La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

ouspensky

Conversaciones con Madame Ouspensky- robert-s-de-ropp/

 

1939-40 en Lyne DE LAS NOTAS DE Robert S. de Ropp

 

Junio de 1939

Todo el trabajo se basa en la vigilancia. El hombre que trabaja se da cuenta de que es una máquina y teme a su máquina. Por eso él mira. Mientras haya un tutor en la puerta, los que entran y salen pueden ser examinados. Aceptación, rechazo; si no; Esta es la base del verdadero trabajo. Una célula sana hace este trabajo por sí misma.

Un hombre que sabe lo que es rentable no se robará sino que ahorra energía, sabiendo que nada puede venir sin energía. Todas las cosas tienen su propia materialidad y, de acuerdo con su materialidad, allí pertenecen.

Ser recolectado en uno mismo es esencial, pero es necesario ser recolectado en el lugar correcto. Esta es la dificultad de X

Se recoge en el lugar equivocado y piensa que esto es trabajo. Uno debe estar relajado para ser recogido correctamente. Uno no debe aferrarse a ninguna parte. X no puede hacer esto porque, si lo hiciera, dejaría de existir.

No hay diferencia si uno dice que esto es así o no lo es. El hecho permanece.

Laicos, novicios, santos o hombres perfectos, todos pueden ser conocidos por sus reacciones. Sus reacciones muestran dónde está un hombre.

¿A quién queremos en Lyne? En primer lugar, aquellos con fuerte deseo, y de estos, mejor educados que no educados. En segundo lugar, aquellos que pueden ayudar, pueden traer a otros, dinero, etc.

Todavía no hemos trabajado con ninguna intensidad. El trabajo intenso requiere condiciones especiales. Sueño, comidas, etc., todos irregulares, que pueden ver quienes desean ver.

En grupos pequeños es necesario que quienes los toman compartan sus experiencias con otros.

A menudo los niños saben que no todo está bien con el mundo. Pierden la sensación porque, poco a poco, uno se acostumbra a cualquier cosa. Si uno vive con un lobo, debe aullar como un lobo.

X conoce a su enemigo pero no lucha con él, la razón es que no ha tomado la decisión de trabajar.

Decisión de trabajar una gran cosa, no algo que cambia de un día para otro. La decisión depende de la realización.

Darse cuenta de las diferencias en la materialidad. Pertenece a diferentes cosmos. Cuarenta y ocho. La personalidad puede no ser del todo mala, pero mezclada, como el alquitrán con miel. Debemos separar los dos.

Uno u otro, no podemos tener ambos. Nosotros mismos somos proceso y parte de otro proceso. De nosotros y de nuestra realización depende de si agregamos una gota aquí o una gota allí. Somos responsables ante el mundo. Nos convertimos en instrumentos en manos de una fuerza u otra.

Todo depende de si queremos ayudarnos a nosotros mismos. Podemos desear ayudar a la señora, pero si no nos ayudamos a nosotros mismos, no la ayudaremos a ella.

Hay dos planos de existencia. Por mucho que vayas en una no llegarás a la otra. El centro del plano vital es el sentido de “yo”. Aunque hablamos de estar sin mí, todos estamos convencidos de que lo tenemos. No podemos concebir cómo sería estar sin I. La posibilidad de escapar está en el momento. Un momento solo cuando una impresión puede ser captada. Mira las reacciones. Este es el comienzo del gran hacer.

Una piedra que cae en un estanque quieto perturba el agua. Cuanto más grande es la piedra, más grande es la perturbación.

En otros trata de ver lo mejor y lo peor.

Julio de 1939

Los hombres piensan que pueden hacer lo que les gusta y arreglar las cosas como les gusta. En realidad, siempre actuarán como sea más conveniente, pero eso por lo que uno paga más es lo más valioso. Un hombre puede acercarse al gran mundo solo por la realización de su nada. En la medida en que es consciente de su propia pequeñez, también es consciente de la grandeza del mundo. Inmerso en sus propios asuntos, su mundo se limita a su alcance. Una gota de agua no es nada. El hombre es una gota de agua. Mientras los hombres se pierden en el mundo o la actividad se mueven siempre en el mismo círculo. El recuerdo de sí mismo significa emerger del mundo pequeño a lo grande.

