La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “AMOR

GURDJIEFF Y EL AMOR – EL AMOR EN CUARTO CAMINO

MARAVILLOSO TEXTO DE GURDJIEFF ACERCA DEL AMOR Y Más.

amor

Hay dos clases de amor; uno el amor de un esclavo, el otro que debe ser adquirido por medio de trabajo. El primero no tiene valor alguno; sólo el segundo tiene valor, esto es, el amor adquirido a través de trabajo. Este es el amor del cual hablan todas las religiones.

Si ustedes aman cuando “ello” ama, no depende de ustedes y por lo tanto no tiene mérito. Es lo que llamamos el amor de un esclavo. Ustedes aman cuando no deberían amar. Las circunstancias les hacen amar mecánicamente.

El amor verdadero es el amor cristiano, el amor religioso; con este amor nadie nace. Para este amor hay que trabajar. Algunos lo conocen desde la infancia, otros solamente en la vejez. Si alguien tiene amor verdadero, es porque lo adquirió durante su vida. Pero es muy difícil aprenderlo, Y es imposible empezar a aprenderlo directamente, en la gente. Todo hombre toca a otro en carne viva, nos hace apretar los frenos, y nos da muy poca oportunidad de tratar.

El amor puede ser de diferentes clases. Para comprender de qué clase de amor hablamos, es necesario definirlo.

Ahora estamos hablando del amor por la vida. En todo lugar donde hay vida, comenzando por las plantas (porque ellas también tienen vida), los animales —en una palabra dondequiera que haya vida— hay amor. Cada vida es un representante de Dios. Cualquiera que pueda ver al representante, verá a Aquél que es representado. Cada vida es sensible al amor. Aun las cosas sin alma como las flores, que no tienen conciencia, comprenden si uno las ama o no. Aun la vida inconsciente reacciona a cada hombre de una manera correspondiente y le responde de acuerdo a la manera en que él reacciona.

Como siembran, así cosecharán, y no sólo en el sentido de que si siembran trigo tendrán entonces trigo. Es cuestión de cómo siembran. Literalmente puede convertirse en paja. En la misma tierra, distintas personas pueden sembrar las mismas semillas y los resultados serán diferentes. Pero estas sólo son semillas. El hombre ciertamente es más sensible que una semilla a lo que es sembrado en él. Los animales son también muy sensibles, aunque menos que el hombre. Por ejemplo, se mandó a X. a cuidar los animales. Muchos enfermaron y murieron. Las gallinas pusieron menos huevos y así sucesivamente. Aun una vaca dará menos leche si uno no la quiere. La diferencia es muy sorprendente.

El hombre es más sensible que una vaca, pero inconscientemente. Y así si ustedes sienten antipatía u odian a otra persona, es sólo porque alguien ha sembrado algo malo en ustedes. Aquel que quiera aprender a amar a su vecino debe empezar por tratar de amar las plantas y los animales. Quien no ama la vida, no ama a Dios. Comenzar de inmediato a tratar de amar a un hombre es imposible, porque el otro es como ustedes, y devolverá golpe por golpe; en

tanto que un animal es mudo y se resignará tristemente. Por eso es más fácil empezar a practicar en animales. Para el hombre que trabaja sobra sí mismo es muy importante comprender que sólo puede haber cambio en él si él cambia su actitud hacia el mundo exterior. En general ustedes no saben lo que se debe amar y lo que no se debe amar, porque todo eso es relativo. En el caso de ustedes, una y la misma cosa es amada y no amada; pero hay cosas objetivas que debemos amar o debemos no amar. Por eso es más productivo y práctico que se olviden de lo que llaman malo y bueno y comiencen a actuar sólo cuando hayan aprendido a escoger por sí mismos.

Ahora si quieren trabajar sobre sí mismos, tienen también que elaborar en sí diferentes clases de actitudes. Excepto en el caso de cosas grandes y más definidas que innegablemente son malas, tienen que ejercitarse de esta manera: si les gusta una rosa, traten de que les disguste; si les disgusta traten de que les guste. Lo mejor es comenzar con el mundo de las plantas; desde mañana traten de mirarlas de una manera en que no las han mirado antes. Cada hombre es atraído hacia ciertas plantas, y no hacia otras. Quizás esto no lo hemos notado hasta ahora.

