La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

OCTAVAS DE ALIMENTO

La Octava DEL HOMBRE Michel Congé

El estudio del Rayo de Creación

EL HOMBRE Michel Congé

Estoy convencido de que en un momento dado se le hace
imposible a todo hombre sobrepasar ciertos niveles en su
tentativa interior si no deja penetrar en su ser un saber tan
psicológico como cósmico.

Michel Conge
(discipulo de Mme de Salzmann en Paris).

Pero este saber no nos ha sido transmitido como un todo
organizado, sino de una manera fragmentada, y una de las
grandes labores que nos puede incumbir sería la
reconstrucción del corpus de ideas sobre el cual está
fundamentada esta enseñanza.
He entresacado dos frases de M. Gurdjieff dichas por
Ouspensky:
“Para una comprensión exacta, es necesario un lenguaje
exacto”.
“La propiedad fundamental de este nuevo lenguaje es que
todas las ideas se concentran alrededor de una sola idea;
en otros términos, todas se contemplan en su relación
mutua, desde el punto de vista de una idea única. Esta es la
idea de la Evolución”.
Esta conclusión subraya con fuerza el lugar esencial de la
idea de la evolución. Y si nos quedaba una duda, la
siguiente definición extraída igualmente de “Fragmentos”,
terminaría de convencernos: “La evolución del hombre, es
la evolución de su conciencia (…), la evolución de su
voluntad (…), la evolución de su poder de “hacer”.
Pero cuidémonos, en este punto, de no dejar que nuestro
esfuerzo de comprensión se deslice hacia una forma
limitativa. No llevemos la idea de la evolución a la noción
mucho más estrecha de la evolución del hombre, -incluso
dando a la palabra “hombre”, el sentido más amplio posible
-, porque la evolución del hombre no es sino un aspecto del
problema. Esta limitación nos impediría toda comprensión.
Si bien nuestra propia evolución puede devenir un
problema lacerante para nosotros, lo tenemos que situar,
integrarlo sin cesar en su verdadero marco.
La evolución es ante todo un problema universal. Sin este
carácter universal, nuestra propia pregunta pierde todo
significado y ninguna esperanza podrá aparecer.
Para permitirnos pensar de forma más audaz, he situado
ante nosotros los diagramas paralelos de la gran octava
cósmica, de la octava lateral y de los cuatro cuerpos del
hombre.
El problema de la evolución me aparece indisociable del
problema de la Vida, de la Creación y del Ser – debo
abrirme más profundamente a esta idea del Ser y a pesar
de que sea incapaz de vivirla, me debo preparar, aunque
hoy solo sea de forma teórica. No hay sino un Ser. Él es lo
impensable y lo incognoscible. Sin embargo, es de Él que yo
debo partir y a Él que yo debo volver.


LA ENERGIA EN LAS OCTAVAS LEY DE SIETE

ef

Todo en el universo evoluciona o involuciona en un incesante movimiento

de energía. Según Gurdjieff las leyes que subyacen a este

proceso universal de trasformación eran conocidas por la ciencia antigua,

que asignaba al hombre su lugar apropiado en el orden cósmico.

En nuestra vida nunca llegamos a realizar lo que verdaderamente tenemos

la intención de hacer Todos nuestros movimientos y nuestras acciones

están sujetos a la Ley de Siete. Comienzan en una dirección, pero

no pueden pasar el intervalo en la octava. Vamos hasta la nota «mi» y

regresamos al «do». Para ir más lejos hace falta una fuerza adicional desde

dentro y desde fuera. Actualmente, es la cabeza, el pensamiento, el

que está tocado por el trabajo. Al cuerpo y al sentimiento le es indiferente

y no reconocen ninguna exigencia mientras estén contentos. Viven en el

momento mismo y su memoria es corta. Y sin embargo, el deseo de ser,

de trabajar, debe venir del sentimiento; y el poder de hacer, la «capacidad

del cuerpo. Cada una de estas partes separadas tiene una atención

diferente, cuya fuerza y duración dependen del material que hayan recibido.

La parte que ha recibido más material tiene mayor atención.

Creemos que podemos trabajar sin intensidad, pero esto no traerá

cambio alguno. Hace falta aumentar la intensidad de las vibraciones

de los centros inferiores para tener un contacto con los centros superiores.

Los centros, que vibran con una velocidad diferente, deben alcanzar

la misma velocidad. Se debe proceder, como en una octava, por

niveles; aprender a sentir la distancia entre las energías y que ellas sólo

pueden aproximarse a través de una intensificación. Lo que es necesario,

tanto en nosotros como a nuestro alrededor, es la creación de una

energia más activa que resista a las influencias de su entorno y que pueda

encontrar un lugar estable entre dos corrientes de diferente nivel.

Hasta sin un esfuerzo consciente, el cuerpo produce una energía, una

materia, muy fina, el resultado final de la transformación del alimento

que Gurdjieff llamaba «si 12». Ésta es la materia a partir de la cual trabaja

el sexo y es ella la que, en la unión de las materias masculina y femenina,

puede desarrollarse independientemente como un nuevo organismo.

Pero puede también formar parte de una nueva octava dentro del cuerpo.

Cuando todas sus células están penetradas de esa materia, produce una

cristalización, la formación de un segundo cuerpo. La vía del hombre

ladino —el camino acelerado de eso que Gurdjieff llamaba «haida

yoga»— incluye el empleo de la energia «si 12» con el fin de producir

el contacto entre los diferentes centros y la edificación de los cuerpos

superiores. Gurdjieff nunca habló de manera explícita sobre este delicado

trabajo, no dio ninguna indicación, pero hay una clave a ser encontrada.

Por ejemplo, esa fricción en nosotros, ese conflicto que se requiere para

producir la sustancia necesaria para nuestro «Yo», es idéntica a lo que

sucede exteriormente entre la fuerza masculina y la fuerza femenina en

acción. El poder de «si 12» es evidente en la experiencia de la unión sexual,

que para la mayor parte de las personas es la única experiencia

que permite la apertura a un estado de unidad sin esfuerzo consciente.

El ritmo de todas las funciones está sometido a esa experiencia y hay

un instante de felicidad cuando uno experimenta la ausencia del yo. Sin

embargo, con demasiada frecuencia buscamos el olvido de sí en esa pasión

intensa, una identificación en la cual podemos perdemos por completo.

Pero inmediatamente después, el «yo» reclama sus derechos y regresamos

al círculo estrecho de nuestros pensamientos y emociones

ordinarios. Sin una comprensión de las fuerzas en juego, la experiencia

no sirve a ningún propósito en la búsqueda de la conciencia.

