La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “LA ATENCIÓN

CÓMO GANAR ATENCIÓN? GURDJIEFF

gi

¿COMO PODEMOS GANAR ATENCIÓN?

GURDJIEFF en Perspectivas desde un Mundo Real

Pregunta: ¿Cómo podemos ganar atención?

Respuesta: No hay atención en la gente. Adquirirla debe ser su meta. La observación de sí

sólo es posible después de adquirir atención. Empiecen por cosas pequeñas.

Pregunta: ¿Con qué cosas pequeñas podemos empezar? ¿Qué deberíamos hacer?

Respuesta: Sus movimientos nerviosos e inquietos hacen que todos sepan, consciente o

inconscientemente, que usted no tiene autoridad y que es un bobo. Con estos movimientos

inquietos usted no puede ser nada. La primera cosa que tiene que hacer es detener estos

movimientos. Haga de esto su meta, su Dios. Inclusive, haga que su familia lo ayude.

Solamente después de esto, puede usted quizás ganar atención.

Este es un ejemplo de hacer.

Otro ejemplo: un aspirante a pianista nunca puede aprender excepto poco a poco. Si usted

quiere tocar melodías sin practicar antes, nunca podrá tocar verdaderas melodías. Las

melodías que usted tocará serán cacofónicas y harán que la gente sufra y que lo odien. Lo

mismo pasa con las ideas psicológicas. Para ganar algo, se necesita una larga práctica.

Trate primero de lograr cosas muy pequeñas. Si al principio usted intenta grandes cosas,

nunca será nada. Y sus manifestaciones actuarán como melodías cacofónicas y harán que la

gente lo odie.

Pregunta: ¿Qué debo hacer?

Respuesta: Hay dos clases de hacer: hacer automático, y hacer de acuerdo con la meta. Tome

una pequeña cosa que usted es incapaz de hacer ahora, y haga de ésta una meta, su Dios.

No deje que nada interfiera. Solamente intente esto. Entonces, si logra hacerlo, podré darle una tarea más grande. Ahora tiene apetito para hacer cosas demasiado grandes para usted. Este es un apetito anormal. Usted nunca podrá hacer estas cosas, y este apetito le impide hacer las cosas pequeñas que sí podría hacer. Destruya este apetito, olvide las cosas grandes. Haga su meta el rompimiento de un pequeño hábito.

Pregunta: Creo que mi peor falta es hablar demasiado. ¿El tratar de no hablar tanto, sería una

buena tarea?

Respuesta: Para usted esta es una meta muy buena. Usted echa a perder todo con su hablar.

Este hablar obstaculiza hasta sus negocios. Cuando usted habla mucho, sus palabras no tienen

peso. Trate de superar esto. Muchas bendiciones le vendrán si tiene éxito. Verdaderamente,

esta es una muy buena tarea, pero es algo grande, no pequeño. Le prometo que si logra esto,

aun si no estoy aquí, sabré de su logro y mandaré ayuda para que sepa qué hacer después.

Pregunta: ¿Sería una buena tarea el tolerar las manifestaciones de los demás?

Respuesta: El soportar las manifestaciones de los demás es una gran cosa. La última cosa para

un hombre. Únicamente un hombre perfecto puede hacer esto. Empiece por hacer que su meta

o su Dios sea la capacidad para tolerar en una sola persona una sola manifestación que usted

no puede tolerar ahora sin nerviosismo.

Si usted “quiere” usted “puede”. Sin “querer” usted

nunca “puede”. El querer es la cosa más poderosa en el mundo. Con un querer consciente todo

llega.

Pregunta: Frecuentemente recuerdo mi meta, pero no tengo la energía para hacer lo que

siento que debería hacer.

Respuesta: El hombre no tiene la energía para llevar a cabo metas voluntarias, porque toda su

fuerza adquirida por la noche durante su estado pasivo, se gasta en manifestaciones negativas.

Estas son sus manifestaciones automáticas, lo opuesto a sus positivas y voluntarias

manifestaciones.

