La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “CONOCIMIENTO DE SI

Conocimiento y Ser

Conocimiento y Ser

El camino de la comprensión se define como la relación entre conocimiento y ser. Estos términos pueden parecernos familiares pero somos conscientes que las definiciones en el cuarto camino son mucho más profundas que las que encontraremos en el diccionario.

El trabajo en armonía entre las definiciones  y el conocimiento se distingue por el trabajo en el ser, que distingue a este camino de los otros caminos, caminos que finalmente no pueden llevar a  algo duradero.

El cuarto camino enseña tanto sobre la adquisición del conocimiento superior como sobre los medios para usar ese conocimiento en el ser, trata sobre el desarrollo del ser superior, y los medios para adquirir ese ser, que requiere un conocimiento superior. Por eso  está basado en la comprensión: el camino es la comprensión.  Eso significa, que está basado en la relación del conocimiento y ser. Si se piensa  piensa en esto como un juego de palabras, no sabe cuándo juega con ellas y cuándo trabaja con ellas. Para no jugar con ellas es conveniente recordar ejemplos de Conocimiento y ejemplos de Ser.

Ejemplo de Conocimiento: Todos tienen una rasgo  principal. Yo tengo una rasgo  principal.   Ejemplo  de Ser : Ver en nosotros mismos  nuestro rasgo principal .

Ejemplo de Conocimiento: Estamos dormidos, no nos recordamos a nosotros mismos. Ejemplo  de Ser: Autorecordarse, realizar el ejercicio de recuerdo de Sí y no de palabras, sino lograrlo.

Ejemplo de Conocimiento: Es inútil  expresar las emociones negativas      Ejemplo  de Ser: Detenemos la emoción negativa. No reaccionamos negativamente ante alguien.

Ejemplo de Conocimiento: nuestras parte motoras son mecánicas. Ejemplo  de Ser: Sostenemos la real comprensión de nuestra mecanicidad.

Ejemplo de Conocimiento: el trabajo dice que no podemos hacer, que todo sucede. Ejemplo  de Ser: Apreciar los momentos de experimentar impotencia, de nadidad. Reconocer que la situación frustrante es un camino para desarrollar el ser.

Ejemplo de Conocimiento:  “gustar lo que no gusta”.

Todo el conocimiento es útil si es aplicado, entendido. Puede ser una sorpresa comprender que  el  toque de diana del cuarto camino son como  pruebas experimentales: escucho verdades y las practico, leo y hago, intento modificar mi ser que está acostumbrado a ser mecánico. El objetivo es la integración del conocimiento y los resultados de la experiencia en comprensión. Muchas personas han oído o leído sobre estas ideas, incluso pueden comentarlas, pero nunca trabajan en el ser. En el trabajo  a la primera indicación de ver su ser, se sienten tocados, denigran a las personas o situaciones que empiezan a echarle en cara etc. Lo mismo en uno mismo, cuando uno quiere hacer algo, uno se justifica o no tiene tiempo: la peor  justificación es “Me olvidé” – el olvido.

Si vemos los ejemplos mostrados de conocimiento y ser, ¿Cuántas personas reconocen los ejemplos de  conocimiento como  CONOCIMIENTO?  Enseguida podemos ver  que creíamos que conocimiento es otra cosa: aquí nos referimos al Conocimiento de Sí, de Sí Mismo.  El conocimiento real es difícil de obtener, es un conocimiento humilde,   aquí empezamos a ver la conexión interna entre conocimiento y ser:  no podemos conocer el ser de las cosas sin esfuerzo, sin intentar recordarnos a nosotros mismos, intentando no expresar emociones negativas, intentando trabajar en el rasgo principal, etc. – el Trabajo es el esfuerzo contra momentums mecánicos. Y las experiencias ganadas en este esfuerzo puede verse en nuestro conocimiento de lo que son técnicas útiles que nos acercarán a metas  ambiciosas, y así sucesivamente. De esta manera, podemos empezar a ver cómo el conocimiento de una persona es un reflejo de su ser. Debido a la relación directa del conocimiento con el ser, es posible estimar el conocimiento de una persona por su nivel de ser, y estimar el ser de una persona por su nivel de conocimiento.