No vemos la conexión entre las cosas, pero vivimos bajo la ilusión de que las cosas están separadas. De la misma manera solo existimos en un momento. En realidad las cosas interactúan continuamente. El intercambio continúa sin cesar. Debido a que no vemos esto, vemos el mundo como muerto. Por la misma razón no nos damos cuenta de que nosotros mismos somos un proceso.

Estudia a ti mismo como una máquina en la que se llevan a cabo diferentes procesos.

La persona que trabaja se culpa a sí mismo. Se da cuenta de que es responsable. Cada acción tiene consecuencias que no podemos decir qué tan seria. Somos parte de un gran proceso y tenemos en nuestro poder agregar una gota en este lado o el otro.

La discriminación es la primera necesidad para el trabajo. Un hombre debe saber su mano derecha de su izquierda. Sólo el estudio de las reacciones puede llevar a resultados. El temor a lo que sucede dará poder.

La recurrencia depende de la similitud de las reacciones. Donde las reacciones sean las mismas, la vida será la misma.

El poder del diablo radica en que nos muestra las cosas como pequeñas e insignificantes, y luego nos ciega a los resultados.

¿Qué significa “deseo recordarme”? Significa observador y proceso.

conciencia 24

proceso 48

¿Cuál es el valor de la experiencia? ¿Qué es el matrimonio, por ejemplo? ¿Es mejor estar casado o no casado? Una cosa debemos darnos cuenta, que no hay más sin menos. Si uno puede mantenerse separado y dar toda la energía para trabajar, esto es bueno. Pero el matrimonio da experiencia. Es útil sentir que uno es solo media cosa. Y de los niños también se aprende mucho.

Fallamos en ver los procesos y las conexiones entre las cosas. Lo que sucede depende de las circunstancias. Bajo un conjunto de circunstancias habrá un conjunto de acontecimientos. Bajo otro habrá otro tipo. Porque todas las cosas son un proceso y todas las cosas están conectadas, no hay nada pequeño.

Para ir a cualquier lugar hay que tener un punto de referencia fijo. Conoce tu izquierda desde tu derecha. En la vida, los hombres piensan que se están moviendo en algún lugar, pero esto es una ilusión. Por toda su actividad no se mueven más que una ardilla en una rueda. Cuando la octava de impresiones no se desarrolla, la máquina funciona como un cerdo o una oveja engordada para el sacrificio. La naturaleza le proporciona algo de placer, porque sin el disfrute, ningún hombre puede vivir. Pero dondequiera que haya placer, también habrá dolor. Al correr tras el uno, un hombre debe sufrir el otro.

¿Cuál es la primera característica del recuerdo de sí? En este estado el hombre no es el centro. Él no está separado. Sentado en una habitación, es consciente de toda la habitación, de sí mismo como solo uno de los objetos en ella. Es igualmente consciente de los demás y no se pone por encima de ellos, ni critica o juzga. Esto no es amor, pero es el principio del amor. En este estado, un hombre no tiene yo, ya que generalmente es consciente de ello. Es imposible para él considerar o volverse negativo, por el momento que lo haga, el estado desaparecerá.

Para la conciencia, es necesaria la recogida de atención. La atención es como el aceite en la lámpara. La consciencia es la luz. Donde hay conciencia las cosas se iluminan.

26 de octubre de 1940

La resistencia y la adaptabilidad son las dos cualidades que los hombres exigen de los materiales que utilizan. Lo mismo es necesario en el trabajo.

Era necesario que ella nos dejara ahora. Lyne se derretiría gradualmente. Habría menos gente, menos tierra. Quienes puedan ir deben hacerlo a medida que surja la oportunidad. Los que se queden serán responsables de la continuación de Lyne.

Debemos tratar de darnos cuenta que el tiempo es corto. La muerte es posible en cualquier momento. Mostramos nuestro estado en cada gesto.

Quienes deseen mudarse deben decidir a qué lugar desean irse y a qué lugar desean ir. Deben haber decidido finalmente que uno es malo y el otro deseable. Sólo entonces puede ser claro su objetivo. Con el objetivo se asocia la actitud correcta hacia uno mismo. Hasta que un hombre haya admitido que no todo está bien con él, no puede comenzar a hacer nada al respecto.

