La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “rayo de creación

TRABAJO PSICOLOGICO Y COSMOLOGICO

El Trabajo un lado Psicológico y otro
Cosmológico, que se interrelacionan y se comprenden gradualmente. De otro modo no podría
haber verdadera Psicología. El Trabajo dice que el Hombre no puede ser separado del
Universo, o Cosmos, donde existe, ni tampoco el Cosmos puede ser separado del Hombre. El
Gran Mundo en el cual el Hombre aparece es el Macrocosmos y en él el Hombre sería un
Microcosmos, o pequeño Universo, es decir, tiene en él las posibilidades de reflejar el
Universo en sí mismo y de estar en armonía con él.
Ya hemos hablado de la pequeña octava lateral del Sol en el Gran Rayo de Creación, en la
cual el Hombre encuentra su lugar, y en ese punto nos detuvimos, en nuestro estudio del
aspecto cosmológico del Trabajo. Desde ese punto de vista empezamos a estudiar las ideas
contenidas en las parábolas de los Evangelios. El Hombre no aparece en el Gran Rayo mismo.
El hombre es un experimento del Sol en evolución de sí. Como una parte de la Vida Orgánica
en la Tierra, sirve a la naturaleza. Sirve a la evolución de la Tierra y a la de su Luna. Pero es
creado por el Sol con la posibilidad de otro destino, si trata de despertar. Es por eso por lo
cual el Trabajo y todas las enseñanzas similares existen en la Tierra, para despertar al Hombre,
quien sólo está al servicio de la naturaleza mientras siga durmiendo, de modo que puede
despertar y ponerse bajo influencias mas inteligentes y por fin regresar a su fuente de origen.
Este es el doble aspecto del Hombre, y por ello el Hombre en el Trabajo esta dividido en
Hombre dormido u Hombre mecánico, y Hombre que despierta o que ya ha despertado
parcialmente o que está plenamente despierto, es decir, en Hombre consciente.

cósmico
A continuación esbozaré brevemente las diferentes ideas que en este Trabajo derivan del
primer gran diagrama cosmológico, el Rayo de Creación. Este diagrama se inicia en el
Absoluto y desciende en etapas hasta las más minúsculas y menos desarrolladas partes del
Universo, en escala descendente. Nuestro Rayo de Creación desciende hasta la Luna. Ahora
relacionaremos este diagrama con la idea de las diferentes materias o energías en los
diferentes niveles del Rayo. En este sistema se habla de la materia y de la energía como si
fueran los diferentes aspectos de una sola cosa. Lo primero que es preciso entender a este
respecto es que en lo alto del Rayo existe la materia sutil y en lo bajo del Rayo la materia más
grosera o tosca. Esto les da la idea de diferentes materialidades que pertenecen a cada etapa
de la creación. Como el proceso creativo sigue la Ley de Las Tres Fuerzas, y se manifiesta en
sucesivas etapas con arreglo a la Ley de Siete o la Ley de la Octava, a medida que el poder
creativo desciende, la materialidad de cada nivel de creación se vuelve más densa. Con el
nivel más elevado, el Absoluto mismo, es preciso asociar la materia más fina y de este modo
la mayor energía. La Luna en el fondo del Rayo, está asociada a la materia más grosera y de
este modo con la menor energía libre. Hay materias que pertenecen al nivel del Absoluto,
materias que pertenecen al nivel de la Galaxia Estelar, al nivel del Sol, al nivel de la Tierra y
al nivel de la Luna. Una vez que se entiende que el Universo es una Escala Descendente de
Creación, que se aleja cada vez más del Absoluto y, por así decir, a medida que se aleja, se
hace más fría y densa, comprenderán algo de lo que quiere decir el Trabajo cuando se refiere
a un punto en el Universo. Un punto aparece en el Universo cuando se encuentra una forma
particular de materia, o llamémosla materia-energía. Visiblemente, comprendemos que la
materialidad del Sol incandescente es más fina que la materialidad de las sillas y mesas en la
Tierra —o por cierto la materialidad de la Tierra como sustancia— que no podría existir en el
Sol. Si nos damos cuenta ahora de que el acto de la creación es una serie de condensaciones
sucesivas no estaremos lejos de la verdad. Visto a esta luz, como Escala Descendente que
procede del Absoluto, el Universo es una serie de energías o materia-energías. O, en suma,
una serie de materialidades diferentes. En este sistema los diferentes puntos en el Universo o
las diferentes materias se llaman Hidrógenos. Por el momento es preciso aceptar este término
sin explicación alguna. El Universo es una serie de Hidrógenos o materias, que empiezan
desde lo alto y descienden hasta lo bajo. Los “Hidrógenos” o materia-energías aumentan de
densidad a medida que bajan. Se vuelven más groseras, más toscas, o más pesadas, por así
decirlo.