JEANNE DE SALZMANN


TRABAJO PSICOLOGICO Y COSMOLOGICO

El Trabajo un lado Psicológico y otro
Cosmológico, que se interrelacionan y se comprenden gradualmente. De otro modo no podría
haber verdadera Psicología. El Trabajo dice que el Hombre no puede ser separado del
Universo, o Cosmos, donde existe, ni tampoco el Cosmos puede ser separado del Hombre. El
Gran Mundo en el cual el Hombre aparece es el Macrocosmos y en él el Hombre sería un
Microcosmos, o pequeño Universo, es decir, tiene en él las posibilidades de reflejar el
Universo en sí mismo y de estar en armonía con él.
Ya hemos hablado de la pequeña octava lateral del Sol en el Gran Rayo de Creación, en la
cual el Hombre encuentra su lugar, y en ese punto nos detuvimos, en nuestro estudio del
aspecto cosmológico del Trabajo. Desde ese punto de vista empezamos a estudiar las ideas
contenidas en las parábolas de los Evangelios. El Hombre no aparece en el Gran Rayo mismo.
El hombre es un experimento del Sol en evolución de sí. Como una parte de la Vida Orgánica
en la Tierra, sirve a la naturaleza. Sirve a la evolución de la Tierra y a la de su Luna. Pero es
creado por el Sol con la posibilidad de otro destino, si trata de despertar. Es por eso por lo
cual el Trabajo y todas las enseñanzas similares existen en la Tierra, para despertar al Hombre,
quien sólo está al servicio de la naturaleza mientras siga durmiendo, de modo que puede
despertar y ponerse bajo influencias mas inteligentes y por fin regresar a su fuente de origen.
Este es el doble aspecto del Hombre, y por ello el Hombre en el Trabajo esta dividido en
Hombre dormido u Hombre mecánico, y Hombre que despierta o que ya ha despertado
parcialmente o que está plenamente despierto, es decir, en Hombre consciente.

cósmico
A continuación esbozaré brevemente las diferentes ideas que en este Trabajo derivan del
primer gran diagrama cosmológico, el Rayo de Creación. Este diagrama se inicia en el
Absoluto y desciende en etapas hasta las más minúsculas y menos desarrolladas partes del
Universo, en escala descendente. Nuestro Rayo de Creación desciende hasta la Luna. Ahora
relacionaremos este diagrama con la idea de las diferentes materias o energías en los
diferentes niveles del Rayo. En este sistema se habla de la materia y de la energía como si
fueran los diferentes aspectos de una sola cosa. Lo primero que es preciso entender a este
respecto es que en lo alto del Rayo existe la materia sutil y en lo bajo del Rayo la materia más
grosera o tosca. Esto les da la idea de diferentes materialidades que pertenecen a cada etapa
de la creación. Como el proceso creativo sigue la Ley de Las Tres Fuerzas, y se manifiesta en
sucesivas etapas con arreglo a la Ley de Siete o la Ley de la Octava, a medida que el poder
creativo desciende, la materialidad de cada nivel de creación se vuelve más densa. Con el
nivel más elevado, el Absoluto mismo, es preciso asociar la materia más fina y de este modo
la mayor energía. La Luna en el fondo del Rayo, está asociada a la materia más grosera y de
este modo con la menor energía libre. Hay materias que pertenecen al nivel del Absoluto,
materias que pertenecen al nivel de la Galaxia Estelar, al nivel del Sol, al nivel de la Tierra y
al nivel de la Luna. Una vez que se entiende que el Universo es una Escala Descendente de
Creación, que se aleja cada vez más del Absoluto y, por así decir, a medida que se aleja, se
hace más fría y densa, comprenderán algo de lo que quiere decir el Trabajo cuando se refiere
a un punto en el Universo. Un punto aparece en el Universo cuando se encuentra una forma
particular de materia, o llamémosla materia-energía. Visiblemente, comprendemos que la
materialidad del Sol incandescente es más fina que la materialidad de las sillas y mesas en la
Tierra —o por cierto la materialidad de la Tierra como sustancia— que no podría existir en el
Sol. Si nos damos cuenta ahora de que el acto de la creación es una serie de condensaciones
sucesivas no estaremos lejos de la verdad. Visto a esta luz, como Escala Descendente que
procede del Absoluto, el Universo es una serie de energías o materia-energías. O, en suma,
una serie de materialidades diferentes. En este sistema los diferentes puntos en el Universo o
las diferentes materias se llaman Hidrógenos. Por el momento es preciso aceptar este término
sin explicación alguna. El Universo es una serie de Hidrógenos o materias, que empiezan
desde lo alto y descienden hasta lo bajo. Los “Hidrógenos” o materia-energías aumentan de
densidad a medida que bajan. Se vuelven más groseras, más toscas, o más pesadas, por así
decirlo.

Este es un diagrama que muestra cómo el Universo deviene una serie de Materia-Energías.
Primero, se toman cuatro puntos en el Rayo de Creación, Absoluto, Sol, Tierra y Luna. Están
unidos por 3 octavas, y el resultado es llamado las 3 Octavas de Radiación. Las primeras 3
notas, Do, Si, La, forman la primera materia-energía o Hidrógeno, y así sucesivamente. Todo
ello será explicado detalladamente en otro momento. Me propongo dar aquí una idea de lo
que significan los Hidrógenos de modo que pueda proseguir exponiendo otros diagramas.
Basta comprender el concepto de que esos Hidrógenos o Energías se forman en diferentes
niveles del Rayo a medida que éste desciende. Ahora bien, los Hidrógenos se gradúan según
una escala descendente, tal como se presentan en la última columna. Esto se debe a que en el
Hombre sólo están o pueden estar presentes ciertos Hidrógenos. El Hombre no tiene en sí
todas las materias o energías que componen al Universo. No tiene, por ejemplo, la materia del
Absoluto. La tercera Columna nos da los Hidrógenos que se encuentran en el Hombre, o más
bien, que el Hombre tiene en él. Basta estudiar un rato este diagrama. Verán que el Universo
en orden descendente se ha transformado en un Universo de energías de diferentes calidades y
densidades que provienen de diferentes puntos en el Rayo de Creación. Los primeros cuatro
Hidrógenos, 6, 12, 24 y 48 son Psíquicos. Es decir, las energías son “psicológicas”. Son las
energías con las cuales trabajan los centros en el Hombre. El quinto Hidrógeno —96— es
llamado “Magnetismo Animal”. El sexto —192— es llamado “aire”. Luego viene el 384,
“agua”, el 768, “Alimento”, después el 1556, que incluye sustancias como la madera, las
fibras, el pasto, después el 3072, llamado minerales. Todos estos Hidrógenos se encuentran en
el Hombre. Y porque el Hombre tiene esas materias en él, representa el cosmos (hasta cierto
punto) en sí mismo. Es preciso observar que en cierto punto, esos Hidrógenos llegan a ser
“visibles”. Los Hidrógenos Psíquicos son “invisibles”.
Apliquemos ahora esos Hidrógenos al Hombre, considerado como una Fábrica de tres pisos.
Tres Alimentos entran en el Hombre, los que en términos de Hidrógenos son los Hidrógenos,
48, 192 y 768. El Hombre es alimentado por el Universo desde tres puntos. Estos Hidrógenos son
digeridos. Determinemos la Digestión de 768. La Digestión es Transformación. El Cuerpo
transforma Hidrógenos inferiores en Hidrógenos superiores por la ley de octavas. En suma, el
768 es transformado en 384, etc., hasta que se llega al Hidrógeno 12.
Maurice NicollAhora bien, ya que explicamos todo en pocas palabras, no nos ocuparemos de la
octava de aire y nos referiremos a la transformación de las Impresiones 48. Esta no obra por sí
misma salvo en cantidades reducidas. Sin embargo es la más importante octava de digestión
en el Cuerpo. Esta energía se detiene a menos que aparezca algo para digerirla. Si la octava se inicia forma
Hidrógenos suplementarios en el Cuerpo. Es preciso que se produzca el primer choque consciente,
Cuando un hombre trabaja sobre sí pone en acción la octava y crea nuevas energías en sí
mismo. Esto tiene lugar cuando el Trabajo inicia en un hombre la creación de nuevas fuerzas.
Sólo deseo que entiendan la idea general. Todos los detalles serán dejados para más adelante.