Todo trabajo comienza con el control de la atención. Al principio es suficiente concentrarse en prevenir que los ojos se desvíen. Luego entra en la lucha con pensamientos errantes y emociones negativas. Siempre hay que darse cuenta y recordar que una cosa solo se puede tener a expensas de otra.

El recuerdo de uno mismo solo es posible en la medida en que se ahorra energía. Este ahorro es provocado por esfuerzos contra acontecimientos automáticos. Se ahorra una gota de energía cada vez que se comprueba algún suceso mecánico. Este trabajo lento se parece a las gotas de agua que penetran a través de la piedra al caer siempre en el mismo lugar.

En relación con el control de la atención, se puede aprender mucho de los movimientos. Cuando se haya reunido la atención en el lugar correcto, todo el cuerpo debe ser revisado para detectar tensiones incorrectas. Cuando se ha ahorrado suficiente energía, produce un tipo de luz que impregna todo el cuerpo.

El Rayo de la Creación nos muestra nuestro lugar en el Universo y el hecho de que no hay caos sino orden. Pero el hombre dormido no ve nada de las conexiones entre las cosas.

Cuando me vaya, las cosas serán difíciles para los que se quedan, y nada quedará a menos que las personas aprendan a aceptar todas las condiciones como trabajo. Al principio pensé que podríamos escapar como grupo, pero ahora es imposible. Quién va y quién se queda dependerá de los individuos. Los que se queden tendrán la responsabilidad de mantener el trabajo en Lyne. Habrá dificultades en ambos lados.

2 de noviembre de 1940

Se leyó un pasaje del Evangelio de San Juan:

Jesús les dijo: Mi comida es hacer la voluntad del que me envió, y terminar su obra.

“No digas, aún te quedan cuatro meses, y luego viene la cosecha. Mira, te digo: Levanta los ojos y mira los campos, porque ya están blancos para cosechar.

“Y el que cosecha, recibe su salario, y recoge fruto para vida eterna: el que siembra y el que cosecha, se alegrarán juntos.

“Y aquí es que decir verdad, uno siembra, y otro segará.

“Te envié a cosechar aquello en lo que no otorgaste trabajo: otros hombres trabajaron, y entraste en sus labores”.

En este pasaje está la idea de la continuidad del trabajo y de la transmisión del hombre al hombre. Las ideas son grandes, los hombres individuales son pequeños, tan pequeños que sus vidas son como nada. Si recuerdan la grandeza de las ideas, pueden llegar a darse cuenta de su propia nada.

Los hombres ordinarios en la vida no son responsables de nada. Viven bajo la ley del accidente, como las semillas producidas por millones y pereciendo por millones. Es la ley que solo unos pocos pueden ser salvados.

Los hombres en el trabajo son responsables. Nada les es perdonado. Son responsables ante sí mismos, porque todo lo que hacen deja un rastro. No solo son responsables de sí mismos sino del Trabajo en su conjunto. Dios le dio a los hombres libre albedrío y ellos tienen el poder de elegir, pero su elección depende de a dónde vayan. Debemos darnos cuenta de que dos procesos continúan en nosotros y en el mundo, la construcción y la destrucción. Sólo la construcción interior cuenta para cualquier cosa.

El hombre que siente la presencia de grandes cosas no piensa en términos de I.

Se leyeron algunos principios del trabajo:

Cuanto más difíciles sean las circunstancias de la vida, más posible será trabajar, siempre que todo se haga desde el punto de vista del trabajo.

Acuérdate de ti siempre, en todas partes El mayor logro humano es el poder de hacer. Considera todo externamente y nada internamente. El profesor puede aconsejar y crear condiciones, no ayuda.

Saber que una cosa está mal y no hacer nada al respecto crea un pecado muy difícil de borrar.

La casa puede ayudar a aquellos que conocen su propia nada y creen que es posible cambiar.

Ser más consciente significa percibir más profundamente.

El hombre es como un crisol que recibe muchos materiales. Lo que él hace de ellos depende de él.

Uno debe estar agradecido a aquellos que despiertan emociones negativas por proporcionar material a uno.

