La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

ESENCIA

CUERPO, ESENCIA Y PERSONALIDAD Gurdjieff

gurdjieffgi

CUERPO, ESENCIA Y PERSONALIDAD
Cuando un hombre nace, tres máquinas separadas nacen con él, las que continúan formándose hasta su muerte. Estas máquinas no tienen nada en común una con otra: ellas son nuestro cuerpo, nuestra esencia y nuestra personalidad. Su formación no depende de nosotros en manera alguna. Su desarrollo futuro, el desarrollo de cada una separadamente, depende de los datos que un hombre posee y de los datos que lo rodean, tales como el medio “ambiente, las circunstancias, las condiciones geográficas, etc. Para el cuerpo estos datos son herencia, condiciones geográficas, alimento y movimiento. Estos no afectan la personalidad.
En el curso de la vida de un hombre, la personalidad se forma exclusivamente a través de lo que el hombre oye y a través de la lectura.
La esencia es puramente emocional. Se compone de lo que es recibido por herencia, antes de la formación de la personalidad, y más tarde sólo de aquellas sensaciones y sentimientos entre los cuales vive el hombre. Lo que ocurre después, sólo depende de la transición.
De este modo, el cuerpo empieza a desarrollarse en cada hombre subjetivamente. El
desarrollo de las tres máquinas comienza desde los primeros días de la vida de un hombre. Las tres se desarrollan independientemente la una de la otra. Y así puede suceder, por ejemplo, que el cuerpo empiece su vida en condiciones favorables, en tierra saludable y como resultado sea valiente; pero esto no significa necesariamente que la esencia del hombre sea de carácter similar. En las mismas condiciones, la esencia puede ser débil y cobarde. Un hombre puede tener un cuerpo valiente, contrastando con una esencia cobarde. La esencia no tiene necesariamente un desarrollo paralelo al desarrollo del cuerpo. Un hombre puede ser muy fuerte y sano y sin embargo ser tan tímido como un conejo.
El centro de gravedad del cuerpo, su alma, es el centro motor. El centro de gravedad de la esencia es el centro emocional y el centro de gravedad de la personalidad es el centro intelectual. El alma de la esencia es el centro emocional. Tal como un hombre puede tener un cuerpo sano y una esencia cobarde, así también la personalidad puede ser audaz y la esencia tímida. Consideremos por ejemplo un hombre con sentido común: él ha estudiado, sabe que pueden aparecer alucinaciones y sabe que ellas pueden no ser reales. De modo que en su personalidad no las teme, pero su esencia tiene miedo. Si su esencia ve un fenómeno de esta clase, no puede evitar el tener miedo. El desarrollo de un centro no depende del desarrollo de otro, y un centro no puede transferir sus resultados a otro.
Es imposible decir positivamente que un hombre es así o asá. Uno de sus centros puede ser valiente, otro cobarde; uno bueno, otro malvado; uno puede ser sensible y otro muy burdo; uno siempre está listo para dar, otro es lento o casi incapaz de dar. Por lo tanto es imposible decir: bueno, valiente, fuerte o malvado.
Como ya lo hemos dicho, cada una de las tres máquinas representa a la cadena entera, a todo el sistema en su relación con una, con otra, o con la tercera. En sí misma cada máquina es muy complicada, pero es puesta en movimiento muy simplemente. Cuanto más complicadas las partes de la máquina, menos palancas hay. Cada máquina humana es compleja, sin embargo el número de palancas puede diferir en cada una por separado: en una más palancas, en otra menos.
En el curso de la vida, una máquina puede formar muchas palancas para ser puesta en movimiento, mientras que otra puede ser puesta en movimiento con un pequeño número de palancas. El tiempo para la formación de las palancas es limitado. A su vez, este tiempo también depende de la herencia y de las condiciones geográficas. En promedio, las nuevas palancas se forman hasta los siete u ocho años de edad; más tarde, hasta los catorce o quince años, pueden ser alteradas; pero, después de los dieciséis o diecisiete años, las palancas no se forman ni se alteran. Por lo tanto, más tarde en la vida, sólo actúan aquellas palancas que ya han sido formadas. Es así como son las cosas en la vida ordinaria normal, por mucho que haga un hombre por cambiarlo. Esto es cierto incluso con respecto a la capacidad de un hombre de
aprender. Se pueden aprender cosas nuevas hasta los diecisiete años; lo que se aprende más tarde es sólo aprender entre comillas, es sólo un nuevo ordenamiento de lo viejo. Al principio esto puede parecer difícil de comprender.