Para aquellos de ustedes que ya son capaces de recordar su meta automáticamente, pero que

no tienen fuerza para cumplirla: Siéntense en soledad por lo menos una hora. Relajen todos

sus músculos. Permitan que sus asociaciones prosigan, pero no sean absorbidos por ellas.

Díganles: “Si ustedes me permiten seguir lo que deseo ahora, más tarde yo les concederé sus

deseos.”

Vean sus asociaciones como si fueran de otra persona, para evitar que ustedes se identifiquen

con ellas.

Al término de una hora, tomen un pedazo de papel y escriban su meta. Hagan de ese papel su

Dios. Todo lo demás no es nada. Sáquenlo del bolsillo y léanlo constantemente, todos los

días. De este modo se transforma en parte de ustedes, al principio, teóricamente; después, de

hecho.

Para ganar energía practiquen este ejercicio de sentarse quietos, dejando muertos los

músculos. Solamente cuando todo en ustedes esté quieto después de una hora, tomen su

decisión sobre su meta. No dejen que las asociaciones los absorban. Emprender una meta

voluntaria y lograrla, da magnetismo y la capacidad para “hacer”.

PERSPECTIVAS DESDE UN MUNDO REAL


LA ATENCIÓN Estudio

LA ATENCIÓN

ESTUDIO

La contribución de Gurdjieff:

En términos empíricos, la contribución de Gurdjieff  a un enfoque moderno de la atención es indiscutiblemente única. En los primeros días de la psicología experimental, la atención era un concepto central para hombres como Wilhelm Max Wundt, Edward Bradford Tichener y Willians James. No obstante la experimentación de esos pioneros no se basó en la propia experiencia y acabó por transformarse en un estéril debate académico entre la escuela funcionalista –que concebía la atención como un proceso- y la estructuralista – que se ocupaba de la claridad sensorial-. También deberíamos mencionar la figura alguna vez prominente y actualmente ignorada de Pierre-Marie-Félix Janet, padre del análisis psicológico, quien sostenía persuasivamente que pacientes con atención deficiente tenían dificultades para sintetizar experiencias y por lo tanto eran pasibles de disociación histérica. Así mismo merece mención por el énfasis práctico puesto sobre la relajación y la atención, la oscura figura de Roger Vittoz de Lausanne, el analista de T. S. Eliot (ver The Discovery of the Unconscious: the History and Evolucition of Dynamic Psychiatry, de Henri F. Ellenberger, Allen Lane, The Penguin Press, 1970).

Willian James (1842-1910) decía “mi experiencia consiste en lo que accedo a prestar atención”, pero fue Gurdjieff el que exploró esa idea transformándola en una práctica  para lo movilización y dirección de la atención dentro del contexto de una fenomenología persuasiva de la conciencia. En la última década del siglo XX, diversas propuestas (gestalt, psicología transaccional, teoría de aprendizaje, junguianos, kleininanos y freudianos) han relegado la atención a la periferia ideológica y metodológica, por lo que los únicos que siguen trabajando sobre la atención (según sus cánones, un desafío esencial para acceder a la comprensión) son los laicos gurdjieffianos.

James Moore; Gurdjieff Anatomía de un Mito, 1991

Por este motivo vamos a estudiar la Atención:

…un desafío esencial para acceder a la comprensión.

Sabes la comprensión resulta de la conjunción del saber (intelecto) y del ser . Ahora debemos regresar al estudio de los centros y al estudio de la atención y luego más adelante  dar el salto del recuerdo de sí, porque estos son los únicos caminos a la comprensión.

