La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “LOS CENTROS

LA PARTE FORMATORIA

Al observarse, de alguna manera proyecta un rayo de luz sobre sus procesos

interiores que hasta ahora se habían efectuado en total oscuridad. P. Ouspensky

Continuación del estudio de los centros

PARTE FORMATORIA:

 centro formatorio

En ella están incluidos todos los procesos mentales: la percepción de impresiones, la formación de representaciones y de conceptos, etiquetar,  el raciocinio, la comparación, la afirmación, la negación, la formación de palabras, la facultad de hablar, la imaginación de la loca de la casa, y así sucesivamente.

 

La parte mecánica del centro intelectual tiene un nombre especial. Esta parte tiene nombre propio. A veces se la menciona como centro separado, y en ese caso se lo llama centro formativo o aparato formativo o se llama “aparato formatorio” o algunas veces “centro formatorio”, según la traducción. También se le llama secretaria.

La mayoría de las personas usa sólo esta parte; nunca usa las partes mejores del centro intelectual. Pero las ideas del Cuarto Camino o las ideas similares no pueden entenderse mediante el aparato formativo.

Polaridad:

El aparato formatorio tiene limitaciones muy claras.

Una de sus peculiaridades es que compara sólo dos cosas, como si en cualquier línea particular existiesen sólo dos cosas. Por tanto, el centro formativo gusta pensar en los extremos; por ejemplo, lo sabe todo o no sabe nada. Otra de sus peculiaridades es buscar inmediatamente lo opuesto.

Usted puede descubrir muchos ejemplos de pensamiento formativo.

 La división de un centro en tres partes es muy simple. Una parte mecánica trabaja casi automáticamente; no requiere ninguna atención. Pero debido a esto no se puede adaptar a un cambio de circunstancias, no puede “pensar”, y continúa trabajando de la manera en que comenzó, aun cuando las circunstancias hayan cambiado completamente.

Registro de datos:

En el centro intelectual, la parte mecánica incluye en sí misma todo el registro de impresiones, recuerdos y asociaciones. Esto es todo lo que debería hacer normalmente, es decir, cuando otras partes hacen su trabajo. Si el centro intelectual trabaja normalmente, es decir, si las otras partes realizan su trabajo, el centro formativo trabaja absolutamente muy bien. Es un aparato registrador. Pero nunca debería contestar a las preguntas dirigidas a todo el centro, nunca debería tratar de resolver sus problemas, y nunca debería decidir nada.

Sólo el trabajo  equivocado

Sólo nos concierne su trabajo equivocado. Esto no se refiere solamente al aparato formativo sino también a todas las partes mecánicas de los centros. Sólo cuando empezamos a trabajar equivocadamente, ellos se vuelven peligrosos. De modo que no hay necesidad de preocuparse por su trabajo correcto; lo que usted debe tratar deshacer es eliminar su trabajo equivocado.

Desgraciadamente, de hecho, siempre está lista para decidir y siempre contesta a las preguntas de toda clase, de manera muy estrecha y limitada, con frases hechas, en jerga, con lemas políticos.

Todos estos y muchos otros elementos de nuestras reacciones habituales forman el trabajo de la parte mecánica del centro intelectual.

La parte mecánica del centro emocional quiere realizar el trabajo de la parte superior, y lo mismo ocurre con el centro formativo: quiere realizar el trabajo del centro intelectual, y como resultado, la parte motora del centro incluye toda la vida intelectual de una persona corriente.

La mitad negativa del centro instintivo es un guardián que nos previene del peligro.

En el centro emocional, las emociones negativas son muy dañinas.

Luego, cada mitad de un centro se divide en tres partes: la parte intelectual, la parte

emocional, y la parte motora o mecánica. La parte motora de cada centro es la más mecánica

y la que más a menudo se usa. Por lo general, usamos sólo las partes mecánicas de los centros.

Incluso las partes emocionales se usan sólo ocasionalmente; en cuanto a las partes intelectuales,

en condiciones corrientes, se las usa muy raras veces. Esto demuestra cómo nos

limitamos, cómo usamos sólo una parte, la parte más débil, de nuestro organismo.

Es facilísimo distinguir estas tres partes cuando empezamos a observarnos. Las partes

mecánicas no necesitan atención. Las partes emocionales necesitan fuerte interés o

identificación, atención sin esfuerzo o intención, pues la atención es atraída y mantenida por

la atracción del objeto mismo. Y, en las partes intelectuales, usted tiene que controlar su

atención.

Cuando se acostumbre a controlar la atención, usted verá de inmediato lo que quiero decir.

Primero, el carácter de la acción le mostrará en qué centro está usted, y, luego, la observación

de la atención le mostrará la parte del centro.

Ejercicios: Tener en cuenta que el trabajo interno es ver el funcionamiento de los centros en uno mismo observándose, no acumular saber intelectual.

Anotar en un cuaderno, un poquito todos los días.


LOS CENTROS

Ustedes deben recordar que hemos encontrado el punto débil en el muro de nuestra mecanicidad. P.D. Ouspensky

INTRODUCCIÓN

Vamos a tratar de distinguir bien, cuáles  son las ideas nuevas de Cuarto Camino, para lo cual vamos a ir revisando todos las ideas de esta Enseñanza, espero me acompañen, y pronto reconocerán vivencias nuevas tales como que por profundizar en un tema comprendemos un montón de otras nuevas, cuando logramos ver hacia abajo, nuestra mirada se eleva hacia arriba, esto me hace acordar dos ideas importantes, la primera es acerca del correcto pensar, dice Ouspensky,  es a través del correcto pensar que se accede a la partes superiores de los centros y con ellos a los estados de consciencia objetiva, un ejemplo  podría ser  pensar los grandes temas, como los misterios de la Vida y la Muerte en este caso nos ayudaría pensar en las teorías acerca del tiempo, la reencarnación y la recurrencia. La  segunda  está conectada a la idea de los cosmos, El desarrollo de la conciencia no se efectúa en una sola dirección, dijo Gurdjieff, cuando un hombre comienza a sentir la vida de todas las cosas, los planetas, el sol,  comienza al mismo tiempo a sentir la vida de sus células,  la inteligencia de las mentes, los elementos;  esto es al ver hacia arriba, también desciende. El  desarrollo de la conciencia se realiza simultáneamente en dos direcciones, hacia lo macrocosmos y hacia el microcosmos, en este caso lo pequeño es el estudio de sí, mas su contrapartida es el acceso a otro niveles de consciencia de una forma sólida, consistente. Entonces en esta orientación vamos a empezar con el estudio de Los Centros. Bibliografía: Fragmentos de una enseñanza desconocida, El Cuarto Camino, Psicología de la Posible Evolución  del Hombre que con tanto amor al conocimiento (parte emocional del centro intelectual) y a su maestro,  P. D. Ouspensky transcribe literalmente las ideas de Gurdjieff.

Qué nuevo es mirar esta enseñanza a la luz del Amor,  un vehículo de tercera fuerza.

Aquí  escribo para los que quieran empezar de vuelta y para aquellos, los nuevos buscadores que quizá no conozcan ya nada de primera mano, y es por esto que debemos redoblar nuestros esfuerzos en la Consciencia.

LOS CENTROS:

Estados  de conciencia y los centros

 

En este sistema nos dijeron que el hombre tiene la posibilidad de vivir en cuatro estados de consciencia  pero que, como es, vive sólo en dos.  De manera que estudiamos los centros en dos estados de consciencia. Al mismo tiempo, comprendemos que suceden vislumbres de consciencia de sí (tercer estado) y que lo que nos impide tener más vislumbres de éstas es el hecho de que no nos recordamos: estamos dormidos.