Primero tienen que mirar una, luego poner otra en el lugar de ella y después prestar atención y tratar de comprender por qué hay atracción o aversión. Estoy seguro de que todos sienten algo o perciben algo. Es un proceso que tiene lugar en el subconsciente, y la mente no lo ve; pero si comienzan a mirar conscientemente, verán muchas cosas, descubrirán muchas Américas.

Las plantas, como el hombre, tienen relaciones entre ellas y también existen relaciones entre plantas y hombres, pero cambian de tiempo en tiempo. Todas las cosas vivientes están atadas las unas a las otras. Esto incluye todo lo que vive. Todas las cosas dependen unas de otras. Las plantas actúan sobre los estados de ánimo de un hombre y el estado de ánimo de un hombre actúa sobre el de una planta. Mientras vivamos haremos experimentos. Hasta flores vivientes en una maceta vivirán o morirán según el estado de ánimo.

GURDJIEFF, PERSPECTIVAS DESDE UN MUNDO REAL


QUÉ LUGAR TIENE EL AMOR EN SU SISTEMA?

C. Stanley Nott
G. I. GURDJIEFF
Diario de un Alumno
Recuento de algunos años
con G. I. Gurdjieff y A. R. Orage
en Nueva York
y Fontainebleau-Avon

Cuando sabes que no sabes ya es mucho…Gurdjieff

Pregunta: “.Puede usted decirnos que lugar tiene el amor en su sistema?”

Gurdjieff: “El amor ordinario va con el odio. Amo esto, odio aquello. Hoy te amo, la semana que viene, o la hora siguiente, o el minuto siguiente, te odio. Aquel que realmente ama, puede ser. Aquel que puede ser, puede hacer. Aquel que puede hacer, es. Para saber del amor real hay que olvidar todo sobre el amor y buscar una direccion.Tal como somos no podemos amar. Amamos porque algo dentro de nosotros mismos se combina con las emanaciones de otro. Con esto empiezan las asociaciones agradables, quizas por emanaciones quimico-fisicas del centro instintivo, 428021_410511498965913_408393792511017_1813419_743392890_nemocional o intelectual. Tambien puede ser por influencias del aspecto exterior, o por sentimientos; yo te amo porque tu me amas a mi, o porque no me amas; por sugerencias de otras personas, por un sentido de superioridad, por piedad y por muchas otras razones, subjetivas y egoistas. Nos dejamos influenciar. Proyectamos nuestros sentimientos en otras personas. La ira engendra ira. Recibimos lo que damos. Todo atrae o repele. Hay el amor del sexo, que ordinariamente se conoce como ‘amor’ entre hombres y mujeres; cuando esto desaparece, un hombre y una mujer ya no se ‘aman’ Hay amor del sentimiento, que evoca lo opuesto y hace sufrir a la gente. Mas tarde hablaremos del amor consciente”.

En respuesta a otra pregunta dijo: “Toda vida necesita amor. Las vacas dan mas leche, las gallinas mas huevos, cuando sus dueños las aman. Diferentes personas al sembrar, obtienen diferentes resultados. Un hombre fuerte puede marchitar las plantas con odio, e incluso destruir a otras personas. Empieza amando a las plantas y a los animales y entonces quizás aprenderás a amar a la gente”.

Pregunta: “Si, pero, .que es el amor?”, dijo el que preguntaba. “Hablamos del amor todo el tiempo, pero cuando me lo pregunto a mi mismo se que no se. Quizás el desearle suerte a una persona, el desearle el bien, eso sea amarla. Pero como puedo saber yo lo que es bueno para otras personas? Incluso para mis propios hijos. Algunas veces cuando he luchado por algo que yo había pensado que era para su bien, ha resultado no ser bueno”.

Gurdjieff: “Cuando sabes que no sabes, eso ya es mucho. Ven a los grupos y mas tarde hablaremos sobre esto”. Pregunta: “.Por que es que los hombres son atraídos tantas veces hacia mujeres que les hacen sufrir; y de la misma manera, por supuesto, las mujeres hacia hombres?”

Gurdjieff: “Reflexiona sobre lo que dije sobre el amor del sentimiento”.

En síntesis existe este aforismos de Gurdjieff:

34. El amor consciente evoca lo mismo en respuesta.

El amor emocional provoca lo opuesto.

El amor físico depende del tipo y de la polaridad.

Entonces el verdadero Amor es recíproco. El amor emocional produce rechazo. El amor físico se maneja con la atracción del cuerpo.