incluidos en el período, conecta la ley de siete con la ley de tres. Los números 3-6-9, no están incluidos en el período; dos de ellos, 3 y 6, corresponden a los dos intervalos de la octava.

La ley de octava (la ley de siete): toda materia en el universo consiste en vibraciones que descienden hacia la manifestación de la forma (involución) o ascienden en un regreso hacia la fuente sin forma (evolución). Su desarrollo no es continuo, sino que se caracteriza por aceleraciones y retardos periódicos en intervalos definidos. Las leyes que gobiernan ese proceso se encarnan en una fórmula antigua que divide  el período  en el cual una vibración se duplica en ocho pasos desiguales que corresponden a la proporción de aumento en las vibraciones. Ese período es llamado octava, es decir compuesta de ocho. Esa fórmula subyace en la base del mito bíblico de la creación del mundo y de nuestra división del tiempo en días laborales y domingos. Aplicada a la música, la fórmula se expresa en la escala musical do-re-mi-fa-sol-la-si-do, con semitonos faltantes en los intervalos mi-fa y si-do. El movimiento interior hacia la conciencia  requiere de choques conscientes de esos dos intervalos para poder proceder a un nivel superior, es decir una nueva octava. Como sabemos en Relatos de Belcebú a su Nieto G urdjieff desarrolla su propio lenguaje a la Ley de siete principios le llamó Heptaparaparshinoj  sagrado: Ley de  Hepta (siete)

Stopinders» o «centros de gravedad» de la Sagrada ley fundamental Cósmica Común de Heptaparaparshinoj y a cada uno de los semitonos antes mencionados

Mdnel –in: puntos de choques

Mdnel – out: puntos de choques

 El trabajo con los choques es lo que activa el curso de la ley de siete en el lugar de los semitonos, sea como sea la idea es promover la consciencia, que solo la tenemos en stand by, desde este punto de vista su explicación es sencilla, cada vez que uno ponga un instante de intención consciente estará reviviendo, reavivando su potencialidad dormida. Secretos de la figura sí que los hay, pero hoy priorizamos el ponerse a hacer. Es cierto también que no están tan ocultos, sólo que para el real saber hay que conocerse a sí mismo. Esto tiene una clave y es que está basada en la búsqueda de uno, cada vez que Uno abre una puerta se abren dos. Al trabajo Consciente Gurdjieff le llamó enn Relatos de Belcebúa a su Nieto: partkdolgdeberes eserales, que son aquellos ejercicios conscientes, razonamiento activo tomado como deber del ser, para que no funcione en automático. Compromiso con uno mismo. Conocer por sí mismos mediante reflexiones  juiciosas, convicciones eserales subjetivas que son fruto de su propia reflexión lógica – tal cual como no ocurre en la mayoría de los seres tricerebrales- que dependen de  las convicciones eserales de la opinión de los demás.

Facebook: Enea Cuarto Camino


EL ENEAGRAMA: SUS PARTES

EL ENEAGRAMA: SUS PARTES

EL SIGNIFICADO DEL CÍRCULO:

Símbolo universal, Totalidad; integridad, la redondez es sagrada por es la forma más natural por eso tal vez por que nos mueve las entraña,  estuvimos metidos dentro de uno antes de nacer, el útero, contiene el prefijo ut  de la nota Do, justamente un embarazo tiene en sí mismo una octava completa. Una octava contiene Los siete tonos fundamentales, con los dos «intervalos» o los dos «choques adicionales», dan nueve escalones, en nuestro caso nueve meses.De este modo simboliza el pasaje de la oscuridad a la luz. Dio a luz, nació a la luz cuando alguien sale del círculo. Por este motivo es también  estar encerrado en un círculo limitado y en un lugar no hay luz, está cerrado. El cero, para la mente lineal  es la nulidad y lo desconocido. La nada, el vacío. El círculo vacío es la vacuidad, que  viene de vano, es la ausencia de amor.

El círculo es lo femenino en oposición a lo recto masculino. Representa los números del  1 al 9  y el diez el que todo lo incluye, el círculo y el uno, es  El Círculo con un punto es el Hidrógeno, es el  símbolo del Sol,  que a su vez es la idea de Yo Soy, el que está en toda la materia, pero en este caso  es el Yo soy encarnado. La forma circular representa la circularidad del tiempo, puede representar  la repetición del tiempo como recurrencia y el eterno retorno.  Lo cíclico, los ciclos solares, y todo lo que termina y vuelve a empezar.  Es la rueda del Karma para la filosofía hindú- tibetana. Círculo con laberinto significa el regreso al centro de sí mismo, es análogo a tener el propio centro de gravedad donde se concentra la energía.

Los círculos  concéntricos en música los círculos armónicos, en física simbolizan dimensiones, tres modos que van desde el más externo a lo más interno, en esoterismo, mesotérico y exotérico. La representación análoga a anterior de los centros instinto, emoción e intelecto. Los tres círculos en plano cósmico y estudio de las leyes representan a la vez, la Luna, la Tierra y el Sol, que incluye la interrelación entre ellos. Símbolos que se usan en alquimia medieval, incluyendo en un gran círculo todos los planetas.  Macrocosmos, Microcosmos y Tritocosmos.

Como esfera significa lo completo, lo realizado,  lo satisfecho. La perla preciosa, la hostia, el pan como alimento.

Tomado como circunferencia: al dividirla en nueve es 360º/9=40º las estaciones de la agricultura, basado en calendarios climáticos. El movimiento de la Vida o de todas las cosas. Si lo tomamos como 3×3, la triple Tríada, en la que dos triángulos están quietos, principios masculino y femenino, activo y pasivo y un tercer triángulo en giro, que va estimulando el cumplimiento de las leyes, acelerando, catalizando, endureciendo, generando, no es bueno ni malo, es acción que depende la  voluntad creadora. Crea mundos, seres, todas las cosas inteligencia que necesita de la consciencia que guía sino se hace, sucede, el suceder por sí sólo, la naturaleza pero a la vez inteligente.


ENEAGRAMA: PRIMEROS SIGNIFICADOS

La figura del eneagrama representa una estrella de 9 puntas, inscripta en un círculo y se compone de tres componentes:
1- El círculo, figura geométrica que simboliza la TOTALIDAD y es a su vez una unidad en sí mismo en la totalidad.
2- El triángulo equilátero, que representa la Ley de Tres.
3- El hexagrama, figura de seis lados irregular, marcada por la circulación por fuera, 1, 2, 4, 5, 7, 8 simboliza el hombre mecánico , la vida del hombre sujeta a desvíos y de 1, 4, 2, 8, 5, 7 en su parte interna, simboliza el trabajo interno.
El triángulo y el hexagrama se combinan dando lugar a la figura compleja, de manera que interrelaciona  dos leyes fundamentales de la Creación,  son las Ley de Tres y la Ley de Siete y se pueden articular en varias dimensiones según las variables o categorías que se tome.