El significado de la atención a nivel de definición de diccionario  es: f. Cortesía, Urbanidad, demostración de respeto; como vemos de  entrada no tiene nada que ver con un prestar atención a los procesos interiores, ni tomar consciencia de sí. No  niego que estar atento a los otros no sea de gran valor, pero para nuestro trabajo interno como diría Nuestro Querido Mujaj Nassr Eddin: Vaya! Qué no se ve en el mundo! ¡Una pulga puede a veces hasta tragarse un elefante! Gurdjieff; 1949

El prestar atención: un poco de historia

 El prestar atención a primera vista parece un acto natural, sin embargo si la estudiamos un poquito veremos que no es tan así, y podríamos hacer una lista muy larga de cosas que creemos naturales y que no lo son, tanto más nos asombraríamos si nos damos cuenta que prestar atención ha sido una labor de siglos. Hoy en día diríamos que el eje de prestar atención se relaciona con el ámbito de nuestro trabajo, se nos exige en las oficinas y debemos llevar agenda para no perder la atención u olvidar. También en los trabajos de precisión y cuando estudiamos o nos concentramos,  más allá de eso ni se piensa en ello, más bien se piensa que es una suerte no tener que hacerlo, algo así como tomar descanso, irse de vacaciones. Pero no se nos ocurre prestar atención a sí mismo, excepto cuando nos miramos al espejo, de todo esto se puede deducir que prestar atención es totalmente superficial, automática y bajo coerción es decir si nos obligan o como se dice porque estamos obligados, o me lo requiere la circunstancia, esto es coerción.

En estudios sociológicos se señalan que fue la cultura occidental la que impuso a los largo del tiempo este tipo de educación, incluso la cultura de prestar atención era muchísima más rigurosa(Castigar y Vigilar, Foulcault) esta es justamente la evolución del prestar atención que nos enseñaron  lo largo de siglos, pero también se sabe que ha sido en las industrias donde se ha tenido que educar a los obreros, (taylorismo sus tiempos  y fordismo la producción en cadena) nada que a principios del S. XX no se supiera, se acuerdan la película Tiempos Modernos de Charles Chaplin. Pero todo esto tuvo una contrapartida política, demasiada rigidez al crecer la cultura de masas, las masas se revelaban, entonces se fueron aflojando las formas, se popularizó, por gracia la democracia. Pero no está de más decir que todo esto se refiere a una forma de prestar atención que tenían, pero bajo ningún punto de vista esta cultura atisbó otra calidad de atención excepto en las últimas décadas. Ahora fijémonos que nunca se hablo a lo largo de la historia de prestar atención a sí mismo, en general se hablaba de control, pero a nivel secular  más bien esa educación se ejercía por y ocasionaba represión (Freud). Cuando uno hace este tipo de estudios, uno aprecia más a Gurdjieff. Hoy en día el consenso en las Universidades, que es donde se trata estas cosas, es que no a la violencia y a las otras formas de represión, pero ahora el problema es cómo hacer prestar atención a los chicos.

Curiosamente, los ejercicios de prestar atención a sí mismo, cuando se practican bajo esas  formas ya sea por imposición  o por vehemencia generan lo contrario,  la vehemencia se la toma en Cuarto Camino como un exceso o desequilibrio de los centros.

 

Atención:

La atención desde el punto de vista de la observación de los centros podemos distinguir las partes de los centros y en que parte estamos nosotros. Sin atención, o con una atención errante, estamos en la parte mecánica; con la atención atraída por el objeto con  interés, estamos en la parte emocional; con la atención controlada y mantenida por nuestra voluntad en el objeto, estamos en la parte intelectual. De esta manera la atención es un indicador de nuestro estado interno a menos atención más distracción, más mecánicos. A más atención menos distracción. Pero pasa que la observación del intelecto generalmente se emancipa del resto, y al haber una interferencia del exterior nos sentimos molestos esto es porque no hubo una participación del centro emocional o este centro está desarmonizado.