Maurice Nicoll


SOBRE LOS HIDRÓGENOS – LA OCTAVA DE ALIMENTO

En esta ocasión sólo hablaremos de la Octava de Alimento:
Considerado como una octava, el Rayo de Creación, que se inicia con la nota Do en el nivel más alto del Absoluto y llega a la nota Re por debajo del nivel de la Luna, es una octava descendente: Do-Si-La-Sol-Fa-Mi-Re. Una vez que se capta el concepto de los Hidrógenos o niveles de energía, que se forman en diferentes puntos de la escala descendente de creación se ve que no puede ser una escala ascendente. El Absoluto se compone de la materia más fina posible. Es el Nivel de Energía Superior. No cabe la posibilidad de que exista una materia más elevada, más fina, ni una energía más sutil y penetrante. El acto de creación, por lo tanto, no puede tener la forma de una octava ascendente, porque implicaría la creación de materias cada vez más finas con relación a las que pertenecen al punto inicial, es decir, el Absoluto
crearía algo más fino que él mismo, lo cual es imposible. Pero el Hombre tiene la posibilidad de crear materias más finas en sí mismo. Es creado como un ser que se desarrolla, es decir,
puede crear algo más fino que él mismo y así ascender en la escala de creación. En una próxima charla explicaré cómo puede crear energías más finas. El Rayo de Creación es, pues, necesariamente una escala descendente y las materias-energías
que le pertenecen en diferentes puntos de su descenso se acrecientan necesariamente en densidad y tosquedad. Se vuelven cada vez más groseras a medida que se alejan del origen del
Rayo, el Absoluto mismo. Lo demuestran los números que se relacionan con los Hidrógenos: H 6, H 12, H 24, y así sucesivamente. Cada número señala una energía más densa o más
grosera. Así los Hidrógenos se vuelven cada vez más densos o groseros a medida que descienden en el Rayo de Creación y esto se ve claramente en los Diagramas donde se muestran las relaciones de los Hidrógenos con su posición en el Rayo de Creación. Ahora bien, aunque la Octava de Creación misma es una octava descendente, las octavas en la
máquina humana son todas octavas ascendentes. Siguen un camino invertido. Los tres Hidrógenos que el Hombre utiliza para vivir en el Universo penetran en él desde el exterior y forman los puntos de partida o Do es para las octavas ascendentes y esta es la vida para el Hombre. Es decir, el Hombre como ser viviente transforma la materia-energías inferiores en materia-energías superiores. Esta es la vida. La vida es transformación. El Hombre transforma Hidrógenos inferiores en Hidrógenos más finos.M
Esta noche sólo nos ocuparemos de la Octava de Alimento, que se inicia Hidrógeno 768 y es llamada “Alimento para el Hombre”. Es transformada finalmente en Hidrógeno 12 en una serie de sucesivos grados, que constituyen una octava ascendente: Do 768 se transforma en Re 384; Re 384 se convierte en Mi 192 y así prosigue transformándose.
Como lo hemos señalado la última vez, presento estos diagramas en la forma más abreviada y sencilla pasible. Ahora bien, esta escala ascendente de Alimento en su totalidad representa las
sucesivas etapas en la digestión del alimento ordinario que se toma por la boca y es llevado al cuerpo, desde el punto de vista del Trabajo. Existen muchas etapas y grados en la digestión.
La primera digestión o transformación tiene lugar en la boca, continúa en el estómago, etc., y esto es muy fácil de comprender. Es lo que llamamos “digestión del alimento”. El alimento
que comemos es primero transformado en una forma más fina y como tal empieza a penetrar, a través de las paredes del estómago, en la linfa y el torrente circulatorio. En esta etapa es
llamado (en el Trabajo) Hidrógeno 384 o “Agua” en la nota o etapa Re. Sin embargo, cometeríamos un grave error si pensáramos que este el fin del proceso de la “digestión del alimento” en la máquina humana. Sólo ha empezado. Es la primera etapa de la plena digestión en el sentido del Trabajo. El Hidrogeno 384 pasa al Hidrógeno 192 llamado “Aire”, en la etapa o nota Mi. Todo lo que me limitaré a decir aquí es que así como una digestión
equivocada o defectuosa puede tener lugar en el paso del Hidrógeno 768 al Hidrógeno 384 en el estómago, etc., lo cual es la digestión ordinaria, así otra clase de digestión equivocada
puede tener lugar en el paso del Hidrógeno 384 al Hidrógeno 192, y esto tiene que ver con el aire que respiramos. Es decir, la digestión «n esta etapa no puede proseguir sin aire. Pero, en
esta sencilla explicación, este tema no tiene cabida aquí y por eso volveremos luego sobre este particular. El Hidrógeno 192 pasa entonces al Hidrógeno 96 y a la nota Fa. Esta es otra etapa
de la digestión. El Hidrógeno 96 en la nota Fa, o Fa 96 es llamado “Magnetismo Animal”. También se le dan otros nombres. Lo importante es que su materialidad se sitúa entre los Hidrógenos groseros y visibles y los Hidrógenos finos e invisibles o psíquicos. Cabe observar que es producido en el piso intermedio de la fábrica de tres pisos que constituye la máquina humana.
Examinemos un momento este Hidrógeno 96, que aparece aquí bajo el signo o en la nota Fa. Fa 96 es llamado “Magnetismo Animal” por falta de un término mejor. Si lo llamamos
sencillamente vitalidad o salud, no emplearemos el término correcto. Está relacionado con la vitalidad o la salud y empero no es la misma cosa. La vitalidad física o la salud dependen
igualmente de la cantidad conveniente de Hidrógeno 384 y de Hidrógeno 192. El término “Magnetismo Animal” significa algo “animal” y así en cierto modo algo “físico”, una especie de vitalidad o salud: el término “magnetismo” denota que está en un nivel superior. Un hombre puede no gozar de buena salud física, en el sentido ordinario de la palabra, y sin embargo poseer elasticidad y fortaleza que proviene de tener Fa 96. Una persona, por cierto,
puede estar enferma físicamente y sin embargo poseer suficientes cantidades de la sustancia llamada Fa 96 para que pueda trascender la enfermedad, y por otra parte puede estar bien
físicamente y poseer insuficientes cantidades de Fa 96 y carecer del poder de hacer que los demás se sientan bien. Hace mucho tiempo alguien preguntó a G. qué significa Fa 96: contestó que si se tenía suficiente cantidad de este Hidrógeno “las pulgas no lo picarían”. Claro está, algunas de las personas que oyeron esta respuesta se sintieron naturalmente heridas y la consideraron grosera e impertinente. Pero esta respuesta expresa exactamente esta idea. Fa 96 es algo que nos protege, por así decir, como una “envoltura” que nos rodea. Examinemos ahora su posición. Como se dijo, es elaborada en el segundo piso. Como saben, en el diagrama de los centros del Hombre, el centro emocional está en el secundo piso. Lo domina. Por lo tanto la formación de Fa 96 sufre una interferencia si el estado emocional es equivocado. Las emociones negativas, la desesperación, el temor nervioso, la imaginación equivocada, la envidia, la depresión, la ansiedad, la antipatía crónica, el sufrimiento constante, etc., son todos estados negativos del centro emocional. Tales estados al tener lugar en el
segundo compartimiento de la máquina humana pueden impedir la formación de Fa 96 en cantidades suficientes y así vacían al hombre de esta importante sustancia. Entonces es privado de su “Magnetismo Animal”. Es decir, este paso en la digestión del alimento es interferida y de este modo sufre una forma particular de “indigestión” que impide en ese punto a la octava de alimento seguir desarrollándose de una manera correcta. A veces la gente muy negativa, o algunas clases de enfermos pueden vaciar a una persona de Fa 96 —pero sólo si se identifica con ellos. Entonces se siente uno vacío, aunque en otros sentidos se sienta muy
bien, mientras que el contacto con una persona con Fa 96 confiere energía. La gente por lo general negativa, y especialmente aquella que es malvada debido al largo desarrollo de su envidia y odios se alimenta con el Fa 96 de otras personas y en realidad se deleita en
agotarlas, especialmente en el caso de los jóvenes. Son verdaderos vampiros, por así decir, que chupan el aspecto de la sangre llamado Fa 96. Es preciso evitar el contacto con ellas. De
modo análogo, la gente deprimida, aburrida, que no hace esfuerzo alguno en la vida, puede vaciar sin proponérselo a otra persona de esta muy importante fuerza. Mas por el momento basta recordar que los estados negativos en uno mismo pueden impedir la formación correcta de Fa 96, que es una energía muy importante en la máquina humana .y nos protege de muchos males, tanto físicos como psíquicos.
La próxima etapa (en la plena digestión del alimento según el punto de vista del Trabajo) es el paso de Fa 96 a Sol 48. Este Hidrógeno 48 es el primer Hidrógeno mental o psíquico. Es la
materia-energía más baja empleada por el pensar. Es usada en el aspecto formativo del Centro Intelectual —la parte ordinaria que piensa en la vida. Si la formación de Fa 96 es interferida
—digamos, por estados negativos, por la consideración interior, por la compasión de sí, o por cualquier otra causa —entonces la elaboración de Sol 48 es escasa. De modo que la persona
no puede concentrarse, no puede pensar claramente, no puede esforzar su mente. Y esto es a menudo la primera señal de un colapso nervioso. La próxima etapa en la “digestión” —es decir, la transformación— consiste en el paso de Sol 48 a La 24. Hidrógeno 24 es la energía (o “combustible”) que hace funcionar el Centro
Emocional. Este “petróleo” puede ser usado enteramente en las emociones negativas, en cuyo caso la última etapa de la digestión del alimento —a saber, el paso de La 24 a Si 12— sufre
una interferencia. El Hidrógeno 12 es la energía que hace funcionar el centro sexual. Este centro trabaja escasas veces con su propia energía.
Ahora bien, todo esto ha sido dicho en forma demasiado sintética y verán que aun se pueden decir muchas otras cosas. Es preciso que comprendan, como principio, que la plena digestión
del alimento en la máquina humana (en la enseñanza del Trabajo) consta de seis etapas. Va mucho más allá de la común idea científica de “digestión”. Y verán que en cada etapa puede
tener lugar una mala transformación o “indigestión”.
Ahora bien, en un hombre equilibrado todas las diferentes energías o Hidrógenos o “Petróleos” son empleados en cantidades apropiadas en sus diferentes puntos de elaboración.
Pero supongamos a un hombre empeñado en un trabajo formativo. Digamos que estudia noche y día. Emplea el Hidrógeno 48 —es decir, Sol 48— para este propósito. Si gasta demasiado Hidrógeno 48, entonces muy poco, o nada, queda para el próximo paso a La 24 y Si 12. Su vida emocional y sexual padecen hambre. En otras palabras, se produce el uso y el mal uso de cada Hidrógeno en el cuerpo. Porque si un hombre no usa bastante Hidrógeno 48
—es decir, nunca trata de pensar, nunca empeña su mente en algo—entonces