Cada individuo con sus palancas depende de su herencia y del lugar, el círculo social y las circunstancias en las cuales nació y creció. El modo de operar de. los tres centros o almas es similar. Su construcción es diferente, pero su manifestación es la misma.
Los primeros movimientos se graban. Las grabaciones de los movimientos del cuerpo son puramente subjetivas. Esta grabación es como la de un disco: primero, hasta los tres meses, es muy sensitiva; después de los cuatro meses se vuelve menos sensitiva; después de un año, todavía más débil. Al principio se puede oír hasta la respiración; una semana después no se puede oír nada de un volumen inferior al de una conversación en voz baja. Pasa lo mismo con el cerebro humano: al principio es muy receptivo y registra cada nuevo movimiento. Como resultado final un hombre puede tener muchas posturas, otro sólo unas pocas. Por ejemplo, un
hombre puede haber adquirido cincuenta y cinco posturas mientras duró la posibilidad de grabarlas, y otro hombre, viviendo en las mismas condiciones, puede haber obtenido doscientas cincuenta. Esas palancas, estas posturas, se forman en cada centro de acuerdo con las mismas leyes y quedan allí por el resto de la vida de un hombre. La diferencia entre estas posturas consiste solamente en la manera en la que fueron grabadas. Tomen, por ejemplo, las posturas del centro motor. Hasta cierto momento se forman posturas en cada hombre. Después dejan de formarse, pero aquellas que se han formado quedan hasta la muerte. Su número es limitado, por lo cual no importa lo que haga un hombre, utilizará estas mismas posturas. Si
desea desempeñar uno u otro papel, utilizará una combinación de posturas que ya tiene, porque nunca tendrá otras. En la vida común y corriente no puede haber nuevas posturas. Aun en el caso de que un hombre quiera ser actor, su situación será la misma a este respecto.
La diferencia entre el sueño y el estar despierto del cuerpo consiste en que cuando un shock viene desde afuera durante el sueño, no excita ni produce asociaciones en el cerebro correspondiente.
Supongamos que un hombre está cansado. Se le da el primer shock. Alguna palanca comienza a moverse mecánicamente. De manera igualmente mecánica toca otra palanca y la hace moverse, esa palanca toca una tercera, la tercera una cuarta y así sucesivamente. Esto es lo que llamamos asociaciones del cuerpo. Las otras máquinas también tienen posturas y son puestas en movimiento de la misma manera.
Además de las máquinas centrales que trabajan independientemente —cuerpo, personalidad y esencia— también tenemos manifestaciones sin alma, que .tienen lugar fuera de los centros.
Para comprender esto, es muy importante notar que dividimos las posturas del cuerpo y del sentimiento en dos clases: 1) las manifestaciones directas de cualquier centro y 2) las manifestaciones puramente mecánicas que surgen fuera de los centros. Por ejemplo, el movimiento de levantar mi brazo es iniciado por el centro. Pero en otro hombre puede ser iniciado fuera del centro. Supongamos que un proceso similar está teniendo lugar en el centro emocional, tal como alegría, pena, frustración o celos. En un momento dado, una postura fuerte pudo haber coincidido con una de estas posturas emocionales y así las dos posturas han dado origen a una nueva postura mecánica. Esto acontece mecánicamente, independientemente de los centros.
Cuando hablé de máquinas, llamé trabajo normal a la manifestación de un hombre, la cual implica los tres centros tomados en conjunto. Esta es su manifestación. Pero debido a la vida anormal, algunas personas tienen otras palancas, que se forman fuera de los centros y que provocan movimiento independientemente del alma. Puede ser en la carne, en los músculos, en cualquier parte.
Los movimientos, las manifestaciones y las percepciones de cada centro son manifestaciones de los centros, pero no del hombre, si tomamos en cuenta que el hombre está constituido por tres centros. La capacidad de sentir alegría, pena, frío, calor, hambre y cansancio está en cada centro. Estas posturas existen en cada centro y pueden ser pequeñas o grandes y tener diferentes calidades. Hablaremos más tarde de cómo sucede esto en cada centro por separado y de cómo saber a qué centro pertenecen. Por el momento deben recordar y darse cuenta de una cosa: deben aprender a distinguir entre las manifestaciones del hombre y las