 

Concentración:

Otro aspecto de la atención  sería concentrarla, que es por definición reunir en un punto o centro lo que está separado.  Esta idea se acerca bastante a nuestras ideas, si uno se dá cuenta que nuestras partes interiores están dispersas y si la mente está agitada se siente como que tironean. También esta idea de concentrarse nos acerca a la idea de los centros, con-centrar los centros es reunirlos alrededor de la atención y generar unidad, los centros en unidad, sobre todo se siente cuando se trabaja con el cuerpo en ejercicios. (en danza, yoga, tai chi, chi kung, tao chin, estiramientos)

La fuerza de atención:

Debemos entender a la fuerza de atención en un sentido más amplio, en diversas prácticas  taoístas se entiende bien,  se habla de  Yi (i), que significa el poder de  mente-ojo-corazón, es la unión dos o más  centros en una con el centro observador, que antes no existía en uno mismo, y va camino a ser tercera fuerza reconciliadora. La mente es el intelecto, el corazón centro emocional y el ojo la observación,  Yi es la fuerza combinada de estas mentes, es la “fortaleza de la mente”. Las mentes o los centros al observarlos tienden a producir otra calidad de energía, de hecho es la razón por la que se realizan los ejercicios de Cuarto Camino,  de Yoga, de Chi Kung, entonces desarrollar la fuerza de atención es tener cada vez más capacidad de observación y auto recuerdo. 

La división de la Atención:

Una de las cosas principales enseñadas en Cuarto Camino es la división intencional  entre uno mismo y el mundo exterior. Collin; 1952/241. Pero fue Peter Ouspensky quien describió esta práctica:

Yo hablo del recuerdo de sí, en lo que se refiere a la división de la atención: siendo ésta su

rasgo característico.

Me la representé de la siguiente manera:

Cuando observo algo, mi atención está dirigida hacia lo que observo.

Yo ———————————————> el fenómeno observado.

Cuando, al mismo tiempo, trato de recordarme a mí mismo, mi atención está dirigida a la vez

hacia el objeto observado y hacia mí mismo.

Yo <———————————————> el fenómeno observado.

P. Ouspensky; 1949/166 ed. Hachette

A lo que agrega Gurdjieff

Pero si «me recuerdo a mí mismo», no miro simplemente a la calle, yo siento que la miro, como si

me dijera a mí mismo: «Yo miro». En vez de una impresión de la calle, tengo dos

impresiones: una de la calle y la otra de mí mismo mirando a la calle. Esta segunda impresión

producida por el hecho de mi «recuerdo de mí», es el «choque adicional». Además, sucede

que la sensación adicional conectada con el «recuerdo de sí» trae consigo un elemento de

emoción.

En cuanto al centro emocional sería sentirlo libre de las emociones mecánicas y de las negativas, de aquellas que creemos emociones.

Otro aspecto a tener en cuenta es la memoria, que no desarrollaremos aquí. Pero la atención  alimenta la memoria, es que recordamos mejor los momentos de auto recuerdo, luego se distinguen del resto por que se recuerdan más vivos y reales.

El alerta:

El estar alerta es otra práctica que se relaciona con la atención.

A primera vista todos entendemos que es el alerta, sabemos que tiene que ver con el vigilar ante el peligro, Krippner; 1968  en su clasificación de los estados de consciencia alterados nos dá una definición de hiperalerta: se caracteriza por una vigilancia incrementada y prolongada mientras uno está despierto. Se puede inducir mediante drogas, actividades que necesitan concentración o mediante medidas de sobrevivencia como en operaciones militares (guardias, misiones peligrosas). Sin embargo para Camino esta sigue siendo una definición para prestar atención a lo externo, en cambio en esta enseñanza se le da un significado más sutil e interno, es la de estar alerta a los cambios internos que suceden mecánicamente y sin darnos cuenta, estar alerta a los cambios de humor, estar alerta al cambio de un Yo a otro Yo, alerta al engranarse con emociones negativas y esto requiere de esta destreza estar alerta, de agudizar el sentido interior para darme cuenta cuando me estoy identificando.

En este punto si realmente estamos alertas brota otra sensibilidad, más de una vez nos damos cuenta de la nadidad ante estos cambios, a la vez que se junta otra calidad de energía, por que uno siente que a la vez superó una dificultad interna, la de haberse metido en una cadena de mentiras, de sueño o negatividad lo cual conlleva a mayor identificación, a perderse en la vida.