La secuencia  interna no se la conoce habitualmente, no la conocen, mi vecino no la conoce. Es importante no confundirse, los que conocen el eneagrama, las personas que ya lo conocen por algún libro, eso es un grupo muy reducido de personas, es equivocado creer que es un movimiento mundial, esto da esa subjetiva apreciación porque nos movemos entre conocidos. Pero lo podemos tomar a nivel práctico y observar que ese tipo de ideas totalizadoras generan otras ideas como el fin del mundo. La secuencia 1, 4, 2, 8, 5, 7 es producto del conocimiento de una escuela, como la ha sido de Pitágoras o cristianismo medieval, A cerca de su origen se remonta a Babilonia es secreto, y si miran bien aún no se ha descifrado  y es necesario que no sea fruto de la impaciencia su significado, para que crezca como una semilla, una planta en nuestro interior.

Gurdjieff dijo que “cada totalidad, cada cosmos, cada planta es un Eneagrama”.

En cambio acerca de la vida de los hombres los vería como incompletos y mecánicos, y al Eneagrama como una posibilidad de armonización a través del estudio de la máquina humana, la práctica del Recuerdo de Sí y el Esfuerzo Consciente.

El hombre es dual,  esta dualidad aparece como una alternación; el vencedor de hoy es el vencido de mañana; lo que nos domina actualmente, pronto será secundario, subordinado.  Y como polaridad entre extremos, egoísmo – altruismo. La comprensión de la dualidad en nosotros mismos comienza desde que nos damos cuenta de nuestra mecanicidad, y desde que llegamos a captar la diferencia entre lo que es automático y lo que es consciente. Con este fin, el hombre se pone a hacer esfuerzos para tomar una decisión definida, basada en motivos conscientes, de luchar contra los procesos automáticos que se efectúan en él, según las leyes de dualidad. La creación de este tercer principio, principio permanente, será para el hombre la transformación de la dualidad en trinidad. Los esfuerzos conscientes en esta dirección consolidará una línea de resultados, permanente en el tiempo, y ésta será la transformación del ternario al cuaternario.

Cuando un proceso carece de la Ley de Tres es decir sin triángulo interior describe procesos enteramente mecánicos. Deberíamos poder usarlo para acceder a nuestro interior y conocernos a nosotros mismos, para eso hay que crearlola . Este triángulo interiro moverá toda la estrella, por eso se dice que hay que seguir una estrella orientadora, la cual ire desarrollando más adelante. De esta manera nos encontramos ante dos formas de estudiarse a sí mismo, una es a través de la psicología con el estudio de los tipos de personalidad  observación externa y la observación de si más interna.

Es necesario ver la polaridad, es el trabajo con la personalidad, toda personalidad es polar oscila entre la apertura y la clausura, entre el amor abierto al amor egoísta, posesivo,  cerrado. Nos movemos en esos extremos, quiero a los otros pero si no me quieren a mí, sino me resiento con ellos o envidio lo que tienen. Hay que conocer nuestras características fundamentales,  sino estaremos en manos del inconsciente toda la vida, es más lo que no se ve hoy, en el futuro será peor, más difícil de ver y estaremos con menos posibilidades de desapegarse.

En cuanto al trabajo de observación más profunda es estar detrás de las formas externas que adopta la personalidad es más bien ver nuestra estructura, esto conectará la voluntad más adelante  sobre los cuerpos superiores, es energético, la visión de los cuerpos superiores depende de nuestra claridad, agudeza. Como verán nuestro trabajo tiene varios alcances de los que no somos consciente cuando empezamos, pero si uno se esfuerza lo sepa o no, algo está creciendo en él, mejor si es consciente.

El grado siguiente, la transformación del cuatro al cinco, la construcción del pentagrama o estrella de cinco puntas, esto no tiene un sentido único, sino muchos sentidos diferentes con relación al hombre.

Las estrellas son simbolismos  muy antiguo, en la navegación por mar se orientaban por las estrellas,  también  en medio oriente, la encontramos en la leyenda de los reyes magos persas (símbolo de los centros superiores), los cuales se guiaban por una estrella, la de Belén  hasta encontrar a enviado de lo alto que había nacido, en la devoción a la estrella Sirio, en el I Ching dice todo hombre debe tener algo a lo cual seguir, algo que le sirva de estrella orientadora, en algunas  pinturas de ángeles del renacimiento se les  dibujaba la estrella un poco por encima de la frente y además es un simbolismo la estrella  por demás de inspirador.

En relación a nuestro trabajo interno, tiene que ver con el crecimiento del ser, comienza por un funcionamiento nuevo y desacostumbrado, porque estamos acostumbrados a lo unilateral. El hombre tiene cinco centros: intelectual, emocional, motor, instintivo y sexual. El desarrollo predominante de uno u otro de estos centros a expensas de los demás, produce un tipo de hombre muy unilateral. Pero si el hombre lleva el trabajo de sus cinco centros a un desarrollo, el pentagrama se forma en él, y llega a ser un tipo de hombre entero y completo. Si se ve el pentagrama con una punta hacia arriba semeja a un hombre con los brazos extendidos y las piernas separadas, siendo la punta superior su cabeza, forma que se asocia con el Vitruvio de Da Vinci, allí se ve el cuadrado en el círculo y el hombre de pie evocando lo anterior, en claro pasaje de un nivel a otro.

El trabajo de los cinco centros desarrollados mediante la atención y los actos de coordinación, y la clara detección  del tipo de hombre, cual es mi centro de gravedad? Instintivo, mental, emotivo, todo esto conduce a unirse a los centros superiores y conectar al hombre con la conciencia de sí  y con el tiempo objetiva, ¿cómo puede una persona ser consciente si no tiene contacto con la realidad?. De aquí el próximo paso es la estrella de seis puntas, que se cierra sobre sí misma conteniendo así un microcosmos completo que detiene toda posibilidad de inconsciencia y choque del exterior accidentales. La imagen con la que se asocia es la Estrella de David o sello de Salomón. Significa la unión entre lo de arriba y lo de abajo, cielo y tierra, para los chino, en el I Ching esto genera paz o armonía? Todos los demás tipos son una preparatoria para el ser consciente, este es el Hombre Nro. 6 aquí empiezan las prueba, se ha bajado este conocimiento a nivel llano, como que nuestra vida es  la del héroe, pero no es así porque si una persona no se dá cuenta, tiene una vida ficticia y además interpreta subjetivamente, no es acaso esto Estar Dormido? Las prueba empiezan en un nivel más arriba entre el ego y el poder.