La primera cosa necesaria en un estudio serio de uno mismo es entender que la consciencia

tiene grados. Deben recordar que no pasan de un estado de la consciencia a otro, sino que

éstos están añadidos uno al otro.

Esta idea de  Consciencia es nueva ya que para el conocimiento actual de occidente, expresado en  filosofía, psicología y sociología, así como ciencia política, la idea de consciencia es totalmente diferente, en la cual se habla generalmente de dos estados sólo ligada a la memoria socio-política, llamadas consciencia social, civil, ciudadana. Nunca se la toma como falta de Recuerdo de Sí sino como falta de responsabilidad,  tema que desarrollaré más adelante.

2 Ver Las funciones

La segunda cosa necesaria en un estudio serio de uno mismo es el estudio de los centros, y los vamos a estudiar a través de sus funciones mediante la observación de éstas, aprendiendo a dividirlas en el sentido correcto, aprendiendo a reconocer cada una separadamente. Cada función tiene su propia especialidad. Deben ser estudiadas separadamente y entenderse claramente sus diferencias, recordando que están controladas por diferentes centros o mentes. Es muy útil pensar sobre las diferentes funciones de los centros y comprender que son absolutamente independientes. No comprendemos que hay cuatro seres independientes en nosotros, cuatro mentes independientes. Siempre tratamos de reducir todo a una sola mente. El centro instintivo puede existir absolutamente aparte de tos otros centros; los centros motor y emocional pueden existir sin el intelectual. Podemos imaginar cuatro personas que viven en nosotros. La que llamamos instintiva es el hombre físico. El hombre motor es también un hombre físico, pero con diferentes inclinaciones. Luego está el hombre sentimental o emocional, y el hombre teórico o intelectual. Si nos contemplamos desde este punto de vista, es más fácil ver dónde cometemos el principal error acerca de nosotros mismos, porque nos consideramos como uno solo, como si siempre fuéramos el mismo.

No tenemos medios para ver los centros, pero podemos observar sus funciones: cuanto más observamos, más material tenemos. Esta división de las funciones es importantísima. El

control de cualquiera de nuestra facultades sólo puede obtenerse con la ayuda del conocimiento. Cada función puede controlarse solamente si conocemos las peculiaridades y la velocidad de cada una.

La observación de las funciones debe conectarse con el estudio de los estados de consciencia y los grados de consciencia. Debe entenderse claramente que la consciencia y las funciones son cosas absolutamente diferentes. Moverse, pensar, sentir, tener sensaciones, éstas son funciones; pueden trabajar con absoluta independencia de si estamos conscientes o no; en otras palabras, pueden trabajar mecánicamente. Estar consciente es algo absolutamente diferente. Pero si estamos más conscientes, inmediatamente aumenta la intensidad de nuestras funciones.

Las funciones pueden compararse con máquinas que trabajan en variables grados de luz. Estas máquinas son tales que pueden trabajar mejor con luz que en la oscuridad; en cada momento que hay más luz, las máquinas trabajan mejor. La consciencia es la luz y las máquinas son las funciones.

Las grados de luz.

3 Lo que es  útil o lo dañino:

La observación de las funciones requiere largo trabajo. Es necesario hallar muchos ejemplos de cada una. Al estudiarlas, veremos inevitablemente que nuestra máquina no trabaja correctamente; algunas funciones son todas correctas, mientras otras son indeseables desde el punto de vista de nuestro objetivo. Pues debemos tener un objetivo, de lo contrario ningún estudio dará resultado alguno. Si comprendemos que estamos dormidos, el objetivo es despertar; si comprendemos que somos máquinas, el objetivo es cesar de ser máquinas. Si queremos ser más conscientes, debemos estudiar qué nos impide recordarnos. De modo que tenemos que introducir cierta valorización de las funciones desde el punto de vista de si son útiles o dañinas para el recuerdo de sí.

De modo que hay dos líneas de estudio: el estudio de las funciones de nuestros centros, y el

estudio de las funciones innecesarias o dañinas.

 

La máquina humana tiene 5 funciones diferentes:

1° El pensar (o intelecto).

2° El sentir (o emociones).

3° La función instintiva (todo el trabajo interno del organismo).

4° La función motriz (todo el trabajo externo del organismo, el movimiento en el espacio,

etc.)

5° La sexualidad  (división de géneros)

Además de estas cinco, hay otras dos funciones para las cuales no tenemos nombre en el lenguaje ordinario. Estas aparecen sólo en los estados superiores de conciencia: una, la función emocional superior, que aparece en el estado de conciencia de sí; y otra, la función intelectual superior, que aparece en el estado de conciencia objetiva. Como no estamos en estos estados de conciencia, no podemos estudiar estas funciones o experimentar con ellas.

Tratemos ahora de comprender las cuatro funciones principales. El  estudio debe comenzar por el estudio de las 4 funciones el pensar, el sentir, la función instintiva, y la función motriz. La función sexual sólo se puede estudiar mucho después; esto es, cuando estas cuatro funciones hayan sido suficientemente comprendidas

Daré por sentado que para ustedes es claro lo que yo quiero decir por la función intelectual o función de pensar. En ella están incluidos todos los procesos mentales: la percepción de impresiones, la formación de representaciones y de conceptos, el raciocinio, la comparación, la afirmación, la negación, la formación de palabras, la facultad de hablar, la imaginación, y así sucesivamente.

La segunda función es el sentir o las emociones: la alegría, la pena, el miedo, el asombro, etc. Aun si están seguros de que está claro para ustedes el cómo y en qué difieren las emociones de los pensamientos, les aconsejaría que revisen sus puntos de vista a este respecto. En nuestra manera ordinaria de pensar y de hablar mezclamos pensamientos y sentimientos; pero para comenzar el

estudio de sí es necesario diferenciar cuál es cuál.

Tomará más tiempo el comprender las dos funciones que siguen, instintiva y motriz, ya que en ningún sistema ordinario de psicología están descritas y divididas de manera correcta. Las palabras “instinto”, “instintivo” se emplean por lo general en sentido equivocado, y muy a menudo sin sentido alguno. En especial, por lo general se le asigna al instinto funciones externas

que son en realidad funciones motrices y algunas veces emocionales.

La función instintiva en el hombre incluye cuatro clases diferentes de funciones:

  • PRIMERO: Todo el trabajo interno del organismo,
  • SEGUNDO: Los así llamados cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto, el tacto;
  • TERCERO: Todas las emociones físicas; es decir, todas las sensaciones físicas que son agradables o desagradables.
  • CUARTO: Todos los reflejos,

La función motriz comprende todos los movimientos externos tales como el caminar, el escribir, el hablar, el comer, y sus memorias. También pertenecen a la función motriz aquellos movimientos que en el lenguaje ordinario se llaman “instintivos”, tales como el atrapar, sin pensarlo, un objeto que se cae.

La diferencia entre la función instintiva y la motriz es muy clara y puede ser fácilmente comprendida si uno simplemente recuerda que todas las funciones instintivas, sin excepción, son innatas y que para usarlas no es necesario aprenderlas; mientras que, por el otro lado, ninguna de las funciones motrices son innatas y uno tiene que aprenderlas todas, tal como el niño aprende a caminar, o como se aprende a escribir o a dibujar.

El diagrama representa a un hombre de pie, de perfil, mirando hacia la izquierda, e indica la posición relativa de los centros, de manera muy esquemática.

El centro de gravedad y velocidad

Cada centro tiene lo que se llama su “centro de gravedad”. El centro de gravedad

del centro intelectual está en el cerebro; el centro de gravedad del centro emocional está en el plexo solar; los centros de gravedad de los centros motor e instintivo están en la médula espinal.