 

 

En La Realidad del Ser de Jeanne Salzmann encontré esto:

5. Dónde está mi atención

Creo que necesito poner atención; pero en realidad, lo que necesito es conocer mi falta de atención.

Quiero estar consciente de mí. Tal como estoy es este momento: ¿puedo reconocerme, tener consciencia de mí? No puedo. Estoy demasiado disperso. No siento nada. Pero veo que estoy dormido y veo los síntomas del sueño. Me he olvidado de mí, he olvidado el sentido de mi existencia. Y en ese momento, recibo un choque: siento que me despierto, que quiero despertarme. Apenas experimento el choque, me siento tomado de nuevo, retenido por los elementos de mi sueño: las asociaciones que dan vueltas, las emociones que me toman, las sensaciones pasivas. Siento que vuelvo a caer en el olvido.

Uno no se da cuenta de cuan pasivo es, siempre arrastrado por los acontecimientos, las personas y las cosas. Empezamos el trabajo interno con mucho interés, conscientes de nuestra meta. Pero al cabo de cierto tiempo, el impulso se debilita, vencido por la inercia. La comprensión disminuye y uno siente la necesidad de algo nuevo que restaure el entusiasmo.

El hombre pasivo en nosotros, el único que conocemos, es el que recibe nuestra confianza. Pero mientras permanezcamos pasivos, nada nuevo ocurrirá. Hay que volverse activo en relación con nuestra inercia, en relación con el trabajo pasivo de nuestras funciones. Tenemos que buscar en nosotros el hombre nuevo, el que está escondido, es decir el del recuerdo, que hay que hacer crecer con la voluntad, paso a paso.

Debo reconocer que en mi estado habitual mi atención no está dividida. Cuando me abro a lo exterior, estoy seguramente interesado. Mi atención va allá. No puedo impedirlo. Si mi fuerza de atención está completamente tomada, estoy perdido en la vida, identificado. Toda mi capacidad de estar presente se pierde. Me pierdo, pierdo mi propio rastro, el sentimiento de mi mismo, mi existencia pierde su sentido. Entonces, el primer cambio requerido es un separación en la que mi atención se divide.

Nuestro esfuerzo debe ser siempre claro: estar presente, que es el comienzo del recuerdo de sí. Cuando la atención se divide, estoy presente en dos direcciones. Mi dirección se divide en dos direcciones opuestas y yo estoy en el medio. Es el acto del recuerdo de sí. Quiero mantener una parte de mi atención sobre la consciencia de pertenecer a un nivel superior y , bajo esa influencia, trato de abrirme al exterior. Debo hacer un esfuerzo de atención. Trato de conocer lo que realmente soy. Lucho por seguir estando presente, a la vez con un sentimiento de mi que se vuelve hacia una calidad mejor y otro hacia lo ordinario de mi estado.

Debemos ver donde está nuestra atención. ¿Dónde está nuestra atención cuando nos recordamos de nosotros? ¿dónde está nuestra atención en la vida? el orden sólo puede nacer cuando entramos en contacto directo con el desorden. Si miro lo que soy realmente, veo el desorden. Y donde hay un contacto directo, hay una acción inmediata. Comienzo a darme cuenta de que mi Presencia está donde está la atención.

 Donde está nuestra atención está Dios.

 Bibliografía 1

Del libro Gurdjieff: Anatomía de un Mito, James Moore 1991; Editorial Estaciones

* C. Daly King, The psicology of Consciousness, Kegan, PaulTrench, Trubner & Co., 1932,  capítulo X: “The Legitimacy of the Self-observation Technique”.

Bibliografía 2

Foulcault Michel,Castigar y Vigilar

Emile Dukheim, Educación y Sociología: La educación, su naturaleza y su papel, Editorial Península

Stanley Krippner; La experiencia mística, Selección de John White 1972, Kairos/Troquel

P. D. Ouspensky: Fragmentos de una enseñanza desconocida, 1949/1981

Collin Rodney: El desarrollo de la Luz, Editorial Yug S.A.1952/1991

Jeanne Salzmann; La Realidad del Ser, editorial Ganesha, 2011