El  eneagrama es un polígono irregular tal como lo conocemos, Gurdjieff decía que está construido con la unión del hexágono irregular y el triángulo interior. Si somos sutiles y estudiamos, podemos ver que así es como se construye una estrella, es posible formar de  hexágono  de seis puntas en un eneagrama una figura estrellada de nueve puntas, agregando un triángulo para que esto sea dinámico hay que imitarla en uno mismo, por aquello de hacer uso de la tercera fuerza, hay que aclarar que para Gurdjieff un símbolo está incompleto  sin la idea del conocimiento de si y nos guste  o no, desarrollar la voluntad por sobre los procesos inconsciente. Como vemos como simbolismo el eneagrama estrellado es porque conlleva luz en sí mismo.

Ayúdate que te ayudaré, Jesús Cristo

En algunas prácticas taoístas se  trabaja con la estrella, en ciertas posturas se conecta el cuerpo a una estrella ubicada por encima de la cabeza, esto sirve para visualizar y prefigurar los cuerpos superiores que se irán subsumiendo en uno. De esta forma podemos inferir que a nivel profundo e interior la estrella es una guía para los desarrollos ulteriores. Como vemos el trabajo de la enseñanza  con el eneagrama se realiza en varias dimensiones a la vez de sí mismo. Pero se empieza por casa, entonces cuál es el trabajo práctico?

El trabajo práctico dentro del eneagrama interior voluntariamente recreado, para activarse consiste en los pasos de la observación:

Observar los Yoes ¿en cuántos sectores está dividida mi casa? En principio hay dos uno que mira para afuera y otro para adentro. Otra forma soy racional, pero actúo instintivamente.

Observación de la reacción mecánica o instintiva. Consiste en me dicen algo y salto como leche hervida y me defiendo y me creo racional

Observación de la justificación de sí, tiene que ver con tomarme a mí mismo como Yo, a cada instante como si fuera real, Yo Soy, Yo Ya Se, Yo No Los Otros, Yo Hago compararlo con todo sucede

Observación de las Emociones Negativas: distinguir cual me caracteriza. Posibles resentido  reacciona como leche hervida,  culposo: hecha culpas a los otros, el herido se queja etc.

Observo la Consideración interna.

Observación a quien alimento? Al ego, a la personalidad, a la falsa personalidad?


Estudio y más estudio.

Un diagrama es una herramienta que nos ayuda a ver todo de una vez.

“El organismo humano recibe tres clases de alimento:

1º El alimento ordinario que comemos.

2° El aire que respiramos.

3º Nuestras impresiones.

Las impresiones, el aire y el alimento físico permiten al hombre vivir el término de su tiempo normal de vida y producir las substancias necesarias no sólo para mantener su vida, sino también para la creación y el crecimiento de los cuerpos superiores.

Si miramos  el diagrama por analogía se puede ver en que las impresiones ingresan por la parte mental, centro de gravedad del intelecto, el aire alimentaría la parte vibro emocional cuando se practique un ejercicio y el alimento el mantenimiento físico y del cuerpo energético, esos watts que produce el cuerpo por día.

Hemos estudiado ampliamente los centros, estableciendo así claramente, ante todo, las razones de las diferencias que existen entre los centros y sus respectivas funciones. Esta es  su principal diferencia. El centro está  ocupado por actividad inconsciente y sin sensación de sí o produce su propia energía que lo vivifica. “Los centros trabajan con energía y estas la enunciamos como diversos hidrógenos. El centro que trabaja con el hidrógeno más grosero, más denso y más pesado, trabaja más lentamente. El centro que trabaja con el hidrógeno más ligero, más móvil, es también el más rápido.

La  conexión de los centros inferiores y los centros superiores: A fin de obtener una conexión correcta y permanente entre los centros inferiores y los centros superiores, es necesario regular y acelerar el trabajo de los centros inferiores, nos referíamos a esto. Por lo tanto, para poder regular y acelerar el trabajo de los centros inferiores, el primer objetivo debe ser librar a cada centro de todo trabajo que no le sea natural, y hacerlo volver a su propia tarea, la cual puede desempeñar mejor que ningún otro centro. Y ahora estamos en condiciones de decir que cada centro trabaje con su hidrógeno, con su propia energía, de esta forma podríamos dejar de perder energía en la personalidad al servicio sólo de la sociedad. Por eso de aquí recomiendo continuar con la introducción a las en la cual se explica todo el proceso, pero no olvidar que por complejo que sea nuestro trabajo interior es dar con los activadores de las secuencias: octavas de alimento (Ver enlace) ahora que sabemos que necesitamos producir  hidrógenos para establecer conexión

Clips de Información:

Dos tareas: el centro a su propia energía y transmutación de energía

Primer activador o choque consciente: Observar las impresiones, es decir darse cuenta.

Segundo activador: observar la respiración

Tercer activador: recuerdo de sí, en tu propio diseño. Debes encontrar la forma de intensificar tu Recuerdo de vos mismo.

Si un hombre lo comprende y trata de recordarse a sí mismo, cada impresión que recibe durante este recuerdo, será en cierta manera doblada. Gurdjieff


EL ENEAGRAMA DE GURDJIEFF

EL ENEAGRAMA
J. G. BENNETT
 
EL TRIUNFO SOBRE EL ACCIDENTE:
Toma por A.G.D. BLAKE Capítulo 2 del Universo Dramático.
 
