La vida es real sólo cuando Yo Soy; Gurdjieff.

Entradas etiquetadas como “SER

Ser hombre – Gurdjieff

Cada hombre llega al mundo como una hoja de papel en blanco; luego la gente y las
circunstancias a su alrededor empiezan a rivalizar entre sí para ensuciar esta hoja y cubrirla
con escritos. Entran aquí la educación, la formación de la moralidad, la información que
llamamos conocimiento: todos los sentimientos de deber, honor, conciencia, etc. Y todos
pretenden que los métodos adoptados para injertar al tronco estos retoños conocidos como la
“personalidad del hombre” son inmutables e infalibles. Gradualmente se ensucia la hoja y
mientras más se ensucia con el así llamado “conocimiento”, más listo se considera al hombre.
Cuanto más hay escrito en el espacio llamado “deber”, más honesto se dice que es el
poseedor; y así es con todo. Y la misma hoja sucia, al ver que la gente considera su suciedad
como un mérito, cree que es valiosa. Este es un ejemplo de lo que llamamos “hombre”, al cual
aun agregamos frecuentemente términos tales como talento y genio. Sin embargo, el humor de
nuestro “genio”, cuando se despierta en la mañana, se arruina para todo el día si no encuentra
sus pantuflas junto a la cama.
El hombre no es libre ni en sus manifestaciones ni en su vida. No puede ser lo que desea ser ni
lo que cree que es. No se asemeja al retrato de sí mismo y las palabras “hombre, el ápice de la
creación’ no son aplicables a él.
“Hombre”, éste es un término para enorgullecerse, pero tenemos que preguntarnos ¿qué clase
de hombre? No el hombre, por cierto, que se irrita por trivialidades, que presta atención a
pequeñeces y se enreda en todo lo que lo rodea. Para tener derecho a llamarse hombre, se
debe ser un hombre; y este “ser” se obtiene sólo a través del conocimiento de sí y del trabajo
sobre uno mismo en las direcciones que llegan a ser claras a través del conocimiento de sí.

gurdjieff

Perspectivas desde un mundo real. 


JEANNE DE SALZMANN: SER ESPIRITUALIZADO

JEANNE DE SALZMANN, LA REALIDAD DEL SER

CUERPO SUTIL

SER ESPIRITUALIZADO  

Las fuerzas que hoy nos hacen actuar tienen un poder de vida muy

limitado. Las ondas de sus vibraciones disminuyen rápidamente. Son

vibraciones de inercia. La energía puesta en movimiento está poco

cargada por la «voluntad de ser» y es incapaz de transmitir esa voluntad.

Un llamado que viene de lo profundo de nosotros mismos está

siempre allí. Se vuelve cada vez más insistente. Como si la presencia

de una energía diferente pidiera ser escuchada, demandara una relación.

En el estado de no-movimiento, en calma, la relación se establece

mejor. Esto pide abrirse a una densidad interior diferente, a una

diferente calidad de vibración. La sensación es la percepción de esa

calidad. Necesito sentir la Presencia de lo espiritual en mí, que el espíritu

penetre la materia y la transforme. Necesito ese mismo acto,

ser espiritualizado.

La acción creadora de la fuerza de vida sólo aparece donde no hay

tensiones. Es decir, en el vacío. Si quiero desarrollar mi ser, debo llegar

a un punto donde no haya tensiones, que percibo como el vacío,

lo desconocido. El vacío de mi ego. Es algo que no conozco, mi esencia.

Lo percibo como un vacío porque lo fino de las vibraciones va

más allá de lo que conozco de mi densidad habitual. En ese momento

toco la voluntad de ser, al querer ser lo que soy, que no depende ni de

la forma ni del tiempo. Me siento en una densidad diferente que se

vuelve más fina en la medida en que las tensiones se disuelven.

Empiezo a comprender lo que es una sensación pura, que aparece

cuando mi pensamiento está libre, sin imagen. Bajo esa visión, mi

cuerpo se suelta. El relajar se hace por sí mismo en la medida en que

mi visión se hace más clara. Esa sensación es la primera señal de obediencia

a algo más grande. No puede ser consciente sin que yo esté

voluntariamente pasivo. No es mi yo ordinario quien lo hace. No es

ese yo el que busca manifestar su fuerza; mi fuerza es de otro tipo.

Si no es verdad, si no lo reconozco sinceramente en el momento en

que trabajo, no lograré liberarme. Necesito reconocer una fuerza más

elevada, un maestro, y sentir su autoridad. Esto ocurre cuando el yo,

el ego, deja de crear sus propios movimientos. Entonces aparece una

energía de una calidad muy especial que es irresistible, con un poder

que todo lo puede mientras sea percibida y obedecida. Con todas las

tradiciones podríamos dar el nombre de «amor» a esa energía si supiéramos

lo que es el amor. La sensación consciente es el primer paso

hacia esa fuerza.