Este es un diagrama que muestra cómo el Universo deviene una serie de Materia-Energías.
Primero, se toman cuatro puntos en el Rayo de Creación, Absoluto, Sol, Tierra y Luna. Están
unidos por 3 octavas, y el resultado es llamado las 3 Octavas de Radiación. Las primeras 3
notas, Do, Si, La, forman la primera materia-energía o Hidrógeno, y así sucesivamente. Todo
ello será explicado detalladamente en otro momento. Me propongo dar aquí una idea de lo
que significan los Hidrógenos de modo que pueda proseguir exponiendo otros diagramas.
Basta comprender el concepto de que esos Hidrógenos o Energías se forman en diferentes
niveles del Rayo a medida que éste desciende. Ahora bien, los Hidrógenos se gradúan según
una escala descendente, tal como se presentan en la última columna. Esto se debe a que en el
Hombre sólo están o pueden estar presentes ciertos Hidrógenos. El Hombre no tiene en sí
todas las materias o energías que componen al Universo. No tiene, por ejemplo, la materia del
Absoluto. La tercera Columna nos da los Hidrógenos que se encuentran en el Hombre, o más
bien, que el Hombre tiene en él. Basta estudiar un rato este diagrama. Verán que el Universo
en orden descendente se ha transformado en un Universo de energías de diferentes calidades y
densidades que provienen de diferentes puntos en el Rayo de Creación. Los primeros cuatro
Hidrógenos, 6, 12, 24 y 48 son Psíquicos. Es decir, las energías son “psicológicas”. Son las
energías con las cuales trabajan los centros en el Hombre. El quinto Hidrógeno —96— es
llamado “Magnetismo Animal”. El sexto —192— es llamado “aire”. Luego viene el 384,
“agua”, el 768, “Alimento”, después el 1556, que incluye sustancias como la madera, las
fibras, el pasto, después el 3072, llamado minerales. Todos estos Hidrógenos se encuentran en
el Hombre. Y porque el Hombre tiene esas materias en él, representa el cosmos (hasta cierto
punto) en sí mismo. Es preciso observar que en cierto punto, esos Hidrógenos llegan a ser
“visibles”. Los Hidrógenos Psíquicos son “invisibles”.
Apliquemos ahora esos Hidrógenos al Hombre, considerado como una Fábrica de tres pisos.
Tres Alimentos entran en el Hombre, los que en términos de Hidrógenos son los Hidrógenos,
48, 192 y 768. El Hombre es alimentado por el Universo desde tres puntos. Estos Hidrógenos son
digeridos. Determinemos la Digestión de 768. La Digestión es Transformación. El Cuerpo
transforma Hidrógenos inferiores en Hidrógenos superiores por la ley de octavas. En suma, el
768 es transformado en 384, etc., hasta que se llega al Hidrógeno 12.
Maurice NicollAhora bien, ya que explicamos todo en pocas palabras, no nos ocuparemos de la
octava de aire y nos referiremos a la transformación de las Impresiones 48. Esta no obra por sí
misma salvo en cantidades reducidas. Sin embargo es la más importante octava de digestión
en el Cuerpo. Esta energía se detiene a menos que aparezca algo para digerirla. Si la octava se inicia forma
Hidrógenos suplementarios en el Cuerpo. Es preciso que se produzca el primer choque consciente,
Cuando un hombre trabaja sobre sí pone en acción la octava y crea nuevas energías en sí
mismo. Esto tiene lugar cuando el Trabajo inicia en un hombre la creación de nuevas fuerzas.
Sólo deseo que entiendan la idea general. Todos los detalles serán dejados para más adelante.