Ésta es una idea difícil de aceptar incluso si podemos oírla.

“La verdad de ser y la verdad de saber es una, la diferencia no es más que la de la luz directa y la luz reflejada”

– Francis Bacon, On The Advancement of Learning

No podemos saber que no nos recordamos a nosotros mismos si no lo intentamos y notamos los resultados honestamente.  No podemos ver nuestra rasgo principal a menos que podemos verla sostenidamente e incluso queramos verla. Nuestra incapacidad para vernos es falta de ser. Cualquier experiencia duramente ganada incrementa la habilidad de ver nuestro ser y es acompañada por un incremento en nuestro conocimiento de nuestro ser. Este es el primer mandamiento de Sócrates: conócete. Viendo nuestro ser, ganamos conocimiento real, lo que se conoce de lo real será un puente para  conocer  lo Real.

“…la comprensión aparece solamente

cuando un hombre tiene el sentimiento y la sensación de todo lo que está vinculado a su saber. Un hombre no puede decir que comprende la idea de la mecanicidad, cuando la sabe solamente con su cabeza. Tiene que sentirla con toda su masa, con su ser entero. Sólo entonces la comprenderá…”

La mejor expresión que se  conoce  es que Ser es la habilidad de Ser. Estar presente. Ser, en el cuarto camino, es auto autorecordarse. El sueño es un  nivel de ser. La impotencia está en un nivel de ser. De hecho, nuestro nivel de ser es tal que ni siquiera experimentamos nuestra impotencia, nuestro sueño.

No sé si hay algo más difícil que verse uno mismo, ver lo que somos, ver nuestro nivel de ser. En el cuarto camino, podemos empezar a apreciar esta visión, cuando empezamos a comprender que un asiento caliente puede hacernos mover. De hecho, podemos empezar a “gustar lo que no gusta”. Hasta qué grado podemos vernos es la medida de nuestro ser. Similarmente, hasta qué grado vemos que nuestro ser corresponde estrechamente a nuestra habilidad de tolerar la mecanicidad de otros. Una persona más tolerante, comprensiva indica un nivel superior de ser.

“Puedes comprender a otras personas tanto como te comprendas a ti mismo y sólo al nivel de tu propio ser”

– P. D. Ouspensky, Psicología de la Posible Evolución del Hombre

o


ESTUDIO DE SI – CONOCIMIENTO DE SI

“El estudio de sí es el trabajo o la vía que conduce al conocimiento de sí. “Pero para estudiarse a sí mismo es necesario ante GIG10todo aprender cómo estudiar, por dónde comenzar, qué medios emplear. Un hombre tiene que aprender cómo estudiarse a sí mismo y tiene que estudiar los métodos del estudio de si.

“El método fundamental para el estudio de sí es la observación de sí. Sin una observación de sí correctamente conducida, un hombre no comprenderá jamás las conexiones y las correspondencias de las diversas funciones de su máquina, no comprenderá jamás cómo ni por qué en él «todo sucede».

“Pero el aprendizaje de los métodos correctos de observación de sí y de estudio de si, requiere una comprensión precisa de las funciones y de las características de la máquina humana. De este modo, para observar las funciones de la máquina humana es necesario comprenderlas en sus divisiones correctas y poder definirlas exactamente y de inmediato; además, la definición no debe ser verbal, sino interior: por el sabor, por la sensación, de la misma manera en que nos definimos a nosotros mismos todo lo que experimentamos interiormente.

“Hay dos métodos de observación de sí: el primero es el análisis, o las tentativas de análisis, es decir las tentativas de encontrar una respuesta a estas preguntas: ¿de qué depende tal cosa, y por qué sucede? — y el segundo es el método de las constataciones, que consiste solamente en registrar, en grabar en la mente, en el momento mismo, todo lo que uno observa.