manifestaciones de los centros. Cuando la gente habla de un hombre, dice que es malo, listo, tonto; él es todo esto. Pero no puede decir que éste es Juan o Simón. Estamos acostumbrados a decir “él”. Pero debemos acostumbrarnos a decir “él” en el sentido de él como cuerpo, él como esencia, él como personalidad.
Supongamos que en un caso dado representamos a la esencia como 3 unidades. El 3
representa el número de posturas. En el caso del cuerpo de este hombre, el número es 4. La cabeza está representada por 6. Así cuando hablamos de 6, no nos referimos a la totalidad del hombre. Tenemos que evaluarlo por 13, porque 13 es sus manifestaciones, su percepción. Cuando es la cabeza sola, sería 6. Lo importante es evaluarlo no sólo por 6, sino por 13. El total es lo que lo define. Un hombre debería ser capaz de dar un total de 30, por todo tomado en conjunto. Esta cifra puede obtenerse solamente si cada centro puede dar un determinado número correspondiente, por ejemplo 12 + 10 + 8. Supongamos que esta cifra 30 representa la manifestación de un hombre, un dueño de casa. Si encontramos que un centro tiene que dar necesariamente 12, debe contener ciertas posturas correspondientes, las que producirían 12. Si falta’ una unidad y éste da solamente 11, no se pueden obtener 30. Si hay un total de sólo 29, no es un hombre, si llamamos un hombre a aquél cuya suma total es 30.
Cuando hablamos acerca de los centros y de un desarrollo armonioso de ellos, queríamos decir que para llegar a ser tal hombre, para ser capaz de producir aquello de lo que estábamos hablando, es necesario lo siguiente: al principio hemos dicho que nuestros centros se han formado independientemente uno del otro, y que no tienen nada en común; sin embargo, debería existir una correlación entre ellos, porque la suma total de manifestaciones sólo se puede obtener de los tres juntos, no de uno solo. Si es correcto que 30 es una verdadera manifestación del hombre y este 30 es producido por tres centros en una correlación correspondiente, es imperativo entonces que los centros estén en esta correlación. Esto debería ser así, sin embargo en realidad no lo es. Cada uno de los centros se encuentra aislado (hablo de las personas presentes) y no tienen entre ellos una relación apropiada y por lo tanto
son discordantes.
Por ejemplo, una persona tiene una gran cantidad de posturas en un centro; otra, en otro centro. Si tomamos cada tipo separadamente, la suma total de cada uno será diferente. Si de acuerdo al principio deberían existir 12, 10 y 8, pero solamente están presentes 10 y 8 y en lugar de 12 hay O, el resultado es, 18 y no 30.
Tomemos alguna, substancia, por ejemplo, pan. Requiere una proporción definida de harina, agua y fuego. Es pan solamente cuando los ingredientes están en la proporción correcta; en la misma forma, en el caso del hombre, para obtener la cifra 30, cada fuente debe aportar una calidad y cantidad correspondiente. Si J. tiene mucha harina, es decir posturas físicas, pero no tiene agua ni fuego, es solamente harina y no un individuo, no es pan. Ella (O.) produce agua (sentimiento), tiene muchas posturas; pero no hay pan que se obtenga solamente de agua; nuevamente esto no vale nada: el mar está lleno de agua. L. tiene mucho fuego, pero no tiene
harina ni agua; de nuevo esto no vale nada. Si se pudiera juntarlos, el resultado sería 30; un individuo. Como son, son solamente pedazos de carne, pero los tres juntos darían 30 como manifestación. ¿Podría ella decir “yo”? Es “nosotros”, no “yo”. Ella produce agua, sin embargo dice “yo”. Cada una de estas tres máquinas es como sí fuera un hombre. Y los tres encajan uno en el otro. El hombre está constituido por tres hombres; cada uno tiene un carácter diferente, una naturaleza diferente, y sufre de falta de correspondencia con los demás.
Nuestra meta debe ser organizarlos, para hacerlos corresponder entre sí. Pero antes de empezar a organizarlos y antes de pensar en una manifestación que valga, hagamos una pausa para ver conscientemente que estas tres máquinas nuestras están realmente en desacuerdo una con la otra. No se conocen. No solamente no se escuchan una a otra sino que si una de ellas le ruega intensamente a la otra hacer algo y sabe cómo debería hacerse, ésta sin embargo o no puede o no quiere hacerlo.
Como ya es tarde, tenemos que dejar el resto para otra ocasión. ¡Para ese entonces quizás ustedes hayan aprendido a hacer!