Uno de los principios más importantes que se debe comprender en relación con los centros es la gran diferencia en sus velocidades, es decir, una diferencia en las velocidades de sus funciones.

El más lento es el centro intelectual. Luego -aunque mucho más rápidos- vienen los centros motor e instintivo, que tienen más o menos la misma velocidad. El más rápido de todos es el centro emocional, aun cuando en el estado de “sueño despierto” muy raramente trabaje con nada que se aproxime a su verdadera velocidad, y por lo general trabaja a la velocidad de los centros instintivo y motor.

La Divisiones positiva negativa

Otra característica de los centros, la que posteriormente nos dará muy buen material para la observación de sí y para el trabajo sobre nosotros mismos.

Se supone que cada centro está dividido en dos partes: positiva y negativa.

Esta división es particularmente clara en el centro intelectual y en el centro instintivo.

Todo el trabajo del centro intelectual está dividido en dos partes: afirmación y negación; sí y no.

En cada momento de nuestro pensar, uno de los dos prevalece sobre el otro o, en momentos de igual fuerza, llegan a la indecisión. La parte negativa del centro intelectual es tan útil como la positiva, y cualquier debilitamiento en la fuerza de una con respecto de otra acarrea desórdenes mentales.

En el trabajo del centro instintivo, la división es también bastante clara, y ambas partes, positiva y negativa, o agradable y desagradable, son igualmente necesarias para una justa orientación en la vida.

Las sensaciones agradables de sabor, olor, tacto, temperatura, calor, frescura, aire fresco, todas indican condiciones que son beneficiosas para la vida; y las sensaciones desagradables de mal sabor, de mal olor, de contacto desagradable, la sensación de calor opresivo o de frío extremo, todas indican condiciones que pueden ser dañinas para la vida.

Se puede entonces decir definitivamente que no es posible ninguna orientación verdadera en la vida si no se tienen ambas sensaciones: las agradables y las desagradables. Ellas son la verdadera guía de toda vida animal en la tierra y cualquier falla en ellas produce una falta de orientación y por consiguiente un peligro de enfermedad o de muerte. Piensen en qué rápido se envenenaría un

hombre si perdiera todo sentido del sabor y del olor o si, de alguna manera no natural, venciera su disgusto natural por sensaciones desagradables.

En el centro motor la división en dos partes, positiva y negativa, sólo tiene un significado lógico; es decir, el movimiento en oposición al reposo. Para la observación práctica no tiene utilidad.

En el centro emocional, a primera vista, la división es muy simple y obvia. Si tomamos emociones agradables, tales como alegría, simpatía, afecto, confianza en sí mismo, como pertenecientes a la parte positiva, y emociones desagradables, tales como aburrimiento, irritación, celos, envidia, miedo, como pertenecientes a la parte negativa, las cosas parecerán muy simples; pero en realidad son mucho más complicadas.

Para comenzar, en el centro emocional no hay una parte negativa natural. La mayoría de las emociones negativas son artificiales; no pertenecen al mismo centro emocional y están basadas en emociones instintivas que les son completamente extrañas, pero que son transformadas por la imaginación y la identificación.

Las  emociones positivas tales como “amor”, “esperanza”,

“fe”, en el sentido que se les comprende usualmente -es decir, como emociones permanentes son imposibles para un hombre en el estado ordinario de conciencia. Ellas requieren estados de conciencia más elevados, requieren la unidad interior, la conciencia de sí, un “Yo” permanente, y la voluntad.

Las emociones positivas son emociones que no pueden llegará ser negativas. Pero todas nuestras emociones agradables tales como alegría, simpatía, afecto, confianza en sí mismo, pueden, en cualquier momento, convertirse en aburrimiento, irritación, envidia, miedo, etc. El amor se puede convertir en celos o miedo a perder lo que uno ama, o en cólera u odio; la esperanza puede convertirse en ensueño y en la expectativa de quimeras, y la fe puede convertirse en superstición y en una débil aceptación de un reconfortante disparate.

Hasta una emoción puramente intelectual -el deseo de conocimiento- o una emoción estética -es decir, un sentimiento de belleza o armonía- si se llega a mezclar con identificación, se une

de inmediato con emociones de orden negativo tales como el orgullo, la vanidad, el egoísmo, la presunción, etc.

Se puede entonces decir, sin posibilidad de equivocarnos, que no podemos tener emociones positivas. Al mismo tiempo, en la práctica, no tenemos emociones negativas que existan sin imaginación ni identificación.

Partes y subpartes de los centros

Ahora debemos regresar al estudio de los centros y al estudio de la atención y del recuerdo de sí, porque estos son los únicos caminos a la comprensión.

Además de la división en dos partes, positiva y negativa -que, como hemos visto, no es la misma en los diferentes centros, cada uno de los cuatro centros está dividido en tres partes. Estas tres partes corresponden a la definición de los mismos centros. La primera parte es “mecánica”, incluyendo los principios motor e instintivo, o predominando uno de ellos; la segunda es “emocional”, y la tercera es “intelectual”. El siguiente diagrama muestra la posición de las partes en el centro intelectual. El centro intelectual está dividido en dos partes, positiva y negativa; cada una de estas dos partes está dividida a su vez en otras tres. Por lo tanto el centro intelectual en realidad se compone de seis partes.

Cada una de estas seis partes, a su vez está subdividida en tres partes: mecánica, emocional e intelectual. Pero sobre esta subdivisión hablaremos mucho después, con excepción de una, es decir, la parte mecánica del centro intelectual, de la cual hablaremos ahora.

La división de un centro en tres partes es muy simple. Una parte mecánica trabaja casi automáticamente; no requiere ninguna atención. Pero debido a esto no se puede adaptar a un cambio de circunstancias, no puede “pensar”, y continúa trabajando de la manera en que comenzó, aun cuando las circunstancias hayan cambiado completamente.

En el centro intelectual, la parte mecánica incluye en sí misma todo el registro de impresiones, recuerdos y asociaciones. Esto es todo lo que debería hacer normalmente, es decir, cuando otras partes hacen su trabajo. Nunca debería contestar a las preguntas dirigidas a todo el centro, nunca debería tratar de resolver sus problemas, y nunca debería decidir nada.

Desgraciadamente, de hecho, siempre está lista para decidir y siempre contesta a las preguntas de toda clase, de manera muy estrecha y limitada, con frases hechas, en jerga, con lemas políticos.

Todos estos y muchos otros elementos de nuestras reacciones habituales forman el trabajo de la parte mecánica del centro intelectual.

Esta parte tiene nombre propio. Se llama “aparato formatorio” o algunas veces “centro formatorio”.

El trabajo de la parte emocional requiere atención plena, pero en esta parte del centro la atención no requiere ningún esfuerzo. Es atraída y mantenida por el mismo asunto, muy a menudo a través de la identificación, que generalmente es llamada “interés”, o “entusiasmo”, o “pasión” o “devoción”.

La parte intelectual del centro intelectual incluye en sí misma una capacidad de creación, construcción, invención y descubrimiento. No puede trabajar sin atención, pero la atención en esta parte del centro debe ser controlada y mantenida allí por la voluntad y el esfuerzo.

Este es el criterio principal al estudiar las partes de los centros. Si las tomamos desde el punto de vista de la atención sabremos de inmediato en cual parte de los centros estamos. Sin atención, o con una atención errante, estamos en la parte mecánica; con la atención atraída por el objeto de la observación o reflexión y mantenida allí, estamos en la parte emocional; con la atención

controlada y mantenida por voluntad en el objeto, estamos en la parte intelectual.