Nicoll M.

se produce una equivocada acumulación de H 48 en el centro en el cual debería ser empleado. Luego esto envenena el centro. Pero hablaremos de este tema en una forma más extensa en otro momento.Basta recordar que ni una sola actividad, ya sea física o psíquica, es posible salvo con la apropiada y correcta cantidad de energía—es decir, el Hidrógeno necesario. No sero hablar puede pens ar o sentir o tener sensación alguna o moverse sin que esté presente en la máquina humana el particular y necesario Hidrógeno para este propósito. Todos ustedes saben que,

cuando están gravemente enfermos, les es imposible pensar o sentir o moverse mucho. Esto se debe a que la octava de Alimento con todas sus diferentes energías o Hidrógenos que derivan
de ella están trabajando con una intensidad muy baja. Pero ocurre a veces que se come un alimento equivocado. Es decir la interferencia se produce al comienzo —768. Empieza equivocadamente.
Luego, puede faltar el aire —que pertenece a 192, como se explicará. También puede ser negativo —esto interfiere con 96 y 24 y es cosa muy seria. O no se piensa bastante, o demasiado— esto implica 48 y también 24 y 12. Pero todo esto es demasiado complejo para que ahora lo explique sino de un modo general. Lo que es preciso entender es sencillamente el principio general. Basta comprender que las funciones equivocadas, que el pensamiento equivocado, interfieren todo el proceso.

MAURICE NICOLL


ESTOY DORMIDO – JEANNE DE SALZMANN

esencia en sí

ESTOY DORMIDO

El verdadero Yo viene de la esencia. Su desarrollo depende del anhelo

de la esencia. Es un querer ser. Y después un querer ser capaz

de ser. La esencia está formada por las impresiones asimiladas en la

infancia hasta los cinco o seis años, cuando se produce una ruptura

entre la esencia y la personalidad. Para continuar su desarrollo, la

esencia debe volverse activa a pesar de los obstáculos provenientes

de la presión ejercida sobre ella por la personalidad. Necesitamos el

recuerdo de sí para que la esencia pueda recibir las impresiones. Sólo

en un estado consciente se puede apreciar la diferencia entre la esencia

y la personalidad.

Por lo común las impresiones son recibidas de forma mecánica. La

personalidad reacciona con pensamientos y emociones que dependen

de su condicionamiento. Esas reacciones son automáticas y las impresiones

no son transformadas porque una personalidad como ésa está

muerta. Para ser transformadas, las impresiones deben ser recibidas

por la esencia. Eso requiere un esfuerzo consciente en el momento de

su recepción. Eso requiere un sentimiento definido, un sentimiento

de amor por el ser, por estar presente. Es el Hidrógeno 12, que de otra

forma no está presente en nosotros, en el lugar donde entran las impresiones.

Hay que responder a las impresiones, no desde el punto de

vista de la personalidad, sino desde el punto de vista del amor por estar

presente. Eso transformará nuestra forma de pensar y de sentir.

La primera necesidad es tener una impresión de mí mismo. Comienza

por un choque cuando surge la pregunta sobre mí mismo. Por

un instante hay una pausa que permite que mi atención cambie de dirección.

Regresa hacia mí y entonces la pregunta me toca. Esa energía

trae una vibración como si en mí resonara una nota, un sonido que

hasta ahora no vibraba. Es muy tenue, muy fino, pero, sin embargo,

se comunica conmigo. Lo siento. Es una impresión que recibo. Todas

nuestras posibilidades están allí. Si voy a abrirme a la experiencia de

Presencia, eso depende de la manera en la cual recibo la impresión.

Uno no comprende suficientemente el momento de ese choque,

de la recepción de la impresión y por qué es tan importante. Uno no

ve la necesidad de verse en la vida, porque el choque de la impresión

nos arrastra. Si no hay nadie en el momento en que la impresión es

recibida, reacciono automática, ciega, pasivamente, y me pierdo. Me

niego totalmente a aceptar la impresión que tengo de mí mismo, tal

como estoy en ese momento. Al pensar, al reaccionar, al interponerme

a la recepción de esa impresión, me cierro. Me imagino lo que soy.