GURDJIEFF


PERSONALIDAD PASIVA ESENCIA ACTIVA

ESENCIA Y PERSONALIDAD

ESENCIA ACTIVA Y PERSONALIDAD PASIVA

El Trabajo enseña que el Hombre está compuesto de dos partes distintas llamadas Esencia y Personalidad. Es, por asíesencia y personalidad decirlo, el primer misterio acerca del Hombre —el segundo es el de estar dormido—. Luego decimos que el Hombre nace siendo solo Esencia y no tiene Personalidad. En esta condición es inofensivo. La tercera es que la Esencia sólo crece un poco y es rodeada por la Personalidad. Luego, la Esencia y la Personalidad no están bajo el mismo número de leyes. La Esencia que se manifiesta en el niño recién nacido está bajo 24 órdenes de leyes, y la Personalidad que se manifiesta en el niño que está creciendo está bajo 48 órdenes de leyes. El Hombre, por consiguiente, tiene la posibilidad de dos vidas, una perteneciente a la Esencia y la otra a la Personalidad. La quinta cosa es que la Personalidad se vuelve activa y, en consecuencia, la Esencia se vuelve pasiva. La Personalidad y su vida dominan la Esencia que permanece sin desarrollarse. La sexta cosa es que el objeto del Trabajo consiste en invertir este estado en el Hombre y hacer que la Esencia llegue a ser activa y la Personalidad pasiva. El objetivo de hacer que la personalidad sea pasiva es permitir el crecimiento de la Esencia. Cuando se ha alcanzado este estado, la vida de la Esencia domina la vida de la Personalidad. La Vida suministra el alimento para el desarrollo de la Personalidad pero no el alimento necesario para el desarrollo de la Esencia. El secreto finca en que la Personalidad y la Esencia necesiten diferentes alimentos para su respectivo desarrollo. Necesitan diferentes clases de verdad.

Una idea positiva puede ser definida de primera intención, en estos comentarios, como una idea que disminuye la Personalidad y acrecienta la Esencia. Se dijo la última vez que la idea que el “Hombre puede hacer” no es positiva, aunque la mayoría de la gente diría que lo es. Pero la idea de que el Hombre puede hacer acrecienta la Personalidad. Es exactamente lo que piensa la Personalidad. El Trabajo dice: “El Hombre no puede hacer”. Y esta es una idea positiva. ¿Por qué? Porque mengua la Personalidad, mientras que la idea que el Hombre puede hacer acrecienta la Personalidad y por lo tanto es una idea negativa.

La Personalidad carece de vida propia. Sólo lo que tiene vida propia puede hacer. Por ejemplo, no tenemos ideas propias. Todos los rollos y combinaciones de “Yoes” forman la Personalidad, todo lo que está registrado en rollos proveniente de impresiones, todos los topes, las actitudes, las imágenes, todo eso integra la máquina de la Personalidad. Con esa absurda máquina andamos por el mundo, creemos en nosotros. Empero no podemos pensar un nuevo pensamiento. Sólo podemos comparar, copiar, modificar. Esa máquina, que está muerta, rodea a la Esencia que está viva, pero inarticulada, subdesarrollada. El hombre que desarrolla la Esencia, el hombre qué ha experimentado esa inversión de los signos, la Personalidad activa y la Esencia pasiva que pasan a ser la Personalidad pasiva y la Esencia activa —tal hombre pertenece a la Humanidad Consciente y tal hombre puede hacer—. Ha renacido. Tal hombre tiene un verdadero destino, porque el Destino es propio de la Esencia, y las leyes mecánicas pertenecen a las máquinas —esto es, nos pertenecen—. El hombre común está bajo el Accidente, no el Destino. Nos damos cuenta ahora lo que significa la idea positiva que el “Hombre no puede hacer”, al llegar a ser conscientes de nuestra mecanicidad. Una máquina no hace. No puede escoger. Este es uno de los definidos aumentos de conciencia que nos son posibles y a los que aspiramos al cabo de cierto tiempo. El Tiempo está medido en el Trabajo. Este Trabajo trata del aumento de conciencia en muchas direcciones definidas. La conciencia es luz —no la luz física sino la luz psicológica, que otorga el nuevo poder de ver todo. Tal como es el Hombre, está en las tinieblas —literalmente—. Está en la oscuridad psicológica. No es consciente. Entender —empezar a entender— que se es mecánico y no se está vivo produce un choque.