 
Ninguno que tenga observado la vida y la historia de los hombres puede dudar de que la incertidumbre y el accidente sea lo más real en cuanto a un orden y una perfección. Ninguna descripción de los hombres y de su mundo tendría mucho valor si no se le daría plena importancia a la realidad de la incertidumbre y no se encontrase la manera de superarla.La llave del problema del accidente reside en una combinación de dinamismo y coalescencia que resulta de la unión de las propiedades de la tríada y del hexágono. Eso es obtenido uniendo una tríada de transformación en con el hexagrama, para llegar al símbolo conocido como eneagrama.Se trata comunmente el símbolo en la forma de círculo que representa la serpiente Cronos devorando a sí misma por la cola.
LA SERPIENTE DE CRONOSEl sistema de nueve puntas tiene la característica de armonización de los términos que son de dos especies: la ley de tres , como puntos 3, 6, 9 y las etapas 1, 4, 2, 8, 5, 7. Es la progresión en una vuelta del círculo desde el 1 al 9, y en torno a la hexada que se forma del orden 1, 4, 2, 8, 5, 7.
Ver el triángulo 3, 6, 9 yhexagrama 1, 4, 2, 8, 5, 7 Puede cmprenderse mejor el eneagrama si se consider una falla ampliamente reconocida en el principio de causalidad. Para tener sentido un efecto tiene que relacionar la causa A con la línea B y su sentido representado por P, que es el camino a la secuencia en la causalidad ideal. 
El proceso P, iniciado en A,(fig.1) tiene que enfrentar condiciones ambientales que destruyen esta simple  correspondencia,que ya no se podrá predecir con certeza AB. No será posible conocer A, el proceso B se desviará del camino esperado que será llevado a un efecto B1, efectos que sólo se pueden verificar en la física pero no en la vida de los hombres, en el hombre se los vé modificado.El nexo causal AB se fue sustituido por AEB, (Fig.2) E representa las condiciones ambientales. De esa forma una persona sale de A para ir a B, encuentra un amigo E y cambia su plan y va a parar a B1. En la práctica desvíos de éste orden ocurren en todos los procesos subjetivos de las leyes de la existencia de la vida humana , de esto resulta el carácter incierto como en la vida en general. Es posible disponer las cosas de tal forma que que P no sea desviada por E, de tal suerte que sea reorientada la línea a su dirección original, a su sentido.Por medio de un segundo punto, es posible que llegue a B. Esta nueva fuerza, ésta nuevas condiciones en la dirección o sentido son las del Trabajo, T.
 
Mas trátase aquí de una simplificación muy grande , pues las tendencias al desvío son tan variadas que se tornan inprevisible, excepto donde estuvo siendo planeada una acción científica, que procura compensar los impulsos imprevisibles y mediante condiciones experimentales cuidadosamente ajustadas. Cuidar de ellas es dominio de las ciencias tecnológicas, exactas, físicas, y exige muchas experiencia.Lo mismo cuando se ajusta todos los efectos los desvíos permanecen o los resultados no se logran en el plano inicial A. Descubrimos que eso es así en todos los procesos humanos y debemos esperar que ocurran en la condiciones espacio temporales. ( En ciencias sociales incluso la observación del objeto de estudio puede estar condicionada por las condiciones exteriores de existencia debido a que se es sujeto involucrado en el suceso. Además de los intereses sociales en los que estamos involucrados como los sistemas, Económico, Políticos, etc. En nuestras ideas de Cuarto Camino esto es una mezcla entre el que parte con la observación de si y nuestro propósito inmersos en las influencias A, de la vida,  que hay que despejar para que nuestro Ser sea libre. ( eneagramacuartocamino.wordpress.com .)**La potencialidad siempre es más rica que cualquier realización posible. La realización es posible, mas la probabilidades en contra son grandes, que en la práctica de la vida diaria son imposibles.Resumen estraido del Libro EL ENEAGRAMA Edit. Pensamiento J. G. BENNETT

Si consideramos A como nexo causal completo y B como el propósito o meta, es inevitable que el desvío se mantendrá. A no puede cubrir todas las influencias que pueden afectar el proceso, una vez que ellos sean comenzados, B puede contener todas las condiciones futuras que determinarán el éxito o el fracaso de lo emprendido. La persona puede llagar a B y despues de llegar hay una cambio inesperado del plano fuera de control, y ésta se tornó en una jornada inútil y complicada.Generalizando ëstas consideraciones, podemos reformular la proposición referente al accidente universal de la siguiente forma:La estructura del Universo es tal que ningún proceso, causal o intencional o ambos , podrá llegar a su término excepto en condiciones ambientales artificialmente generadas.…Podemos representar esta ley del desvío en el eneagrama: Los procesos AB, CD, EF corresponden a los tres ángulos 9-3-6, ellos son el dinamismo de la estructura. La construcción interna corresponde a la figura 1-4-2-8-5-7, que indica el modo por el cual los procesos se corrigen y refuerzan mutuamente para obtener una autorenovación.
El primero de los Procesos AB inicia la construcción ddel punto 1. Alcanza su desvío en 3, donde encuentra el proceso CD y los dos prosiguen por los puntos 4,5. En 6 entra el proceso EF, que corrige el desvío de este punto, que hemos estudiado como de choque. Las líneas 1, 4, 2, 8, 5, 7 indican la dirección del flujo de las influencias dentro de la estructura, en ellos mediante la aplicación de los procesos de compensación podríamos sustraernos de desvíos, aplicando en los momentos de accidente, desvío o falta de energía , los tres procesos han de ser de tal orden que se ajusten, ayuden mutuamente, así como por ejemplo a una planta, es abonada su tierra, luego es regada y podada si es necesario en determinadas épocas del año….

 

 
 

LA FABRICA DE TRES PISOS

FRAGMENTOS DE UNA

 ENSEÑANZA DES-CO-NO-CI-DA

 P.Ouspensky

LAS OCTAVAS INTERIORES

3era. Parte

“Sin embargo, hay una posibilidad de acrecentar el rendimiento, es decir de permitir que la octava del aire y la octava de las impresiones se desarrollen más. Para este fin, es indispensable crear una clase especial de «choque artificial» en el punto mismo en que la tercera octava se ha detenido. Esto significa que el «choque artificial» debe ser aplicado a la nota do 48.

“Pero ¿quÉ es un «choque artificial»? Primero, se conecta con el momento de recibir una mpresión. La nota do 48 designa el momento en que una impresión entra en nuestra conciencia. Un choque artificial en este punto significa cierta clase de esfuerzo, hecho en el momento en que se recibe una impresión.“Se ha explicado anteriormente que en las condiciones de la vida ordinaria no nos recordamos a nosotros mismos. No nos recordamos, es decir, no tenemos la sensación de nosotros mismos; no estamos conscientes de nosotros mismos en el momento de la percepción de una emoción, de un pensamiento o de una acción. Si un hombre lo comprende y trata de recordarse a sí mismo, cada impresión que recibe durante este recuerdo, será en cierta manera doblada. Por ejemplo, en un estado psíquico ordinario, simplemente miro a la calle. Pero si «me recuerdo a mí mismo», no miro simplemente a la calle, yo siento que la miro, como si me dijera a mí mismo: «Yo miro». En vez de una impresión de la calle, tengo dos impresiones: una de la calle y la otra de mí mismo mirando a la calle. Esta segunda impresión producida por el hecho de mi «recuerdo de mí», es el «choque adicional». Además, sucede que la sensación adicional conectada con el «recuerdo de sí» trae consigo un elemento de emoción; en otras palabras, en ese instante el trabajo de la maquina llama cierta cantidad de carbono 12. Los esfuerzos por recordarse a sí mismo, la observación de sí en el momento en que se recibe una impresión, la observación de una impresión en el momento en que se la recibe, el «registro», por así decirlo, de la recepción de impresiones, y la estimación simultánea de su valor, todo esto tomado en conjunto dobla la intensidad de las impresiones y hace que do 48 pase a re 24. Al mismo tiempo, los esfuerzos que corresponden a la transición de una nota a otra y el pasa fe de do 48 a re 24, permiten que do 48 de la tercera octava entre en contacto con mi 48 de la segunda octava, y que le dé a esta nota la cantidad de energía necesaria para pasar de mi a fa. De esta manera, el choque dado a do 48 se extiende también a mi 48 y permite que la segunda octava se desarrolle.