No conozco la realidad. Soy prisionero de esa imaginación, de la mentira

de ese falso yo. Habitualmente busco despertarme por la fuerza,

pero no lo logro. Puedo y debo aprender a despertarme, a abrirme

conscientemente a la impresión de mi mismo y a ver lo que soy en el

momento mismo. Será un choque para despertarse, un choque traído

por la impresión que recibo. Eso me pide una libertad de estar en movimiento

y de no interrumpirlo.

Para tener el deseo de estar presente, debo darme cuenta de que

no estoy allí, de que estoy dormido. Debo comprender que estoy encerrado

en un círculo de pequeños intereses, de avidez, en el cual mi

yo está perdido. Y seguirá perdido si no puedo relacionarme con algo

superior. La primera condición es conocer en mí una calidad diferente,

por encima de lo que soy ordinariamente. Entonces mi vida podrá cobrar

un sentido nuevo. Sin esa condición no puede haber trabajo. Debo

recordar la existencia de otra vida y al mismo tiempo conocer la vida

que llevo. Eso es despertar. Despierto a estas dos realidades.

Debo comprender que por mí mismo, sin una relación con algo

más alto, no soy nada, no puedo nada. Por mí mismo sólo puedo estar

perdido en ese círculo de intereses; no tengo ninguna cualidad

que me permita escapar de él. Para eso tendría que sentir mi absoluta

nulidad y empezar a sentir la necesidad de ayuda. Debo experimentar

la necesidad de relacionarme con algo superior, de abrirme a otra

calidad.

JEANNE DE SALZMANN


Estudio y más estudio.

Un diagrama es una herramienta que nos ayuda a ver todo de una vez.

“El organismo humano recibe tres clases de alimento:

1º El alimento ordinario que comemos.

2° El aire que respiramos.

3º Nuestras impresiones.

Las impresiones, el aire y el alimento físico permiten al hombre vivir el término de su tiempo normal de vida y producir las substancias necesarias no sólo para mantener su vida, sino también para la creación y el crecimiento de los cuerpos superiores.

Si miramos  el diagrama por analogía se puede ver en que las impresiones ingresan por la parte mental, centro de gravedad del intelecto, el aire alimentaría la parte vibro emocional cuando se practique un ejercicio y el alimento el mantenimiento físico y del cuerpo energético, esos watts que produce el cuerpo por día.

Hemos estudiado ampliamente los centros, estableciendo así claramente, ante todo, las razones de las diferencias que existen entre los centros y sus respectivas funciones. Esta es  su principal diferencia. El centro está  ocupado por actividad inconsciente y sin sensación de sí o produce su propia energía que lo vivifica. “Los centros trabajan con energía y estas la enunciamos como diversos hidrógenos. El centro que trabaja con el hidrógeno más grosero, más denso y más pesado, trabaja más lentamente. El centro que trabaja con el hidrógeno más ligero, más móvil, es también el más rápido.

La  conexión de los centros inferiores y los centros superiores: A fin de obtener una conexión correcta y permanente entre los centros inferiores y los centros superiores, es necesario regular y acelerar el trabajo de los centros inferiores, nos referíamos a esto. Por lo tanto, para poder regular y acelerar el trabajo de los centros inferiores, el primer objetivo debe ser librar a cada centro de todo trabajo que no le sea natural, y hacerlo volver a su propia tarea, la cual puede desempeñar mejor que ningún otro centro. Y ahora estamos en condiciones de decir que cada centro trabaje con su hidrógeno, con su propia energía, de esta forma podríamos dejar de perder energía en la personalidad al servicio sólo de la sociedad. Por eso de aquí recomiendo continuar con la introducción a las en la cual se explica todo el proceso, pero no olvidar que por complejo que sea nuestro trabajo interior es dar con los activadores de las secuencias: octavas de alimento (Ver enlace) ahora que sabemos que necesitamos producir  hidrógenos para establecer conexión

Clips de Información:

Dos tareas: el centro a su propia energía y transmutación de energía

Primer activador o choque consciente: Observar las impresiones, es decir darse cuenta.

Segundo activador: observar la respiración

Tercer activador: recuerdo de sí, en tu propio diseño. Debes encontrar la forma de intensificar tu Recuerdo de vos mismo.

Si un hombre lo comprende y trata de recordarse a sí mismo, cada impresión que recibe durante este recuerdo, será en cierta manera doblada. Gurdjieff


LA FABRICA DE TRES PISOS

FRAGMENTOS DE UNA

 ENSEÑANZA DES-CO-NO-CI-DA

 P.Ouspensky

LAS OCTAVAS INTERIORES

3era. Parte

“Sin embargo, hay una posibilidad de acrecentar el rendimiento, es decir de permitir que la octava del aire y la octava de las impresiones se desarrollen más. Para este fin, es indispensable crear una clase especial de «choque artificial» en el punto mismo en que la tercera octava se ha detenido. Esto significa que el «choque artificial» debe ser aplicado a la nota do 48.

“Pero ¿quÉ es un «choque artificial»? Primero, se conecta con el momento de recibir una mpresión. La nota do 48 designa el momento en que una impresión entra en nuestra conciencia. Un choque artificial en este punto significa cierta clase de esfuerzo, hecho en el momento en que se recibe una impresión.“Se ha explicado anteriormente que en las condiciones de la vida ordinaria no nos recordamos a nosotros mismos. No nos recordamos, es decir, no tenemos la sensación de nosotros mismos; no estamos conscientes de nosotros mismos en el momento de la percepción de una emoción, de un pensamiento o de una acción. Si un hombre lo comprende y trata de recordarse a sí mismo, cada impresión que recibe durante este recuerdo, será en cierta manera doblada. Por ejemplo, en un estado psíquico ordinario, simplemente miro a la calle. Pero si «me recuerdo a mí mismo», no miro simplemente a la calle, yo siento que la miro, como si me dijera a mí mismo: «Yo miro». En vez de una impresión de la calle, tengo dos impresiones: una de la calle y la otra de mí mismo mirando a la calle. Esta segunda impresión producida por el hecho de mi «recuerdo de mí», es el «choque adicional». Además, sucede que la sensación adicional conectada con el «recuerdo de sí» trae consigo un elemento de emoción; en otras palabras, en ese instante el trabajo de la maquina llama cierta cantidad de carbono 12. Los esfuerzos por recordarse a sí mismo, la observación de sí en el momento en que se recibe una impresión, la observación de una impresión en el momento en que se la recibe, el «registro», por así decirlo, de la recepción de impresiones, y la estimación simultánea de su valor, todo esto tomado en conjunto dobla la intensidad de las impresiones y hace que do 48 pase a re 24. Al mismo tiempo, los esfuerzos que corresponden a la transición de una nota a otra y el pasa fe de do 48 a re 24, permiten que do 48 de la tercera octava entre en contacto con mi 48 de la segunda octava, y que le dé a esta nota la cantidad de energía necesaria para pasar de mi a fa. De esta manera, el choque dado a do 48 se extiende también a mi 48 y permite que la segunda octava se desarrolle.

“Mi 48 pasa a fa 24; fa 24 pasa a sol 12; sol 12 pasa a la 6. La 6 es la, materia de la más alta

calidad que puede ser producida por el organismo a partir del aire, es decir a partir de la

segunda clase de alimento. Sin embargo, esto no puede ser obtenido sino por un esfuerzo

consciente, realizado en el momento en que se recibe una impresión.