Al mismo tiempo, el mismo método muestra cómo hacer trabajar las partes intelectuales de los centros. Al observar la atención y tratando de controlarla, nos imponemos el trabajar en las partes intelectuales de los centros, porque el mismo principio se refiere por igual a todos los centros, aunque podría no ser tan fácil para nosotros el distinguir las partes intelectuales en los otros centros, como por ejemplo la parte intelectual del centro instintivo, que trabaja sin ninguna atención que nosotros podamos percibir o controlar.

Tomemos el centro emocional. No hablaré por ahora sobre las emociones negativas. Tomaremos solamente la división del centro en las tres partes: mecánica, emocional e intelectual.

La parte mecánica consiste en la clase más barata de humor prefabricado y un sentido grosero de lo cómico, el amor a la excitación, el amor a los espectáculos sensacionalistas, el amor a la pompa, el sentimentalismo, el amor por estar en la muchedumbre y ser parte de ella, la atracción por las (parte mecánica motora- instintiva)  emociones masivas de toda clase y la completa desaparición de uno mismo en las más bajas emociones semi animales: crueldad, egoísmo, cobardía, envidia, celos, etc.

La parte emocional puede ser muy diferente en distintas personas. Puede incluir en sí misma un sentido del humor o un sentido de lo cómico tanto como una emoción religiosa, una emoción estética, una emoción moral y, en este caso, puede llevar al despertar de la conciencia moral. Pero con la identificación puede ser algo bastante diferente, puede ser muy irónica, sarcástica, burlona, cruel, obstinada, mala y celosa, sólo que de manera menos primitiva que la parte mecánica.

La parte intelectual del centro emocional (con la ayuda de las partes intelectuales de los centros motor e instintivo) incluye en sí misma el poder de creación artística. En aquellos casos en que las partes intelectuales de los centros motor e instintivo, que son necesarias para la manifestación de la facultad creativa, no estén lo suficientemente educadas o no les correspondan en su desarrollo,

se pueden manifestar en sueños. Eso explica los bellos y artísticos sueños de personas que por lo demás no son nada artísticas.

La parte intelectual del centro emocional es también el asiento principal del centro magnético. Lo que quiero decir es que si el centro magnético existe sólo en el centro intelectual o en la parte emocional del centro emocional, no puede ser lo suficientemente fuerte para ser efectivo y siempre está expuesto a cometer errores o a fallar. Pero la parte intelectual del centro emocional, cuando está totalmente desarrollada y trabaja con todo su poder, es un camino hacia los centros

superiores.

En el centro motor, la parte mecánica es automática. Todos los movimientos automáticos, que en el lenguaje ordinario se llaman “instintivos”, le pertenecen, así como la imitación y la capacidad para la imitación que desempeña un papel tan grande en la vida.

La parte emocional del centro motor está conectada principalmente con el placer del movimiento.

El amor a los deportes y a los juegos deberían pertenecer normalmente a esta parte del centro motor, pero cuando la identificación y otras emociones se llegan a mezclar con él, muy raramente se encuentra allí, y en la mayoría de los casos el amor a los deportes está en la parte motriz de cualquiera de los centros intelectual o emocional.

La parte intelectual del centro motor es un instrumento muy importante y muy interesante. Todo el que alguna vez haya hecho bien cualquier tipo de trabajo físico, cualquiera que sea éste, sabe que cada tipo de trabajo necesita muchas invenciones. Uno tiene que inventar sus propios pequeños métodos para todo lo que uno hace. Estas invenciones son el trabajo de la parte intelectual del centro motor, y muchas otras invenciones del hombre también necesitan el trabajo

de la parte intelectual del centro motor. El poder de imitar a voluntad la voz, entonaciones, y gestos de otras personas, tal como la poseen los actores, también pertenece a la parte intelectual del centro motor; pero en grados más altos o mejores está mezclada con el trabajo de la parte intelectual del centro emocional.

El trabajo del centro instintivo está muy bien escondido de nosotros. Conocemos realmente, es decir, sentimos y podemos observar, sólo la parte sensorial y emocional.

La parte mecánica incluye en si misma sensaciones habituales que muy a menudo no las notamos en absoluto, pero que sirven de fondo para otras sensaciones; también incluye movimientos instintivos en el significado correcto de la expresión, es decir, todos los movimientos internos tales como la circulación de la sangre, el movimiento del alimento en el organismo y los reflejos internos y externos.

La parte intelectual es muy grande y muy importante. En el estado de conciencia de sí o al aproximársele, uno puede entrar en contacto con la parte intelectual del centro instintivo y aprender bastante de ella en lo concerniente al funcionamiento de la máquina y a sus posibilidades. La parte intelectual del centro instintivo es la mente detrás de todo el trabajo del organismo, una mente bastante diferente de la mente intelectual.

El estudio de las partes de los centros y de sus funciones especiales requiere cierto grado de recuerdo de sí. Sin recordarse a sí mismo uno no se puede observar por un tiempo suficientemente largo o lo suficientemente claro como para sentir y comprender la diferencia de funciones que pertenecen a distintas partes de los diferentes centros.

El estudio de la atención muestra las partes de los centros mejor que cualquier otra cosa, pero el estudio de la atención también requiere cierto grado de recuerdo de sí.

Muy pronto se darán cuenta de que todo su trabajo sobre sí mismos está conectado con el recuerdo de sí y que no puede proseguir exitosamente sin él. Y el recuerdo de sí es un despertar parcial, o el comienzo del despertar. Naturalmente -y esto debe ser muy claro- no se puede realizar ningún trabajo en el sueño.

Ejercicio:

Programarse y hacer un plan para observar los centros,  no se puede observar todo a la vez. Por ejemplo distinguir durante el día la parte positiva y negativa del intelecto o Aun si están seguros de que está claro para ustedes el cómo y en qué difieren las emociones de los pensamientos, les aconsejaría que revisen sus puntos de vista a este respecto.

Tener en cuenta que hay que ver este funcionamiento en uno mismo, no acumular saber intelectual.

Anotar en un cuaderno, un poquito todos los días.


LOS CENTROS Y LO NUEVO

LOS CENTROS Y LO NUEVO:

EL CENTRO MAGNÉTICO

Los lazos mecánicos entre los centros pueden ser esquemáticamente representado  como puede verse en la Fig. 1.

(los lazos son las líneas que  grafican las conexiones entre los centros representados con los círculos)

 

 

 

Normalmente, en el hombre exterior, estos lazos son lo suficientemente sólidos como para funcionar durante toda la vida.

No obstante, en las condiciones de la vida moderna —febril y bastante desequilibrada— esos lazos,

especialmente el que une el centro intelectual y el centro emotivo, se encuentran

como destemplados. A veces hasta puede observarse su ruptura. Esta ruptura

ocasiona en el individuo la pérdida de la noción y del sentido de la moral. La

alteración de esos lazos, desde su aflojamiento hasta su desaparición, provoca

toda una serie de fenómenos psicológicos. El proceso se caracteriza por una

hipocresía más y más pronunciada y culmina en la ruptura completa de los lazos, con lo cual el hombre se convierte en una persona amoral.

Hemos dicho que la aparición del centro magnético es susceptible de provocar

en el organismo psíquico una profunda modificación. Alcanzado un cierto

grado de crecimiento, ese centro establece lazos directos —no ya mecánicos sino

conscientes— con cada uno de los tres centros, como lo muestra el esquema

siguiente:

 

 

Suficientemente consolidados, estos nuevos lazos reemplazaran a los

antiguos, que entonces caen. En ese momento el hombre recupera la

facultad de tener pensamientos y sentimientos puros, es decir, no sometidos a la

mezcla proveniente de la interdependencia mecánica de los centros. En lo

sucesivo cada centro podrá trabajar aisladamente pero bajo el estricto control del

centro magnético, que asegura la coordinación.