Para ir hacia esa sensación consciente, una verdadera sensación

de lo que es, se necesita un pensamiento nuevo, un pensamiento l i bre

de sus creencias, de su saber y hasta de su experiencia pasada. Un

pensamiento que ve a la vez todas las contradicciones, el caos, y al

mismo tiempo es capaz de mantenerse absolutamente inmóvil y tranquilo.

Siento mi cuerpo enteramente pasivo, como si no existiera. Ese

estado de pasividad mantenida es mi primer poder sobre el cuerpo.

Es la señal de la participación de una energía nueva en mi Presencia.

No dejo que mi atención sea tomada por ninguna tensión: ni contracción,

ni pensamiento ni emoción. No tengo sino una meta en la cual

todos mis centros participan: percibir las vibraciones más finas hasta

que yo sea capaz de discernir su calidad.

La sensación consciente de sí misma pertenece a la encarnación.

El espíritu se materializa y toma una densidad definida, se vuelve carne.

Tener la experiencia de una sensación pura en el cuerpo físico

puede llevar a una experiencia espiritual. Penetramos en el mundo de

las vibraciones, de las sustancias finas. Es mi cuerpo, claro está, es

una energía, una vida que está en mi. Pero las percibo como una sola

cosa. ¿Es esto posible? Ante esa pregunta, no puedo ni negar ni afirmar

nada y surge el sentimiento de lo real, de lo verdadero.


UN NUEVO SER

el-ser-interno

HACIA

UN NUEVO SER

El Cuarto Camino es un camino de la comprensión

que requiere el despertar de otra inteligencia.

El nivel de ser está determinado por lo que entra en la

Presencia en un momento dado; es decir, por el número de

centros que participa y la relación consciente entre ellos.

El primer choque consciente, el despertar el recuerdo de si,

es llegar a un estado más recogido, un estado

que nos permita abrirnos a nuestro ser

Hace falta morir a si mismo para nacer de nuevos

decir morir a un nivel de ser para resucitar a otro.

En El Mar,  las olas, los movimientos y la energía son una misma cosa.

Y sin embargo la ola es el movimiento, no la energia misma.

Lo que es importante es comprender la energía misma,

la energia pura.

Mi deseo de ser es un deseo cósmico y mi ser necesita situarse

y encontrar su lugar en un mundo de fuerzas.

Hay una necesidad cósmica de ese ser nuevo  que yo podría

llegar a ser.

El Cuarto Camino ha existido siempre, aunque en un circulo

restringido.

Hoy en día puede renovar el vínculo que se está debilitando

entre dos niveles en el cosmos.

JEANNET DE SALZMANN
La REALIDAD del SER
El cuarto Camino de Gurdjieff

 


EL NIVEL DE SER

gurdjieff aforismos de escuela

El nivel de ser atrae  la vida. Gurdjieff: Hay el ser del hombre Nº 1, es decir, de aquel que vive a través de sus instintos y de sus sensaciones; hay el ser del hombre Nº 2, que vive de sus sentimientos, de sus emociones; y el ser del hombre Nº 3, el hombre racional, el teórico, y así sucesivamente. De esta forma es entendible lo que puede atraer los hombres 1, 2, 3. Podríamos imaginar un H1 instintivo viviendo desde ellos, sería una persona que cuida su territorio por ejemplo. Un imaginario H2 Emocional serían el eje sus emociones, podría ser una persona que vive la vida dramáticamente y quejoso. En cuanto a nuestro imaginario hombre H3 sería una persona que priorisa sus pensamientos, puede ser muy crítico e irónico, no necesariamente intelectual desarrollado. Esta personas interpretan todo desde su nivel de ser. Esta forma de ver, lo que tiene de bueno es que baja la idea a la realidad y los hace muy posibles, es más creo que todos vivimos rodeados de ellos claro que podría haber muchos más ejemplos. Los hombres Nº 1, 2 y 3 no  poseen el saber de los hombres 4, 5 y niveles superiores. En estos casos es dificil imaginarlos, por que no son comunes. Se sabe que el H4 es un producto de Escuela, este hombre ha hecho en su vida un centro de gravedad mas o menos permanente, y de esta forma tiene otros intereses en la vida que los 1, 2, y 3 no tienen. No decimos más acerca de lo que atraen por que basta ver la vida corriente de los hombres. Saltando un poco podríamos prefigurar por ejemplo un Hombre Nro 7, se dice que Cristo es un siete, entonces es claro entender que tiene un Yo Soy permanente. Y si extendemos la analogía de Cristo, quedaría claro que  atrae  otra calidad de vida en la que probablemente su eje sea entre otras cosas una vida libre y lleno de luz, por ejemplo sería libre de los condicionamientos de los hombres dormidos o tendría voluntad sobre ellos. Tendría conexión directa con los Centros Superiores etc.