Maurice Nicoll


Rodney Collin

 

EL DESARROLLO DE

LA LUZ           CAPITULO 3. EL SISTEMA SOLAR

 

Circulación de la luz dentro del sistema Solar vista desde la Tierra

 

 

I– EL CUERPO LARGO DEL SISTEMA SOLAR

Tal como lo concibe el hombre, el Sistema Solar consta de una gran esfera radiante,

alrededor de la cual, a intervalos armonicamente crecientes, como las ondas formadas por

una piedra lanzada al agua, se encuentran las orbitas por las que giran otras esferas mas

pequenas y que no son radiantes. Como la piedra al chocar con el agua, esta esfera

radiante central o Sol, parece ser la fuente de energia por la que se crea todo el fenomno.

Con un diametro que quiza es un diez milesimo del de su sistema entero, esta asi casi

exactamente en la misma relacion con su vasto campo de influencia, que el huevo humano

con el cuerpo que crecera a sus expensas. Y puesto que en ambos casos lo menor da origen

a lo mayor, la concentracion o intensidad de energia, debe ser de un orden analogo.

Como anotamos, las orbitas concentricas de las esferas dependientes, o planetas, estan

relacionadas armonicamente de acuerdo a una ley llamada de Bode. Tomando el desarrollo

geometrico 0, 3, 6, 12, 24, 48, 96, 192 y agregando 4 a cada numero, logramos una serie

que representa mas o menos las distancias entre las orbitas planetarias y el Sol.

Los planetas varian de tamano entre si – creciendo en general desde el mas pequeño,

Mercurio, que está más cerca del centro, hasta el mayor, Jupiter, a mitad de la distancia

entre el centro y la circunferencia; y, luego, disminuyendo otra vez hasta el planeta mas

exterior conocido (Pluton), que es algo mayor que Mercurio.

II -Esta circulación de luz es un movimiento desde la máxima brillantez que conocemos –la del Sol– hasta la invisibilidad y, nuevamente, hacia la brillantez. En esa pulsación entre la oscuridad y la brillantez, están constantemente implicadas todas las partes del Sistema Solar, como

todas las partes del cuerpo humano están constantemente implicadas en la pulsación entre las arterias cargadas de oxigeno y las venas carentes de aquel.

.Pero como se efectúa esta circulación? El Sol emite la luz como el corazón bombea la sangre.

.Pero que ocurre después?

Como se manifiesta esta pulsación de lo radiante y lo oscuro?

Al círculo que muestra los siete cuerpos celestiales, permítasenos agregar cifras que representen su magnitud promedio. Después unamos la serie interna y luego la externa en orden de brillantez.

Si ahora unimos, además, los dos puntos más brillantes que representan a la Luna y a Júpiter y los dos puntos menos brillantes, que, representan a Saturno y Mercurio, y si hacemos que el punto de intersección represente en la primera línea la máxima brillantez que conocemos, como

es la del Sol (mag. −27.6) y en la segunda el punto de invisibilidad (mag. 6), encontraremos que la figura toda (142857) se ha convertido ahora en una escala corrediza de brillantez.

Principiando en el punto de invisibilidad y yendo hacia Saturno, subimos toda la escala de brillantez celeste hasta alcanzar al Sol; entonces, mas allá, declinamos nuevamente hacia el punto de invisibilidad de donde empezamos. Posteriormente, podemos delinear sobre esta línea

el encendimiento y apagamiento de los diferentes planetas en magnitud, descrito en la última sección, y mostrar así su movimiento individual hacia atrás y hacia adelante, dentro de la circulación genera.

Y, finalmente, podemos ver en la intersección de las dos líneas como la

máxima brillantez en una línea coincide con la invisibilidad en la otra; es decir, como todos los planetas deben desaparecer de la vista en su conjunción con el sol.

La misma figura también indica, si podemos leerla, la dirección del desarrollo de cada uno de los planetas. Vemos, por ejemplo, como Mercurio se  mueve hasta una invisibilidad creada por la

brillantez del Sol, mientras que Saturno emerge de una invisibilidad creada por la distancia.

Vemos como Júpiter se desarrolla por si hacia la radiación de un Sol, en tanto que la Luna es un vástago reciente de tal radiación.