Este choque pertenece a la zona que en la fábrica de 3 pisos, alimentada por las impresiones, el aire y el alimento, es llamada la región del Primer Choque Consciente. El hombre puede darse ese choque. Aquí podemos hacer. El hombre puede trabajar —con la ayuda del Trabajo—. Pero primero es preciso que forme al “Yo” Observante. El “Yo” Observante es el resultado de este Trabajo y de las ideas que nos enseña. Cuanto más se ve la fuerza del Trabajo, más se puede observar. Sólo por medio del “Yo”

Observante formado por el Trabajo y sus ideas positivas un hombre puede observarse a sí mismo lo bastante como para darse cuenta que su mecanicidad es un hecho psicológico. Entonces percibe que toda la cuestión y significado de su vida reside en sí mismo y en su relación consigo mismo. Hasta entonces estaba identificado con lo que no era él —con la Personalidad— y así no lo estaba con su Destino.

Empieza entonces a separarse. En suma, comienza a despertar del sueño, de la activa Personalidad. Así el darse cuenta que es una máquina y que no puede hacer produce un resultado positivo, aunque parezca una idea negativa. Le hace adelantar un paso hacia la inversión, hacia el intercambio de signos entre la Personalidad y la Esencia. Porque hemos definido de primera intención a la idea positiva como aquella que disminuye la Personalidad y acrecienta la Esencia.

Nos  remitiremos al gran diagrama —la formulación condensada— de lo que es necesario si deseamos este Trabajo y no creemos más que la vida sea un fin en sí misma.

Tan sólo agregaré que si usted valora el Trabajo y lo siente emocionalmente, no tardará en saber qué es laFuerza Neutralizante de la Vida y qué es la  Fuerza Neutralizante del Trabajo. Esto es, logrará conocer prácticamente lo que es ser mecánico y lo que es comportarse conscientemente. Cuando conozcan por sí mismos que esto es un hecho psicológico, entonces se darán cuenta cuando se comportan como hombres dormidos y cuando se comportan como hombres que ya han empezado a despertar del sueño general de la Humanidad. MAURICE  NICOLL

 

biblia


FALSA PERSONALIDAD – PERSONALIDAD -ESENCIA

DIAGRAMA DE LA ESENCIA, FALSA PERSONALIDAD Y PERSONALIDAD Y SU DESARROLLO

Hablemos de la relación que hay entre la personalidad falsa y otras partes del hombre. En cada momento, el desarrollo de todo hombre procede por lo que podría llamarse una tríada estática. Esta tríada se llama estática porque, en ella, el cuerpo, el alma y la esencia siempre están en el mismo sitio y actúan como la fuerza neutralizante, mientras que las demás fuerzas cambian sólo muy lentamente.

El primer triángulo representa el estado del hombre en la vida ordinaria; el segundo, cuando empieza a desarrollarse. Hay largos períodos de tiempo entre los estados del primer y segundo triángulo, y todavía más entre ellos y el tercero. De hecho, hay muchos estados intermedios, pero los tres mostrados son suficientes para ejemplificar el modo de desarrollo en relación con la personalidad falsa. Es necesario recordar que ninguno de estos estados es permanente. Cualquiera de ellos puede durar, digamos, una media hora y luego otro diferente puede venir, para ser de nuevo seguido por otro estado. El diagrama solo pretende mostrar cómo va el desarrollo. Sería, asimismo, posible el continuarlo más allá del “yo” permanente, porque el “yo” permanente tiene también muchas formas.