9 de noviembre de 1940

Madame habló de las condiciones exigidas a quienes desean trabajar. Deben darlo todo y no guardar nada para ellos mismos. Deben sentir repugnancia por su propio “yo” y no deben confiar en él. El hombre que desea crecer debe sacrificar su deseo de construir en el plano inferior. Tenerlo de ambas maneras es imposible. En la medida en que pagas, tanto obtienes. Lo grande solo se puede obtener a expensas de lo pequeño. Cuando lo pequeño se vuelve grande, lo grande desaparece.

Es erróneo pensar que Dios creó al hombre. Dios creó a gran escala. Él le proporcionó al hombre material para desarrollarse si así lo desea, el hombre tiene en él la maquinaria para el desarrollo, pero como todo en el universo es limitado en cuanto a la cantidad de energía asignada a él, el hombre solo puede crecer si usa su energía. correctamente. Toda la lucha se centra alrededor de un punto, dirección de atención. El aire y la comida son suficientes para mantener el funcionamiento de la máquina del hombre. Le dan sus movimientos, sentimientos, pensamientos, que él llama “yo”. Las impresiones no se desarrollan en él porque no hay nada para recibirlas.

Vivir en un estado de identificación es vivir en la oscuridad, es decir, no poder ver las relaciones entre las cosas o la forma en que uno debe ir. Al ahorrar energía se obtiene aceite para las lámparas. La energía se puede usar de forma rentable o dejar que se escape. Solo el esfuerzo en una dirección puede producir un resultado, ya que una planta, al empujar constantemente, rompe el suelo duro. A este respecto no hay sentimentalismo sobre el trabajo. Aquellos que hacen esfuerzos crecen; Los que no se quedan donde están. El sistema no es fácil y no es para los débiles. No necesita un esfuerzo ordinario sino un super esfuerzo.

23 de noviembre de 1940

Madame habló sobre la autocompasión. Su efecto en todo el trabajo es mortal, mientras que la desesperación es uno de los pecados más grandes. Ningún esfuerzo, por pequeño que sea, nunca se desperdicia. El trabajo siempre debe ser una lucha, pero la lucha puede ser en un nivel superior o inferior. A través de tal esfuerzo, la energía del hombre se dirige de manera útil, al igual que las ruedas de un reloj funcionan a través de la fricción entre sí. Pero no toda la fricción es útil.

El trabajo nunca puede continuar constantemente al mismo nivel. Mientras tengamos las riendas en nuestras manos podemos controlar el caballo. Cuando perdamos las riendas debemos intentar recuperarlas.

La elección está entre lo que está arriba y lo que está abajo. Las religiones hablan del infierno; el Sistema habla de diferentes niveles de materialidad; El budismo, de diferentes niveles en la ronda. Todo es cuestión de materialidad. Arriba o abajo. Construcción o destrucción.

Madame leyó una carta escrita por ella misma en el momento más difícil de la revolución, cuando se vio obligada a realizar trabajos pesados ​​todo el día y, por lo general, no podía dormir más de tres horas. El tono de la carta fue significativo. Fue sin ningún rastro de autocompasión o lamentación por su duro lote. Ella habló de su sorpresa al descubrir lo poco que realmente necesitaba dormir para reponer su energía. Nunca se desperdicia ningún esfuerzo.

Ella nos preguntó qué habíamos aprendido de la señora. M. dijo que la capacidad de distinguir. P. que se veía más en relación a los demás. D. que él era más consciente de los sueños. ¿Cómo luchar con los sueños? Sólo poniendo un palo en la rueda. Las tareas definidas y deliberadas deben establecerse completamente con vistas a alterar el proceso mecánico.

Cuando terminó, preguntó quién tenía preguntas y la gente preguntaba sobre los desagües, etc.

7 de diciembre de 1940

Madame habló de los resultados obtenidos al escribir lo que habíamos obtenido de ella. Mostraba los componentes esenciales de la falsa personalidad, como si uno tuviera siete colores y produjera, mezclando, cada tinte posible. De manera ordinaria solo vemos multiplicidad en nosotros mismos, pero fue necesario que veamos esto y veamos las divisiones más grandes, para ver categorías. A medida que uno sube, las categorías de escala se reducen, al igual que, en el Absoluto, solo hay tres leyes.