Al tratarse de nuestra naturaleza moral, la aparición y el crecimiento del

centro magnético tiene por objeto reemplazar progresivamente elementos de esta

naturaleza moral por los elementos correspondientes de la Conciencia. Cesamos

entonces de ser víctimas de movimientos impulsivos; nuestra reacción a las

impresiones y choques externos se torna mas y mas reflexiva y consciente. Pero

no debemos suponer que una transformación tan radical de la vida interior y

exterior puede sobrevenir bruscamente. Salvo rarísimas excepciones —concernientes

a los justos por naturaleza— esta evolución aparece como un largo

proceso, como un combate ininterrumpido, una sucesión de éxitos y caídas.

Más de una vez el buscador sufrirá crisis de desaliento. Más de una vez le

parecerá ser arrojado fuera de su propia vida; se sentirá a veces aplastado por

el peso de pruebas y dificultades a las cuales se expone en el curso de sus

búsquedas. Es comprensible, porque en su enseñanza la ciencia esotérica va

más allá de la simple información: apunta, en efecto, a la transformación del ser

de quienes la estudian, preocupación está totalmente ajena a la ciencia positiva.

Como generalmente tiene que ver con injustos, pero aspirantes a la luz, ella los

llama, según las palabras de San Pablo, a despojarse del hombre viejo y a vestir el

hombre nuevo que se renueva en el conocimiento, según la imagen de Aquel que lo ha

crea.2Si la ciencia esotérica todo lo ofrece, también todo lo pide en cambio. Es

preciso pagar todo. Es imposible llegara lo Verdadero por vía de la mentira o por

un juego hipócrita. Aquí se trata de ser y no de parecer. En este orden de ideas

debe buscarse el sentido profundo de esa terrible historia de Ananías y de Safira

que narra San Lucas en los Hechos de los Apóstoles.3

Así se presentaban las cosas vistas desde abajo, por así decir, desde el

punto de vista de la Personalidad que se funda en la máxima: esto es mío y

aquello también. Un sabio ha dicho que Dios sonríe cuando escucha al hombre

razonar así. Porque vistas desde arriba, las cosas se presentan bajo un aspecto

totalmente diferente. La Personalidad del hombre exterior es mortal. En consecuencia,

todos los valores a los que aspira son temporarios: en realidad, le son

prestados. Perecederos, son, por ende, ilusorios.

 

2.Colosenses, I11, 9 -10; Efesios, IV, 22 – 24.

3.Hechos,V,1-ll.

 

La ciencia esotérica indica el camino hacia lo permanente. Pero para alcanzarlo,

exige del hombre que desapegue su corazón de lo perecedero que lo

conduce al abismo. Según la palabra de Jesús, le vende oro puro —que el no sabe

reconocer— contra la falsa moneda que el cree verdadera. Y el hombre teme ser

engañado, vacila, sufre… He ahí el origen deese gran malentendido que es la

vida humana tomada bajo el ángulo personal. Todo el Evangelio esta allí. Se

dirige a quienes aspiran a la Vida.

Si alguno quiere ignorarlo, que lo ignore, dice San Pablo.4 Sera excluido del

camino estrecho para recaer sobre el camino espacioso que lo conducirá, se sabe, a

la Muerte.

 

Ahora comprendemos mejor el sentido y la absoluta necesidad de esa

exigencia común a todas las religiones y a todas las tradiciones esotéricas: la

humildad.

Definamos en primer lugar la noción de orgullo, su opuesto. En el sentido

esotérico el orgullo es la afirmación, por parte de la Personalidad, de su primacía con

respecto al Yo real. En el hombre exterior tal actitud es natural, y si tiene éxito en la

vida, eso lo confirma en sr actitud. Pero la ley esotérica es formal. Dios dice:

estoy ante la puerta y golpeo.5Esto significa que todo hombre se encuentra bajo

una presión permanente proveniente del Centro esotérico, bajo la forma de las

influencias “B”. Sin embargo, es el hombre mismo quien, por sus propios

esfuerzos, debe abrir la puerta, en otros términos, discernir y asimilar esas

influencias. Entonces la Personalidad, sobrepasando su naturaleza orgullosa,

debe doblegarse y aceptar la primacía del Yo real. Y debe hacerlo previamente,

por un acto de fe y de esperanza, sin saber exactamente adónde va.6 Estamos de este

modo invitados a darle crédito a Dios. Tal es el rol de la humildad como

condición sine qua non de un trabajo esotérico constructivo. Se comprende el

significado de la antigua máxima: Dios resiste a los orgullosos pero da su gracia a

los humildes.7 Debemos cuidarnos de tomarlo en sentido metafórico; la Personalidad,

que impera habitualmente en el hombre, debe, con el Yo del cuerpo,

inclinarse ante el Yo real y rendirle homenaje. La gran dificultad a vencer para

llegar a ese punto es esta: la Ilusión, creyéndose realidad, toma la Realidad por

ilusión. La fuerza de la Ilusión actúa, sobre todo en el hombre, por medio de su

centro sexual o, más exactamente, a sus expensas. Sin tener en cuenta los lazos,

el esquema completo del hombre se presenta como vemos en la Fig. 24.

El centro sexual es análogo a los centros superiores: es indivisible, no

contiene parte negativa, ni esta subdividido en sectores. Pero el centro intelectual-

 

4.4.1 Corintios, XIV, 38.

5.Apocalipsis, 111, 20.

6.Hebreos, XI, 8.

7.Santiago, IV, 6; Proverbios, XXIX, 23; 1 Pedro, V, 5.

 

inferior, el centro emotivo inferior o ambos a la vez pueden usurparle una

parte de su energía. Se producen entonces fenómenos negativos, de ahí esa

confusión entre lo vano y lo Real y toda clase de manifestaciones de

intransigencia

 

 

Si resistimos la prueba, el Yo de la Personalidad se desplazara de ahí en

adelante con mas y mas frecuencia para residir en el centro magnético. Simultáneamente,

cuanto más permanezca el Yo en ese centro y más se identifique con

el, tanto más progresara el crecimiento del centro.

Cuando, habiendo tomado cuerpo, el centro magnético establece una autoridad

incuestionable sobre los tres centros de la Personalidad, el hombre hasta

ese momento 1, 2 o 3 se transforma en hombre 4. A lo largo de esta etapa de su

evolución su tarea consistirá en reconocer el modo de funcionamiento de los

tres centros psíquicos, asignar a cada uno de ellos el rol que le es propio y

equilibrarlos. Así se perfecciona el crecimiento del centro magnético y comienza

su desarrollo. Este es función de los esfuerzos conscientes producidos para

desarrollar hasta el limite los centros inferiores. A medida que avanza este

desarrollo el centro magnético absorbe al centro emotivo inferior al tiempo que

se identifica mas y mas al centro emotivo superior. Cuando los tres centros

inferiores están plenamente desarrollados y equilibrados, el centro magnético se

identifica definitivamente al centro emotivo superior, arrastrando consigo —y

absorbiendo al mismo tiempo— al centro emotivo inferior. De ahí en adelante,

el centro emotivo inferior y el centro magnético serán parte integrante del centro

emotivo superior.

Realizada esta unión, quien continúa el trabajo sobre si mismo llegará a ser hombre 5. 

 

 

Fig.5

 

 

 

Opuestamente a los hombres 1, 2 o 3, llamados hombres exteriores, los

hombres 5, 6 y 7 son hombres interiores.’

Al establecer un lazo entre el centro emotivo superior y el centro intelectual,

superior, sin hipocresía, sin mentira hacia si y hacia los otros

el hombre se transforma en hombre 6. Después de eso le quedaran por

consolidar los resultados obtenidos. Esta consolidación constituye la última

etapa de la evolución esotérica.