“Mi 48 pasa a fa 24; fa 24 pasa a sol 12; sol 12 pasa a la 6. La 6 es la, materia de la más alta

calidad que puede ser producida por el organismo a partir del aire, es decir a partir de la

segunda clase de alimento. Sin embargo, esto no puede ser obtenido sino por un esfuerzo

consciente, realizado en el momento en que se recibe una impresión.

“Comprendamos bien lo que esto quiere decir. Todos respiramos el mismo aire. Además de

los elementos conocidos por nuestra ciencia, el aire contiene un gran número de substancias

que ésta no conoce, que le son indefinibles e inaccesibles a su observación. Pero es posible un análisis exacto del aire aspirado tanto como del aire espirado. Este análisis muestra que si el aire aspirado por diversas personas es estrictamente el mismo, el aire espirado por cada una de ellas se revela completamente diferente. Supongamos que el aire que respiramos esté compuesto de una veintena de distintos elementos desconocidos por nuestra ciencia. Cada uno de nosotros absorbe un cierto número de estos elementos en cada aspiración. Supongamos que se absorben siempre cinco de ellos. Por consecuencia, el aire espirado por cada uno está compuesto de quince elementos; cinco han ido a nutrir el organismo. Sin embargo, ciertos hombres no exhalan quince, sino sólo diez elementos, es decir que absorben cinco elementos más. Estos cinco elementos son hidrógenos superiores.

El desarrollo de la octava del aire después del primer choque consciente.

Estos hidrógenos superiores están presentes en cada partícula de aire que inhalamos. A las bstancias finas).

Desarrollo de la octava de impresiones después del primer choque consciente.

Fig.38

“Hemos seguido el desarrollo de dos octavas. La tercera octava, es decir la octava de

impresiones, comienza con un esfuerzo consciente. Do 48 pasa a re 24; re 24 pasa a mi 12. El desarrollo de la octava, llegado a este punto, se detiene.

“Si examinamos ahora el resultado del desarrollo de estas tres octavas, veremos que la

primera octava ha alcanzado si 12, la segunda, la 6, y la tercera, mi 12. De esta manera, la

primera y la tercera octava se detienen en notas que no pueden pasar a las notas siguientes.

“Para el desarrollo ulterior de estas dos octavas, es necesario un segundo choque consciente

en cierto punto de la máquina: se necesita un nuevo esfuerzo consciente. La naturaleza de este esfuerzo exige un estudio especial. Si consideramos la marcha general de la máquina, este esfuerzo puede ser conectado con la vida emocional, es decir con una clase especial de influencia sobre nuestras propias emociones. Pero no se puede explicar lo que es realmente esta clase de influencia, y cómo debe ser producida, sino en función de una descripción general del trabajo de la fábrica o de la máquina humana.

“La práctica de la no-expresión de emociones desagradables, de la no-identificación, de la no consideración interior, es la preparación para el segundo esfuerzo.

Cuadro completo del trabajo intensivo del organismo y de la intensiva producción de

substancias a partir de los producto” de la nutrición, después del primer choque consciente.

Fig. 39

Si consideramos ahora el trabajo de la fábrica humana como un todo, cada vez que se detiene

la producción de estas substancias finas seremos capaces de discernir por cuáles medios

podemos hacerla recomenzar. Vemos que, en las condiciones ordinarias, al trabajar con la

sola ayuda de un choque mecánico, la fábrica produce una cantidad muy pequeña de

substancias tinas; en efecto, solamente si 12. Trabajando con un choque mecánico y un

choque consciente, la fábrica produce ahora una cantidad mucho más grande de substancias

finas. Y al trabajar con dos choques conscientes, la fábrica producirá tal cantidad de

substancias finas que con el transcurso del tiempo su carácter se transformará por completo.

“La fábrica de tres pisos representa el universo en miniatura; está construida según las mismas leyes y sobre el mismo plan que el universo entero.