Se leyeron varias descripciones de lo que la gente había recibido de Madame.

Discutiendo esto, Madame dijo que una falla en los escritos era que eran demasiado psicológicos. No tomaron en cuenta las relaciones entre las cosas. No era correcto tomar el propio trabajo personalmente. Uno debe tratar de ver la conexión del hombre con el Rayo de la Creación y la forma en que su lucha está relacionada con esto. Uno debe tratar y sentir la materialidad de la mecanicidad y su calidad de hundimiento hacia abajo. También es necesario ver el funcionamiento de las grandes leyes; para darse cuenta de que, si uno da un paso en falso, será aplastado. Además de esto, uno debe tratar de ver el rastro del tiempo y la forma en que cada momento tiene sus propias consecuencias.

14 de diciembre de 1940

Es deseable mantener la atención todo el tiempo que sea posible y relajarse si es necesario. Incluso la relajación debe estar bajo el control de uno.

Madame habló sobre la emoción. Era muy posible ser muy emocional, ser estimulado e incluso llorar sin que significara nada. La gente se deleitaba con tal emoción, pero no tenía ningún valor para el trabajo. Para juzgar correctamente las emociones en relación con el trabajo, hay que buscar resultados. La emoción barata no produce resultados.

Cuando se le preguntó cuál es la característica principal de la auto-memoria, Madame dijo un sentido de dos. Miras un objeto y te ves a ti mismo como si miraras hacia atrás desde el objeto. Quien se recuerda a sí mismo, recibe en sí mismo impresiones de su entorno. Pero el hombre dormido es constantemente arrastrado aquí y allá y pierde la materialidad de su atención.

Es necesario evitar pensar en el trabajo en términos de psicología. Se debe pensar más en términos de química o mecánica. El mundo del sueño tiene su propia materialidad característica, al igual que el mundo de la conciencia. Pertenecen a cosmos completamente diferentes.

El trabajo implica darse cuenta de todo y tratar de pensar siempre en términos de atención.

28 de diciembre de 1940

Madame habló sobre naturalidad y artificialidad. Para ella, todos nosotros éramos artificiales. Las restricciones de la educación y el medio ambiente habían formado una costra a nuestro alrededor a través de la cual nada podía penetrar. Vivíamos siempre en pensamientos y no podíamos sentir o recibir impresiones directas del mundo exterior. Su trabajo con nosotros fue en la naturaleza de cavar en un terreno pedregoso duro o romper la cubierta dura en la que vivíamos.

El hombre es un mundo dentro de un mundo. En el Rayo de la Creación, las materias superiores impregnan lo inferior. De la misma manera, el hombre no consiste en un solo cuerpo sino en varios, el más fino encerrado dentro del más grueso. Él debe hacer contacto con el mundo exterior para que el mundo interior pueda desarrollarse.

CONVERSACIONES

© 1974 por Robert S. de Ropp Reproducido con permiso

 


OUSPENSKY: SIGNIFICADO DE LA VOLUNTAD


Imagen

Con relación a la Voluntad de los procesos interiores:

La Voluntad Real no es exactamente tomar una decisión o negarse a hacer algo, sino que finca en hallar soluciones. Por esta razón, con nuestra limitada Conciencia, no es sencillo, tenemos de alcanzar la Voluntad Real. Con el fin de alcanzarla es preciso tener conciencia de muchas cosas simultáneamente y no una por vez. Con nuestra estrecha conciencia vemos una cosa, luego otra cosa y luego una tercera. No podemos ver en perspectiva, no vemos su relación con el todo. Vemos un trocito por vez e intentamos proponernos algo y ejercer nuestra Voluntad como una fuerza sobre esos trocitos. No se alcanzan soluciones desde los pequeños Yoes cuando nos sentimos tironeados. Cada yo tiene su propio interés, ésta es la voluntad de los pequeños Yoes, ésta es una voluntad que hay que abandonar, entonces Cómo se halla voluntad real?

Decir voluntad es hallar la solución, entonces Cómo hallamos la solución? Es necesario mirar las cosas desde afuera de los Yoes parciales, es necesario apelar a la unidad por encima, tener certeza en la inteligencia del Yo Real basado en inteligencia consciente. La unidad en sí misma trae solución, es liberadora y en ese momento se percibe que algo se refresca, mas bien es un movimiento de despegar la cabeza.