Las tareas en las diferentes etapas de la evolución pueden ser definidas

como sigue:

hombre 4 —reconocerla existencia de los tres centros inferiores, hacerlos

crecer, desarrollarlos hasta el límite y regular su funcionamiento;

hombre 5 —adquirir nuevas facultades: poderes;9

hombre 6 -desarrollar hasta el límite las facultades así adquiridas;

hombre 7 —consolidar los resultados obtenidos.

Esta consolidación se obtiene mediante la sublimación del sexo.

Al considerar el esquema completo del hombre (fig. 24) debe tenerse

presente en la mente, sobreentendido, el mismo esquema bajo un ángulo un

 

8.Romanos, VII, 22.

9. tanto diferente, así presentado: fig. 6

 

 

 

 

Este es el esquema del hombre que ha llegado a ser completo e inmortal, en

el sentido de las palabras del Apóstol San Pablo: no moriremos todos, pero todos

seremos transformados.10Colocado ahora en medio del esquema, el centro emotivo

superior ha absorbido al centro emotivo inferior. El significado del punteado

será explicado posteriormente, así como también el establecimiento del

lazo con el centro sexual.

En tanto que los hombres 1, 2 o 3 —movidos por la energía del centro sexual

expandida a través de los tres centros— utilizan el Yo provisorio de la

Personalidad. Yo inestable, cambiante, ilógico consigo mismo y que implica una

existencia fáctica, la situación cambia por completo cuando, franqueada la

etapa del hombre4, el buscador llega a ser hombre interior 5, luego 6 y por ultimo7.

 

 

10. 1 Corintios, XV, 51.

 

—llegado a hombre 5, accede de manera permanente a

la conciencia de su Yo real

—llegado a hombre 6, accede en permanencia a la Conciencia

—llegado a hombre 7, accede a la libertad, obteniendo una verdadera Voluntad

Yo – Conciencia – Voluntad constituyen el triple objetivo de la ciencia esotérica

y son la recompensa a los esfuerzos realizados conscientemente y con

perseverancia. Aquí toca a su fin la evolución esotérica posible en las condiciones

de la humanidad terrestre.

Por esta evolución el hombre animal se redime de la caída de Adán, deviene

hombre espiritual y se inicia en la sabiduría divina.

 

 Boris Mouravieff, Gnosis.

 


LOS CENTROS divisiones y subdivisiones

LOS CENTROS: divisiones y subdivisiones.

Estos tres centros representan las tres corrientes que componen nuestra vida

psiquica. Cada uno tiene doble funcion: recepcion y manifestacion. Desde este

punto de vista el sistema se encuentra concebido admirablemente. Cada centro,

en su zona, responde perfectamente a las necesidades de la vida interior y

exterior del hombre.

Recordemos nuevamente que la teoria de las funciones y de la ubicacion de

los centros psiquicos en el sentido de que son centros de gravedad, es convencional.

Pensamos principalmente con la cabeza, pero no exclusivamente. Lo

mismo podemos decir en lo concerniente al corazon, donde ubicamos el centro

emocional. El centro motor organiza la vida instintiva, asi como la motricidad

v los movimientos psiquicos; su actividad se encuentra por lo tanto esparcida

por todo el cuerpo, pero se lo coloca en el primer piso —que corresponde a los

ijares y al abdomen— por razones que se aclararan mas adelante.

La Personalidad humana, ese movedizo conjunto de particulas de limadura,

de ninguna manera esta destinada a la inaccion. Muy al contrario, todo

ese cuerpo psiquico constituye un organismo concebido para desempenar un

determinado rol. Lo que ocurre es que generalmente no se lo utiliza para ese fin

porque nos servimos de el sin conocerlo, sin haberlo estudiado y comprendido.

Los estudios esotericos comienzan precisamente por el estudio del contenido,

de la estructura y del funcionamiento de la propia Personalidad.

Precisemos las funciones psiquicas de los tres centros:

—el centro intelectual registra, piensa, calcula, combina, investiga, etc.;

—el centro emocional tiene por campo los sentimientos, las emociones y las

pasiones refinadas;

—el centro motor dirige los cinco sentidos, acumula la energia en el

organismo por medio de sus funciones instintivas y dirige el consumo de esa

energia por medio de sus funciones motrices.

El centro motor es el mejor organizado de los tres. Mientras los otros dos

se constituyen y organizan solo a medida que crece y se desarrolla el nino, el

centro motor funciona ya desde la concepcion. Es por ello el mas antiguo y el

mejor ordenado. Es, por asi decir, el mas sabio, aunque a veces comete

errores.

Los otros dos centros, en cambio, nos plantean serias dificultades. Son

anarquicos, con frecuencia uno se inmiscuye en el dominio del otro y en el

del centro motor, de forma tal que este se descompone.

De hecho, no tenemos ni un pensamiento puro ni un sentimiento puro y

nuestras acciones tampoco son puras. Todo esta mezclado en nosotros, y hasta

entreverado, por toda clase de consideraciones provenientes tanto del centro

intelectual —que, con sus calculos, enturbia la pureza del sentimiento— como

del centro emocional que enreda los calculos del centro intelectual.

Es imposible poner orden en nuestra vida psiquica, sacarla de su estado

de perpetua anarquia y de su profunda sinrazon sin antes haber estudiado a

fondo la estructura de la propia Personalidad. Gracias a este estudio podra el

buscador proceder al ordenamiento y a la puesta a punto de ese organismo. No

existe otro medio mas que cl trabajo sobre si mismo, la observacion interior.

Partes Positivas y Negativas

 

La estructura de los centros no se limita a su divis0n en dos partes: positiva

y negativa. Cada mitad se divide todavia en tres sectores. Completado, el

oQrmpmn nrecodente se presenta como sigue:

En cada centro hay, pues, tanto en el lado positivo como en el negativo, un

sector que posee en estado puro las caracteristicas del centro: sectores puramente

intelectuales —positivo y negativo— en el centro intelectual; sectores

puramente emocionales —positivo y negativo— en el centro emocional; sectores

puramente motores —positivo y negativo—en el centro motor. Al lado de

estos sectores puros se encuentran sectores compuestos que son, por decir asi,

los representantes de los otros dos centros. En conjunto, los sectores son los

siguientes:

Para el centro intelectual:

1)intelectual puro

2)intelectual-emocional positivo y negativo ,

3)intelectual-motor

Para el centro emocional:

1)emocional puro

2)emocional-intelectual positivo y negativo

3)emocional-motor

Para el centro motor:

a) parte positiva:

1)instintivo puro

2)instintivo-intelectual

3)instintivo-emocional

b) parte negativa:

1)motor puro

2)motor-intelectual

3)motor-emocional

 

Hay, entonces, en total, diez y ocho sectores que forman, en su conjunto, la

estructura de la Personalidad.

Merced a este sistema, ninguno de los tres centros puede —casos patologicos

aparte— actuar de manera puramente autonoma; todo el sistema se pone

simultaneamente en movimiento a traves de los sectores que representan a los

otros dos centros. Se sobreentiende que la participacion de estos en el trabajo del

primero estara siempre matizada por el.

El sistema de los centros es complejo. Responde perfectamente a las necesidades

pues permite percibir todos los elementos psico-fisicos del Universo,

reaccionar a las impresiones asi recibidas, acceder a los conceptos y proceder a

operaciones complejas.