La tríada esta constituida por el cuerpo, el alma y la esencia en el vértice superior. En el segundo vértice está el “yo”; esto es, los muchos “yoes” que son la persona, dicho de otro modo, todos los sentimientos y sensaciones que no forman parte de la personalidad falsa. El tercer vértice del triángulo es ocupado por la personalidad falsa (es decir, por la idea imaginaria de uno mismo).

En el hombre corriente, la personalidad falsa se llama a sí misma “yo”, pero si el hombre se muestra capaz de desarrollo, después de un tiempo, un centro magnético empieza a crecer en él. El puede llamarlo “intereses especiales”, “ideales”, “ideas” o algo por el estilo. Pero en cuanto empieza a sentir la presencia de ese centro magnético en él, halla una parte separada de sí mismo, y desde esa parte empieza su desarrollo. El cual solo puede tener lugar a expensas de la personalidad falsa, porque la personalidad falsa no puede aparecer al

mismo tiempo como centro magnético.

Puede ser que si el centro magnético se ha formado, la persona pueda encontrar una escuela, y tan pronto como empieza a trabajar, debe hacerlo contra la falsa personalidad.

Esto no significa que la falsa personalidad desaparezca, sino que no va a estar ya siempre presente. Al principio está casi siempre presente, pero cuando el centro magnético empieza a crecer, desaparece, a veces durante media hora, incluso durante un día. Luego a lo mejor vuelve y se aposenta por una semana. Así que todo nuestro trabajo debe ir dirigido contra la

personalidad falsa.

Cuando la falsa personalidad desaparece durante algún tiempo, el “yo” se hace más fuerte, sólo que no es realmente un “yo”, sino muchos. Contra más largos sean los períodos de desaparición de la falsa personalidad, más fuerte se hace el “yo” compuesto por muchos “yoes”. El centro magnético puede transformarse en mayordomo delegado, y cuando el mayordomo delegado adquiere control sobre la falsa personalidad transfiere realmente todas las cosas innecesarias al lado de la personalidad falsa, y solo las cosas necesarias permanecen en el lado del “yo”. Después, en un estadio posterior, puede ser que el “yo” permanente ocupe el vértice del “yo” con todo lo que a él pertenece. Entonces habrá muchos

“yoes” en el vértice de la personalidad falsa, pero sobre ello no podemos decir mucho ahora. Habrá un “yo” permanente con todo lo que a él pertenece, pero no sabemos qué es ello. El “yo” permanente tiene funciones muy diferentes, un punto de vista muy diferente de todo aquello a lo que estamos acostumbrados.

La tríada estática nos muestra que, en relación con las diferentes manifestaciones de la personalidad falsa, esta teniendo lugar un trabajo personal o una degeneración, pero que el cuerpo, el alma y la esencia permanecen los mismos todo el tiempo. Después de algún tiempo ellos también resultarán afectados, pero no participan en los estadios iniciales. El cuerpo seguirá siendo el mismo cuerpo, la esencia cambiara después, pero no entra en juego al principio del trabajo. Según este sistema, la esencia sólo entra en tanto que esta mezclada con la personalidad. No la consideramos separadamente porque, como ya se ha explicado, no tenemos medio de trabajar en la esencia aparte de la personalidad. El diagrama representa un estado, luego un estado ligeramente diferente y de nuevo otro estado diferente. Con ayuda de este diagrama se pueden así ver tres estados diferentes del hombre, empezando por el más elemental. En este ultimo la personalidad falsa es activa y el “yo” es pasivo. El cuerpo, el alma y la esencia siempre permanecen neutralizando. Cuando, tras muchas vicisitudes, aparece el “yo” permanente, entonces el “yo” pasa a ser activo, los muchos “yoes” pasan a ser pasivos y la personalidad falsa desaparece.

Primero, el centro magnético mismo, luego todos esos “yoes” que se sitúan alrededor del centro magnético, están opuestos a la personalidad falsa. Después, en cierto momento, el centro magnético se convierte en activo y la personalidad falsa en pasiva. El centro magnético es una combinación de un cierto grupo de intereses.