P. Ouspensky y M. Nicoll

OTRA PESTAÑA: P. D. OUSPENSKY


P. D. OUSPENSKY

INTRODUCCIÓN
He recibido cartas de mis lectores durante algunos años. Todas ellas preguntaban que había hecho
después de haber escrito mis libros, que publicados en inglés en 1920 y 1931, fueron escritos en
1910 y 1912.
Nunca pude contestar a estas cartas. Se habrían necesitado varios libros sólo para intentar hacerlo.
Pero cuando mis corresponsales habitaban en Londres, donde residía desde 1921, los invitaba a
ciclos de conferencias que organizaba para ellos. En estas conferencias trataba de responder a sus
preguntas y de explicarles lo que había descubierto después de escribir mis dos libros y cuál era la
dirección de mi trabajo.
En 1934 escribí cinco conferencias preliminares que daban una idea general de lo que estaba
estudiando y también de las líneas que seguían cierto número de personas que estaban trabajando
conmigo. Reunir todo ello en una o hasta en dos o tres conferencias, era verdaderamente
imposible: así que siempre les advertía que no valía la pena escuchar una o dos conferencias, y
que eran necesarias cinco, o mejor aún diez, para poder tener una idea de la dirección de mi
trabajo. Desde entonces he continuado con estas conferencias, y a menudo las he corregido y
vuelto a escribir.
En su conjunto, encontré satisfactorio este arreglo general. Se leían cinco conferencias en mi
presencia o sin mí. Los oyentes podían hacer preguntas, y si trataban de seguir el consejo y las
indicaciones que se les daban (que básicamente se referían a la observación de sí y a un tipo de
autodisciplina), muy pronto adquirían, trabajando, una comprensión bastante más amplia de lo
que yo estaba haciendo.
Por supuesto que siempre me di cuenta de que no bastaban cinco conferencias, y en las
conversaciones que seguían elaboraba y aumentaba los datos preliminares, tratando de mostrarles
su propia posición con relación al Nuevo Conocimiento.
Encontré que para muchos de ellos su mayor dificultad era el darse cuenta de que verdaderamente
habían oído cosas nuevas; esto es, cosas que nunca antes habían oído.
No se lo formulaban a sí mismos, pero de hecho, cualquiera fuese el tema, trataban siempre de
contradecir esto en sus mentes y de traducir lo que oían a su lenguaje habitual. Por supuesto, yo
no podía tomar en cuenta esto.
Sé que no es cosa fácil el darse cuenta de que uno está oyendo cosas nuevas. Estamos tan
acostumbrados a las viejas canciones y a los viejos motivos, que hace ya mucho tiempo que
hemos dejado de esperar y dejado de creer que pueda existir algo nuevo.
Y cuando oímos cosas nuevas, las tomamos por viejas o creemos que pueden ser explicadas e
interpretadas por las viejas. Es cierto que es tarea difícil el darse cuenta de la posibilidad y
necesidad de ideas totalmente nuevas, y con el tiempo necesita una revalorización de todos los
valores convencionales.
No puedo garantizar que encontrarán desde el principio ideas nuevas, esto es, ideas que nunca
antes habían oído; pero si son pacientes muy pronto comenzarán a reparar en ellas. Para entonces
les deseo que no las pierdan y que no traten de interpretarlas de la vieja manera.
Nueva York, 1945
Hablaré sobre el estudio de la psicología, pero debo advertirles que la psicología de la cual me ocupo es muy diferente de cuanto ustedes pueden conocer bajo ese nombre.
Para comenzar debo decir que prácticamente nunca en su historia la psicología ha estado a un
nivel tan bajo como en la actualidad. Ha perdido todo contacto con su origen y su significado, a tal punto que aún hoy es difícil definir la palabra «psicología», esto es precisar qué es la psicología y qué estudia. Y es así a pesar de que nunca en la historia ha habido tantas teorías psicológicas ni tantos escritos psicológicos.
A veces a la psicología se le llama una nueva ciencia. Esto no tiene ninguna razón. Quizá la
psicología es la ciencia más antigua, y en sus rasgos más esenciales, desafortunadamente, una
ciencia olvidada.PSICOLOGIA DE LA POSIBLE EVOLUCION DEL HOMBRE pdf