“Sobre todo al comienzo, la observación de sí no debe llegar a ser análisis, o tentativa de análisis, bajo ningún pretexto. El análisis no es posible sino mucho más tarde, cuando ya se conocen todas las funciones de la propia máquina y todas las leyes que la gobiernan.

“Al tratar de analizar tal o cual fenómeno que lo ha impresionado fuertemente, un hombre generalmente se pregunta: «¿Qué es esto? ¿Por qué sucede esto así y no de otra manera?» Y comienza a buscar una respuesta a estas preguntas, olvidándose de todo lo que las observaciones ulteriores podrían aportarle.

Más y más absorbido por las preguntas, pierde totalmente el hilo de la observación de sí, y hasta llega a olvidar la idea misma. La observación se detiene. De este hecho resulta claro que tan sólo una cosa puede progresar: o la observación, o bien las tentativas de análisis.

“Pero aún fuera de esto, toda tentativa de análisis de fenómenos aislados, sin el conocimiento de las leyes generales, es una pérdida total de tiempo. Antes de poder analizar los fenómenos, aun los más elementales, un hombre debe acumular suficiente material bajo la forma de «constataciones», es decir como resultado de una observación directa e inmediata de lo que pasa en él. Este es el elemento más importante en el trabajo del estudio de sí. Cuando se ha acumulado un número suficiente de «constataciones» y cuando al mismo tiempo se ha estudiado y comprendido hasta un cierto punto las leyes, sólo entonces se hace posible el análisis.

“Desde el comienzo mismo, la observación y la constatación se deben basar sobre el conocimiento de los principios fundamentales de la actividad de la máquina humana. La observación de sí no se puede conducir correctamente si no se comprenden estos principios, y si no se les tiene siempre en cuenta en la mente. Es por esta razón que la observación de sí ordinaria, tal como la practica la gente toda su vida, es totalmente inútil y no puede llegar a nada.

“La observación debe comenzar con la división de las funciones. Toda la actividad de la máquina humana está dividida en cuatro grupos de funciones netamente definidas. Cada uno está gobernado por su propio «cerebro» o «centro». Un hombre debe diferenciar, al observarse a sí mismo, las cuatro funciones fundamentales de su máquina: las funciones intelectual, emocional, motriz e instintiva. Cada fenómeno que un hombre observan en sí mismo se relaciona con una u otra de estas funciones. Por eso, antes de comenzar a observar, un hombre debe comprender en qué difieren las funciones, qué significa la actividad intelectual, qué significa la actividad emocional, la actividad motriz y la actividad instintiva.

“La observación debe comenzar por el principio. Todas las experiencias anteriores, todos los resultados anteriores de toda observación de sí, deben ser dejados de lado. Allí puede haber elementos de gran valor. Pero todo este material está basado en las divisiones erróneas de las funciones observadas, y éste mismo está dividido de manera incorrecta. Por esta razón no se lo puede utilizar; en todo caso, no se lo puede utilizar al comienzo del estudio de si. En el momento oportuno, lo que hay de valor será tomado y utilizado. Pero es necesario comenzar por el principio, es decir, observarse a sí mismo como si no se conociese en lo más mínimo, como si aún nunca se hubiera observado.

“Cuando uno comienza a observarse, debe tratar de determinar al instante a qué grupo, a qué centro, pertenecen los fenómenos que se están observando en el momento. “Algunos encuentran difícil comprender la diferencia entre pensamiento y sentimiento, otros tienen dificultad en comprender la diferencia entre sentimiento y sensación, entre un pensamiento y un impulso motor. “Hablando en términos muy amplios se puede decir que la función del pensamiento siempre trabaja por medio de la comparación. Las conclusiones intelectuales son siempre el resultado de la comparación de dos o más impresiones.