El Centro Magnético

El Centro Magnético:

Chat o correa de transmisión…

 Muchas de las personas con las que chateo, se contactan conmigo por la enseñanza de Cuarto Camino. Me resulta notable como Coinciden, Sincronizan con el tema que estoy tratando ó preparando antes de publicarlo, esto nos demuestra que  realmente obedece al Centro Magnético del buscador. Teniendo en cuenta que media una coincidencia,  cada vez  se  verifica,  que estamos  tratando con su Centro Magnético  que realmente quiere saber  y segundo  que es por allí donde está la verdadera corriente de transmisión, y no tanto en si, te leíste todos los libros con la voracidad de la mente adquisitiva o si “viajaste a francia a aprender danzas” o si diste con los “herederos de la Tradición”. Esto nos revela tambien otro aspecto que está  más allá de ésta conección  vía web  internet,  se verifica la existencia del lado invisible, de lo secreto del corazón, en el Centro Magnético y además nos pone de relieve que ésta parte sagrada cuando tiene que llegar atraviesa por encima de cualquier Institucionalización de la cosa,  que esta parte es más real y que detrás de todo ésto, está Dios.  Si eres verdadero/a buscador de la Verdad espero sea una oportunidad  que puedas aprovechar.  Tambien éste hecho nos pone de cara al tema del Centro Magnético en sí.  Por este motivo  publico estos ejemplos de Chat en las que hubo coincidencias y sobre el tema Centro Magnético, tema que lo seguiré desarrollando en sucesivas entradas.

Eneagrama.spaces

(12:46 a.m.) ENEAGRAMA:

hola!
gracias igualmente

(12:47 a.m.) disney

Espero recibir pronta respuesta estoy esperando su mensaje. Jose

(12:48 a.m.) ENEAGRAMA:

si, no me olvido de vos

(12:54 a.m.) disney

Es mi deseo obtener un poco del conocimiento impartido por el SR. GURDJIEF. Y, siempre he buscado alguna info, en algunas obras del Maestro. Considero muy importante las Danzas Sagradras. Que mas pueden decirme al respecto.

(12:55 a.m.) ENEAGRAMA:

que hay que empezar por resistirse al sueño, esto se hace con la observación de sí

(12:56 a.m.) ENEAGRAMA:

la danza ha de ser, como la meditación casi en tercer lugar

(12:56 a.m.) ENEAGRAMA:

aunque nos recuerda lo sagrado

(12:58 a.m.) ENEAGRAMA:

todo lo que uno haga por si mismo en silencio para despertar lo escucha dios

(12:58 a.m.) disney

Si es verdad lo que tu dices.Tengo una info sobre el recuerdo de si. Y me parece que ese es uno de los puntos de partida del Maestro.

(12:58 a.m.) ENEAGRAMA:

el acento ha de estar en aquellas luchas invisibles dentro nuestro para llegar a ser

(12:59 a.m.) ENEAGRAMA:

a la observación se le suma la práctica del recuerdo de si

(01:02 a.m.) disney

Frente a una delicada situación que se presente tengo presente que nos tenemos que convertir en el testigo que siempre observa

(01:03 a.m.) ENEAGRAMA:

si, o aumentar los sensores de si,

(01:04 a.m.) ENEAGRAMA:

generalmente estamos muy por debajo de lo que uno puede sacar de si, mucho más cuando no se ha entrado en el camino.

(01:05 a.m.) ENEAGRAMA:

los estados de consciencia tienen que ver con aumentar la intensidad de vibración. pero sucede algo así

(01:06 a.m.) ENEAGRAMA:

cuando los vives, cuando realmente son diferentes, cuando los recuerdas te parecen que fue como un sueño,

(01:06 a.m.) ENEAGRAMA:

por eso el recuerdo de si es traer de aquel estado de consciencia superior el Recuerdo,

(01:07 a.m.) disney

Si sabemos de antemano que nos encontramos programados cuales son las claves para salirnos de dicha programación Como hacemos para romper la programación

(01:08 a.m.) ENEAGRAMA:

y Vivesversa llevar recuerdo de si para el otro Estado.

(01:09 a.m.) ENEAGRAMA:

Al principio no se puede cambiar nada, solo hay que observar, sin juzgar

(01:09 a.m.) ENEAGRAMA:

aplicando el conocimiento del trabajo
luego se genera algo diferente,

(01:11 a.m.) ENEAGRAMA:

primero hay que estudiarse, reconocer la máquina, los centros, las emociones, los mecanismos

(01:11 a.m.) ENEAGRAMA:

la tipología, las recurrentes etapas

(01:11 a.m.) ENEAGRAMA:

Las ilusiones

(01:12 a.m.) ENEAGRAMA:

Las cosas que buscamos en la vida tal cual somos y no confundirlas con las del trabajo, nuestro trabajo interno es en la Vida pero no hay que confundir los intereses del Ego con los del trabajo.
etc.

(01:13 a.m.) disney

Como me explicarías desde el punto de vista de la alquimia la doctrina del despertar. Cual sería tu enfoque desde esta pespectiva. Y cual seria el resultado final.

(01:15 a.m.) ENEAGRAMA:

La  alquimia es lo que enseña Gurdjieff en las octavas de alimento y lo que hay que hacer, esta semana publico un post sobre eso

(01:15 a.m.) ENEAGRAMA:

si esperás hablamos otro

(01:16 a.m.) ENEAGRAMA:

otro día hablamos

(01:16 a.m.) ENEAGRAMA:

pero nada sucede si no se hace los primeros palotes

(01:17 a.m.) ENEAGRAMA:

son las claves, una de ellas  es que creemos que somos, que asi

(01:18 a.m.) ENEAGRAMA:

como estamos ya sabemos, etc. este es un eslabón que se escapa sin darse cuenta primero que aquello que yo creia es

(01:19 a.m.) ENEAGRAMA:

de poco valor o equivocado no se puede avansar
no se si me entiendes

(01:23 a.m.) jose disney

Yo te entiendo perfectamente. Desde luego que el Maestro nos dejo mucha info. en sus obras. Sabemos que en su libro Encuentro con hombres notables el hablo en una de sus páginas sobre la formación del cuerpo astral. Tienes algo al respecto por favor.

(01:24 a.m.) ENEAGRAMA:

si si esta semana estoy en eso y publicaré sobre eso!

(01:25 a.m.) ENEAGRAMA:

luego miralos, leelos luego charlamos, me parece sincrónico lo tuyo

(01:25 a.m.) ENEAGRAMA:

se aplica a cuando hay alguien que realmente quiere saber

(01:28 a.m.) jose disney

Parece que ya te vas despedir yo de todas maneras te agradezco mucho la info. que me haz proporcionado.

(01:26 a.m.) ENEAGRAMA:

pasado mañana estará en el spaces posts sobre esos temas

(01:28 a.m.) ENEAGRAMA:

hasta pronto

 

El Centro Magnético    

“Si el centro magnético trabaja correctamente y si un hombre busca verdaderamente, o aun si siente en una forma justa, fuera de toda búsqueda activa, puede encontrar a otro hombre que conozca el camino y que esté conectado, directamente o a través de personas intermediarias, a un centro cuya existencia escapa de la ley de accidente, y de donde proceden las ideas que crearon el centro magnético.”Nuevamente aquí hay múltiples posibilidades. Pero hablaremos de ello más tarde. Por el momento imaginemos que alguien haya encontrado a un hombre que conozca realmente el camino y que esté dispuesto a ayudarlo. La influencia de este hombre le llega a través de su centro magnético. Desde este momento en este sitio, el hombre se libera de la ley de accidente. Comprendámoslo, la influencia del hombre que conoce el camino sobre aquel que no lo conoce, es un tipo especial de influencia, diferente de las dos primeras, ante todo por el hecho de que es una influencia directa y, en segundo lugar, una influencia consciente. Las influencias del segundo tipo que crean el centro magnético son conscientes en su origen, pero luego son lanzadas en el torbellino general de la vida, donde se mezclan con las influencias creadas por la vida misma, y caen a su vez bajo la ley de accidente. Las influencias de la tercera clase escapan de esta ley por completo; están ellas mismas fuera de la lev de accidente, y su acción está asimismo libre de ella. Las influencias de la segunda clase pueden llegarnos a través de libros, de sistemas filosóficos, de ritos. Las influencias de la tercera clase no pueden actuar sino directamente de una persona a otra, por medio de la transmisión oral.