De hecho esta extrana cifra –142857 (circulación del eneagrama de Gurdjieff)– puede explicarnos una infinidad de cosas, porque en ella hemos tropezado con una curiosidad matemática que oculta en realidad una de las leyes fundamentales del universo. Cuando la unidad se divide entre siete este decimal recurrente resulta: 0.142857. Y cuando un cosmos completo se divide entre su principio de vida y sus seis funciones, es precisamente la secuencia de este numero la que representa la relación entre ellos.

Si, por ejemplo, consideramos que el decimal esta compuesto de seis cantidades separadas, asi:

.1

.04

.002

.0008

.00005

.000007

entonces tenemos entonces tenemos una serie que parece representar la masa relativa de los órganos que controlan

las varias funciones en un cosmos. Es esta secuencia la que explica la extraordinaria variación

en masa –que monta hasta cientos de miles de veces– entre las glándulas que controlan al cuerpo, aunque parecen jugar papeles aproximadamente iguales. En el Sistema Solar explica la misma extraordinaria variación en masa de los principales cuerpos celestes, desde Júpiter (.001

de la masa del Sol) y Saturno (.0003), hasta los mayores satélites, que promedian solamente.00000007. Y mediante ella podemos ver como la masa total de planetas, asteroides, lunas y cometas que componen el todo, esta infinitamente dividida.

Sin embargo, en el presente estudiamos esta cifra como un símbolo de la circulación de la luz dentro del Sistema Solar. Y ahora vemos que es la circulación de luz la que conecta todas las partes de este sistema con todas las otras partes, la que lleva todas las posibilidades a todas

partes. Exactamente como la circulación de la sangre une todos los órganos del cuerpo humano

y hace de ese cuerpo un sólido, en lugar de una armazón vacía; o la circulación del habla conecta diferentes tipos y hace de ellos un grupo en lugar de un numero de individuos aislados, así la circulación de la luz hace del Sistema Solar un sólido, en vez de una colección de esferas

remotas e independientes.

Precisamente porque es un sólido así, ninguna parte está separada de ninguna otra y el todo es accesible a aquel que pueda descubrir el secreto.

 

 

 


SOL- TIERRA-HOMBRE-LUNA

 

HAY OTRA VIDA DETRÁS DEL SOL…

EL HOMBRE ES SEMBRADO POR EL SOL

EN ESTA TIERRA

 ES UN EXPERIMENTO EN ESTA TIERRA …

 LA EVOLUCION DE LA TIERRA ES DEMORADA POR

LA EVOLUCION DE LA LUNA.

LA EVOLUCIÓN DE LOS PLANETAS  ES BIOLÓGICA

 LA DEL HOMBRE NO.


Nuestro lugar en el Universo

Rayo de Creación

EL RAYO DE

CREACION

GRAN OCTAVA CÓSMICA
 La cadena de mundos, cuyos eslabones son el Absoluto, Todos los mundos, Todos los soles, nuestro Sol,Todos los planetas, la Tierra y la Luna, forma el Rayo de Creación en el cual nos encontramos. El rayo de creación es para nosotros el mundo en el sentido más amplio que podamos concebir, pero el rayo de creación no es el mundo, sino para nosotros, ya que el Absoluto da nacimiento a una cantidad indefinida de de diferentes mundos. Cada uno de los soles representa otra refraccción del rayo, y aquí escogemos uno NUESTRO SOL en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro SER.
El rayo de creación aparece a primera vista como un esquema muy elemental del universo, pero en realidad, al estudiarlo, llega a ser claro que este simple esquema permite coordinar y hacer la síntesis de una multitud de concepciones filosóficas, religiosas y científicas del mundo, actualmente en conflicto. La idea del rayo de creación pertenece al conocimiento antiguo y un gran número de los ingenuos sistemas geocéntricos  que conocemos, no son, en realidad, sino exposiciones imperfectas del rayo de creación o deformaciones de ésta idea, debidas a una comprensión literal. En el rayo de creación  se puede  interpretar objetivamente nuestro lugar en el Universo conocer la evolución de la Tierra

Fragmentos de una enseñanza desconocida. P.Ouspensky (cap.5).

Publicado por Cuarto Camino en 07:13

El pase de diapositivas requiere JavaScript.