PSICOLOGIA DE LA POSIBLE EVOLUCION DEL HOMBRE

P. D. OUSPENSKY

Nuestra idea fundamental es que el hombre, tal cual lo conocemos, no es un ser perfecto. La naturaleza lo desarrolla hasta cierto punto y luego lo abandona, dejándolo proseguir su desenvolvimiento por su propio esfuerzo e iniciativa, o vivir y morir como nació, o aun degenerar y perder su capacidad de desarrollo” (pág.13)
“Debemos comprender que no todos los hombres pueden desarrollarse y llegar a ser seres diferentes. La evolución es una cuestión de esfuerzo personal, y con respecto a la masa de la humanidad es una rara excepción. Tal vez parecerá extraño, pero debemos comprender no sólo que la evolución es rara sino también que se torna cada vez más rara”. (pág.14).
“La idea esencial es que para convertirse en un ser diferente el hombre debe desearlo profundamente y durante mucho tiempo. Un deseo pasajero o vago, nacido de una insatisfacción respecto a las condiciones exteriores no creará un impulso suficiente.” (pág.15).
“La verdad es que antes de adquirir nuevas facultades o nuevos poderes, que el hombre no conoce y que aún no posee, debe adquirir facultades y poderes que tampoco posee, pero que se atribuye, es decir, que cree conocer y que pretende poder emplear.” (pág.16)
“El hombre no puede pensar, hablar ni moverse como quiere. Es una marioneta tirada aquí y allá por hilos invisibles. Si lo comprende así, puede aprender mucho más sobre si mismo, y tal vez entonces las cosas comiencen a cambiar para él. Pero si no puede admitir ni comprender su evidente mecanicidad, o si no quiere aceptarla como un hecho, ya no puede aprender más y las cosas no pueden cambiar para él” (pág.17)
(El hombre) “Debe darse cuenta que no posee cualidades que se arroga: la capacidad de hacer, la individualidad o la unidad, el Ego permanente, y además, conciencia y voluntad” (pág.20)
Como se puede leer Ouspenski plantea una visión de lo humano radicalmente diferente a la que estamos acostumbrados y a la que presenta la psicología moderna. No obstante que citas parciales sí pueden ser aceptadas o reinterpretadas por la, llamemosla así –sin ánimo peyorativo-, “psicología oficial”.
A partir de una visión de lo humano donde la persona no es vista sustancialmente diferente a cualquier gran mamífero, con diferencias de grado pero no cualitativas, Ouspenski y su maestro Gurdieff pensaron y practicaron, allá por las primeras décadas del siglo XX, una enseñanza que consiguió algunos discípulos famosos y adinerados. Esta historia la cuenta en un libro cuyo nombre ahora no recuerdo Lois Pawels, y uno está dispuesto a pensar que experimentar con el ser humano puede resultar fascinante aunque no siempre ético, y a veces ser calificado de simplemente inescrupuloso.
No obstante los hechos documentados y la personalidad extravagante de Gurdieff hay en este texto algunas ideas que resultan muy estimulantes en si mismas; aunque los problemas reales empiezan cuando de ellas se intenta saltar a una práctica que las ponga en marcha.
Quizá los humanos necesitamos de estas ideas; quizá por resonar de cierta manera en nuestra psiquis es que les prestamos atención más allá de nuestra experiencia; quizá nuestra misma experiencia nos muestra que hay algo diamantino encerrado en el carbón de la época …
Dejo al lector con estas dudas porque acariciarlas no lo creo malo. En todo caso si hace la experiencia de leerlo, manteniendo una distancia mental prudente, es muy posible que le genere alguna clase de estímulo psicológico. Si fuera así… no es poco.
Ficha Bibliográfica:
Ouspenski(1945), P.D.Ouspensky, “Psicología de la posible evolución del hombre”. Librería Hachette S.A., Buenos Aires, 1978. pp. 109
http://www.scribd.com/doc/8747025/Ouspensky-P-D-Psicologia-de-La-Posible-Evolucion-Del-Hombre-Libros-en-Espanol