“Para comprender la analogía entre el hombre, el organismo humano y el universo, representémonos el mundo, como lo hemos hecho anteriormente, bajo la forma de tres octavas que van desde el Absoluto hasta el Sol, desde el Sol hasta la Tierra, y desde la Tierra hasta la Luna. Cada una de estas tres octavas carece de un semitono entre fa y mi, y en cada una de ellas el papel de este semitono que falta es desempeñado por cierta clase de choque artificialmente creado en este punto. Si tratamos ahora de precisar la analogía entre la fábrica de tres pisos y las tres octavas del universo, debemos comprender que los tres «choques adicionales» en las tres octavas corresponden a las tres clases de alimento que entran en el organismo humano. El choque en la octava inferior corresponde al alimento físico; este choque es el do 768 de la fábrica cósmica de tres pisos. En la octava intermedia el choque corresponde al aire, es el do 192 de la fábrica cósmica. En la octava superior, el choque corresponde a las impresiones; es el do 48 de la fábrica cósmica. En el trabajo interior de esta fábrica cósmica de tres pisos, las tres clases de alimento sufren la misma transformación que en la fábrica humana, sobre el mismo plano y en relación con las mismas leyes. Un estudio más profundo de la analogía entre el hombre y el universo sólo es posible después de un estudio exacto de la máquina humana, después que se hayan reconocido exactamente los «sitios» respectivos de cada uno de los hidrógenos en nuestro organismo. Entonces debemos descubrir la precisa razón de ser de cada hidrógeno, dándoles la definición química, psicológica, fisiológica y anatómica; en otros términos, definiendo sus funciones, su sitio en el organismo humano, y si es posible, las sensaciones particulares que le están ligadas. “El estudio del trabajo del organismo humano como fábrica química nos muestra tres etapas en la evolución de la máquina humana. “La primera etapa concierne al trabajo del organismo humano, el organismo tal como ha sido creado por la naturaleza, es decir, para la vida y las funciones de los hombres números 1, 2 y 3, La primera octava, la octava del alimento, se desarrolla normalmente hasta mi 192. Al llegar a este punto, recibe automáticamente un choque al comienzo de la segunda octava, y su desarrollo prosigue después hasta si 12. La segunda octava, la octava del aire,-comienza con do 192 y se desarrolla hasta mí 48, donde se detiene. La tercera octava, la octava de las impresiones, comienza con do 48, y se detiene allí. De modo que siete notas de la primera octava, tres notas de la segunda, y una nota de la tercera representan un cuadro completo del trabajo de la «fábrica humana» en su primera etapa, es decir en su estado natural. La naturaleza no ha previsto sino un «choque», aquel que se recibe con la entrada de la segunda octava, y que permite que mi de la primera octava pase a fa. Pero la naturaleza no ha previstonada para el segundo «choque», es decir, para el «choque» que ayudaría al desarrollo de la tercera octava y por tanto permitiría que mi de la segunda octava pasase a fa. Un hombre debe crear este «choque» por sus propios esfuerzos, si desea aumentar la producción de los hidrógenos finos en su organismo. “La segunda etapa concierne al trabajo del organismo humano cuando un hombre crea un «choque» voluntario y consciente en el punto do 48. Este «choque» voluntario se transmite primero a la segunda octava que se desarrolla hasta sol 12, o aún más allá hasta la 6, y aún más lejos, si el trabajo del organismo es suficientemente intenso. El mismo choque permite también el desarrollo de la tercera octava, la octava de impresiones, que en este caso alcanza mi 12. Así en la segunda etapa del trabajo del organismo humano, vemos el desarrollo completo de la segunda octava y tres notas de la tercera. La primera octava se ha detenido en la nota si 12, la tercera en la nota mi 12. Ninguna de estas octavas puede desarrollarse más allá sin un nuevo «choque». La naturaleza de este segundo «choque» no puede ser definida tan fácilmente como la del primer «choque» voluntario de do 48. A fin de comprenderla, es indispensable comprender la significación de si 12 y de mi 12. “El esfuerzo que crea este «choque» debe consistir en un trabajo sobre las emociones, en una transformación y mutación de las emociones. Esta transmutación de las emociones ayudará entonces a la transmutación de si 12 en el organismo humano. Ningún crecimiento real, es decir, ningún crecimiento de los cuerpos superiores en el organismo, es posible sin ella. La idea de esta transmutación era conocida por muchas enseñanzas antiguas, y aun por algunas más recientes, por ejemplo, la Alquimia de la Edad Media. Pero los Alquimistas hablaban de esta transmutación bajo la forma alegórica de una transmutación de metales viles en metales preciosos.

. En realidad, a lo que se referían era a la transformación cíe los hidrógenos groseros en hidrógenos finos en el organismo humano, principalmente a la transformación de mi 12. Se puede decir que si un hombre llega a realizar esta transmutación, ha logrado la meta de sus esfuerzos, pero en tanto que no la haya realizado, todos los resultados obtenidos aún pueden perderse, porque de ninguna manera están fijados en él. Más aún, estos resultados han sido logrados sólo en las esferas del pensamiento y de la emoción. Resultados reales, objetivos, pueden obtenerse solamente después que haya comenzado la transmutación de mi 12.

“Los Alquimistas que hablaban de esta transmutación comenzaban directamente con ella. No conocían nada, o por lo menos no decían nada, acerca de la naturaleza del primer «choque» voluntario. Sin embargo, todo depende de esto. El segundo «choque» voluntario y la transmutación no se hacen físicamente posibles sino después de una larga práctica del primer «choque» voluntario, que consiste en el «recuerdo de sí» y en la «observación de las impresiones» que se reciben. En el camino del monje y en el del faquir, el trabajo sobre el segundo «choque» precede al trabajo sobre el primer «choque», pero como sólo este último puede llevar a la creación de mi 12, los esfuerzos en la ausencia de todo otro elemento tienen por necesidad que concentrarse en si 12, lo que muy a menudo da resultados enteramente equivocados. En el cuarto camino, un desarrollo correcto tiene que comenzar con el primer «choque» voluntario, y luego pasar al segundo «choque» que debe intervenir en mi 12.