Pero cuando las cosas vienen, entonces con la ayuda del centro magnético usted es capaz de ver que es que o si está interesado o no en una cosa. Puede usted entonces tomar una decisión. Antes de entrar en el trabajo, el centro magnético ha alcanzado un punto que lo transforma en un cierto grupo de intereses. Cuando uno se encuentra con el trabajo de escuela, se interesa en él, y entonces desaparece como centro magnético, porque el centro magnético en sí es débil.

Este diagrama pretende describir los estadios iniciales del trabajo, y así solo he incluido en él algunas de las combinaciones posibles. Por ejemplo, en el primer triángulo tenemos una tríada compuesta por cuerpo, alma y esencia (=), personalidad falsa (+) y “yoes” (–). Ahora bien, suponiendo que estos “yoes” estén ya divididos en ciertos grupos, entonces uno de esos grupos es el centro magnético.

Este diagrama puede ser útil, porque muestra lo que somos, si podemos verlo. Muestra los

cambios en nuestro desarrollo, lo que somos ahora y lo que podemos llegar a ser. Cuando

aprendamos a usar este diagrama, LE AYUDARÁ A VER LAS ETAPAS DEFINIDAS EN EL TRABABAJO. El primer triángulo muestra el estado del hombre en la vida corriente; el segundo muestra su estado cuando empieza a desarrollarse. Hay largos períodos entre el estado mostrado en el primer triángulo y el estado mostrado en el segundo triángulo, y aún más largos entre ellos y el tercer triángulo. En realidad hay muchas etapas intermedias, pero estas tres son suficientes para mostrar el modo de desarrollo en relación con la falsa personalidad.

Es necesario recordar que ninguno de estos estados es permanente. Cualquiera de ellos puede durar media hora y, Juego, puede sobrevenir otro estado, luego nuevamente un estado diferente. El diagrama sólo muestra cómo marcha el desarrollo.

Sería posible continuar el diagrama más allá del “yo” permanente, porque el “yo” permanente tiene a su vez muchas formas.

La tríada está constituida por el cuerpo, el alma y la esencia en el ápice. En el segundo punto está el “yo”, tomado en el sentido de muchos “yo-es” que son la misma persona, es decir, todos los sentimientos y sensaciones que no forman una parte de la falsa personalidad. El tercer punto del triángulo es sostenido por la falsa personalidad, es decir, por el cuadro imaginario de uno mismo. En un hombre corriente, la personalidad se llama “yo” y es activa pero después de algún

tiempo, si el hombre es capaz de desarrollo el centro magnético empieza a crecer en él. Puede llamarla “intereses especiales” “ideales”, “ideas” o algo por el estilo. Cuando empieza a sentir este centro magnético, halla en sí mismo una parte separada, y desde esta parte empieza su crecimiento. Este crecimiento puede tener lugar sólo a expensas de la falsa personalidad,

porque la falsa personalidad no puede aparecer al mismo tiempo que el centro magnético.

Cuando el centro magnético es activo, la falsa personalidad es pasiva, pero cuando la falsa

personalidad es activa, el centro magnético es pasivo.

Si el centro magnético se forma en un hombre, éste puede encontrar una escuela, y cuando

aquél empieza a trabajar, deberá hacerlo contra la falsa personalidad. Esto no significa que la falsa personalidad desaparezca solo significa que no está presente siempre. Al comienzo, está presente casi siempre, pero cuando el centro magnético empieza a crecer desaparece, a veces durante media hora, a veces incluso durante un día. Luego retorna ¡y se queda durante una semana! Cuando la falsa personalidad desaparece durante breve tiempo el yo se torna más fuerte, sólo que no. es realmente el “yo” es muchos yoes .Cuanto más largos sean los períodos durante los cuales la falsa personalidad desaparece, más fuerte se torna el “yo” compuesto por muchos yoes”.