“Comprendamos bien lo que esto quiere decir. Todos respiramos el mismo aire. Además de

los elementos conocidos por nuestra ciencia, el aire contiene un gran número de substancias

que ésta no conoce, que le son indefinibles e inaccesibles a su observación. Pero es posible un análisis exacto del aire aspirado tanto como del aire espirado. Este análisis muestra que si el aire aspirado por diversas personas es estrictamente el mismo, el aire espirado por cada una de ellas se revela completamente diferente. Supongamos que el aire que respiramos esté compuesto de una veintena de distintos elementos desconocidos por nuestra ciencia. Cada uno de nosotros absorbe un cierto número de estos elementos en cada aspiración. Supongamos que se absorben siempre cinco de ellos. Por consecuencia, el aire espirado por cada uno está compuesto de quince elementos; cinco han ido a nutrir el organismo. Sin embargo, ciertos hombres no exhalan quince, sino sólo diez elementos, es decir que absorben cinco elementos más. Estos cinco elementos son hidrógenos superiores.

El desarrollo de la octava del aire después del primer choque consciente.

Estos hidrógenos superiores están presentes en cada partícula de aire que inhalamos. A las bstancias finas).

Desarrollo de la octava de impresiones después del primer choque consciente.

Fig.38

“Hemos seguido el desarrollo de dos octavas. La tercera octava, es decir la octava de

impresiones, comienza con un esfuerzo consciente. Do 48 pasa a re 24; re 24 pasa a mi 12. El desarrollo de la octava, llegado a este punto, se detiene.

“Si examinamos ahora el resultado del desarrollo de estas tres octavas, veremos que la

primera octava ha alcanzado si 12, la segunda, la 6, y la tercera, mi 12. De esta manera, la

primera y la tercera octava se detienen en notas que no pueden pasar a las notas siguientes.

“Para el desarrollo ulterior de estas dos octavas, es necesario un segundo choque consciente

en cierto punto de la máquina: se necesita un nuevo esfuerzo consciente. La naturaleza de este esfuerzo exige un estudio especial. Si consideramos la marcha general de la máquina, este esfuerzo puede ser conectado con la vida emocional, es decir con una clase especial de influencia sobre nuestras propias emociones. Pero no se puede explicar lo que es realmente esta clase de influencia, y cómo debe ser producida, sino en función de una descripción general del trabajo de la fábrica o de la máquina humana.

“La práctica de la no-expresión de emociones desagradables, de la no-identificación, de la no consideración interior, es la preparación para el segundo esfuerzo.

Cuadro completo del trabajo intensivo del organismo y de la intensiva producción de

substancias a partir de los producto” de la nutrición, después del primer choque consciente.

Fig. 39

Si consideramos ahora el trabajo de la fábrica humana como un todo, cada vez que se detiene

la producción de estas substancias finas seremos capaces de discernir por cuáles medios

podemos hacerla recomenzar. Vemos que, en las condiciones ordinarias, al trabajar con la

sola ayuda de un choque mecánico, la fábrica produce una cantidad muy pequeña de

substancias tinas; en efecto, solamente si 12. Trabajando con un choque mecánico y un

choque consciente, la fábrica produce ahora una cantidad mucho más grande de substancias

finas. Y al trabajar con dos choques conscientes, la fábrica producirá tal cantidad de

substancias finas que con el transcurso del tiempo su carácter se transformará por completo.

“La fábrica de tres pisos representa el universo en miniatura; está construida según las mismas leyes y sobre el mismo plan que el universo entero.

“Para comprender la analogía entre el hombre, el organismo humano y el universo, representémonos el mundo, como lo hemos hecho anteriormente, bajo la forma de tres octavas que van desde el Absoluto hasta el Sol, desde el Sol hasta la Tierra, y desde la Tierra hasta la Luna. Cada una de estas tres octavas carece de un semitono entre fa y mi, y en cada una de ellas el papel de este semitono que falta es desempeñado por cierta clase de choque artificialmente creado en este punto. Si tratamos ahora de precisar la analogía entre la fábrica de tres pisos y las tres octavas del universo, debemos comprender que los tres «choques adicionales» en las tres octavas corresponden a las tres clases de alimento que entran en el organismo humano. El choque en la octava inferior corresponde al alimento físico; este choque es el do 768 de la fábrica cósmica de tres pisos. En la octava intermedia el choque corresponde al aire, es el do 192 de la fábrica cósmica. En la octava superior, el choque corresponde a las impresiones; es el do 48 de la fábrica cósmica. En el trabajo interior de esta fábrica cósmica de tres pisos, las tres clases de alimento sufren la misma transformación que en la fábrica humana, sobre el mismo plano y en relación con las mismas leyes. Un estudio más profundo de la analogía entre el hombre y el universo sólo es posible después de un estudio exacto de la máquina humana, después que se hayan reconocido exactamente los «sitios» respectivos de cada uno de los hidrógenos en nuestro organismo. Entonces debemos descubrir la precisa razón de ser de cada hidrógeno, dándoles la definición química, psicológica, fisiológica y anatómica; en otros términos, definiendo sus funciones, su sitio en el organismo humano, y si es posible, las sensaciones particulares que le están ligadas. “El estudio del trabajo del organismo humano como fábrica química nos muestra tres etapas en la evolución de la máquina humana. “La primera etapa concierne al trabajo del organismo humano, el organismo tal como ha sido creado por la naturaleza, es decir, para la vida y las funciones de los hombres números 1, 2 y 3, La primera octava, la octava del alimento, se desarrolla normalmente hasta mi 192. Al llegar a este punto, recibe automáticamente un choque al comienzo de la segunda octava, y su desarrollo prosigue después hasta si 12. La segunda octava, la octava del aire,-comienza con do 192 y se desarrolla hasta mí 48, donde se detiene. La tercera octava, la octava de las impresiones, comienza con do 48, y se detiene allí. De modo que siete notas de la primera octava, tres notas de la segunda, y una nota de la tercera representan un cuadro completo del trabajo de la «fábrica humana» en su primera etapa, es decir en su estado natural. La naturaleza no ha previsto sino un «choque», aquel que se recibe con la entrada de la segunda octava, y que permite que mi de la primera octava pase a fa. Pero la naturaleza no ha previstonada para el segundo «choque», es decir, para el «choque» que ayudaría al desarrollo de la tercera octava y por tanto permitiría que mi de la segunda octava pasase a fa. Un hombre debe crear este «choque» por sus propios esfuerzos, si desea aumentar la producción de los hidrógenos finos en su organismo. “La segunda etapa concierne al trabajo del organismo humano cuando un hombre crea un «choque» voluntario y consciente en el punto do 48. Este «choque» voluntario se transmite primero a la segunda octava que se desarrolla hasta sol 12, o aún más allá hasta la 6, y aún más lejos, si el trabajo del organismo es suficientemente intenso. El mismo choque permite también el desarrollo de la tercera octava, la octava de impresiones, que en este caso alcanza mi 12. Así en la segunda etapa del trabajo del organismo humano, vemos el desarrollo completo de la segunda octava y tres notas de la tercera. La primera octava se ha detenido en la nota si 12, la tercera en la nota mi 12. Ninguna de estas octavas puede desarrollarse más allá sin un nuevo «choque». La naturaleza de este segundo «choque» no puede ser definida tan fácilmente como la del primer «choque» voluntario de do 48. A fin de comprenderla, es indispensable comprender la significación de si 12 y de mi 12. “El esfuerzo que crea este «choque» debe consistir en un trabajo sobre las emociones, en una transformación y mutación de las emociones. Esta transmutación de las emociones ayudará entonces a la transmutación de si 12 en el organismo humano. Ningún crecimiento real, es decir, ningún crecimiento de los cuerpos superiores en el organismo, es posible sin ella. La idea de esta transmutación era conocida por muchas enseñanzas antiguas, y aun por algunas más recientes, por ejemplo, la Alquimia de la Edad Media. Pero los Alquimistas hablaban de esta transmutación bajo la forma alegórica de una transmutación de metales viles en metales preciosos.