TRICEREBRALES

PERSPECTIVAS DESDE UN MUNDO REAL

G. I. GURDJIEFF

PRIEURE, 17 DE ENERO, 1923
Todo animal trabaja de acuerdo con su constitución. Un animal trabaja más, otro menos,
perotodos trabajan tanto como le es natural a cada uno. Nosotros también trabajamos; entre
nosotros, unos son más capaces para trabajar, otros menos. Quienquiera que trabaje como
buey es inútil y quienquiera que no trabaje es igualmente inútil. El valor del trabajo no reside en la cantidad sino en la calidad. Por desgracia, debo decir que no toda nuestra gente trabaja lo suficientemente bien en lo que respecta a calidad. Sin embargo, ojalá que el trabajo que han hecho hasta ahora les sirva como fuente de remordimiento. Si sirve como causa de remordimiento, será útil; si no, no sirve para nada.
Todo animal, como ya se ha dicho, trabaja de acuerdo con la clase de animal que es. Cierto animal —digamos, un gusano— trabaja sólo mecánicamente; no se puede esperar más de él. No tiene otro cerebro que el mecánico. Otro animal trabaja y se mueve únicamente por el sentimiento; tal es la estructura de su cerebro. Un tercero percibe el movimiento, que es
llamado trabajo, sólo a través del intelecto y no se puede exigir nada más de él, ya que no
tiene otro cerebro; no puede esperarse nada más, puesto que la naturaleza lo creó con esta
clase de cerebro.
Así pues, la calidad del trabajo depende del cerebro que haya en él. Cuando consideramos las diferentes clases de animales, encontramos que hay animales unicerebrales, bicerebrales y tricerebrales. El hombre es un animal tricerebral. Pero a menudo sucede que aquel que tiene tres cerebros debe trabajar, digamos, cinco veces más que el que tiene dos cerebros. El
hombre ha sido creado de tal manera que se exige más trabajo de él de lo que puede producir según su constitución. No es culpa del hombre, sino culpa de la naturaleza. El trabajo tendrá valor sólo cuando un hombre dé hasta el límite de su posibilidad. Normalmente, en el trabajo del hombre se necesita la participación del sentimiento y del pensamiento. Si falta una de estas funciones, la calidad de su trabajo estará en el mismo nivel de quien trabaja con dos cerebros. Si un hombre quiere trabajar como hombre, debe aprender a trabajar como hombre.
Es fácil precisar esto —tan fácil como distinguir entre un animal y un hombre— y pronto
aprenderemos a verlo. Hasta entonces, tienen que confiar en mi palabra. Todo lo que necesitan es discernir con su mente.
Digo que hasta ahora ustedes no han estado trabajando como hombres; pero existe una posibilidad de aprender a trabajar como hombres. Trabajar como un hombre significa que un hombre siente lo que hace, y piensa por qué y para qué lo hace, cómo lo está haciendo ahora, cómo debería haberlo hecho ayer y cómo hoy, cómo tendría que hacerlo mañana y cómo en general es mejor hacerlo —y si hay una forma mejor.
Si un hombre trabaja correctamente logrará hacer su trabajo cada vez mejor. Pero cuando una criatura bicerebral trabaja, no hay diferencia alguna entre su trabajo de ayer, de hoy y de mañana.
Mientras estábamos trabajando, ni un solo hombre trabajó como hombre. Pero para el
Instituto es esencial trabajar de un modo diferente. Cada uno debe trabajar para sí mismo, ya que otros no pueden hacer nada por él. Si uno puede hacer, digamos, un cigarro como un
hombre, uno ya sabe cómo hacer una alfombra. Al hombre le es dado todo el aparato
necesario para hacer cualquier cosa. Todo hombre puede hacer cualquier cosa que otros
pueden hacer. Si uno puede, todos pueden. El genio, el talento, todo eso es un disparate. El
secreto es sencillo; hacer las cosas como un hombre. Quien puede pensar y hacer las cosas
como un hombre, puede, de inmediato, hacer igualmente bien una cosa como otro que la ha
estado haciendo durante toda su vida, pero no como un hombre. Lo que uno ha tenido que
aprender durante diez años, otro lo aprende en dos o tres días y, entonces, lo hace mejor que
aquel que pasó su vida haciéndolo. He conocido gente que, antes de aprender, trabajaron toda su vida pero no como hombres; pero, cuando aprendieron, fácilmente podían hacer tanto el trabajo más fino como el más burdo, trabajo que nunca antes habían visto siquiera. El secreto es pequeño y muy fácil: uno debe aprender a trabajar como un hombre. Y eso sucede cuando un hombre hace una cosa y, al mismo tiempo, piensa en lo que está haciendo y estudia cómo debiera hacerse y mientras lo hace, se olvida de todo; de su abuela, su abuelo y de su cena.
Al principio, es muy difícil. Les daré indicaciones teóricas de cómo trabajar, el resto
dependerá de cada individuo. Pero les advierto que les diré solamente tanto como pongan en práctica. Mientras más sea puesto en práctica, más les diré. Aun cuando la gente trabaje de este modo por sólo una hora, hablaré con ellos tanto como sea necesario, hasta veinticuatro horas, si es necesario. Pero aquellos que continúen trabajando como antes, ¡al diablo con ellos!
Como dije, la esencia del trabajo correcto de un hombre consiste en el trabajo al unísono de
los tres centros: motor, emocional e intelectual. Cuando los tres trabajan juntos y producen
una acción, esto es el trabajo de un hombre. Hay mil veces más valor aun en lustrar el piso
como debiera hacerse que en escribir veinticinco libros. Pero antes de empezar a trabajar con los tres centros y de concentrarlos en el trabajo, es necesario preparar cada centro por
separado, de manera que cada uno pueda concentrarse.
Es necesario entrenar el centro motor para que trabaje con los otros. Y uno tiene que recordar que cada centro consiste de tres partes.
Nuestro centro motor está más o menos adaptado.
El segundo centro, en lo referente a dificultades, es el centro intelectual y el más difícil es el emocional. Nosotros ya empezamos a lograr algo en las cosas pequeñas con nuestro centro motor. Pero ni el centro intelectual ni el emocional pueden concentrarse en modo alguno.
Lograr reunir los pensamientos en una dirección deseada no es lo que se quiere. Cuando lo
logramos, se trata de una concentración mecánica, la cual todos pueden tener, y no de la
concentración de un hombre. Es importante saber cómo no depender de las asociaciones y,
por tanto, empezaremos con el centro intelectual. Ejercitaremos el centro motor prosiguiendo con los mismos ejercicios que hemos hecho hasta ahora.
Antes de seguir adelante, sería útil aprender a pensar según un orden definido. Que cada uno tome un objeto. Que cada uno de ustedes se haga preguntas relacionadas con tal objeto y las responda de acuerdo con su conocimiento y con su material:
1) Su origen
2) La causa de su origen
3) Su historia
4) Sus cualidades y atributos
5) Objetos conectados y relacionados con él
6) Su uso y Aplicación
7) Sus resultados y efectos
8) Lo que el objeto explica y prueba
9) Su fin o su futuro
10) La opinión de usted y la causa y motivos de ésta.
Por lo general nuestros pensamientos son enteramente subjetivos y parciales, además de estar formados por una suerte de periferia de las cosas. En mi opinión luego de formularse las 9 preguntas acerca del objeto, recién allí uno puede realizar una pregunta propia, o punto de vista propio, es decir desde si, es por eso que vemos que allí en el punto 10 termina y nace una octava, de acuerdo a la naturaleza externa de las cosas. .

EL ENEAGRAMA DE GURDJIEFF

 

EL ENEAGRAMA DE GURDJIEFF

 

LA NATURALEZA DE LOS CHOQUES

El Hombre fue creado como un organismo capaz de desarrollo propio, y si reflexionan sobre lo que esto significa se darán cuenta de que el Hombre no está hecho de acuerdo a un molde. Hasta cierto punto estamos hechos a medida pero más allá de ese punto no estamos hecho a medida. Al mismo tiempo somos capaces de evolucionar, de desarrollarnos, de crecer más allá del nivel de lo hecho a medida o mecánico. Pero ya que todo está gobernado por la Ley de Siete o Ley de Choque es menester que comprendan que todo desarrollo ulterior depende del choque —esto es, que les será imposible desarrollarse mas allá de un nivel mecánico dado sin que se produzca un choque. El cuerpo trabaja todo el tiempo como una máquina que transforma el alimento físico en sustancias cada vez más elevadas —sustancias que hacen posible el sentimiento, el pensamiento, etc. Y esto se produce por medio del choque mecánico del Aire que entra en la octava de la Transformación de Alimento en cierto punto entre Mi y Fa.