El centro magnético puede transformarse en Sub-mayordomo y cuando el Sub-mayordomo

adquiere el control de la falsa personalidad transfiere todas las cosas innecesarias al lado de la falsa personalidad y sólo las cosas necesarias permanecen en el lado del “yo”. Entonces en una etapa ulterior aún, puede ser que el “yo” permanente llegue al lado del yo junto con todo lo que le pertenece. Entonces, los muchos “yoes” estarán en el lado de la falsa personalidad, pero no podemos decir mucho de eso ahora. Estará el “yo” permanente con todo lo que le pertenece pero no sabemos qué le pertenece. El “yo” permanente tiene funciones absolutamente diferentes, un punto de vista absolutamente diferente de todo aquello a lo que estamos acostumbrados.

El nombre “YO PERMANENTE” no es muy afortunado, porque no es permanente por largo tiempo; sólo llega y se queda cuando es necesario y cuando no es necesario se marcha

nuevamente. De modo que ES MEJOR DECIR YO REAL. Cuando este “yo” llega, controla a los

otros “yoes” Puede controlarlo todo de un modo que ningún “yo” existente puede hacerlo por o que es absolutamente nuevo en un sentido. Pero cuando este “yo” único llega, eso no

significa que se quede. Primero, puede ser que no sea necesario para él quedarse, porque los

“yoes” más pequeños deberán aprender también a actuar del modo correcto. Segundo,

necesita trabajo muy intenso, y si el trabajo afloja, no puede quedarse. Por lo que hay muchas condiciones para su presencia, pero si usted experimenta su gusto estando allí una vez, conocerá muchas cosas y estará seguro de muchas cosas que ahora sólo puede suponer.

La Tríada Estática muestra que el trabajo personal o la degeneración continúan en relación

con las diferentes manifestaciones de la falsa personalidad, pero que el cuerpo, el alma y la

esencia siguen siendo los mismos todo el tiempo. Después de algún tiempo, ellos también

serán afectados, pero no entran en las etapas iniciales. El cuerpo seguirá siendo el mismo

cuerpo, la esencia cambiará después, pero esto no entra al comienzo del trabajo. Según este

sistema, la esencia entra sólo en la medida en que se mezcla con la personalidad. No la

tomamos separadamente porque, como ya expliqué, NO TENEMOS MEDIOS DIRECTOS PARA TRABAJAR SOBRE LA ESENCIA APARTE DE LA PERSONALIDAD AL SERVICIO DE ELLA.

P. ¿Este diagrama implica que el cuerpo y la esencia acuden a veces al lado de la falsa

personalidad, y a veces al otro lado, según lo que está más arriba?

R. No. Si el cuerpo y la esencia son normales, son imparciales y no ocupan un lugar o el otro. Pero si en ellos hay algo mal, están del lado de la falsa personalidad. Pero eso no entra en nuestra conversación; los consideramos una fuerza permanente. El cambio tiene lugar en los otros dos puntos de la tríada.

P. ¿Este diagrama significa que el Sub-mayordomo empieza a ocupar el lugar del centro

magnético cuando uno empieza el trabajo de la escuela?

R. Como expliqué mucho antes, el Sub-mayordomo no llega directamente del centro

magnético, Lo primero que muestra el crecimiento correcto de algo en el lugar del centro magnético es la valorización: el entendimiento del trabajo. Hay un largo camino entre uno y otro. En el diagrama se los muestra siguiéndose uno al otro, pero esto no significa que uno siga al otro inmediatamente: hay millas y millas aparte, y hay cientos de transformaciones. Todos los cambios suceden en el tiempo. En la vida corriente, la falsa personalidad está allí todo el tiempo. Luego, en el tiempo, disminuirá y se volverá menos importante, ocupará

menos tiempo. (Esto se muestra en la segunda etapa del diagrama, donde la falsa personalidad se volvió pasiva y los muchos “yoes” que rodean al centro magnético se volvieron activos.)

Usted no puede MEDIR EL ALCANCE DE LA FALSA PERSONALIDAD en el sentido de tamaño, PERO PUEDE DISMINUIRLA EN EL SENTIDO DEL TIEMPO.

Tome veinticuatro horas: ¿cuántas horas pertenecen a LA FALSA PERSONALIDAD y cuántas a la PERSONALIDAD? Todo lo que cambia en nosotros, cambia de este modo. SE EMPIEZA A VER QUE LOS ESTADOS NEGATIVOS DURAN MENOS, QUE NO TODO EL DÍA HE DE ESTAR IDENTIFICADO CON LA MISMA COSA y así…