 Fragmentos de una enseñanza des-co-no-ci-da. P. Ouspensky Fragmentos de una enseñanza desconocida. Edit. Hachette 6ta ed. 1981

Otro ejemplo de coincidencia de Centro Magnético:

 

sebastian molina dice (06:40 p.m.):

*hola

         ENEAGRAMA         dice (06:40 p.m.):

*hola!!!

sebastian molina dice (06:41 p.m.):

*hola

*aca estoy con mis preguntotas

sebastian molina dice (06:42 p.m.):

*preguntas sobre el r d si

         ENEAGRAMA         dice (06:42 p.m.):

*mira justo o sincrónicamente estoy escribiendo un post sobre El recuerdo de si

sebastian dice (06:43 p.m.):

*eso es por todas las veces que rompo preguntando jajajajaja

         ENEAGRAMA         dice (06:43 p.m.):

*te doy el link, por que es exactamente  lo que hay que entender sobre eso

sebastian dice (06:44 p.m.):

*bueno

         ENEAGRAMA         dice (06:44 p.m.):

*esperá x q en este mismo momento lo publico

sebastian dice (06:44 p.m.):

*bueno

         ENEAGRAMA         dice (06:46 p.m.):

*http://eneagramacuartocamino.blogspot.com

*fijate si podes entrar

sebastian (06:46 p.m.):

*entré

 eneagramacuartocamino@hotmail.com


LOS CENTROS

2da. Parte

LA FUNCIONES DE

LOS CENTROS

 

La máquina humana tiene siete funciones diferentes:1° El pensar (o intelecto).2° El sentir (o emociones).3° La función instintiva (todo el trabajo interno del organismo).4° La función motriz (todo el trabajo externo del organismo, el movimiento en el espacio, etc.).5° El sexo (la función de los dos principios, masculino y femenino, en todas sus manifestaciones).Además de estas cinco, hay otras dos funciones para las cuales no tenemos nombre en el lenguaje ordinario.Estas aparecen sólo en los estados superiores de conciencia: una, la Función Emocional Superior, que apareceen el estado de conciencia de sí; y otra, la Función Intelectual Superior, que aparece en el estado de concienciaobjetiva. Como no estamos en estos estados de conciencia, no podemos estudiar estas funciones oexperimentar con ellas.Tratemos ahora de comprender las cuatro funciones principales.Daré por sentado que para ustedes es claro lo que yo quiero decir por la función intelectual o función depensar. En ella están incluidos todos los procesos mentales: la percepción de impresiones, la formación derepresentaciones y de conceptos, el raciocinio, la comparación, la afirmación, la negación, la formación depalabras, la facultad de hablar, la imaginación, y así sucesivamente.La segunda función es el sentir o las emociones: la alegría, la pena, el miedo, el asombro, etc. Aun si estánseguros de que está claro para ustedes el cómo y en qué difieren las emociones de los pensamientos, lesaconsejaría que revisen sus puntos de vista a este respecto. En nuestra manera ordinaria de pensar y dehablar mezclamos pensamientos y sentimientos; pero para comenzar el estudio de sí es necesario diferenciarcuál es cuál.Tomará más tiempo el comprender las dos funciones que siguen, instintiva y motriz, ya que en ningúnsistema ordinario de psicología están descritas y divididas de manera correcta.Las palabras “instinto”, “instintivo” se emplean por lo general en sentido equivocado, y muy a menudo sinsentido alguno. En especial, por lo general se le asigna al instinto funciones externas que son en realidadfunciones motrices y algunas veces emocionales.La Función Instintiva en el hombre incluye cuatro clases diferentes de funciones:PRIMERO: Todo el trabajo interno del organismo, toda la fisiología por así decirlo; la digestión y asimilaciónde los alimentos, la respiración, la circulación de la sangre, todo el trabajo de los órganos internos, la formaciónde nuevas células, la eliminación de desechos, el trabajo de las glándulas endocrinas, etcétera.SEGUNDO: Los así llamados cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto, el tacto; y todas las otrasfacultades de percibir el peso, la temperatura, la sequedad o la humedad, etc., es decir, todas las sensacionesindiferentes, sensaciones que de por sí no son ni agradables ni desagradables.TERCERO: Todas las emociones físicas; es decir, todas las sensaciones físicas que son agradables odesagradables. Toda clase de dolores o de sensaciones desagradables, tales como un sabor desagradable uolor desagradable, y toda clase de placeres físicos, tales como sabores agradables, olores agradables, etc.CUARTO: Todos los reflejos, aun los más complicados, tales como la risa y el bostezo; toda clase dememorias físicas, tales como la memoria del gusto, la memoria del olfato, la memoria del dolor, que son enrealidad reflejos internos.

Del libro La posible evolución del hombre

P.D. Ouspensky

 


LOS CENTROS

LOS CENTROS

 1era. Parte

 

El diagrama representa a un hombre de pie, de perfil, mirando hacia la izquierda, e indica la posición relativade los centros, de manera muy esquemática.En realidad cada centro ocupa todo el cuerpo, y por así decirlo penetra todo el organismo. Al mismo tiempo, cada centro tiene lo que se llama su “centro de gravedad”. El centro de gravedad del centro intelectual está enel cerebro; el centro de gravedad del centro emocional está en el plexo solar; los centros de gravedad de loscentros motor e instintivo están en la médula espinal.Así que el estudio de los centros, que están escondidos de nosotros, debe comenzar por la observación desus funciones, que están muy abiertas a nuestra investigación.Todos los centros tienen mucho en común y, al mismo tiempo, cada centro tiene sus propias características peculiares que siempre se deben tener presentes. Uno de los principios más importantes que se debe comprender en relación con los centros es la gran diferencia en sus velocidades, es decir, una diferencia en las velocidades de sus funciones.El más lento es el centro intelectual. Luego -aunque mucho más rápidos- vienen los centros motor e instintivo, que tienen más o menos la misma velocidad. El más rápido de todos es el centro emocional, aun cuando en el estado de “sueño despierto” muy raramente trabaje con nada que se aproxime a su verdadera velocidad, y porlo general trabaja a la velocidad de los centros instintivo y motor.Por ejemplo, traten de comparar la velocidad de los procesos mentales con la de las funciones motrices.Traten de observarse cuando tienen que realizar simultáneamente muchos movimientos rápidos, como cuando manejan un auto en una calle congestionada, o cuando cabalgan rápido en un camino malo, o cuando hacen cualquier trabajo que requiera juicio y movimientos rápidos. Verán en seguida que no pueden observar todos sus movimientos. Tendrán que hacerlos más lentos o perder la mayor parte de sus observaciones; de otra manera corren el riesgo de un accidente y probablemente tengan uno si persisten en observar. Se pueden hacer muchas observaciones similares, especialmente en el centro emocional, que es aún más rápido. En realidadcada uno de nosotros tiene muchas observaciones sobre las diferentes velocidades de nuestras funciones,pero muy rara vez reconocemos el valor de nuestras observaciones y de nuestras experiencias. Sólo cuandoconocemos el principio es cuando comenzamos a comprender nuestras propias observaciones previas.

Del libro La posible evolución del hombre.

P. Ouspensky