Pero el resto de la persona humana, es decir todo cuanto puede ir más allá del nivel mecánico, no está trabajando. Se vive la vida de un modo cualquiera sin tener la menor idea de que es preciso producirse un choque, y por cierto se puede vivir la propia vida de este mojo debido al choque mecánico de aire. Pero el Hombre fue creado para algo más. El Trabajo nos enseña que somos capaces de darnos dos choques conscientes además del choque mecánico de aire y a no ser que se produzcan estos choques un hombre sigue durmiendo y en verdad empieza a morir psicológicamente. La verdadera vida del Hombre está en la esfera psicológica, en el desarrollo de la comprensión, del sentimiento, del pensamiento, de la percepción interior. Si ustedes piensan que son simplemente su cuerpo, entonces cometen un gran error. Por más que presten atención al cuerpo no tendrán la posibilidad de darse los otros dos choques conscientes que pertenecen al lado psicológico del Hombre.

El Hombre es más que su cuerpo, o más bien, fue predestinado a ser más que su cuerpo.

Ocupémonos del primero de los choques adicionales. Este choque pertenece a la entrada de las impresiones y a su recepción y digestión. Es llamado el Primer Choque Consciente. En un hombre completamente desarrollado y consciente tienen lugar tres choques el choque mecánico del aire, que es dado, y los dos choques adicionales que no son dados sino que deben ser creados. Toda la ENSEÑANZA DE GURDJIEFF trata en última instancia de la naturaleza de estos dos choques adicionales y de los medios que permiten producirlos, y se refiere a las octavas que existen potencialmente en el Hombre y que pueden ser desarrolladas por medio de un trabajo consciente. Para cambiar, para llegar a ser diferente, para transformarse a sí mismo, es preciso comprender estos dos choques y Crearlos continuamente en la vida cotidiana. Pero ante todo debe ser producido el Primer Choque Consciente, y en este Trabajo una persona debe saber lo que significa dar el Primer Choque Consciente a su vida cotidiana. A no ser que conozcamos genuinamente algo sobre el Primer Choque Consciente, que es llamado la Transformación de Impresiones, nos será imposible comprender el Segundo Choque Consciente. Las impresiones que entran en la maquina humana son un alimento que constituye el comienzo de una octava.

En el Eneagrama el ángulo izquierdo de la figura de tres  (Pto. 3) o triÁngulo se refiere al Primer Choque Consciente; el ángulo de la derecha se refiere al choque mecánico del Aire. Ahora bien, desde el exterior el Aire penetra por el lado derecho del Eneagrama como Do que tiene el valor numérico del Hidrógeno 192. Sufre ciertas transformaciones hasta el punto Mí.

Indicaremos estas etapas en el diagrama. Advertirán que el desarrollo de la transformación del Aire procede hasta el punto Mi donde está el ángulo izquierdo de la figura de 3 o triángulo. Entonces se detiene porque en ese punto es necesario un choque para que pueda proseguir.

Pero comúnmente este choque no se produce. Algo debe entrar aquí tal como lo hizo el Aire en el ejemplo previo para producir el choque. Lo que entra en ese punto son las Impresiones.

Pero las Impresiones no producen el choque de la misma manera como lo hizo el Aire a no ser que sean recibidas conscientemente. Por consiguiente la naturaleza de estos dos choques es diferente. En el número 3 el choque es pasivo o mecánico, pero en el número 6 el choque debe ser activo o consciente. Este último señala el lugar de la evolución consciente. Este es el lugar donde tenemos que tomar la vida, que son Impresiones entrantes, de un modo nuevo, donde tenemos que transformar todos los incidentes diarios, todas nuestras relaciones con los otros. Este es el lugar donde tenemos que trascender nuestros sentidos, y digerir todo cuanto nos sucede, donde debemos formar el poder psicológico que escoge y por otra parte elimina, de igual modo que los Pulmones escogen en el Aire lo que es mas útil y eliminan lo inútil.

Más adelante nos extenderemos sobre este tema. Pero verán que el Eneagrama con todas sus posibilidades no obra en el hombre a menos que se cumplan todas las condiciones que le son inherentes. Cuando lleguen a darse cuenta de que la Ley de Siete o Ley de Choque se aplica a la vida psicológica, ya habrán visto por que es menester hacer continuos esfuerzos en la esfera psicológica. Si no se dan los choques necesarios a la octava psicológica se producirá necesariamente la muerte o la degeneración de la mente y del sentimiento, del mismo modo que si no se produce el choque mecánico del Aire sobreviene la muerte del cuerpo.

Ahora bien, los esfuerzos psicológicos, el choque psicológico, son de muchas clases diferentes. Recibir las Impresiones de una manera nueva, no tomar siempre las cosas del mismo modo, recibir las nuevas Impresiones mediante una atención dirigida, son algunos de los aspectos que pertenecen al Primer Choque Consciente, al que es posible resumir como el trabajo sobre el Ser y el trabajo sobre el Conocimiento.

 

 

Cuando el Trabajo empieza a obrar sobre uno y deja de ser una mera idea teórica, cuando se comienza a ver como se aplica a uno mismo, cuando se ve por uno mismo algunos de los muchos significados implicados en el Primer Choque Consciente, que por lo general es llamado Recuerdo de Si, o se es consciente del lugar de .entrada de las Impresiones provenientes del mundo externo, entonces se comprende que numerosos y variados son los aspectos pertenecientes a este choque. Al mismo tiempo se comprende lo que significa vivir más conscientemente. Y cuando se comienza a

entender todo lo que esto significa, se contempla la vida que se llevaba antes, cuando se reaccionaba a todo mecánicamente, con un sentimiento parecido al horror. Se siente entonces que en el pasado se hubiera preferido vivir más conscientemente. Se tiene una vislumbre de

como se ha vivido y de cómo se hubiera podido vivir.

Lo que más sorprende es la belleza con que todo está formulado en el diagrama, la sencillez con que todo está expuesto cuando se le confiere un significado, con el propio pensamiento y comprensión, cuando deja de ser una cosa a la que tan sólo se puede contemplar. En el diagrama todo es viviente, todo está pleno de significación, y las palabras y letras y cifras y líneas son en realidad fuentes de significación una vez que el entendimiento las aprehende. Se asemeja a un mapa que tuviera paises vivientes, no meras representaciones.

Maurice Nicoll, COMENTARIOS PSICOLÓGICOS SOBRE LA ENSEÑANZA DE GURDJIEFF

Y OUSPENSKY. Edit. Kier