. En realidad, a lo que se referían era a la transformación cíe los hidrógenos groseros en hidrógenos finos en el organismo humano, principalmente a la transformación de mi 12. Se puede decir que si un hombre llega a realizar esta transmutación, ha logrado la meta de sus esfuerzos, pero en tanto que no la haya realizado, todos los resultados obtenidos aún pueden perderse, porque de ninguna manera están fijados en él. Más aún, estos resultados han sido logrados sólo en las esferas del pensamiento y de la emoción. Resultados reales, objetivos, pueden obtenerse solamente después que haya comenzado la transmutación de mi 12.

“Los Alquimistas que hablaban de esta transmutación comenzaban directamente con ella. No conocían nada, o por lo menos no decían nada, acerca de la naturaleza del primer «choque» voluntario. Sin embargo, todo depende de esto. El segundo «choque» voluntario y la transmutación no se hacen físicamente posibles sino después de una larga práctica del primer «choque» voluntario, que consiste en el «recuerdo de sí» y en la «observación de las impresiones» que se reciben. En el camino del monje y en el del faquir, el trabajo sobre el segundo «choque» precede al trabajo sobre el primer «choque», pero como sólo este último puede llevar a la creación de mi 12, los esfuerzos en la ausencia de todo otro elemento tienen por necesidad que concentrarse en si 12, lo que muy a menudo da resultados enteramente equivocados. En el cuarto camino, un desarrollo correcto tiene que comenzar con el primer «choque» voluntario, y luego pasar al segundo «choque» que debe intervenir en mi 12.


LA FABRICA DE TRES

 FRAGMENTOS DE UNA ENSEÑANZA DES-CO-NO-CI-DA

P. OUSPENSKY

LAS OCTAVAS DE ALIMENTOS

2DA. PARTE

“Representémonos el organismo humano bajo la

 forma de una fábrica de tres pisos.

 

 

 

 El piso superior de esta fábrica es la cabeza del hombre; el piso intermedio es el pecho; el pisoinferior incluye la espalda, el abdomen y la parte inferior del cuerpo.

“El alimento físico es H 768, o la, sol, fa, en la tercera octava cósmica de radiaciones. Este

hidrógeno penetra en el piso inferior del organismo como «oxígeno», do 768.

La entrada del alimento H 768 en el organismo

 

“El oxígeno 768 encuentra el carbono 192, ya presente en el organismo.9 De la unión de O

768 y C 192 resulta el nitrógeno N 384. N 384 es la nota siguiente, re.

El comienzo de la digestión del alimento H 768 en el organismo

“Como lo sabemos por la ley de octava, mi no puede pasar a fa en una octava ascendente sin un choque adicional. Si no recibe ningún choque adicional, la substancia mi 192 no puede por si misma pasar a la plena nota fa.

“En el momento en que mi 192 aparentemente debería llegar a un punto muerto, penetra en el organismo el «segundo alimentó» — el aire, bajo la forma de do 192, o sea mi, re, do de la segunda octava cósmica de radiaciones.

 

La entrada del Aire  H 192 en el organismo y el choque dado por el aire en el intervalo mi fa de la octava de nutrición.

 

 La nota do contiene los semitonos necesarios, es decir, toda la energía necesaria para pasar a la próxima nota, y en alguna forma da parte de su

energía a la nota mi, que es de igual densidad. La energía de este do al unirse con el carbono 48 ya presente en el organismo, da a mi 192 suficiente fuerza para que pueda pasar al nitrógeno 96. El nitrógeno 96 será la nota fa.

“Re 384, que se convierte en el oxígeno de la tríada siguiente, encuentra en el organismo el

carbono 96, y en conjunto producen un nuevo nitrógeno, N 192, que es la nota mi 192.

 

 Los carbonos ya presentes en el organismo se designan con el signo:         

 

 

“Fa 96, al unirse con el carbono 24, presente en el organismo, pasa al nitrógeno 48 — la nota sol.

 

Continuación de la octava de nutrición, el pasaje de los productos de nutrición a sol 48.

 

“La nota sol 48, al unirse con el carbono 12, presente en el organismo, pasa al nitrógeno 24

la nota la 24.

Continuación de la octava de nutrición, el pasaje de los productos de nutrición a la 24.

 

“La 24 se une con el carbono 6, presente en el organismo, y se transforma en nitrógeno 12, o

si 12.

“Si 12 es la substancia más alta que el organismo puede producir a partir del alimento físico,

con la ayuda del choque adicional dado por el aire.

Continuación de la octava de nutrición, el pasaje de los productos de nutrición a Si 12.

“Do 192 (aire), al entrar en el piso intermedio de la fábrica con el carácter de oxígeno y al dar una parte de su energía a mi 192, se une a su vez, en un cierto punto, con el carbono 48,

presente en el organismo y pasa a re 96.

 

El comienzo de la digestión del aire en el organismo.

 

“Re 96 pasa a mi 48 con la ayuda del carbono 24, y con esto, el desarrollo de la segunda

octava se detiene. Para pasar de mi a fa es indispensable un choque adicional, pero en este

sitio la naturaleza no ha preparado ningún choque adicional, y la segunda octava, es decir la

octava del aire, no puede desarrollarse más allá y en las condiciones ordinarias de la vida, no se desarrolla más allá.

 

Continuación de la octava del aire en el organismo.

 

 

“La tercera octava comienza con do 48.

“Las impresiones entran en el organismo bajo la forma de oxigeno 48, es decir la, sol, fa, de la segunda octava cósmica «Sol-Tierra».

 

LA ENTRADA DE LA IMPRESIONES.

 

“Do 48 tiene suficiente energía para pasar a la próxima nota, pero en el momento en que do48 penetra en el organismo, no se presenta el carbono 12 necesario para esta transición. Almismo tiempo, do 48 no entra en contacto con mí 48, así que do mismo no puede pasar a lapróxima nota, ni puede dar una parte de su energía a mi 48.

Las tres clases de nutrición y la digestión de H 768 y H 192 en el organismo con la ayuda deun choque mecánico. El estado normal del organismo y la producción normal de las

substancias más finas a partir de los productos de nutrición.

 

 

“En las condiciones normales de existencia, la producción de materias finas por la fábrica llega entonces a un punto muerto, se detiene, y la tercera octava resuena sólo como «do». La substancia de la más alta calidad producida por la fabrica es si 12, y para todas sus funciones superiores, la fábrica no puede emplear sino esta substancia superior.

Este es el Eneagrama que se relaciona con éstos puntos:

Proximamente 3era parte.

 PRIMERA PARTE EN —-> Categoría —-> ENEAGRAMA DE GURDJIEFF y

Fragmentos de una enseñanza des-co-no-ci-da. P. Ouspensky, Fragmentos de una enseñanza desconocida, edit. HachettE

JNDICE DE CUARTO CAMINO


DIAGRAMA DE NUTRICION EN EL ENEAGRAMA

 LA LEY DE

OCTAVAS INTERIORES 4ta. parte

P. Ouspenky

1era., 2da y 3era Partes en ENEAGRAMA DE GURDJIEFF

Facebook:

http://www.facebook.com/pages/Eneagrama-Cuarto-Camino/217668221694006

Al final del invierno, habiendo mejorado un poco las condiciones de vida, empecé a revisar

las notas y los diagramas que con permiso de G. había conservado desde San Petersburgo. El eneagrama me llamó particularmente la atención. Evidentemente la explicación del

eneagrama había quedado incompleta, pero sentí por ciertos indicios que se podría continuar.