“La sensación y la emoción no razonan, no comparan, simplemente definen una impresión dada por su aspecto, por su carácter agradable o desagradable en uno u otro sentido, por su color, sabor u olor. Lo que es más, las sensaciones pueden ser indiferentes — ni calientes ni frías, ni agradables ni desagradables: «papel blanco», «lápiz rojo». En la sensación de lo blanco y de lo rojo no hay nada agradable o desagradable. En todo caso, no es necesario que haya nada agradable o desagradable ligado a la sensación de uno u otro de estos dos colores.

Estas sensaciones, que proceden de los así llamados «cinco sentidos», y las demás, como la sensación de calor, la del frío, etc., son instintivas. Las funciones del sentimiento, o emociones, siempre son agradables o desagradables; no hay emociones indiferentes.

“La dificultad para distinguir entre las funciones se acrecienta por el hecho de que la gente las siente de manera muy diferente. Es esto lo que generalmente no comprendemos. Creemos que las personas son mucho más parecidas entre si de lo que son en realidad. Sin embargo, de hecho hay grandes diferencias entre uno y otro en lo que concierne a las formas o a las modalidades de sus percepciones. Algunas personas perciben principalmente a través de su pensar, otras a través de sus emociones, y otras a través de sus sensaciones. La comprensión mutua es muy difícil, si no imposible, para hombres de diversas categorías y de diversos modo., de percepción, porque todos dan nombres diferentes a una sola y misma cosa, y el mismo nombre a las cosas más diferentes. Además, son posibles toda clase de combinaciones.

Un hombre percibe a través de sus pensamientos y de sus sensaciones, otro a través de sus pensamientos y de sus sentimientos, y así sucesivamente. Cualquiera que sea, cada modo de percepción se pone inmediatamente en relación con una especie particular de reacción a los acontecimientos exteriores. Estas diferencias en la percepción y la reacción a los acontecimientos exteriores producen dos resultados: las personas no se comprenden entre sí y no se comprenden ellas mismas. Muy a menudo un hombre llama sentimientos a sus pensamientos o a sus percepciones intelectuales, y llama pensamientos a sus sentimientos, y sentimientos a sus sensaciones. Este último caso es el más frecuente. Por ejemplo, dos personas perciben la misma cosa diferentemente, digamos que una la percibe a través de sus sentimientos y la otra a través de sus sensaciones: podrán discutir toda su vida sin comprender jamás en qué consiste la diferencia entre sus actitudes en presencia de un objeto dado. En efecto, la primera lo ve bajo uno de sus aspectos y la segunda bajo otro.

alumnos2“Para encontrar el método que discrimina, debemos comprender que cada función psíquica normal es un medio o un instrumento de conocimiento. Con la ayuda del pensar vemos un aspecto de las cosas y de los sucesos, con la ayuda de las emociones vemos otro aspecto y con la ayuda de las sensaciones un tercer aspecto. El conocimiento más completo que podríamos alcanzar de un tema dado sólo se puede obtener si lo examinamos simultáneamente a través de nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones. Todo hombre que se esfuerza por alcanzar un conocimiento verdadero debe dirigirse hacia la posibilidad de tal percepción. En condiciones ordinarias el hombre ve el mundo a través de un cristal deformado, desigual. Y aun si se da cuenta, no puede cambiar nada. Su forma de percepción, sea cual fuere, depende del trabajo de su organismo entero. Todas las funciones son interdependientes y se equilibran entre sí, todas las funciones tienden a mantenerse entre sí en el estado en que están. Por eso, un hombre que comienza a estudiarse a si mismo, al descubrir en sí algo que no le gusta, debe comprender que no será capaz de cambiarlo. Estudiar es una cosa, cambiar es otra.

Sin embargo, el estudio es el primer paso hacia la posibilidad de cambiar en el futuro. Y desde el comienzo del estudio de sí, uno debe llegar a convencerse bien de que durante mucho tiempo todo el trabajo consistirá solamente en estudiarse.

FRAGMENTOS DE UNA ENSEÑANZA DESCONOCIDA