Pronto vi que ante todo era necesario comprender el significado del “choque”, aparentemente mal ubicado en el eneagrama, entre las notas sol y la.

Recordando entonces comentarios que se habían hecho, presté atención a lo que decían las notas de Moscú sobre la influencia que tenían una sobre otra las tres octavas en el “diagrama de nutrición”.

 Dibujé el eneagrama como se nos había mostrado y vi que representaba hasta un punto dado el “diagrama de nutrición”:

 

El punto 3, o el intervalo mi-fa, era el sitio donde intervenía el “choque” dado por el do 192 de la segunda octava. Al agregar el comienzo de esta octava al eneagrama, vi que el intervalo mifa de la segunda octava coincidía con el punto 6, y el “choque” de este intervalo aparecía bajo la forma de do 48 de la tercera octava, que comenzaba en este punto. El dibujo completo de las octavas resultó como sigue:

Esto significaba que el lugar del “choque” no estaba mal situado en absoluto. El punto 6designaba la entrada del

“choque” en la segunda octava y el “choque” era el do que

comenzaba la tercera octava. Las tres octavas llegaban todas a H 12. En una, era si 12, en la

segunda sol 12, y en la tercera mi 12. La segunda octava que terminaba en sol 12 en el

eneagrama, hubiera debido continuar. Pero si 12 y mi 12 exigían un “choque adicional”. En

esa época reflexioné mucho sobre la naturaleza de estos “choques”, pero hablaré de ellos más

tarde.

Sentía toda la riqueza del contenido del eneagrama. Los puntos 1, 2, 4, 5, 7, 8 representaban,

según el “diagrama de nutrición”, diferentes “sistemas” del organismo. 1 = el sistema digestivo;

2 = el sistema respiratorio; 4 = la circulación de la sangre; 5 = el cerebro; 7 = la

médula espinal; 8 = el sistema simpático y los órganos sexuales. De esto deducía que la

dirección de las líneas interiores 1 4 2 8 5 7 1, o sea el resultado de la división del 1 entre 7,

indicaba la dirección de la corriente sanguínea o la distribución de la sangre arterial en el

organismo, luego su regreso bajo la forma de sangre venosa. Era particularmente interesante notar que el punto de regreso no era el corazón, sino el sistema digestivo, lo que en realidad es así, ya que la sangre venosa se mezcla primeramente con los productos de la digestión; luego va hacia la aurícula derecha, a través del ventrículo derecho, luego hacia el pulmón con el fin de absorber el oxígeno, y de allí pasa a la aurícula izquierda; después de lo cual, por la aorta, pasa al sistema arterial.

El examen ulterior del eneagrama me mostró que los siete puntos podían representar los siete planetas del antiguo mundo; en otros términos, el eneagrama podía ser un símbolo

astronómico. Y tomando los planetas en el orden de los días de la semana, (obtuve la figura 61). No traté de continuar, pues no tenia a manos los libros necesarios, y me faltaba tiempo.

P. Ouspensky, Fragmentos de Una Enseñanza Desconocida, Ed. Hachette


LOS TRES ALIMENTOS

FRAGMENTOS DE UNA

 ENSEÑANZA DES-CO-NO-CI-

DA

 P. Ouspensky

LOS TRES  ALIMENTOS EN LA

FABRICA DE TRES PISOS  1era. Parte 

Todas las substancias necesarias para mantener la Vida del Organismo, para el Trabajo Psíquico, para las Funciones Superiores de la Conciencia y el crecimiento de los Cuerpos Superiores, son producidas por el organismo a partir del Alimento que penetra en él.

“El organismo humano recibe tres clases de alimento:

1º El alimento ordinario que comemos.

2° El aire que respiramos.

3º Nuestras impresiones.

 

“No es difícil comprender que el aire es una clase de alimento para el organismo. Pero a primera vista puede parecer difícil comprender cómo las impresiones pueden ser un alimento. “Siempre debemos recordar que con cada impresión exterior, sonora, visual u olfativa, recibimos desde afuera cierta cantidad de energía, cierto número de vibraciones; esta energía que penetra en el organismo desde el exterior es un alimento. Más aún, como ya lo he dicho, la energía no puede ser transmitida sin materia. Si una impresión exterior introduce con ella una energía exterior en el organismo, ello significa que una materia exterior también penetra en el organismo y lo nutre, en el pleno sentido de esta palabra.

“Para una existencia normal, el organismo necesita tres clases de nutrición: alimento físico, aire e impresiones. El organismo no puede existir con la ayuda de uno solo, ni siquiera con la de solo dos, se necesitan los tres. Pero la relación de estos alimentos entre sí y su significado para el organismo no son los mismos.

“El organismo puede existir por un tiempo relativamente largo sin ningún aporte de alimento físico fresco. Se conocen casos de ayuno por más de sesenta días, al fin de los cuales el organismo no había perdido nada de su vitalidad, puesto que pudo recuperar sus fuerzas muy rápidamente tan pronto como empezó a alimentarse. Por supuesto tal abstinencia de alimento no puede considerarse como completa, ya que en estos casos de privación artificial, los sujetos habrían continuado tomando agua. Sin embargo, aun sin agua un hombre puede vivir varios días sin alimentos.

“Sin aire, no puede subsistir más de unos minutos, no más de dos o tres: como regla general la muerte sucede obligatoriamente después de una privación de aire que dura cuatro minutos.”Sin impresiones, un hombre no puede vivir ni un solo instante. Si de alguna manera se pudiera detener el flujo de las impresiones o privar al organismo de su capacidad de recibirlas,moriría instantáneamente. El flujo de las impresiones que nos vienen del exterior es como una correa de transmisión por la cual se nos comunica el movimiento. El motor principal para nosotros es la naturaleza, el mundo que nos rodea. La naturaleza nos transmite a través de nuestras impresiones la energía por la cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Si este influjo energético dejase por un instante de llegar a nosotros, nuestra maquina cesaría inmediatamente de trabajar. Por lo tanto, de las tres clases de alimento, la más importante son las impresiones, aunque es evidente que un hombre no puede existir mucho tiempo solamente de impresiones. Las impresiones y el aire permiten al hombre existir un poco más de tiempo

Las impresiones, el aire y el alimento físico permiten al hombre vivir el término de su tiempo normal de vida y producir las substancias necesarias no sólo para mantener su vida, sino también para la creación y el crecimiento de los cuerpos superiores.

“El proceso de transformar en substancias más finas las substancias que entran en el organismo está gobernado por la ley de octavas.” Como estamos viendo las octavas están emparentadas con el Eneagrama. Los alimentos son llas puertas de acceso.

Continuará en La Triple Octavas de Alimentos

Aqui en este enlace abrir y bajar en otra pestaña el libro Fragmentos, cuando se abre pantalla con tapa libro clikear en barra de herramientas sobre la flechitas:

Buscar pag. 143

http://www.esnips.com/doc/047822e2-5625-4952-930e-99ee36cfbcb0/Fragmentos-De-Una-Ense%C3%B1anza-Desconocida

ORIENTACIÓN CUARTO CAMINO